22/11/2014
Inicio
Los pacientes obesos tienen un 49% menos de probabilidades de fallecer por insuficiencia cardiaca PDF Imprimir E-Mail
sábado, 19 de mayo de 2012
SEC

Según un estudio, realizado por departamentos de Medicina Interna de diversos hospitales españoles y publicado en Revista Española de Cardiología (REC), las personas que padecen insuficiencia cardiaca y que son obesas, además de tener un mejor pronóstico de la enfermedad, tienen un riesgo de reingreso un 19% menor que los pacientes con peso normal

Por el contrario, el estudio también ha demostrado que los pacientes desnutridos tienen el doble de probabilidades de fallecer por insuficiencia cardiaca y un riesgo de reingreso un 36% superior que las personas con peso normal

Se conoce como la “paradoja de la obesidad” al hecho de que en procesos agudos y enfermedades crónicas, la obesidad, conocido factor de riesgo de enfermedad cardiovascular que cada año causa en España 28.000 muertes, actúe como factor de buen pronóstico en los casos de insuficiencia cardiaca

La aparición precoz de insuficiencia cardiaca en los pacientes obesos y su consecuente tratamiento, sería una explicación de por qué la obesidad actúa como factor protector de la enfermedad. Además, el mayor peso viene acompañado con una mayor reserva metabólica, lo que permite una mayor supervivencia a las descompensaciones agudas por enfermedad crónica

Los pacientes con insuficiencia cardiaca tienen elevados tanto los marcadores de inflamación crónica como el factor de necrosis tumoral alfa. Esta elevación altera la absorción de nutrientes en el tubo digestivo, lo que contribuye, junto con otros factores, a la presencia de malnutrición en pacientes con enfermedad cardiológica avanzada

La Sociedad Española de Cardiología (SEC) recuerda que la obesidad y el sobrepeso siguen considerándose como uno de los principales factores de riesgo cardiovascular, por lo que recomienda un mejor control del peso y el seguimiento de una dieta saludable


Madrid, 11 de mayo de 2012.- La obesidad es uno de los factores de riesgo más prevalentes de enfermedad cardiovascular, causando cada año 28.000 muertes en nuestro país. Paradójicamente, se ha demostrado que las personas que padecen insuficiencia cardiaca (IC) y que son obesas, tienen un 49% menos de probabilidades de fallecer y un riesgo un 19% menor de reingreso por esta enfermedad que las personas con peso normal.

Así lo ha demostrado un reciente estudio publicado en el último número de Revista Española de Cardiología (REC) que edita la Sociedad Española de Cardiología (SEC), y que ha sido llevado a cabo por diversos departamentos de Medicina Interna de hospitales españoles y coordinado por el Grupo de Gestión Clínica de la Sociedad Española de Medicina Interna.

Los investigadores han analizado cerca de 371.000 casos de pacientes dados de alta con diagnóstico de IC e ingresados en los servicios de Medicina Interna de los hospitales del Sistema Nacional de Salud. De estos pacientes, el 11.1% eran obesos mientras que el 1.1% fueron calificados como desnutridos.

Tras analizar a pacientes dados de alta durante los años 2005-2008, los autores han podido constatar que la obesidad se asocia con un riesgo significativamente menor de muerte en los pacientes hospitalizados por IC y que, además, la desnutrición duplica el riesgo de muerte y aumenta un 36% las probabilidades de reingreso.

“El hecho de que la obesidad actúe como factor protector en las personas que padecen insuficiencia cardiaca es conocido con el nombre de ‘paradoja de la obesidad’ y tiene su explicación en que, por un lado, las personas obesas presentan antes y de forma más agravada los síntomas de insuficiencia cardiaca, lo que, junto con el hecho de que estas personas estén mejor controladas por su médico, haga que reciban el tratamiento de forma precoz, mejorando su pronóstico”, destaca la Dra. Raquel Barba, Jefa del Departamento de Medicina Interna del Hospital Rey Juan Carlos de Madrid. “Por otro lado, el mayor peso viene acompañado con una mayor reserva metabólica, lo que permite una mayor supervivencia a las descompensaciones agudas por enfermedad crónica”, prosigue la doctora.

La desnutrición en la insuficiencia cardiaca es multifactorial y está relacionada con una disminución del apetito así como de la absorción intestinal. La presencia del factor de necrosis tumoral alfa, hormona que provoca inflamación crónica, y de otros marcadores de inflamación, altera la absorción de nutrientes contribuyendo a la desnutrición del paciente con cardiopatía.

Aunque son diversos los estudios que demuestran un mejor pronóstico de enfermedad cardiovascular en pacientes obesos, la SEC quiere seguir recordando que la obesidad, y el sobrepeso, es un factor de riesgo de enfermedades del corazón y que, manteniendo una dieta rica en fruta y verduras, controlando la ingesta de sal y de alcohol, y realizando ejercicio de forma habitual tres veces por semana, podemos reducir nuestro peso y prevenir una enfermedad cardiovascular.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, en 2008, 1500 millones de adultos (de 20 y más años) tenían sobrepeso de los que más de 200 millones de hombres y cerca de 300 millones de mujeres eran obesos. Además, el sobrepeso y la obesidad son el quinto factor principal de riesgo de defunción en el mundo.

Sociedad Española de Cardiología (SEC)

La Sociedad Española de Cardiología (SEC) es una organización científica y profesional sin ánimo de lucro dedicada a incrementar el estado del conocimiento sobre el corazón y el sistema circulatorio, a avanzar en la prevención y el tratamiento de sus enfermedades y a mejorar la supervivencia y la calidad de vida de los pacientes cardíacos.

La SEC tiene entre sus objetivos principales contribuir a la investigación internacional, especialmente europea y latinoamericana, crear vínculos nacionales e internacionales para el desarrollo de acciones, y representar a todos los profesionales interesados en el área de la cardiología.

Más información en: www.secardiologia.es

 
< Anterior   Siguiente >