arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

20 palabras rae

La Real Academia Española ha recopilado, en los últimos años, acepciones coloquiales  tan llamativas como güisqui, culamen, cederrón o friki.
Estas incorporaciones demuestran la riqueza y evolución constante de un idioma cada días más universal, como es el castellano.

La vida se sucede deprisa y la evolución del lenguaje sigue el mismo ritmo que la sociedad, incluso podríamos decir que con la misma velocidad con la que crecen los niños. Fruto de esta constante actualización, que le lleva a reinventarse, nuestra lengua se enriquece cada año con nuevos vocablos de toda índole: tecnológicos, adaptaciones de otros idiomas, vulgarismos que nos llegan de las calles… De esta manera, incorporamos al diccionario nuevas palabras que ya forman parte de nuestras conversaciones.
Son los miembros de la Real Academia Española (RAE) los que tienen el privilegio de decidir que términos logran ser reconocidos y aceptados de forma oficial; ellos designan los nuevos fichajes de nuestra lengua. ¡Y hay veces que nos sorprenden!

Desde RUBIO hemos querido hacer un repaso y recopilar 20 de las palabras más raras que la RAE ha incorporado al diccionario en los últimos años. Algunas te sorprenderán. Ahí van:

1. Palabro: en referencia a una palabra rara o mal dicha.

2. Papichulo: un coloquialismo que nos llega desde Paraguay, México y Puerto Rico y que hace referencia a un hombre que, por su atractivo físico, es objeto de deseo.

3. Almóndiga: aceptada como vulgarismo y como término en desuso, hace referencia a la palabra albóndiga.

4. Asín: un nuevo el vulgarismo, en esta ocasión de así.

5. Culamen: una versión más vulgar para referirse al culo o a las nalgas.

6. Descambiar: que como bien indica el término es, ni más ni menos, que deshacer un cambio.

7. Toballa: para nombrar a la toalla, y su acepción toballeta, para designar a la servilleta. Ambas también consideradas en desuso.

8. Abracadabrante: dícese de aquello que es muy sorprendente y desconcertante.

9. Güisqui: como adaptación más castiza del anglicismo whisky.

10. Vagamundo: en honor a la verdad, por su composición (vagar + mundo) podría parecer que es una palabra más lógica que la archiconocida vagabundo, pero es recogida como un vulgarismo.

11. Friqui o friki: una adaptación del inglés freaky, que se traduce como extravagante, raro o excéntrico.

12. Cederrón: impresionante adaptación del término inglés CD-ROM, que significa “disco compacto que utiliza rayos láser para almacenar y leer grandes cantidades de información en formato digital”.

13. Otubre: un nuevo vocablo considerado vulgar, para nombrar al décimo mes del año.

14. Papahuevos: como sinónimo de papanatas.

15. Ño: en este caso proveniente de señor, se utiliza en algunos países latinoamericanos como el tratamiento que se antepone al nombre de un hombre.

16. Tuit: castellanización del mensaje digital que se envía a través de la red social Twitter y que no puede rebasar un número limitado de caracteres.

17. Espanglish: una palabra que nos acerca la modalidad del habla de algunos grupos hispanos de los Estados Unidos, que mezcla elementos léxicos y gramaticales del español y del inglés. ¡La RAE sin complejos!

18. Conflictuar: la nueva definición de provocar un conflicto en algo o en alguien.

19. Euroescepticismo: un término de moda tras el estallido de la crisis económica y que hace referencia a la desconfianza hacia los proyectos políticos de la Unión Europea.

20. Y por último, y sin pasar en absoluto desapercibido, hablaremos de amigovio: como la persona que mantiene con otra una relación de menor compromiso formal que un noviazgo. ¡Ahí es nada!

¿Y tú, con qué palabro te quedas?    

RUBIO nace hace 60 años de la mano de Ramón Rubio, creador del Método RUBIO, y es la editora de los afamados cuadernos didácticos basados en potenciar la plasticidad del cerebro, a través del desarrollo de las competencias básicas, como la escritura y el cálculo. Desde su fundación, RUBIO ha vendido más de 300 millones de ejemplares de cuadernos, que han acompañado a seis generaciones de españoles. La firma vuelca gran parte de sus esfuerzos en la Fundación Cuadernos RUBIO, una entidad sin ánimo de lucro de carácter educativo, cultural y solidario.

Para más información  http://cuadernos.rubio.net/