24/04/2014
Inicio arrow Medios Inter@ctivos arrow EN LOS PRÓXIMOS 25 AÑOS LAS VIVIENDAS CAMBIARAN MÁS QUE EN LOS ÚLTIMOS 500 AÑOS
EN LOS PRÓXIMOS 25 AÑOS LAS VIVIENDAS CAMBIARAN MÁS QUE EN LOS ÚLTIMOS 500 AÑOS PDF Imprimir E-Mail
lunes, 25 de junio de 2007
Fundació Barcelona Digital

La domótica, una tecnología para crear las viviendas del futuro.
• La falta de conocimiento por parte de los usuarios y la escasa inversión en innovación en el sector de la construcción impiden que los sistemas domóticos no se generalicen en los hogares españoles.
• Las nuevas tecnologías pueden incorporar sistemas para tener viviendas más seguras, mejor comunicadas y más sostenibles.

Barcelona, Junio de 2007-. La falta de información, la escasa inversión en innovación por parte de los constructores y una estructura del sector inmobiliario basada en la demanda son los principales obstáculos que encuentra la domótica para implantarse en España. Estas son las conclusiones a qué han llegado expertos en la materia en una nueva edición de los Debates de la Economía Digital que organiza la Fundación Barcelona Digital.

La sesión de “Domótica: estado del arte y aplicaciones existentes y futuras” ha reflexionado sobre esta materia que en España no acaba de tener la implantación deseada. Los expertos reunidos en el debate, moderado por Enric Bayo, jefe de  Innovación Empresarial del CIDEM, han destacado que este es un campo con un gran futuro, si se establecen estrategias para superar los obstáculos que han ralentizado el ritmo de implantación de la domótica en los últimos años.

“Las viviendas cambiarán en los próximos 25 años más del que lo han hecho en los últimos 500 años” ha afirmado Carme Mier, representante de l’APCE (Asociación de Promotores Constructores y Constructores de Edificios de Barcelona) quién ha apuntado como principales causas para que la domótica no tenga el nivel de implantación deseado, el desconocimiento por parte de los usuarios de la tecnología y ha manifestado que para garantizar el futuro de la domótica es imprescindible “informar, informar e informar”.

En este planteamiento han coincidido la mayoría de los expertos reunidos. En una sociedad donde 3,5 millones de hogares disponen de conexión a Internet de banda ancha, el uso del teléfono móvil está generalizado y la TDT cada vez está más implantada, la mayoría de la gente desconoce todavía las posibilidades y los servicios que estas tecnologías pueden incorporar al hogar.

Para Javier Zamora, director general d’eNeo Labs, es fundamental pensar en el cliente final, es decir en el propietario de la vivienda, a la hora de vender los dispositivos domóticos. “El usuario piensa en el beneficio que le pueden aportar estos servicios, por tanto, es necesario dejar de hablar de los aspectos técnicos y explicar las ventajas que la domótica puede aportar en un hogar” propone Javier Zamora, quien opina que el futuro pasa por construir espacios que se adapten a la vida de las personas, a la vez que facilitamos al constructor la integración de estas tecnologías en el proceso de construcción.

“Se habla mucho de las TIC y de la Sociedad de la Información, pero todavía estamos muy lejos de incorporar estas tecnologías en un ámbito cotidiano como el hogar” opina Gemma Batlle, coordinadora del Área de Innovación Tecnológica en la edificación de La Salle. Batlle también prevé profundos cambios en los próximos 25 años y apunta como una buena señal que a lo largo de los últimos años hayan surgido códigos de buenas prácticas, que incentivan la integración de las nuevas tecnologías en la construcción de viviendas. En este sentido, desde La Salle consideran que es necesario ofrecer un valor diferencial para fomentar la necesidad de construir viviendas domóticas. Desde hace tres años trabajan en el proyecto Brasilia, que pretende crear marcas de calidad - platinum, silver y gold - que establezcan un baremo de calidad que deben cumplir las viviendas para conseguir estas certificaciones.

“Un hogar más seguro, más conectado al mundo exterior, más adaptado a las necesidades de la persona, más confortable y más sostenible” son las posibilidades de futuro de la domótica que ha apuntado Antoni Alés, gerente de actividad de control de la unidad de negocio IS&C de Scheneider Electric España. Alés ha considerado que el eje a través del cual se deben introducir estas nuevas tecnologías es la instalación eléctrica y ha propuesto la figura del integrador residencial, un profesional que domina las nuevas tecnologías y continuamente se recicla con las novedades del mercado.

Una de las claves de futuro de la domótica es que sea entendida como un factor diferencial y un valor añadido, que haga decantarse al usuario por la compra de una vivienda, como por ejemplo sucede con los metros cuadrados o la ubicación. En este sentido, Josep Mª Oliver, de la promotora immobiliaria Taylor Woodrow, considera que “el sector inmobiliario debe aprovechar las nuevas tecnologías para crear una imagen de marca, como pasa con los coches y ofrecer una oferta diferenciada”. También es necesario que cambie la estructura del sector, dónde ahora mismo predomina la demanda por encima de la oferta. De esta manera los dispositivos domóticos podrían convertirse en una demanda de los compradores y los constructores se animarían a introducir esta tecnología.

La intervención de Enric Portillo, médico rehabilitador de la Fundación Guttman, ha introducido una nueva vertiente de la domótica, la de los beneficios que puede aportar a aquellas personas que tienen alguna discapacidad o dependencia. Según Portillo, en España viven 154.000 personas que van en sillas de ruedas, además en toda Europa el envejecimiento de la población está poniendo de manifiesto una tendencia creciente de personas de más de 80 años que necesitan dispositivos que faciliten su vida cotidiana, les hagan sentir más seguros o mejoren la accesibilidad a su hogar.

Más información sobre las ponencias


 
< Anterior   Siguiente >