arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

helpmycash hipotecas baratas

Aunque parezca mentira, solicitar préstamos y que encima los bancos nos paguen por ello es ya una realidad en el país germano. El comparador Smava y el banco online Fidor Bank han lanzado ofertas similares de créditos al consumo con intereses negativos. Ambas entidades promocionan un crédito de 1.000 euros a devolver en 3 años con un interés del menos 0,4 %, es decir, acabaríamos reembolsando 993,70 euros en total.  Aunque las medidas de estímulo del Banco Central Europeo sí que han ayudado a incentivar el mercado de créditos en Europa, estas dos ofertas alemanas son casos aislados y todo apunta a que no tendremos préstamos con intereses negativos en España, nos explica el comparador financiero HelpMyCash.com.

¿Por qué no tendremos estas ofertas de financiación en España?

Hace más de un año el Banco Central Europeo (BCE) puso en marcha varias medidas de estímulo a las economías europeas para incentivar la concesión de créditos al consumo. Entre las medidas más destacadas encontramos la facilidad de depósito al menos 0,4, la rebaja del coste del dinero al 0 % o el nuevo plan TLTRO II que ofrecerá crédito con interés negativo a bancos que desde 2016 y hasta 2018 aumenten su volumen neto de préstamos un 2,5 %. Estas medidas hicieron que el mercado del crédito en España volviese a avivarse, creando una pequeña guerra de créditos y bajando sus precios para ofrecer la mejor oferta.

No obstante, ante esta brusca bajada de intereses en los préstamos el Banco de España tuvo que intervenir. El supervisor español temía que unos intereses demasiado bajos redujeran considerablemente los márgenes de beneficio de las entidades bancarias y que no llegasen a las exigencias de los inversores para obtener la inversión necesaria. Aunque el Banco de España no ha establecido una cifra que considere demasiado baja en cuanto a los intereses de un préstamo, ha decretado que no podrá ser menor a cualquier índice de referencia. Además, exige a las entidades que los intereses del crédito deberán cubrir los costes del capital, del riesgo y del impago.

Aunque las medidas del BdE no implican un encarecimiento de la financiación, sí que limitan la aparición de ofertas de préstamos con intereses negativos como las de Alemania en nuestro país.  

¿Cómo son entonces los préstamos en España?

La TAE media de los créditos al consumo, de acuerdo con el último informe del Banco de España, se situó en el 8,39 % en junio de 2017, su nivel más bajo desde comienzos de año. No obstante, sí que es posible encontrar préstamos muy por debajo de la media. Cofidis por ejemplo ofrece su Crédito Proyecto desde el 5,06 % TAE, más de tres puntos porcentuales por debajo de la media. Además, el auge de los préstamos P2P en nuestro país ha traído un nuevo modelo de aplicar los intereses a sus préstamos. Por ejemplo, Younited Credit analizará nuestra solicitud de financiación así como nuestro perfil personal y económico y nos asignará un nivel de riesgo acorde a partir del cual nos aplicará unos intereses. De esta manera mientras mejor sea nuestro perfil, más bajo será nuestro nivel de riesgo y, consecuentemente, menos pagaremos por el crédito que queremos contratar.

Aunque en España no conseguiremos créditos con intereses negativos, estas dos ofertas alemanas son puntuales y poco comunes en el país germano, ya que el interés medio de los créditos al consumo en Alemania se situó en el 4,49 % TAE en junio de este año de acuerdo con las estadísticas presentadas por el Banco Central Europeo.

destinoseconomicos

El coste de los billetes de avión suele ser un factor diferencial a la hora de escoger nuestro destino en vacaciones. Por lo tanto la clave está en viajar de forma económica, lo cual depende principalmente del destino, la época del año y la antelación a la hora de comprar el vuelo.

Según un estudio de Skyscanner, viajar este año resulta más económico que en periodos anteriores. De hecho, los precios de los vuelos a algunos destinos han bajado hasta un 45%, con descuentos que rondan los 300 euros por persona.

