18/12/2014
Inicio arrow Todas las Secciones arrow EL CRANBERRY REDUCE LAS CISTITIS EN UN 80 %
EL CRANBERRY REDUCE LAS CISTITIS EN UN 80 % PDF Imprimir E-Mail
miércoles, 22 de octubre de 2008
Reunión Urología

Madrid, 22 de octubre de 2008. El Cranberry o arándano rojo americano consigue evitar el 80 % de las cistitis de origen infeccioso, según diversos estudios que se presentan en la I Reunión de Urología para Médicos de Atención Primaria y Residentes de Urología, organizada por el Instituto Urológico Madrileño y avalada por la Asociación Española de Urología. Una de cada cinco mujeres sufre episodios frecuentes de cistitis a lo largo de su vida debido a distintas causas, siendo la más frecuente la infección urinaria.

“El cranberry acidifica la orina y dificulta que la E. coli, la bacteria más frecuente en este tipo de patologías, se adhiera a las paredes de la vejiga, con la cual evita las infecciones de orina”, explica el coordinador de la reunión, el doctor Juan Carlos Ruiz de la Roja, director del Instituto Urológico Madrileño y urólogo del Hospital Santa Cristina. Por ello, “es el producto natural que más evita la posibilidad de que haya una infección urinaria”. Entre sus ventajas, destaca que “tiene una tolerancia fantástica, no produce efectos secundarios y está contrastado científicamente que evita las infecciones”. Al carecer de toxicidad, “se puede tomar durante seis meses, haciendo un periodo de descanso y luego reanudar el tratamiento”.

Puede utilizarse como preventivo en cistitis recurrentes o como tratamiento, unido a los antibióticos, explica este experto. La dosis recomendada de fruto de Cranberry es de 36 mg al día, que pueden ser tomados como preparados farmacéuticos (en cápsulas o ampollas). El cranberry es el fruto pequeño (de 1 a 2 cm.) y rojo de la especie Vaccinium macrocarpon, cuyas propiedades nada tienen que ver con otro tipo de arándanos. Es autóctono de América y su nombre evolucionó de Craneberry (baya de grulla), denominación que le dieron los colonos al asociar la forma de la flor con el cuello, cabeza y pico de dicha ave. Además de los usos primitivos  como alimento, antiguamente se usaba para tratar heridas, diarrea y diabetes. Desde hace varias décadas se utiliza en infecciones urinarias del tracto inferior aunque ha sido en los últimos años cuando se ha multiplicado el número de ensayos clínicos publicados sobre su eficacia.

Según un metaanálisis publicado por la prestigiosa Fundación Cochrane el pasado mes de enero, el Cranberry puede reducir hasta la mitad el número de episodios de cistitis sufridos a lo largo de un año. Por su parte, la Sociedad Española de Ginecología Fitoterápica (SEGIF) ha elaborado un documento de consenso recomendando su uso contra la cistitis recurrente, en colaboración con la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM) y la Sociedad Española de Medicina General (SEMERGEN).

Una encuesta del Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO) entre más de 2000 personas revela que el 32 % de la población había sufrido algún episodio de cistitis durante el año. Sólo el  35 % de ellos reconoce que consulta con su farmacéutico en caso de cistitis. Aunque la mayoría de la población encuestada desconoce las propiedades del cranberry, el 66 % comenta que está dispuesto a tomarlo para combatir esta patología.

Recomendaciones higiénicas

Otras recomendaciones contra la cistitis son la ingesta de litro y medio de agua al día, el vaciado de la vejiga tras el acto sexual y una higiene adecuada, sin que ello signifique “lavarse constantemente” ya que, según explica el coordinador de la I Reunión de Urología, “se pueden arrastrar los gérmenes buenos”. Todo esto, debe estar unido a las revisiones por parte de los médicos de Atención Primaria.

La cistitis es una de las infecciones urinarias más frecuentes. Afecta tanto al varón como a la mujer, pero esta última es la que presenta infecciones urinarias con mayor frecuencia, debido entre otras cosas a que su uretra es más corta. “Las mujeres son más proclives a estas infecciones debido a que su uretra mide dos centímetros y desemboca en una cavidad muy contaminada de gérmenes”, comenta el doctor Ruiz de la Roja. Las mujeres que empiezan a tener relaciones sexuales y las que alcanzan la menopausia son las que están más expuestas. En los varones “el riesgo aumenta si tienen problemas de próstata porque no se vacía bien la vejiga y eso provoca episodios de cistitis”, añade.


 
< Anterior   Siguiente >