arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

impuestos

Entre todos los países que conforman la zona euro, España es uno de los países con los impuestos más elevados. Según los datos ofrecidos por la oficina estadística comunitaria, Eurostat, España ocupa el tercer lugar entre los países con un alto impuesto sobre la renta de personas físicas (IRPF) con aproximadamente un 52% de tipo máximo aplicado, un IVA del 21%, también por encima de la media europea y, además, es el sexto país con el tipo más alto en cuanto al Impuesto de Sociedades, el cual ronda el 30%. Pero, ¿a qué se debe esto? El comparador financiero y de minicréditos WannaCash.es lo explica a continuación.

 

Si bien existen múltiples posturas, una constante parece ser la baja recaudación. España en los últimos años ha sido uno de los países europeos que, a pesar de los altos impuestos, es el país que menos recauda en el año fiscal.

Para muchos, esta paradoja se debe al alto porcentaje de fraude fiscal que existe. Sin embargo, esta situación también se debe a las altas exenciones e incentivos fiscales que existen. En cada uno de los impuestos recaudados en España, existen una gran variedad de beneficios fiscales y tratamientos diferenciados que, al final solo benefician a las grandes empresas.

 

El sistema tributario español presenta una amplia cantidad de fallas que se reflejan en el déficit recaudatorio, en la falta de simplicidad del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, así como en el Impuesto de Sociedades, y en la gran cantidad de deducciones que ambos poseen en la actualidad. Del mismo modo, se encuentra el alto índice de fraude fiscal y la incapacidad del sistema español en combatirlo. Es por ello y más que en el Índice de Competitividad Fiscal de la zona euro, España se encuentra entre las posiciones más bajas.

 

Es por ello que diversos expertos en la materia proponen una reforma fiscal en profundidad, en la cual no solo se tomen en cuenta el hacer la recaudación más justa y eficiente, sino que también disminuya la cantidad de cargas impositivas a la sociedad española. Pues, a pesar de que en una gran cantidad de países ha comenzado una práctica de reducción de las mismas, en nuestro país se mantienen intactas. Así mismo, se habla de la reducción de impuestos en gran medida, pero también de un aumento de la responsabilidad entorno a la lucha contra el fraude fiscal, lo cual representa uno de los sectores más deficientes en el sistema tributario español.

banca online

En todo negocio, sobre todo para el cliente, hay una palabra maldita: desde. Una simple preposición que lo cambia todo. En el caso de los préstamos personales, los bancos la utilizan como reclamo para atraer a clientes que necesitan financiación, pero ¿conceden finalmente el tipo de interés promocionado? El perfil financiero, el importe solicitado y la finalidad pueden modificarlo. Desde el comparador financiero HelpMyCash.com han repasado los simuladores de las principales entidades del sector para ver qué ocurre en un préstamo reforma de 10.000 euros a devolver en cuatro años. ¿Dista mucho su coste del de la publicidad?

Préstamos casi el doble más caros que lo anunciado

La primera conclusión es que más de la mitad de los bancos analizados modifican sus condiciones. En este sentido, quien presenta una diferencia mayor es ING: su coste promocionado es del 5,95% TIN (6,12% TAE), lo que supondría reembolsar 11.261 euros. Sin embargo, su simulador indica que para un crédito de 10.000 euros el interés sería del 9,45% TIN (9,87% TAE) y el dinero a devolver tras cuatro años ascendería hasta los 12.047 euros, unos 800 euros de coste extra. Habría que pedir 20.000 euros para conseguir el 5,95% TIN.

En este sentido, el siguiente banco que más cambia sus condiciones es Cajamar, cuya diferencia ronda los 600 euros. Este banco requiere una solicitud mínima de 15.000 euros para que nos apliquen el interés más bajo. Mientras, otros como Santander, Sabadell o BBVA mantienen los costes para sus préstamos, aunque eso no significa que dispongan de la financiación más barata.

Acertar en la elección puede ahorrarnos 1.200 euros

De hecho, la opción más económica pertenece a uno de los que modifica su oferta promocionada. Bankinter permite disponer de 10.000 euros a devolver en cuatro años con un interés del 5,57% TIN y una TAE que crece hasta el 6,29% por la incorporación de una comisión de apertura del 2% y de un seguro de vida (su publicidad indica un 4,95% TIN y un 5,06% TAE).

