arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

pago movil

No todos nos adaptamos igual a las nuevas tecnologías. A pesar del esfuerzo que han hecho los bancos y los comercios para aceptar este medio de pago, al 34% de los españoles todavía les asusta usar su móvil para pagar una compra en una tienda y un 21% no confía en la seguridad de este sistema, según una encuesta realizada por el comparador de productos financieros HelpMyCash.com. No obstante, el miedo al pago móvil se ha reducido en seis puntos porcentuales en el último año.

El miedo es mayor entre las mujeres que entre los hombres: mientras que el 39% de las encuestadas afirma no sentirse a gusto con este sistema de pago, solo al 28% de los hombres les asusta usarlo.

Las diferencias más notables, sin embargo, las encontramos por grupos de edad. Así, mientras que el 74% de los jóvenes de entre 18 y 35 años afirma no tenerle miedo, la cifra se reduce al 65% entre los adultos de 36 a 55 años y al 55% entre los mayores de esa edad. Los más desconfiados son, también, los menos habituados al uso de las nuevas tecnologías: más de la mitad de los mayores de 66 años afirma no confiar en el pago móvil.

El principal motivo que arguyen los consumidores que no congenian con este medio de pago es la desconfianza en torno a su seguridad. Concretamente, el 61% de los encuestados que afirmaron tenerle miedo al pago móvil señalaron que la razón era esta. No obstante, el índice de desconfianza se ha reducido en cuatro puntos porcentuales con respecto al pasado año.
También destaca la cantidad de encuestados que afirma que el pago móvil asusta por desconocimiento, ya que no saben usarlo, de acuerdo con los resultados de la encuesta de HelpMyCash en la que han participado más de 750 personas.

Un sistema cómodo y práctico

En el lado opuesto se encuentran los que sí se sienten a gusto con este medio de pago. Del total de los encuestados que afirma no tenerle miedo al pago móvil, más de la mitad (51%) describe su experiencia como cómoda y práctica, ya que pueden olvidarse de llevar la cartera encima. Solo un 1% declara haberse sentido decepcionado con el servicio.
Una de las principales ventajas del pago móvil, afirman los autores del estudio, es que sustituye a las tarjetas y al efectivo, de manera que los consumidores no hace falta que lleven su cartera encima para abonar una compra, siempre y cuando el comercio disponga de un TPV contactless.

En España, el 83% de los comercios que disponen de un TPV físico ya permite pagar con tarjetas contactless o con el móvil, según la última edición del Barómetro de Mastercard.
Para abonar una compra con el móvil, el usuario debe disponer de un smartphone con tecnología NFC y descargar un wallet compatible con alguna de sus tarjetas de débito, crédito o prepago, ya sea el de su propio banco o uno independiente como Apple Pay, Google Pay o Samsung Pay. Los primeros solo permitirán asociar las tarjetas emitidas por la propia entidad, mientras que los segundos ofrecen la posibilidad de vincular en una sola app las tarjetas de varias entidades distintas, de manera que el consumidor puede escoger en cada momento con cuál quiere pagar.

A la hora de realizar la compra, basta con acceder a la aplicación, seleccionar la tarjeta con la que se quiere pagar, identificarse y acercar el móvil al datáfono. Si el importe de la transacción supera los 20 euros, se tendrá que teclear el código pin.

Más opciones al alcance del usuario

El número de posibilidades para vincular una tarjeta al teléfono móvil se ha multiplicado. La mayoría de los bancos españoles dispone de su propio wallet. Además, el 94% permite a sus usuarios vincular sus tarjetas con algún monedero virtual independiente, de acuerdo con HelpMyCash.

Según un reciente estudio de Universal Pay, las carteras virtuales de los propios bancos son las más usadas (el 42% de los usuarios afirma usarlas para pagar con el móvil), seguidas de Apple Pay (26%), Google Pay (22%) y Samsung Pay (5%). La tasa de penetración de los wallets es proporcional al número de entidades que colabora con cada uno.

