arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

infoalimenta

- Las nuevas tecnologías incorporadas a la producción alimentaria permiten encontrar en las estanterías de cualquier supermercado una gran variedad de alimentos de calidad, seguros y asequibles, que contribuyen a mantener una dieta equilibrada.

- La transformación de alimentos facilita un aumento de variedad en la oferta y la prolongación de su vida útil y su conservación, lo que resulta de ayuda para nuestra nutrición diaria.

Madrid, 15 de abril de 2019.- Los alimentos transformados (en inglés “processed”) no solo facilitan que el consumidor pueda mantener una alimentación variada, sino también saludable. Las nuevas tecnologías incorporadas a la producción alimentaria permiten encontrar en las estanterías de cualquier supermercado alimentos adaptados a las necesidades de todas las personas, incluidas aquellas con alergias o intolerancias. Así lo indica la profesora Olga Martín Belloso, catedrática de Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Lleida y experta de InfoAlimenta.

Martín Belloso explica, además, que la transformación de los alimentos facilita la prolongación de su vida útil y su conservación, lo que permite disminuir en gran medida el desperdicio alimentario. A esto hay que añadir que, sin los alimentos transformados, tan solo podríamos consumir productos de temporada, lo que, hablando en términos globales, no sería suficiente para satisfacer las necesidades alimenticias de toda la población mundial.

El portal InfoAlimenta, una referencia entre los sitios web dedicados a la nutrición, ha publicado una infografía en la que se explica qué son los alimentos procesados según la legislación vigente y cuáles son sus beneficios.

La profesora Martín Belloso añade otra ventaja de los alimentos procesados. “Con la transformación y el sometimiento a distintos procesos tecnológicos se facilita la digestibilidad de ciertos nutrientes que, de otro modo, o no se absorberían bien, o directamente no se absorberían”. Añade, también, que “las rigurosas normas de higiene y seguridad en la industria alimentaria garantizan que estos alimentos gocen de una alta calidad en todos los sentidos (nutricional y de seguridad alimentaria)”.

La legislación define la transformación de alimentos como cualquier acción que altera sustancialmente el producto inicial, incluido el tratamiento térmico, el ahumado, el curado, la maduración, el secado, el marinado, la extracción, la extrusión o una combinación de estos.
Los productos que se consideran transformados son aquellos obtenidos de la transformación de los alimentos sin procesar (entre los que se incluyen aquellos que hayan podido ser sometidos a operaciones como la congelación, picado, rebanado, molido, etc.). Para su elaboración final pueden incluirse ingredientes adicionales que sean necesarios para su correcta elaboración o para conferirles las características específicas que los diferencian de los demás.

Según la legislación vigente, los alimentos transformados no coinciden con lo que en muchos medios definen como “procesados”, pues en la definición de productos “sin transformar”, también se incluyen todos aquellos productos que  hayan sido divididos, partidos, seccionados, rebanados, deshuesados, picados, pelados o desollados, triturados, cortados, limpiados, desgrasados, descascarillados, molidos, refrigerados, congelados, ultracongelados o descongelados, ya que no han sido sometidos a una operación de transformación. “Por ejemplo, una pieza de pescado que haya sido sometida a limpieza, corte, y congelado no se consideraría un alimento transformado según la legislación”, afirma la profesora Martín Belloso.

Un poco de historia
Desde la Prehistoria, el hombre ha transformado los alimentos para su mejor masticación y digestibilidad, pues con el fuego se conseguían ablandar tejidos y mejorar la digestión de las proteínas que contenía la carne.

Más tarde, durante la Edad Media, se incorporaron algunos métodos de conservación como el secado, el ahumado o el salado, lo que contribuyó a que se pudiesen comer alimentos como el pescado o la carne durante todo el año, incluso cuando debían hacer largos viajes o en lugares alejados de las costas o de zonas ganaderas.

Por otro lado, a lo largo de la Revolución Industrial se desarrollaron las fábricas conserveras para el enlatado y la pasteurización de alimentos. En la primera mitad del siglo XX, la producción de alimentos se centró en proporcionar alimentos enriquecidos y/o fortificados, y con alto valor energético para disminuir la malnutrición que sufría la población tras las guerras mundiales.

Hoy en día podemos encontrar alimentos transformados de todo tipo (carne, pescado, verduras, arroz, pasta, sopas, entre otros) que nos permiten disfrutar de una amplia variedad de opciones, sin renunciar a nuestro ritmo de vida. Las tecnologías de procesamiento y envasado ayudan a responder a las limitaciones de tiempo modernas ofreciendo numerosas alternativas de sencilla preparación y/o consumo, que facilitan las comidas de muchas personas a diario.