En el otro extremo se encuentra Banco Sabadell (13,29% TAE), cuya financiación termina suponiendo el pago de 1.300 euros más en intereses que la opción más barata. Si en Bankinter deberíamos reembolsar 11.378 euros, en el Sabadell esa cifra se alza hasta los 12.578 euros, 1.200 euros de diferencia.

El peaje que exige el mejor interés

Otro aspecto interesante que recoge HelpMyCash.com es que más de la mitad de los bancos exige domiciliar la nómina. Además, en tres de ellos la vinculación no queda ahí, ya que también obligan a contratar un seguro de vida o de protección de pagos. De lo contrario, el interés aplicado crece. Si bien llevar la nómina no suele conllevar ningún coste, los seguros sí lo hacen, por lo que tendremos que valorar dos cosas: si nos interesa y si el coste extra que conlleva vale la pena respecto a la rebaja del interés que supone su contratación.

El poder de la negociación

Por último, volvemos al principio: algunos bancos conservan sus condiciones ofertadas para el préstamo que hemos tomado como referencia, pero hay que advertir que eso no significa que todo el mundo vaya a poder disfrutarlas. Son números provisionales. Esas y todas las financiaciones están sujetas a estudio por parte de la entidad. En última instancia, esta decidirá si concede esas condiciones u otras o rechaza la solicitud.

Esa anotación obliga a tomar las cifras con cautela, aunque también se puede mirar de otro modo: una vez nos reunimos con el banco, es una negociación abierta. Cuanto mejor perfil financiero tengamos, más ofertas manejemos y más insistentes seamos, más atractivas serán las condiciones que podremos acordar.

freelance

El trabajo freelance parece ser una nueva tendencia que cada día crece más en España, es difícil tener un registro de cuántas personas se dedican hoy en día a ello, en los últimos años. Si bien es cierto que, especialmente después de la crisis, comenzó a ser común que muchos migraran al trabajo autónomo después de los despidos masivos y el cierre de las empresas en las cuales trabajaban.

Algo que se debe tener en cuenta es que al ser freelance te conviertes en tu propio jefe, pasas a depender exclusivamente de los servicios que puedas ofrecer a una diversidad de clientes potenciales de acuerdo con tus habilidades y conocimientos. Pero, la pregunta es: ¿es realmente beneficioso? El comparador financiero y de minicréditos WannaCash.es te da las claves.

En España, el trabajo autónomo es uno de los que más sufren debido a las cuotas excesivas que los se deben abonar, puesto que, a pesar de la creencia popular, los freelance también se ven en la obligación de dar cuentas a Hacienda, pagar impuestos y cotizar en la Seguridad Social, especialmente si la decisión es ser autónomo de forma permanente.

Los trabajadores autónomos figuran en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, si la opción es ser freelance a tiempo completo. Es decir, para realizar tu actividad como autónomo debes darte de alta tanto en Hacienda como en este régimen.

En ese sentido, actualmente durante el primer año en este régimen de trabajo autónomo se debe abonar una tarifa plana mensual de 50 euros, independientemente de la edad de los individuos. Sin embargo, una vez termina el primer año las cuotas mensuales pueden llegar a alcanzar los 280 euros o más. Si bien una de las principales razones por las que la gente decide tomar esta ruta es por la posibilidad de obtener más ingresos, también se debe tener en cuenta los impuestos que deben pagarse siendo freelance.

Si bien es cierto que hay ventajas de trabajar como freelance, debido a la flexibilidad y la independencia que te ofrece esta modalidad de trabajo, puesto que se tiene la posibilidad trabajar en un horario y ambiente laboral deseado, también existen una serie de desventajas que cada uno debe considerar, entre ellas está la inestabilidad de ingresos y las dificultades de construir una marca propia.

Hay que tener en cuenta que como trabajador autónomo se deja de percibir un sueldo fijo mensual, así como también se comienza a ser responsable de conseguir trabajos y clientes, pues, en definitiva, eres responsable de tu propio éxito. Así mismo, debes tomar en consideración la falta de cobertura, los altos impuestos que se deben pagar a lo largo del año, la inestabilidad en los ingresos y el alto número de horas que se deberá trabajar.

