arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

seguros proteccion2 1

En el mundo de los seguros no solo se venden los clásicos seguros de vida, coche y hogar, también se comercializan seguros cuyo objetivo es garantizar que el deudor pagará las cantidades derivadas de un préstamo -hipotecario, personal o rápido-. Pero, ¿qué situaciones cubren este tipo de seguros? ¿Hay un límite temporal y cuantitativo? ¿Son muy caros?

Si bien es cierto que el seguro de protección de pagos o préstamos existe desde hace varios años, su uso se ha popularizado recientemente con la llegada de la crisis económica a nuestro país. La funcionalidad es clara: este seguro paga una parte o el total de la cuota del préstamo durante el tiempo indicado en la póliza en el caso de que los titulares del préstamo se queden en paro o tengan una incapacidad temporal (IT). Debe quedar claro que estas dos opciones son alternativas, es decir, la póliza establecerá la garantía que opera según la situación laboral del asegurado. La cobertura por desempleo se vincula a trabajadores por cuenta ajena indefinidos y la IT a trabajadores por cuenta ajena temporales, autónomos y funcionarios.

La idea del seguro es proteger al cliente y al banco en caso de incurrir en alguna de estas dos situaciones, en cuyo caso el seguro se hará cargo de la cuota del préstamo con un límite máximo de cuotas protegidas -generalmente 12 cuotas seguidas o 24/36 alternas en un periodo de 5 años- que podrás negociar con la entidad bancaria.

En el caso de que el cliente se quede en paro, debería constar como trabajador por cuenta ajena indefinido -con más de 6 meses de antigüedad- o como trabajador fijo discontinuo durante el periodo de trabajo efectivo. Además, hay otro tipo de exclusiones en las que no existe cobertura: despido procedente (por absentismo laboral, por ejemplo) despidos sin derecho a paro (si no se ha cotizado lo suficiente) o dimisión/rescisión del contrato laboral por parte del trabajador.

Respecto a la incapacidad temporal, cubre las cuotas en caso de que el trabajador tenga un accidente o enfermedad que lo incapacite para realizar su trabajo, por lo que será necesario presentar la baja médica dictaminada por un médico de la Seguridad Social. La baja por maternidad, y esto es muy importante, no estará cubierta en ningún caso.

Como hemos mencionado anteriormente, el seguro no cubre la vida del préstamo hipotecario en su totalidad, si no entre 5 y 8 años, aunque son condiciones que siempre se pueden negociar con el banco. Por otro lado, y a pesar de contar con un precio relativamente alto, el coste del seguro de protección de pagos varía según el capital asegurado, el periodo de vigencia de la hipoteca e incluso la edad del cliente en cuestión.

En definitiva, puede ser un seguro de mucha utilidad pero, como indica el comparador financiero y de créditos con Asnef WannaCash.es, es recomendable analizar tu situación personal, laboral y económica para saber si la cobertura del seguro sería óptima o insuficiente en tu caso particular.

bitcoin

Check Point explica cuáles son los elementos que constituyen una moneda digital y sus vulnerabilidades.

Madrid, 17 de octubre de 2017. --. La transformación digital nos permite convertir cualquier coche en un taxi, cualquier casa en un hotel… ¿Pero cuáles son los riesgos a los que nos enfrentamos cuando transformamos el dinero tradicional en criptomonedas digitales? Según Check Point® Software Technologies Ltd. (NASDAQ: CHKP), el mayor proveedor mundial especializado en seguridad, el rápido crecimiento de Bitcoin, Ethereum y otros emisores hace que este sea un buen momento para considerar cuestiones relacionadas con su ciberseguridad.

Hoy en día todavía es muy difícil saber si el dinero digital reemplazará al tradicional a largo plazo, o si solo ocupará nichos especializados en la economía global. Pero en el futuro inmediato, continuará ganando relevancia como medio de intercambio alternativo. A medida que las criptomonedas crecen, cambian las prácticas de los ciberdelincuentes. Para comprender mejor los riesgos es imprescindible entender cuáles son los elementos que constituyen una moneda digital y sus vulnerabilidades.

Por un lado, encontramos los tokens, o fichas. Son objetos similares a las monedas, pero con una diferencia fundamental: en lugar de ser emitido por una autoridad local o nacional y permitir el libre cambio de bienes, tiene un uso mucho más limitado, y no es de curso legal. Todas las criptomonedas, como Bitcoin, son tokens, representados por una cadena alfanumérica que puede ser una clave pública o privada.