InfoAlimenta Alimentos Procesados

Fuentes:
1. Dwyer J, et al. Is ‘Processed’ a four-letter word? The role of processed foods in achieving dietary guidelines and nutrients recommendations. American Society for Nutrition. 2012; 3: 536-548.
2. EUFIC. Alimentos procesados (preguntas y respuestas). [Internet]. 2017. Disponible en: https://www.eufic.org/es/food-production/article/processed-food-qa  
3. Michael J Gibney; Ultra-Processed Foods: Definitions and Policy Issues, Current Developments in Nutrition. 2019; Vol.3(2). Toldrá, F. Ed. Advances in Food and Nutrition Research. Academic Press; 2018; Vol. 85 (3): 79-129.
4. Weaver C, et al. (2014). Processed food: contributions to nutrition. The American Journal of Clinical Nutrition (AJCN) 99(6), pp. 1525-1542.
5. Reglamento (CE) n° 852/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 29 de abril de 2004, relativo a la higiene de los productos alimenticios

Portal InfoAlimenta
www.infoalimenta.com es una iniciativa desarrollada por la Fundación Alimentum y gestionada por la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), dirigida a crear un espacio virtual especializado en el que confluyan todos los temas relacionados con la alimentación y la salud, enfocada a facilitar las relaciones entre estamentos públicos y privados que convergen en la cadena fabricación-venta y consumo, y para su difusión al público en general. De este modo, el espacio www.infoalimenta.com recoge las noticias de actualidad del ámbito de la alimentación y la salud, así como la opinión de expertos referentes en el sector, entre otros temas. De vocación divulgativa, facilita definiciones y permite resolver dudas sobre aspectos importantes para la población sobre alimentación.

Just eat app

Esta cifra refuerza el posicionamiento de la compañía como líder del sector de comida a domicilio en España y confirma el crecimiento de este mercado en nuestro país.

La compañía ya cuenta con más de 9.500 restaurantes adheridos a su plataforma, cubriendo el 95% del territorio nacional, y su aplicación ya recibe más del 65% del total de pedidos.

Madrid, 9 de abril de 2019 – La compañía de comida a domicilio Just Eat empieza 2019 con buen pie en España, alcanzando los 5 millones de descargas. Además, la aplicación ya recibe más del 65% del total de pedidos que se realizan a través de la plataforma. Esta cifra refuerza el liderazgo de la compañía dentro del sector de comida a domicilio en España, a la vez que reafirma el auge de este mercado en nuestro país.

Según Nabila Prieto, Directora de Marketing de Just Eat en España, “es un orgullo para nosotros haber alcanzado esta cifra, ya que demuestra que cada vez son más los usuarios que se decantan por nuestra app para hacer sus pedidos de comida a domicilio y que, por lo tanto, estamos haciendo las cosas bien. Quiero agradecer el trabajo que realiza todo el equipo de Just Eat en España para seguir mejorando la experiencia de nuestros usuarios y la relación que tenemos con los restaurantes adheridos a nuestra plataforma. Estos resultados nos animan a seguir trabajando en esta dirección para seguir creciendo en número de descargas”.

Precisamente, una de las líneas de actuación de Just Eat para mejorar la experiencia de sus usuarios es trabajar con el Big Data y la Inteligencia Artificial. En este sentido, la compañía lanzó recientemente en España un nuevo algoritmo que permite al usuario, una vez indicada su ubicación, ver el listado de restaurantes que hacen entregas a domicilio en su zona por orden de preferencia en función de sus gustos. Para ello, el algoritmo de Just Eat se basa en los pedidos anteriores realizados y las opiniones del usuario. Esto permite a la compañía mejorar la experiencia de los usuarios a la hora de pedir comida a domicilio adaptándose a sus gustos y preferencias.

La mejor aplicación de Estilo de Vida de 2018

La aplicación de Just Eat funciona de forma fácil e intuitiva. El usuario introduce su código postal, elige el tipo de comida que le apetece entre los más de 60 disponibles en la plataforma y selecciona el restaurante. Una vez elegido, accede a su carta, añade sus platos favoritos y señala la dirección donde quiere recibir su menú. Posteriormente, solo tiene que realizar el pedido online y pagar con tarjeta en ese momento o, posteriormente, en metálico al repartidor. Es precisamente esta comodidad, practicidad y rapidez del servicio a la hora de realizar un pedido lo que más valoran los usuarios, así como la atención recibida por parte del departamento de Atención al Cliente. Así, la aplicación cuenta con más de 190.000 valoraciones en Play Store y más de 80.000 en App Store con una puntuación media de 4,6 sobre 5.