En resumen, podríamos decir que ser freelance requiere de esfuerzo y dedicación individual, y que el éxito dependerá de cuánto se esté dispuesto a ofrecer y las estrategias a utilizar.

banco tramite

Las cuentas de ahorro clásicas (sin comisiones y sin vinculación) han dejado de gozar del favor de los bancos. Ahora, los clientes que quieran ahorrar a su ritmo, o bien deben asumir un elevado grado de vinculación con el banco para conseguir rentabilidad, o bien deben conformarse con remuneraciones raquíticas. De hecho, ya hay bancos que comercializan cuentas de ahorro al 0%.

Actualmente, menos de la mitad de los bancos que operan en España ofrecen cuentas de ahorro sin comisiones y sin vinculación, según un análisis del comparador financiero HelpMyCash.com. Y entre los que sí lo hacen, la rentabilidad más frecuente es del 0,2% TAE. Pero, como siempre, hay excepciones.

Las cuentas online, las más rentables

Las mejores cuentas de ahorro del momento hay que buscarlas en la banca online, que es la que mejor remunera los ahorros de sus clientes. La Cuenta de Ahorro Online de Nationale-Nederlanden lidera el ranking: tiene un interés del 0,50% TAE por tiempo indefinido. La disponibilidad del dinero es total, no exige vinculación y no tiene comisiones. Los intereses se abonan anualmente.

Además, los nuevos clientes que abran la cuenta del banco neerlandés antes del 15 de noviembre y mantengan un saldo mínimo se llevarán hasta 50 euros de regalo, lo que mejora notablemente su rentabilidad. Los clientes que mantengan un saldo de entre 1.000 y 5.000 euros entre el 30 de noviembre y el 30 de enero se llevarán un incentivo de 30 euros, mientras que aquellos que inviertan más de 5.000 euros ganarán 50 euros. La bonificación se ingresará en febrero del próximo año.

Al ser una entidad extranjera, la cuenta no está sujeta al régimen fiscal español, por lo que será el cliente el que deba informar de los intereses brutos percibidos en su declaración. Asimismo, si el saldo total en cuentas y depósitos extranjeros supera los 50.000 euros, deberá notificarlo a la Agencia Tributaria mediante la presentación del modelo 720, informan fuentes de HelpMyCash. Los clientes de Nationale-Nederlanden están protegidos por el fondo de garantía de depósitos (FGD) de los Países Bajos, el mismo que cubre a los clientes españoles de ING.

La misma rentabilidad tiene la cuenta remunerada de Pibank. La marca virtual lanzó el pasado 26 de septiembre su nueva gama de productos de ahorro, heredados de Banco Pichincha, entidad propietaria del banco online. El catálogo lo componen un depósito a un año al 0,80% TAE y una cuenta de ahorro al 0,50% TAE, sin comisiones, sin vinculación y con total disponibilidad. La cuenta se contrata por Internet y en este caso sí cuenta con la cobertura del FGD nacional y está sujeta al régimen fiscal de nuestro país.

La tercera posición del ranking la ocupa otro banco online. Se trata de Openbank,
perteneciente al Grupo Santander, cuya Cuenta de Ahorro Bienvenida para nuevos clientes tiene una rentabilidad del 0,42% TAE. Concretamente, los primeros tres meses el interés es del 1,50% y el resto, del 0,05%, lo que equivale a la TAE anterior. La cuenta no tiene vinculación obligatoria; no obstante, si el cliente decide domiciliar una nómina o pensión o, en su lugar, tres recibos, la rentabilidad a partir del cuarto mes será del 0,30% para los primeros 10.000 euros y del 0,20% para el resto (0,60% TAE). La apertura se realiza por Internet, el abono de intereses es mensual y la cuenta no tiene comisiones. Asimismo, el cliente puede disponer en cualquier momento de su dinero. En caso de quiebra, el FGD de referencia es el español.

Unicaja, el primer banco tradicional del ‘ranking’

El primer banco físico que encontramos en la lista es Unicaja, cuya Cuenta de Ahorro UniVía renta al 0,20% TAE. El primer mes el interés es del 0,75% TIN para un saldo de hasta 50.000 euros (0,15% para el resto). A partir de entonces, el interés cae al 0,15%; no obstante, los incrementos de saldo se pagarán al 0,75%. No tiene gastos de mantenimiento y el titular puede disponer de su dinero en cualquier momento. La liquidación de intereses es mensual. La cuenta puede contratarse por Internet, aunque es necesario ser titular de una cuenta corriente antes.