Hasta ahora, no ha habido informes de ciberamenazas que afecten a los tokens. Sin embargo, los ciberdelincuentes podrían modificarlos y utilizarlos para difundir malware e instalar en los ordenadores que participan en la Blockchain bots para lanzar ataques DDoS.

Blockchain: distribución como medida de seguridad

Y, por el otro lado, tenemos Blockchain, un sistema que actúa como la cámara acorazada de un banco, almacenando tokens junto con un libro de registro de transacciones. Es un sistema de software distribuido, lo que significa que tiene copias de su código y de sus datos en muchos terminales conectados entre sí a través de una red peer-to-peer. Los equipos utilizan un protocolo de consenso para confirmar los registros de transacciones verificadas y realizar nuevas operaciones. Para robar tokens, o alterar la Blockchain, los ciberdelincuentes deberían comprometer muchos cientos o miles de ordenadores a la vez. Esta descentralización y cifrado hace que las criptomonedas sean resistentes a la manipulación.

Sin embargo, el punto débil de las criptomonedas es, como en gran parte de otros ciberataques, las personas. De poco sirve que tanto los tokens como la Blockchain sean seguros si los usuarios no toman medidas básicas de protección. Los ciberdelincuentes lo saben, y por esto lanzan multitud de ataques de phishing y de ingeniería social, con el objetivo de que la víctima les de sus claves.

“Las criptomonedas llevan muy poco tiempo entre nosotros como para que tengamos que plantearnos si van a sustituir a las monedas de curso legal. Sin embargo, debido a que cada día es más común realizar pagos digitales con estas divisas, es de esperar que los ciberdelincuentes empiecen a atacar a los bitcoins o altcoins de los internautas” explica Mario García, director general de Check Point para España y Portugal. “Las criptomonedas han demostrado tener sistemas de protección, como la Blockchain, más efectivos que los de los bancos tradicionales, pero esto no es excusa para dormirse en los laureles.”

Para evitar el robo de bitcoins o de otras divisas digitales, Check Point recomienda a las empresas que formen a sus empleados en materia de ciberseguridad. Así, podrán detectar los emails y archivos sospechosos de contener malware, y no introducirán sus claves en webs falsas.

Además, esta formación debe cumplimentarse con una solución de ciberseguridad que proteja los navegadores webs de los trabajadores contra los ataques de phishing y las descargas no seguras. Según Check Point, es la única manera de estar completamente seguro contra los ciberdelincuentes que quieren robar las criptomonedas de empresas y usuarios.

Acerca de Check Point Software Technologies Ltd.
Check Point Software Technologies Ltd., es el mayor proveedor de soluciones de ciberseguridad para gobiernos y empresas a nivel mundial. Sus soluciones protegen a sus clientes de los ciberataques con una tasa de captura de malware, ransomware y otros tipos de ataque líder en el mercado. Check Point ofrece una arquitectura de seguridad multinivel que protege la información de las empresas almacenada en la nube, en la red y en los dispositivos móviles, además del sistema de gestión de la seguridad más completo e intuitivo. Check Point protege más de 100.000 organizaciones de todos los tamaños.

casa dinero suelo

“Los juzgados especializados en cláusulas suelo reciben 57.000 demandas en tres meses” o “La masiva entrada de casos de cláusula suelo hunde y sume en el caos al Juzgado” son algunos de los titulares más destacados de este pasado mes de septiembre en relación a la famosa ‘cláusula suelo’ aplicada por los bancos. Pero, ¿qué es y cómo afecta a tu hipoteca? Si tu hipoteca la tiene… ¿qué debes hacer? El comparador financiero y de préstamos con asnef WannaCash.es responde a estas y otras preguntas.

La cláusula suelo es una condición de la entidad bancaria que impide a los hipotecados a tipo variable beneficiarse de las caídas del Euríbor -u otro índice como el IRPH- en la cuota que pagan mensualmente, puesto que establece un tipo de interés mínimo a pagar. Una cláusula que aparece en la propia escritura del préstamo hipotecario -no de la vivienda- y que en ocasiones resulta incomprensible debido a su poca claridad y al uso de tecnicismos alternativos como “tipos de interés mínimo/variable”, “horquilla de interés” o “límite de la variabilidad”.