Las ciudades europeas son las que mayor descenso han registrado en cuanto a los precios en sus vuelos, y viajar a ciudades como Sofía -capital búlgara- cuesta un 45% menos (106€), seguido de Liverpool y Toulouse, ambos un 38% más baratos (83€ y 104€ respectivamente). Además, los amantes de Brujas y Copenhague podrán visitar estas ciudades con vuelos un 33% más económicos (107€ y 110€ respectivamente).

Por su parte, Gran Canaria es la ruta nacional que más baja su tarifa aérea, exactamente un 30% (107€). Además de lugares como Vigo, Oviedo, Menorca y Tenerife, cuyos billetes bajan más de un 20% sus precios respecto al año pasado.

Sin embargo, si tu idea es viajar a un lugar exótico y lejano, Cabo Verde es una excelente opción este año, puesto que su precio ha bajado alrededor de 200€. O Beirut, el principal puerto marítimo de Líbano, con vuelos 118€ más económicos. En Estados Unidos también encontramos ciudades muy atractivas para visitar como Las Vegas y Phoenix, con reducciones de 229€ y 305€ respectivamente.

Pero, como mencionamos anteriormente, es muy importante saber cuándo viajar. A pesar de que por regla general, julio y agosto resultan los meses menos económicos, ciudades como Toulouse y Phoenix bajan sus precios durante estos meses, por lo que serían una opción ideal para este verano. Si eres previsor y sueles reservar con antelación ten en cuenta que enero es el mes ideal para viajar, ya que encontrarás vuelos a mitad de precio con respecto a otras épocas del año. Más todavía si reservas con varios meses de antelación.

Y es que el dato es demoledor: casi el 80% de los viajeros consideran el coste de los billetes de avión uno de los principales factores a la hora de decidir destino vacacional. Así que, a parte de recomendarte esta serie de destinos económicos, el comparador financiero y de créditos rápidos WannaCash.es también te aconseja organizar y reservar tus vacaciones con antelación y previsión, no a última hora. Tú y tu bolsillo lo agradeceréis.

vacaciones

Las vacaciones de verano suponen en ocasiones un problema económico en muchas familias españolas, dado que el periodo estival suele ser el de mayor gasto en ocio de todo el año. Por eso y porque todo el mundo merece unas buenas vacaciones, el comparador financiero y de créditos rápidos WannaCash.es ha elaborado una serie de consejos básicos y útiles para ahorrar dinero y no regresar del verano sin blanca.

El presupuesto final de un viaje supone la suma de muchos factores, así que vamos a intentar reducir costes en cada uno de las ramas que componen nuestra escapada. No importa el destino, playa o montaña, nacional o internacional, turismo de descanso o cultural, lo fundamental es saber cuánto nos podemos gastar. De esta manera controlamos un presupuesto máximo del cual iremos restando costes de transporte, alojamiento, visitas, consumo, etcétera.

Una vez tenemos el control del dinero máximo que vamos a destinar a nuestras vacaciones, nos centraremos en el transporte y el alojamiento, dos de los factores más importantes a la hora de viajar. La nula organización y la poca previsión son elementos que correrán en tu contra en este sentido, por lo que será esencial encontrar una oferta o buscar la manera más económica de llegar a tu destino. ¿Cómo? Muy sencillo: comparando los diferentes medios de transporte disponibles, así como el momento (día, semana) del mes en el que sale más rentable viajar.

Por otro lado encontramos el alojamiento, la otra pieza angular de nuestro viaje. En este sentido recomendamos realizar la reserva con antelación y comparando las diferentes alternativas que nos ofrece el mercado. Es decir, si quieres ahorrar en alojamiento no es aconsejable terminar en un hotel, ni decidirte por la solución fácil y rápida. De hecho, hay infinidad de apartamentos bien valorados y con una relación calidad-precio inigualable, además de acudir a las páginas dedicadas al consumo colaborativo -tipo Airbnb- en las que puedes alquilar una casa o una habitación directamente a sus dueños, evitando intermediarios y comisiones de cualquier tipo. Un análisis exhaustivo de este aspecto es clave para poder dedicar más cantidad del presupuesto al ocio y al consumo en sí.

