arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

devolo Homeschooling scaled

Madrid, 24 de septiembre de 2020 – Los últimos meses nos han acercado aún más hacia la dirección de la digitalización, y el ámbito de la educación no es una excepción. Los niños, los maestros y los padres han tenido que adaptarse rápidamente a un tipo de enseñanza completamente nueva. Como era de esperar, esta transición no ha sido perfecta y todas las partes involucradas han tenido que hacer frente a algunos obstáculos iniciales. Por este motivo, de cara a los próximos meses, ahora es importante preparar correctamente a los alumnos con el equipo técnico apropiado.

¿Ordenador de sobremesa, portátil o tablet?
Comencemos con la decisión más importante: ¿deberían los niños disponer de un ordenador de sobremesa convencional, un ordenador portátil o una tablet? Gracias a su mayor grado de flexibilidad es aconsejable adquirir un portátil o una tablet, ya que apenas hay diferencias entre ellos y los ordenadores de sobremesa. Además, son tan versátiles que se pueden utilizar en casa, de camino a la escuela, en viajes de clase o incluso durante un año de estancia en el extranjero. No obstante, la decisión final sobre qué hardware comprar, que afecta al sistema operativo específico al que optes, debería consultarse con el personal docente, que es el que conoce exactamente qué programas y aplicaciones se utilizarán para las lecciones.

Ordenador portátil: ¿modelo de entrada o hardware profesional?
Especialmente para los niños pequeños, se recomienda que comprar dispositivos con diseños resistentes, que no se rompan al sufrir una caída. Podrán disfrutarlos durante más tiempo que los frágiles Ultrabooks, y además son más fáciles de usar.

Por supuesto, las características técnicas del equipo dependen en gran medida de las necesidades individuales y del presupuesto. Sin embargo, los siguientes puntos de referencia pueden ayudarte a seleccionar la herramienta de trabajo adecuada:

Un procesador de alto rendimiento
Memoria RAM de al menos 6GB; preferiblemente 8GB
Un disco duro SSD con espacio de almacenamiento de al menos 128 GB
Una pantalla con resolución Full HD como mínimo
Una cámara web integrada, altavoces y un micrófono para videoconferencias
Una duración de la batería de al menos 6 horas

A medida que tus hijos crezcan, es posible que desees elegir un hardware más potente para ellos. De esta manera, ya estarán equipados con un ordenador portátil lo suficientemente potente para cuando se vayan a la universidad. Para los escolares, es recomendable un ordenador portátil de 13 o 15 pulgadas que cumpla con los criterios mencionados anteriormente. Un niño podrá arreglárselas con este tipo de dispositivo durante varios años.

Tablet: el moderno mini ordenador
Una tablet puede ser una buena alternativa a un portátil, sobre todo en lo que se refiere a costes, ya que es posible que puedas reutilizar una tablet propia para el uso escolar. Sin embargo, dependiendo del modelo, puede ser más difícil o más caro encontrar el software adecuado. Por lo tanto, consulte con los profesores de su hijo para asegurarse de que los programas de software requeridos están disponibles para su dispositivo. Esto es especialmente importante para aquellos modelos que tienen un sistema operativo Android, ya que la App Store que utilizan puede variar.  

Respecto al equipo técnico, la tablet que use su hijo no debería tener más de dos años de antigüedad para ofrecer suficiente capacidad de rendimiento y seguridad en el futuro. En general, los dispositivos no se pueden reequipar. Como mínimo, debería contar con un procesador de dos núcleos y 2 GB de RAM.

Los accesorios correctos convertirán las tablets en mini ordenadores que se pueden utilizar durante varias horas todos los días. Por tanto, es importante tener un monitor, un ratón y un teclado que sean compatibles con el dispositivo. Dependiendo de la tablet, se recomienda el uso de tarjetas de memoria adicionales o un disco duro externo para realizar copias de seguridad de los datos. Así pues, asegúrese de que su modelo favorito es adecuado para conectar dispositivos adicionales, por ejemplo, a través de Bluetooth o utilizando un adaptador con cable.

El escritorio del estudiante
Independientemente de si se trata de un ordenador de escritorio, un ordenador portátil o una tablet, siempre que la disposición de la habitación lo permita, los niños deben tener un lugar fijo para el colegio en casa, con un escritorio de alta calidad y una silla ergonómica. Esto fomenta la concentración. Tan pronto como el niño se sienta, se da cuenta: "aquí es donde tiene lugar el aprendizaje". Además, este espacio designado para el aprendizaje te permite configurar hardware adicional.

La impresora también se incluye en la lista de la compra, idealmente con un escáner. Tener una impresora garantizará que todas las tareas del colegio se puedan realizar correctamente, independientemente de si deben completarse en la pantalla o a mano. Ten en cuenta que las impresoras modernas generalmente pueden operar a través de Wi-Fi, evitando el desorden de cables.

Internet potente
No importa dónde y cómo se configure el espacio para la educación en el hogar, pero requerirá de una buena conexión a Internet. Esto es esencial tanto para la investigación como para asistir al aula online por videoconferencia. El problema: en muchos hogares particulares la cobertura Wi-Fi es irregular y hay escasez de tomas de red. Las soluciones de red modernas ayudan a resolver estos problemas. Por ejemplo, los pioneros alemanes Powerline de devolo transmiten la señal de Internet por toda la casa a través del cableado eléctrico. Todo lo que se necesita para esto son pequeños adaptadores que convierten cualquier toma de corriente en un punto de acceso a Internet de alta velocidad. Las funciones Wi-Fi mesh de última generación garantizan que la conexión Wi-Fi sea siempre rápida y estable con la máxima comodidad.

Con dispositivos como los de la gama Magic, el lugar reservado para la escuela en casa, así como el resto del hogar, puede obtener conexión a Internet en poco tiempo. Además de tasas de transferencia de datos estables, las ventajas de una solución como esta también incluyen el control parental integrado, que se puede utilizar para predefinir exactamente cuándo y cómo pueden usar Internet sus hijos.