Por ello, y a pesar que el índice del Euríbor bajaba de manera constante desde el inicio de la crisis económica en el 2009, muchos hipotecados no veían una reducción en sus cuotas mensuales. El porqué es evidente: se había activado la cláusula suelo de su contrato. El suelo hipotecario, sin embargo, no tiene ningún efecto en las hipotecas de tipo fijo, por el simple hecho de que el interés aplicado en este caso no sufre variaciones a lo largo del tiempo y no tendría sentido aplicar un límite mínimo.

Veamos un ejemplo práctico para contextualizar la dimensión de esta cláusula: pongamos que, hace varios años, contratamos un préstamo hipotecario, cuando el Euríbor cotizaba al 3% que, sumado al diferencial de un 1%, nos hacía pagar un total de 4% de intereses, pero nuestro contrato tenía incluida una cláusula suelo del 3%. Entonces, debido a la situación de flaqueza de la economía, el Euríbor baja su cotización y se sitúa en el 0,5%, por lo que el banco aplicaría la cláusula suelo y nos cobraría el 3% y no el resultado de sumar el 0,5% del Euríbor más el 1% diferencial (que resulta el 1,5%). Es decir, pagaríamos el doble.

A este respecto, el Tribunal Supremo anunció que los bancos deberían devolver las cantidades cobradas de más en los casos en los que exista una falta de transparencia de información. De hecho, indica que las cláusula suelo son “lícitas siempre que su transparencia permita al consumidor identificarlas como definidoras del objeto principal del contrato y conocer el real reparto de riesgos de la variabilidad de los tipos”.

Además, tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea del 21 de diciembre de 2016,  el Tribunal Supremo acató que los afectados por el suelo hipotecario podrán recuperar todo el dinero que pagaron de más, desde el primer día que se empezaron a aplicar y no desde mayo de 2013, como se indicó en un principio.

Desde Adicae, una de las asociaciones movilizadas por la nulidad de las cláusulas suelo, aconsejan a todos los hipotecados dejar de pagar estos porcentajes -en caso de que se estén o hayan aplicado de manera poco transparente- y acudir a las entidades correspondientes a exigir la anulación y devolución del dinero.

banco tramite

Los bancos utilizan sus propios criterios para decidir qué clientes pueden acogerse a las ventajas que suelen reservar a los más jóvenes. Mientras que hay entidades que consideran que sus usuarios dejan de ser jóvenes a los 25 años, otros alargan esa edad hasta los 35. Y es que los criterios para establecer este límite son muy complicados de concretar.

El baremo que utiliza el banco para decidir a qué edad se deja de ser joven en un banco puede afectar a las finanzas personales, según recuerdan desde el comparador de productos financieros HelpMyCash.com. La razón es simple, las cuentas joven suelen tener muchas ventajas y privilegios que se pierden una vez se cambia de cuenta joven a cuenta corriente tradicional. Pero cumplir la mayoría de edad en el banco no tiene por qué significar la pérdida de privilegios. Existen otras formas de acceder a ellas, se tenga la edad que se tenga.

Cuentas sin comisiones para todas las edades

Una de las principales ventajas de ser joven en un banco es que podremos disponer de cuentas corrientes, tarjetas y transferencias totalmente gratuitas, es decir, la operativa más básica no tendrá ningún coste. Pero, una vez alcanzamos la mayoría de edad bancaria, podríamos perder este privilegio.

Sin embargo, el hecho de tener más de 25 años no implica que debamos renunciar a todas las ventajas. Actualmente, la gran mayoría de las entidades españolas están comercializando cuentas bancarias totalmente gratuitas y sin necesidad de domiciliar la nómina. Para encontrarlas, debemos fijarnos en la oferta online.

Con el objetivo de trasladar parte de los clientes a los canales digitales y así ahorrarse costes en oficinas y personal, comercializan cuentas online sin comisiones. Eso sí, para hacernos con ellas, deberemos dominar un mínimo las nuevas tecnologías, ya que serán nuestro principal canal de comunicación con el banco.

Otra fórmula para deshacernos de las comisiones una vez dejemos de ser jóvenes es domiciliando la nómina. A cambio de los ingresos recurrentes, muchos bancos eximen a sus clientes de estos costes.