Por último, otros dos bancos online. La Cuenta Facto de Banca Farmafactoring y la Cuenta Coinc, ambas al 0,20% TAE, sin vinculación, sin comisiones y con liquidación mensual de intereses. La apertura de las dos puede realizarse por Internet. En el caso de Coinc, el saldo máximo remunerable se limita a 10.000 euros. Aunque los dos productos se constituyen en España y, por tanto, el cliente no debe realizar ningún trámite extra con Hacienda, la sucursal española de Banca Farmafactoring está protegida por el FGD Italiano, mientras que Coinc, que pertenece a Bankinter, cuenta con la cobertura del español.

banca online

Operar libremente con la app de nuestro banco no es nada nuevo. Consultar el saldo o emitir transferencias suelen ser las gestiones bancarias más habituales que realizamos por la app de nuestra entidad, pero, según los expertos del comparador financiero HelpMyCash.com, existen muchas otras que también podemos hacer, aunque no todo el mundo las conozca, que nos facilitan la vida y nos evitan desplazamientos y largas colas en nuestra sucursal bancaria.

1. Abrir una nueva cuenta

Si estamos interesados en abrir una cuenta adicional en nuestra entidad, podemos hacerlo sin necesidad de pedir cita y hora en nuestra oficina y hablar con nuestro gestor. En un par de clics, podremos realizar la contratación de la nueva cuenta corriente.

Actualmente, además de cuentas corrientes o de ahorro, las entidades bancarias ofrecen un nuevo servicio que, en función del banco, llaman  hucha, reto o meta. Se trata de una especie de subcuenta que sirve para depositar los ahorros de forma periódica y a la que se le puede asignar un objetivo personalizable: viajes, compras, eventos… Estos espacios también pueden abrirse desde las apps.

2. Contratar tarjetas de débito o crédito

De la misma forma que la app nos permite solicitar una nueva cuenta, también nos ofrece la posibilidad de asociar nuevas tarjetas a nuestra cuenta corriente. Por lo general, suelen ser de débito, crédito o prepago, aunque algunos bancos también disponen de las llamadas cibertarjetas, es decir, tarjetas de prepago virtuales que las entidades ofrecen para realizar compras online de forma segura.

3. Domiciliar recibos con una fotografía o pagar impuestos

Domiciliar nuestros recibos es muy sencillo si lo hacemos a través de la app del banco. Simplemente, indicando el nombre de la entidad emisora del recibo y subiendo una foto de este, el banco se encargará de hacer efectiva la domiciliación.

Si, por el contrario, nos ha llegado una multa o debemos pagar impuestos municipales u otras tasas, nuestra app bancaria también nos permite escanear con la cámara de nuestro dispositivo móvil el código de barras del documento y pagar en un par de clics.

4. Controlar los gastos por categorías

Según HelpMyCash.com, esta funcionalidad la ofrecen ya la mayoría de los bancos en su aplicación. Se trata de una herramienta que clasifica nuestros gastos por categorías: restaurantes, moda, transporte, transferencias, viajes, belleza, hogar... Gracias a este sistema, nos será más fácil conocer en qué se nos va el sueldo mes a mes y, de esta forma, saber en qué tipo de gastos debemos cortar el grifo.

5. Tener una visión global de todas las cuentas

Un agregador financiero es un servicio que nos permite visualizar el saldo y los movimientos de todas nuestras cuentas, sean del banco que sean, en una sola aplicación, con el objetivo de tener una visión global de nuestras finanzas. Al tenerlo todo en un mismo espacio, no es necesario que abramos todas las aplicaciones de los bancos en los que tenemos cuentas para comprobar su estado. Hoy en día, cada vez más bancos incluyen este servicio en sus apps, por lo que de un solo vistazo estaremos al tanto del estado de toda nuestra economía.

6. Recargar el saldo del móvil

Este servicio, que ya lo ofrecen bancos como Santander, BBVA, CaixaBank o imaginBank, permite recargar el saldo de las tarjetas prepago de telefonía desde la aplicación bancaria sin necesidad de salir de casa. Es tan sencillo como seleccionar el operador de telefonía móvil, introducir el número de teléfono y el importe de la recarga.

7. Consultar el cajero más cercano

¿Quién no ha buscado el cajero de su entidad más cercano desde Google Maps y al llegar resulta que ya no existe? Con el buscador de cajeros y oficinas que nos ofrecen muchos bancos en su aplicación, nos ahorraremos paseos innecesarios, ya que la propia entidad cuenta con un sistema mucho más actualizado.