arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

fabrice mendez

Por Fabrice Méndez, Director de ventas para IBERIA de SlimPay

España es un país muy activo en el uso de las nuevas tecnologías, y también lo es por tanto en el uso de sistemas financieros online, que facilitan el uso, contratación y pago de numerosos servicios y productos de todo tipo, ya sean bancarios, de telecomunicaciones, suministros o aplicaciones de ocio, entre otros muchos. En otras palabras, se trata de un mercado maduro en términos de pagos online, con un background tecnológico muy sólido y una alta penetración de tecnología móvil que favorece esta situación.

En el caso concreto del modelo de negocio por suscripción España es el país en el que se registra la mayor cuota de uso, respecto a otros países europeos, según se desprende del último estudio realizado por SlimPay sobre “La Economía de suscripción”. Este se refiere en concreto  a los pagos que se realizan a través de tarjeta o domiciliación bancaria para que, de forma periódica, se vayan cobrando las cuotas correspondientes automáticamente, sin necesidad de hacer de forma proactiva el pago cada vez que es necesario. Concretamente, los españoles tienen una media de 5,7 suscripciones por persona, casi el doble que los alemanes, que tienen una media de 3 suscripciones por persona o los italianos, que tan sólo alcanza la media de 2,2 por persona. La ventaja de este modelo de suscripción, para la mayoría de los de los países en los que se ha realizado el estudio, es la tranquilidad que permite al no tener que preocuparse por realizar el pago en la fecha correcta y temer un olvido.

Uno de los hechos que quedan demostrados en el estudio respecto a realizar pagos en Internet por parte de los españoles es su confianza a la hora de registrar datos online, algo que hace no muchos años resultaba difícil, puesto que muy pocos se fiaban de dar datos bancarios, bien de tarjetas o de cuentas corrientes. Esta situación ha evolucionado, debido al cambio en la mentalidad general en Europa, donde actualmente más del 40% de los europeos declaran con tranquilidad haber registrado sus datos.

Uno de los factores que ayuda a generar esta confianza o supone precisamente un problema para conseguirla es la verificación a la hora de realizar pagos online, para evitar posibles pagos fraudulentos o robos de datos bancarios que permitan realizar compras no autorizadas. En este sentido, España vuelve a situarse a la cabeza tanto en conocimiento en sistemas de autenticación como en su uso. Concretamente, el 67% de los encuestados españoles afirma haber utilizado un sistema de autenticación alguna vez, y el 90% de ellos considera que sus ventajas compensan con creces a sus desventajas. En otros países como en Alemania, sólo un 38% de los encuestados afirman haber utilizado un sistema de autenticación, un dato que resulta, cuanto menos, curioso.

En materia de domiciliación de pagos prácticamente todos los países encuestados en Europa están muy igualados, excepto Reino Unido (la única región que no utiliza el Euro como moneda). La mayoría han oído hablar del IBAN y el SEPA, pero realmente menos del 50% sabe exactamente qué significan estos términos, quitando Alemania que demuestra un alto grado de conocimiento respecto a la media general.

Los requisitos para poder ejecutar una domiciliación son perfectamente conocidos en todos los países, aunque queda mucho camino por recorrer y mucha información que asimilar, pero lo importante es que los usuarios vayan entendiendo cada vez más cuáles son las posibilidades, los beneficios y las ventajas de los pagos mediante suscripción. Ahora los consumidores prefieren pagar por el uso que hacen de las cosas en lugar de tenerlas en pertenencia, y por tanto el modelo de consumo actual cambia a la vez que lo hace el modelo de negocio de las empresas que quieren adaptarse y no quedarse fuera del mercado.