La app, disponible para iOS y Android, fue reconocida con el premio a la “Mejor App de Estilo de Vida 2018” en el marco de los “TheAwards” por la amplia oferta de restaurantes y tipos de comida que ofrece a los usuarios. Actualmente, Just Eat cuenta con más de 9.500 restaurantes adheridos a su plataforma, cubriendo el 95% del territorio español, y ofrece más de 60 tipos de comida diferentes.

Restaurantes Just Eat

La compañía lidera el mercado de comida a domicilio en España tanto en pedidos como en número de restaurantes, cubriendo el 95% del territorio español

En línea con su objetivo de crear la comunidad de comida más grande del mundo, la plataforma reúne más de 60 tipos de cocina diferentes

Madrid, 31 de enero de 2018 – Just Eat, la plataforma de comida a domicilio que empezó a operar en el mercado español en 2010, ya cuenta con 7.000 restaurantes adheridos a su plataforma (web y app), cubriendo el 95% del territorio nacional. La compañía, que lidera el mercado de comida a domicilio en España tanto en pedidos como en número de restaurantes, sigue trabajando para alcanzar su objetivo de crear la comunidad de comida más grande del mundo. Así, la amplia oferta de restaurantes que ofrece permite a los usuarios disfrutar de más de 60 tipos de comida entre las que se encuentran la americana, brasileña, francesa, peruana o la india, entre otras.

Para los restaurantes, adherirse a Just Eat aporta muchos beneficios ya que les permite abrir una nueva línea de negocio sin necesidad de llevar a cabo desarrollos tecnológicos propios con la que incrementar entre un 15% y un 25% de media su facturación. Además, les ofrece la posibilidad de acceder a una base de datos de miles de usuarios habituados a pedir comida a domicilio online y a un nuevo canal de promoción en el que dar a conocer su marca y platos. Asimismo, los restaurantes tienen acceso a una plataforma segura e intuitiva con la que sus clientes pueden realizar las transacciones de manera segura y fiable. En 2017, Just Eat lanzó la app ‘Mi Restaurante’ para permitir a los restaurantes asociados a la plataforma controlar y gestionar diferentes aspectos de su negocio en cualquier momento y lugar a través de dispositivos móviles. La aplicación permite a los restaurantes activar y desactivar platos de la carta; indicar cuando el establecimiento está cerrado; consultar sus facturas; controlar los pedidos, las valoraciones de los usuarios, los tiempos de entrega y los códigos postales de reparto en un solo clic; así como acceder al blog para restaurantes de Just Eat.

“Como gerente de tres restaurantes puedo decir que estoy muy satisfecho del servicio que da la plataforma Just Eat. Creo que es un complemento muy bueno para aumentar la facturación de cualquier restaurante. Hace mucho trabajo positivo a nivel de publicidad y la funcionalidad es muy práctica” asegura Diego Arriaza, gerente del grupo Shiaadi & Shibui.

Otra de las ventajas es que los usuarios, una vez han realizado su pedido, pueden valorar a los restaurantes según la calidad, el tiempo de entrega y servicio. Esto permite a los restaurantes conocer la opinión de sus clientes y conocer cómo está funcionando su estrategia comercial. A mediados de 2017, los restaurantes adheridos a Just Eat alcanzaron más de un millón de valoraciones (4.000 restaurantes, que representan más del 66% de los restaurantes asociados, obtuvieron una nota media de 5 sobre 6).

calorias

Si bien el trabajo y los quehaceres diarios han llevado a muchos españoles a apostar por la comida precocinada y los servicios a domicilio, lo cierto es que la mayoría de ellos son fieles a la cocina tradicional y sana. Así lo revela el último estudio elaborado por el comparador de seguros de salud Acierto.com (www.acierto.com), que desvela cuáles son nuestros platos favoritos y otras cuestiones relacionadas con nuestros hábitos alimentarios.

Así, el 47,5% de los participantes del estudio se decantó por la tortilla de patatas como plato estrella, mientras que el 27,8% prefirió la paella. A esta le siguen de cerca el cocido madrileño (10,7%), el gazpacho andaluz (7,8%) y otros ágapes propios de la gastronomía tradicional como las lentejas (6,1%). Pero, ¿cuántas calorías tienen y cómo de saludables son? El cocido es el más calórico –un plato contiene unas 500 calorías–, mientras que uno de paella tiene 379. Las lentejas aportan unas 320 por ración, frente a las 149 calorías de una porción de tortilla y las 46 del vaso de gazpacho.