Apple Pay es el monedero virtual más accesible con un total de 32 bancos adheridos: Abanca, Banca March, Banco Mediolanum, Banco Pichincha, Banco Sabadell, Banco Santander, Bankia, Bankinter, BBVA, Bunq, Caixa Ontinyent, CaixaBank, Caja de Ingenieros, Caja Rural, Cajasur, Cecabank, Colonya Caixa Pollença, Deutsche Bank, EVO Banco, Cajamar, IberCaja, ImaginBank, ING, Kutxabank, Laboral Kutxa, Liberbank, Monese, N26, Openbank, Pibank, Revolut y Unicaja.
Por su parte, Google Pay está disponible para los clientes de 19 bancos distintos. Se trata de Abanca, Banca March, Banco Mediolanum, Banco Pichincha, Bankia, BBVA, Caixa Ontinyent, Caja Rural, Cajasur, Cecabank, EVO Banco, IberCaja, Kutxabank, Liberbank, N26, Openbank, Pibank, Revolut y Unicaja.

Samsung Pay, disponible únicamente para los usuarios con un teléfono de la marca surcoreana, colabora actualmente con 17 entidades presentes en España: Abanca, Banco Sabadell, Banco Santander, Bankia, BBVA, CaixaBank, Caixa Ontinyent, Cajasur, Cecabank, Deutsche Bank, IberCaja, ImaginBank, Kutxabank, Liberbank, Openbank, Unicaja y WiZink.

ahorrar

Con el precio del dinero al 0%, impuesto por el Banco Central Europeo desde el pasado 2016, no es fácil encontrar una buena rentabilidad para nuestros ahorros. Hoy en día, para ganar más es necesario arriesgar no solo los posibles beneficios obtenidos, sino también asumir la posibilidad de perder el capital invertido. Al menos, eso es lo que nos suelen explicar los bancos, interesados en comercializar productos con riesgo, como los fondos de inversión. Sin embargo, hay alternativas. Para quienes no estén dispuestos a perder ni un solo céntimo de su dinero, pero quieran sacarle partido, los expertos del comparador financiero HelpMyCash.com nos ofrecen, con motivo del Día Mundial del Ahorro, tres alternativas para obtener rentabilidad sin apenas riesgos.

1. Aprovecha los depósitos españoles

Entidades como Wizink o EBN se ponen las pilas e incluyen en su catálogo depósitos con una rentabilidad que supera, incluso, el 1% TAE. En ambos casos nuestro dinero estará protegido por el Fondo de Garantía de Depósitos español, que, en caso de quiebra o insolvencia, nos devolvería hasta 100.000 euros por titular y entidad.

Contratables sin necesidad de movernos de casa, Wizink ofrece un depósito a 18 meses al 0,75% TAE, uno a 25 meses al 0,90% TAE y uno a 36 meses al 1,05% TAE. Cualquiera de ellos puede ser nuestro con una inversión de al menos 5.000 euros. Los intereses se ingresarán de manera trimestral en una Cuenta de Ahorro al 0,10% TAE.

Por otro lado, EBN ofrece seis depósitos distintos con plazos que van desde los nueve meses hasta los ocho años. La rentabilidad oscila entre el 1,43% TAE para el plazo más largo y el 0,45% TAE para el más breve. Para poder contratarlos es necesario invertir al menos 10.000 euros y contratar una cuenta corriente asociada al 0,30% TAE, que es donde se ingresarán los intereses obtenidos de manera trimestral o al finalizar.

2. Gana más con los depósitos extranjeros

Si lo que buscamos es obtener la máxima rentabilidad del momento y no nos importa acudir a entidades extranjeras, Banca Farmafactoring se convierte en una buena opción a tener en cuenta, sobre todo si queremos un depósito a medio plazo (un año). Su Depósito Facto a 12 meses al 1,31% TAE es uno de los más populares del momento. Puede ser nuestro con una inversión mínima de 5.000 euros y los beneficios obtenidos se ingresarán de forma trimestral en una cuenta de ahorro asociada también remunerada.