En cuanto a la alimentación, no te dejes llevar. Muchas veces por comodidad y pereza compramos en zonas cercanas y turísticas, donde los precios son mucho más abultados que, por ejemplo, en un supermercado, donde puedes encontrar el mismo producto a la mitad de precio. Organiza tu compra y solo bastará con acudir una o dos veces para hacer la compra de todo el periodo vacacional.

Por último, no podemos olvidarnos de los bonos de descuento y promociones disponibles en la ciudad de destino, con el que podremos entrar a lugares con un descuento elevado, e incluso de forma gratuita, dependiendo del día. Y, por supuesto, no te olvides tampoco de usar el transporte público, te beneficias tú y el medio ambiente.

Pon en práctica esta serie de consejos para ahorrar en tus vacaciones de verano... ¡y nos lo agradecerás!

banco tramite

El proceso de abrir una cuenta bancaria se ha ido simplificando con la llegada de la tecnología. Hace unos años, para hacerte de un banco tenías que acudir a la oficina y solicitar la apertura, pero actualmente este proceso se puede gestionar fácilmente por Internet, enviando la documentación para validar los datos o, incluso, mediante una videollamada o un selfie.

Claro está que a los bancos les interesa poner las máximas facilidades para abrir nuevas cuentas bancarias. Pero el asunto se complica cuando la operación a realizar es justo la contraria: cerrarlas. Como advierten desde el comparador de productos financieros HelpMyCash.com, cancelar una cuenta bancaria puede convertirse en una auténtica odisea en algunos bancos.  

Posibilidad de cerrar la cuenta en una única oficina
Poco a poco, la banca tradicional se ha ido modernizando y, actualmente, utiliza Internet para realizar gran parte de las operaciones. Sin embargo, hay un muro que parece nunca superar: el proceso de cierre de una cuenta. Y es que bancos importantes como CaixaBank, Sabadell, Santander o Bankia obligan al cliente a acudir personalmente a la misma oficina donde abrieron la cuenta para darla de baja. Además, no permiten hacerlo en cualquier otra oficina de su misma red, aunque se encuentren ambas en la misma ciudad. Esta condición se convierte en un problema para muchos clientes que han cambiado de domicilio y la oficina donde se abrieron la cuenta se encuentra lejos de donde viven.
Pero ¿por qué a los bancos les cuesta tanto dar de baja una cuenta bancaria? Probablemente sea por la simple razón de que no les interesa facilitar el proceso que desencadena una pérdida de un cliente.

EVO, ING y BBVA, los bancos más flexibles
Pero no todos los bancos son igual de rígidos en cuanto a su política de cierre de cuentas. Encontramos entidades más flexibles como EVO Banco, que permite hacerlo en cualquier oficina de su red. Incluso hay bancos como ING o BBVA que permiten hacerlo por teléfono, evitando así el desplazamiento hasta una oficina.

Y, por último, tenemos el caso de las cuentas de bancos 100 % online. A pesar de que pueda parecer que el proceso de cierre se gestionará de la misma forma que el de alta, por Internet, en muchas ocasiones no es así. Hay muchos bancos online que solo aceptan la baja si se tramita por teléfono, sin posibilidad de poder realizar la operación desde la plataforma web.

¿Por qué siguen esta política?
La razón que dan muchos bancos al hecho de que el cliente tenga que acudir a la misma oficina donde se abrió la cuenta para cerrarla es que así puede entregar las libretas o tarjetas para que también se anulen. No obstante, esto no justifica el hecho de que tenga que ser la oficina original el lugar donde puedan hacerlo.