Pero no solo hay que tener en cuenta el aporte energético, sino el tipo de alimentos con los que se elaboran, las grasas, etcétera. De hecho, tanto la paella como el gazpacho son comidas tremendamente sanas y muy completas. Así como las lentejas (en especial si sustituimos el chorizo por jamón serrano o similar). Apuestan por el aceite de oliva (que aporta ácidos grasos monoinsaturados, polifenoles y vitaminas) así como por las legumbres (ricas en proteínas, frutooligosacáridos y otros), los cereales (una excelente fuente de hidratos de carbono) y las verduras (fuente de vitaminas, minerales y fibra). Si nos centramos en la tortilla de patatas, no obstante, habría que remarcar que podemos cocinarla de un modo más ligero: preparándolas en la vaporera o el horno en lugar de friéndolas. En definitiva y volviendo al quid de la cuestión: un tipo de cocina que se enmarca dentro de la dieta mediterránea y que puede convertirse en el kilómetro 0 de la salud.

El 62% de los españoles cuida lo que se lleva a la boca

Y es que alimentarse correctamente es clave para tener una salud a prueba de bomba; algo muy valorado por los seguros de salud. ¿El motivo? Que  este tipo de clientes suponen un menor gasto sanitario. Por desgracia, más de la mitad de los españoles tienen sobrepeso y 1 de cada 6 es obeso. Lo curioso es que el 80% de quien padece esta enfermedad lo ignora. Un punto en el que cabe comentar que son muchas las aseguradoras que acaban rechazando a clientes que superan un determinado IMC (superior a 33-34). "También hay que tener en cuenta que los asegurados con problemas de sobrepeso acabarán yendo con mayor asiduidad a la consulta del médico; algo que, por ejemplo, deberían revisar si tienen contratada una póliza con copago para que no les salga caro, comenta Carlos Brüggemann, cofundador de Acierto.com".

No obstante la tasa de sobrepeso, el informe también revela que a casi el 62% de los españoles les preocupan las calorías que ingieren: el 54% intenta llevar una dieta equilibrada para compensarlo, y un escaso pero no menos alarmante 8% asegura que cuenta las calorías de sus platos. Algo que podría acabar derivando en problemas alimentarios más graves. Por otra parte, más de la mitad de los encuestados asegura haberse puesto a dieta alguna vez (el 58%). El 24% lo hizo en una ocasión puntual, mientras que el 18,5% durante el último año. El 16% de la muestra estaba a régimen durante la encuesta. “En todo caso, en el proceso de ponerse a dieta resulta clave la figura de un profesional especializado, de un nutricionista que nos oriente y nos inculque buenos hábitos alimentarios sin poner nuestra salud en juego”, comenta Brüggemann.
España, país de bares

Volviendo a la cocina tradicional española y a pesar de lo sana que resulta, lo cierto es que también requiere de cierta dedicación y algunos conocimientos básicos. De hecho y según los datos a los que ha tenido acceso el comparador, solo la mitad de los hombres españoles afirman saber cocinar (frente al 85% de las mujeres); y el negocio de la comida a domicilio se encuentra en plena ebullición -mueve alrededor de 500 y 600 millones de euros al año y ha sufrido un incremento del 7% respecto del año anterior-. Si nos centramos en el tiempo y teniendo en cuenta que al 70% le gusta cocinar, solo 1 de cada 10 tiene tiempo de hacerlo.

Por otra parte, son muchos los que disfrutan de estos manjares fuera de casa. Tantos, que los españoles gastan unos 1.900 euros de media al año en bares, cafeterías y restaurantes. Y no es de extrañar si tenemos en cuenta el amplio abanico de opciones que ofrece nuestro país: hasta 260.000 bares (uno por cada 175 personas); y que nos sitúa a la cabeza de los países con mayor densidad de establecimientos de este tipo del mundo. Asimismo, cabe comentar que, incluso fuera de casa, seguimos prefiriendo la cocina tradicional española -en especial la mediterránea-, la opción favorita para 1 de cada 7 encuestados. En todo caso, los españoles no solo van al bar, sino que el turismo gastronómico y las opciones gourmet están viviendo su momento más dulce.

Tal es así, que hasta el 42% de los encuestados afirmó haber acudido a un restaurante gourmet. El 17,5% aseguró que no, pero que le encantaría hacerlo. Los datos del estudio también arrojan luz sobre la asiduidad con la que visitan estos locales para “paladares sofisticados”: el 40% dice hacerlo habitualmente o una vez cada tres meses. No obstante, no es el único tipo de “gastronomía” que ha crecido, pues las comandas medias en restaurantes en centros comerciales se han incrementado un 4,7% este último año. Independientemente del tipo de local, eso sí, hasta el 76% prefiere el verano para acudir a ellos, mientras que el 14% elige la primavera, el 7% el invierno y el 3% el otoño.