Las promociones, otro atractivo de las cuentas joven

Otro de los ganchos con los que se suelen promocionar las cuentas joven son los regalos, descuentos y promociones, para así llamar la atención de posibles nuevos clientes. Sin embargo, estas ventajas no siempre desaparecen y pueden ampliarse una vez se haya superado el umbral de edad del banco.

En EVO Banco, por ejemplo, los menores de 25 años pueden sacar efectivo dos veces al mes sin coste desde cualquier cajero del mundo. Pero esta ventaja se amplía para los que superan esa edad, ya que pueden acceder a retiradas ilimitadas en todos los cajeros del mundo. Sin embargo, esto solo está disponible para aquellos clientes que domicilien una nómina de más de 600 euros al mes.

En Banco Santander, los menores de 31 años puedes acceder a la Cuenta 1|2|3 Smart, un producto que tiene dos modalidades, la gratuita y la premium. La premium, que tiene un coste de dos euros al mes, compensa esta comisión con una devolución que puede llegar a ser del 3 % de las compras y el acceso sin coste a los 25.000 cajeros de Banco Santander repartidos por todo el mundo. Pero, con la versión para mayores de esa edad (que tiene una comisión de 6 euros) se puede acceder a una rentabilidad de hasta el 3 % y a una devolución de recibos de hasta el 3 %.

helpmycash logo

La crisis que estalló en 2008 nos familiarizó con nuevos conceptos económicos, como quiebra o rescate. La situación sociopolítica que está atravesando España y Cataluña lo ha vuelto a poner en boca de muchos. Y es que algunos expertos opinan que la estabilidad económica del país está en riesgo, por lo que los ahorradores, tanto catalanes como españoles, temen por la seguridad de su dinero.

Los analistas más trágicos advierten sobre una posible quiebra ante una Cataluña independiente. Aunque nadie puede asegurar qué ocurriría a nivel económico en caso de que se declare la independencia en Cataluña, ya que depende, sobre todo, de las circunstancias en las que se proclame.

Basándonos en lo ocurrido en otros países europeos cuando han sido rescatados, desde el comparador de productos financieros HelpMycash.com nos cuentan qué ocurre cuando un país se declara en quiebra.

Deuda y rescate, dos conceptos fundamentales
Primero de todo, debemos saber que una de las fuentes de financiación de un país son una serie de acreedores, que pueden ser tanto personas como empresas e instituciones. El país se compromete a pagar unos intereses a cambio del dinero que recibe, una obligación que se llama deuda. Un territorio se declara en quiebra cuando no puede pagar su deuda, es decir, cuando no dispone de suficientes recursos para devolver ese dinero a los inversores.

Generalmente, si se llegar a la situación de insolvencia, un país dispone de dos opciones. Por un lado, puede declararse insolvente y negarse a pagar o puede reestructurar la deuda y extender el plazo del pago. Y, en ese caso, la mayoría de los países optan por la misma opción, solicitar un rescate, es decir, una ayuda económica a los organismos internacionales.

Los rescates fueros bastante populares durante la crisis económica, ya que varios países tuvieron que solicitarlos para poder salir de la situación de quiebra. En Europa, cinco países tuvieron que pedir un rescate a los organismos europeos (Grecia, Irlanda, Portugal, España y Chipre).  

El corralito, una de las consecuencias más temidas por los clientes
Como ya hemos podido comprobar en primera persona en España, los rescates no se conceden a cambio de nada. Para recibir las ayudas, los países deben presentar un plan de salida de la crisis económica, en los que se incluyen medidas que no suelen ser del agrado de la población, como los recortes sociales o los salarios más bajos.

Además, se genera una pérdida de confianza en la economía del país, por lo que uno de los actores más afectados en esta situación son los bancos y, en consecuencia, sus clientes. Los ahorradores pueden luchar por retirar masivamente su dinero de los bancos y depositarlo en cuentas bancarias de otros países, provocando el conocido corralito, una situación que se produce cuando el banco no dispone de suficiente liquidez para todos sus clientes y tiene que limitar las extracciones.

No obstante, para evitar esta situación crítica que afectaría directamente al ahorrador se pueden tomar varias medidas. Una de ellas es que el Gobierno cierre los bancos e imponga controles sobre los capitales, es decir, que no permita que los clientes puedan acceder a su dinero hasta que no haya una cierta estabilidad en la economía del país.