Los bancos deberían flexibilizar sus procesos, no solo para que el cliente pueda cancelar una cuenta o cualquier producto bancario con más facilidad, sino para demostrar que se están adaptando bien a las nuevas tecnologías.

monedas1

Desde su aparición en el sector crediticio español allá por el año 2008, los minicréditos online han sido el foco de múltiples críticas. Estos productos no bancarios surgieron en una época en la que nuestro país se encontraba sumergido en una profunda crisis económica y la mayor parte de las entidades financieras no concedían préstamos. En ese momento, aprovechando la coyuntura, se lanzaron al ruedo las primeras empresas de capital privado que comercializaban créditos rápidos que se podían conseguir en minutos y sin apenas requisitos de acceso.

Como afirma el comparador de minicréditos HelpMyCash, el número de estas compañías se multiplicó año tras año debido al aumento de las solicitudes de sus créditos. Estos productos ganaron popularidad rápidamente, pues eran prácticamente los únicos con los que los clientes podían resolver sus urgencias económicas puntuales.

A pesar de su gran éxito, estos préstamos empezaron a ser duramente criticados por diversas organizaciones de consumidores. El epicentro de los argumentos de sus detractores se basaba principalmente en su alto precio, lo que dio paso a una mala fama que los ha seguido acompañando hasta nuestros días.

Un poco de luz sobre los minipréstamos
Si hay algo que no se puede negar es que las empresas que comercializan estos préstamos online dieron con una fórmula que, parafraseando a Julio César, se erigió como un Vini, vidi, vici: los minicréditos llegaron y triunfaron rápidamente. Tras el paso de los años, las solicitudes no remiten: de hecho, el 2016 fue el año de consolidación de los minicréditos en nuestro país, que llegaron a manejar cifras que alcanzan los 200 millones de euros según la Asociación Española de Micropréstamos (AEMIP).

La popularización de estos préstamos rápidos se debe principalmente a  que se pueden obtener en un máximo de 15 minutos, lo que los hace útiles para afrontar problemas económicos de última hora para los que no se tiene liquidez suficiente. La celeridad con la que se puede conseguir el dinero solicitado es uno de los rasgos que, sin duda, ha catapultado a estos créditos y a las empresas que los comercializan a la cima del sector crediticio online. Sin embargo, esta velocidad tiene un precio, exactamente del 1,1 % de interés diario de media.

La razón que explica, entre otras, la rapidez con la que podemos obtener estos productos se basa en que las empresas no piden tantos requisitos ni papeleos a los clientes como ocurre con otros tipos de créditos. Esto permite a las compañías procesar las solicitudes en mucho menos tiempo.


Según los prestamistas, esta velocidad del servicio y los laxos requisitos que exigen es lo que justifica su elevado precio. Además, las empresas  apuntan que la tasa anual equivalente (TAE) no sirve como indicador de referencia para estos créditos, pues es un valor anual y sus minicréditos se conceden a un plazo de 30 días.

La regulación de los minicréditos
El halo de desconfianza y recelo que planea alrededor de los mini préstamos también se ha visto incrementado por la falta de una ley más eficaz que regule este tipo de productos. De hecho, algunas personas consideran que las empresas de minicréditos no están reguladas de ninguna forma, ya que no reciben supervisión por parte del Banco de España. No obstante, sí que están regulados por la Ley 22/2007, de 11 de julio, de comercialización a distancia de servicios financieros destinados a los consumidores.

Por otro lado, la Asociación Española de Micropréstamos se encarga de establecer unas pautas éticas que deben cumplir todas las empresas socias. El Código de Buenas Prácticas de esta organización prohíbe llevar a cabo prácticas fraudulentas y obliga a las compañías a conceder sus productos con responsabilidad.

Además, a los minicréditos de cantidades superiores a los 200 euros se les aplica la Ley 16/2011, de 24 de junio, de contratos de crédito al consumo. Sin embargo, es complicado establecer las mismas medidas para todos los diferentes tipos de préstamos del mercado. Por tanto, algo que llevan tiempo pidiendo la mayor parte de empresas de créditos rápidos que operan en España es que se elabore una ley específica para este tipo de producto.