Enlace al informe completo:
https://www.acierto.com/prensa/espanoles-prefieren-cocina-saludable.html

Mercatrace Plataforma S2

El objetivo de esta plataforma digital es dar solución a los problemas de transparencia e identificación de cada uno de los actores implicados en la cadena de consumo de alimentos frescos, y convertirse en un diario universal de los productos que se producen y consumen.

Para continuar con el desarrollo de la plataforma y darla a conocer entre los actores de la cadena de consumo de alimentación y los consumidores, busca un primer impulso de capital de 60.000 a 90.000 euros a través de una campaña de equity crowdfunding en la Bolsa Social.

Madrid, Marzo de 2017. ¿De dónde viene este producto? ¿Quién es su productor? ¿Quiénes han sido los intermediarios? ¿Cómo se ha distribuido? Responder a todas estas preguntas del consumidor final a través de Internet y acabar con la opacidad de los productos que compramos es el objetivo de Mercatrace. Se trata de una plataforma colaborativa, creada por una startup española, que aspira a convertirse en el estándar de trazabilidad universal agroalimentaria y de referencia en calidad, seguridad y transparencia en el consumo de alimentos.

Su modelo de funcionamiento es sencillo. Cada actor de la cadena alimentaria (productores, manufacturadores o distribuidores) se convierte en un socio adherido a Mercatrace, donde sube la información de cada producto. Dichas trazas son unidas de forma automática, a través de la plataforma, para ofrecer al consumidor final el recorrido de cada alimento, desde su dispositivo móvil u ordenador, de forma totalmente gratuita.  

Para lograr que esta información llegue a la sociedad de consumo, Mercatrace busca un primer impulso de capital de 60.000 a 90.000 euros a través una campaña de equity crowdfunding en la Bolsa Social, que se acaba de poner en marcha. Los inversores de Mercatrace podrán deducirse hasta un 20% de la inversión de la cuota íntegra estatal del IRPF, con un máximo de 10.000 euros; 14.000€ en caso de los residentes en la Comunidad de Madrid.

Para repaldar la inversión requerida, Mercatrace cuenta con un equipo de profesionales con amplia experiencia en el desarrollo de proyectos I+D, transformación tecnológica, gestión de empresas y el ámbito legal. Un equipo encabezado por Javier Asensio Pérez-Ullívarri, que define Mercatrace como “la combinación de dos grandes necesidades del sector agroalimentario: de un lado, la demanda de una mayor transparencia por parte de los consumidores, así como de información y seguridad de los alimentos. Y de otro, la defensa de los intereses de cada uno de los actores implicados en la cadena de suministro en la alimentación”.

La plataforma sirve, además, para disponer de una información accesible e inmediata en caso de una alerta alimentaria. Hasta el momento, la gestión de estas crisis y detección de los alimentos en mal estado es lenta y algunas veces complicada, suponiendo en algunos casos, como prevención, la destrucción de productos de calidad. Mercatrace pretende dar una solución a esta problemática a través del histórico de cada producto, para identificar rápidamente los alimentos afectados y retirarlos del mercado, sin necesidad de que repercuta negativamente en todo el sector.

La lucha contra el fraude sobre el origen del producto, es otra de las ventajas de la plataforma, dado que habrá una mayor transparencia sobre la procedencia de los alimentos, protegiendo así a productores primarios y cooperativas que producen bajo la tutela de sellos de Denominación de Origen o productos ecológicos.

A largo plazo, Mercatrace actuará como consultora en el ámbito de la seguridad alimentaria, trazabilidad agroalimentaria y servicios tecnológicos aplicados a la trazabilidad.  

Sobre la Bolsa Social:

Bolsa Social es la primera plataforma de equity crowdfunding autorizada por la CNMV, que pone en contacto a inversores y empresas con valores, es decir aquellas que producen un impacto positivo constatable en la sociedad y el medio ambiente. La inversión se realiza mediante la fórmula de equity crowdfunding a golpe de clic, de una manera ágil y sencilla. Los inversores depositan su dinero en una cuenta especial en Triodos Bank. Si se alcanza el objetivo de financiación, la Bolsa Social formaliza la ampliación de capital en nombre de todos los inversores. Si no se logra, se devuelven las aportaciones sin coste para los inversores. Desde su nacimiento, ha reunido 800.000 euros para empresas de impacto social y medioambiental positivo.