arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

EvohomeFront ES

Su instalación en los hogares con calefacción centralizada permite reducir un 25% el consumo de la calefacción, logrando así un mayor ahorro energético y económico.

Madrid, 24 de abril de 2017 – A pesar de que los españoles seguimos considerando que la calefacción central genera mayor calor en nuestras viviendas y con un coste menor, estudios demuestran que dichas instalaciones producen un gran despilfarro de energía y un gasto anual más elevado de lo que pensamos.

El 47% del consumo que se paga en la factura mensual de energía corresponde a la calefacción y la instalación de repartidores de costes en el sistema de calefacción centralizada supondría un ahorro medio del 25% del consumo, o lo que es lo mismo, el equivalente al ahorro de energía en dicha vivienda durante un periodo de ocho meses, según revelan los datos del estudio realizado por la Universidad de Alcalá para AERCCA (Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción).

La instalación de los repartidores de costes es sumamente sencilla, sin la necesidad de realizar  obras ni cableados. Se trata de pequeños dispositivos que se instalan sobre los radiadores de cada vivienda y que se encargan de medir de forma individual el consumo que cada radiador realiza diariamente, con el fin de lograr obtener datos fiables del gasto real de la calefacción.

Calefacción central con repartidores de costes: un sistema lleno de ventajas

Honeywell, líder en el diseño e implementación de soluciones de regulación y control de la temperatura para el hogar, siempre ha apostado por ofrecer a sus usuarios dispositivos modernos y fáciles de utilizar para lograr el mejor rendimiento de sus instalaciones. Por ello, para optimizar el ahorro y la eficiencia energética, recomienda la instalación de repartidores de costes,  válvulas con cabezal electrónico y sistemas de gestión WiFi, que proporcionarán estos cuatro puntos clave.

Ahorro económico. En la actualidad el 20,5% del total de viviendas españolas disponen de calefacción colectiva o centralizada. Este tipo de sistemas distribuyen la calefacción de forma uniforme para todos los vecinos, sin tener en cuenta factores como el consumo diario o el gasto energético, provocando que en muchos casos se pague más de lo que realmente se consume. Los repartidores de costes junto a las válvulas termostáticas permiten gestionar y controlar el encendido/apagado de los radiadores, así como el consumo real que se hace en el hogar. Estos sistemas son compatibles con los termostatos inteligentes y programables de Honeywell, como el Evohome Connected, que gracias a su función de zonificación y a su conectividad Wi-Fi permite regular la temperatura de la calefacción en cualquier momento y desde cualquier lugar, a través de la aplicación móvil Total Connect Comfort, adaptándola a las necesidades de los usuarios y proporcionando un mayor confort y ahorro en el hogar.

Regulación de la temperatura. Uno de los mayores inconvenientes de la calefacción centralizada es un reparto no equitativo en todas las viviendas, conllevando una falta de confort ya sea por exceso o falta de calor. A través de los cabezales electrónicos HR92 de Honeywell instalados en cada uno de los radiadores, el usuario puede variar la temperatura según los horarios de uso de cada estancia.

Eficiencia energética. Los repartidores de costes, a diferencia de la calefacción centralizada, permiten al usuario gestionar el consumo real de energía. Además, estos cabezales electrónicos se integran fácilmente con modernos sistemas de calefacción como Evohome Connected WiFi de Honeywell, que permite ajustar la temperatura de la vivienda hasta en 12 zonas diferentes, personalizándola en cada habitación según los momentos de uso y las rutinas específicas de cada usuario sin preocuparse de un malgasto energético.

Reducción de CO2.  Actualmente, España consume el 1% de la energía final producida en todo el planeta, siendo responsable del 8,3% de las emisiones de CO2 a nivel europeo. La regulación del consumo energético, gracias al uso de los repartidores de costes, conllevaría una reducción en la emisión de CO2 equivalente a las generadas por un vehículo al consumir 251 litros de gasolina.

Con el fin de paliar la ineficiencia que genera el alto consumo energético de los sistemas de calefacción centralizada, la Unión Europea dictaminó la directiva 2012/27/UE de Eficiencia Energética, la cual se ha cumplido parcialmente en España y que obliga a instalar contadores de agua y calefacción o medidores individuales en las viviendas con sistemas de calefacción centralizada antes del 1 de enero de 2017. Aunque no sea obligatoria, y todavía este pendiente de aprobación, los usuarios ya pueden beneficiarse de un mayor confort y ahorro energético y económico en sus hogares con las soluciones  tecnológicas que ofrece Honeywell, contribuyendo a su vez a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Para más información: http://getconnected.honeywell.com/es/      http://www.expertosahorroenergetico.es/