Asimismo, aunque la entidad sea italiana y nuestro dinero esté protegido por el FGD italiano, Banca Farmafactoring cuenta con una sucursal en Madrid y no será necesario realizar la Declaración sobre bienes y derechos situados en el extranjero, ya que se aplica el régimen fiscal español en cualquiera de sus productos de ahorro.

Por otra parte, la plataforma de productos de ahorro Raisin nos permitirá acceder a más de sesenta plazos fijos de bancos europeos ubicados en países como Francia, Italia o Portugal sin necesidad de movernos de casa, explican fuentes de HelpMyCash. A un año, las opciones más rentables contratables a través de Raisin son los depósitos del búlgaro BACB (1,15% TAE) y del portugués Haitong (1,12% TAE). Para quienes prefieran un plazo más corto, el letón BlueOrange paga un 0,60% TAE a seis meses y el francés Fimbank, un 0,51% TAE a tres meses.

3. Contrata una cuenta de ahorro

Para quienes prefieran tener el dinero siempre disponible, las cuentas de ahorro remuneradas son una buena opción. Por ejemplo, Nationale-Nederlanden ofrece hasta un 0,50% TAE sin límite de tiempo en su Cuenta de Ahorro Online con la que, además, los nuevos clientes podrán conseguir hasta 50 euros de regalo.

Otra buena opción es la Cuenta MyInvestor al 1% TAE sin comisiones ni requisitos de apertura, que, además, remunerará desde el primer euro nuestros ahorros de manera mensual. Eso sí, solo devengarán intereses los primeros 15.000 euros. Por otro lado, la entidad online Pibank ofrece una cuenta remunerada al 0,50% TAE con pago de intereses mensual, sin requisitos, sin vinculación y que remunera desde el primer euro.

banca online

Bancos como BBVA o Banco Sabadell ya han enviado notificaciones a sus clientes en las que se les informa sobre la subida de las comisiones de mantenimiento o administración de algunas cuentas bancarias de cara a 2020. Y el Santander ya empezó a cobrar a sus clientes no vinculados a mediados de septiembre.

Por un lado, con el aumento de las comisiones, que podrán llegar a tener un coste superior a los 100 euros al año, y, por el otro, el endurecimiento de las condiciones de las cuentas para que estas sigan siendo gratuitas, la gran banca busca una mayor vinculación de sus clientes. Es decir, pura estrategia bancaria para aumentar la rentabilidad y mejorar sus resultados.

¿Cómo nos perjudica esto? Según afirman los expertos del comparador financiero HelpMyCash.com, a mayor vinculación, menor libertad para el cliente, ya que le obliga prácticamente a disponer de una sola entidad si quiere ahorrarse estos gastos. Y no solo eso, los clientes pueden acabar contratando productos innecesarios con el fin de eliminar las comisiones, que pueden suponer, además, un gasto extra.

Tampoco es cierto que la vinculación sea siempre negativa. Al fin y al cabo, en alguna entidad tendremos que domiciliar nuestra nómina y nuestros recibos y contratar otros productos si los necesitamos. Si estamos contentos con nuestro banco y los productos que nos ofrece y podemos cumplir las condiciones que nos propone para disfrutar de una cuenta gratis, tampoco es necesario cambiar de entidad.

¿No estás de acuerdo con tus nuevas condiciones?

Si nos obligan a contratar seguros, préstamos o a disponer de productos de inversión comercializados por la entidad a cambio de la gratuidad de nuestra cuenta, mudarse a otro banco o cambiar de cuenta dentro de la misma entidad son las opciones más astutas. Por suerte, no todas las entidades y cuentas requieren una alta vinculación para eximir del pago de comisiones.

El equipo de HelpMyCash.com ha elaborado una herramienta gratuita que nos va a permitir ubicar el tipo de cuenta que nos conviene en función de lo que buscamos (operativa diaria, ahorro, compartir gastos, etc.) y conocer qué necesitamos para abrirla a través de Internet y activarla para empezar a operar.

Lo que recomiendan los expertos

Con la variedad de opciones que tenemos hoy en día, es fácil encontrar una cuenta que nos ofrezca, además de una operativa gratuita, la posibilidad de conseguir ventajas como rentabilidad, regalos, devolución de un porcentaje en compras… Sin embargo, antes de contratar, debemos tener claras las condiciones de la nueva cuenta.

¿Dónde las encontraremos? En la web de cada entidad podremos revisar las condiciones de las cuentas, así como en comparadores financieros como HelpMyCash, y si no entendemos algo, no hay que dudar en preguntar al banco. Nunca deberíamos firmar algo que no comprendamos.
Con el cambio de cuenta, queremos evitar una fuerte vinculación con la entidad. No obstante, las cuentas con más ventajas (regalos, rentabilidad…) suelen ser las que requieren el cumplimiento de más requisitos. En el caso de elegir una de ellas, debemos asegurarnos de poder asumir las condiciones. De lo contrario, podemos pagar las consecuencias, que pueden suponer el cobro de comisiones o la devolución del regalo.

Además de los requisitos y las ventajas, debemos fijarnos en la cantidad de canales que la entidad pone a nuestra disposición para operar. Algunos bancos solo ofrecen sus servicios a través de una web o una app, mientras que otros disponen de todos los canales gratuitos: web, app y oficinas. En función de nuestro tipo de operativa como clientes, nos encajará más una cuenta u otra.

La cantidad de cajeros también es un factor importante, sobre todo para aquellos que retiran efectivo con frecuencia. Entidades bancarias como Santander, BBVA o CaixaBank ofrecen miles de cajeros gratuitos propios a sus clientes, mientras que otras como ING, Banco Mediolanum o EVO Banco cuentan con una red propia más escueta, pero permiten retirar efectivo de casi todos los cajeros en España gracias a acuerdos con otras redes de cajeros.

appsespana

Las apps han representado un cambio en la economía tal cual la conocíamos. De hecho, tras su aparición, la economía ha mutado de forma significativa al asimilar su papel como nuevo factor de creación de valor. Esto es lo que se ha denominado como economía de las apps.

Así es, expertos como Esteve Almirall de Esade, han señalado que las apps se han convertido en un nuevo factor de creación de valor, por su gran trascendencia e importancia. Ante las apps hay millones de empleos que se hacen posibles tanto para su creación como para su distribución.

Por eso, analizar la economía de las apps en España se hace tan relevante. En efecto, tal y como indica el comparador financiero y de préstamos online rápidos WannaCash.es, tan solo en nuestro país se han creado 76.000 empleos a raíz de la irrupción de la “revolución de las apps”. Un dato llamativo a pesar de que actualmente España ocupa el séptimo puesto de los países europeos en este sentido.

El desarrollo de las plataformas

Analizando los cambios que se han dado, uno de los más importantes es que la innovación ya no se limita al ámbito de los dispositivos. Ahora la disputa está entre quienes ofrecen mejores aplicaciones, es decir, la lucha se libra en el espacio de las plataformas.

Pero crear aplicaciones eficientes, llamativas y útiles requiere de un gran trabajo de fondo. Sin ese background tal vez carecería de sentido hablar de economía de las apps. Sin embargo, como su existencia depende de la creación de valor y ocupación es importante comprender este hecho.

Nuevamente volviendo a España vale acotar que para el año 2018 la empresa Apple contaba con 1.415 empleados. Cifra considerable si se toma en cuenta que 10 años atrás antes la empresa contaba con diez veces menos esa cifra de empleados en el país.

¿Qué depara para el futuro?

España ha recuperado su rumbo y ha vuelto a crecer económicamente durante estos últimos años. Y, en cierta manera, el papel que cumplen las apps ha ayudado a que esto sea posible. Pues estamos ante lo que podríamos llamar un nuevo orden social.

Es importante apreciar en su justa medida la relevancia de las economía de las apps. En el contexto español esto es doblemente importante, primero para entender este fenómeno y luego para aportar un impulso extra ante tal movimiento que está ayudando a la recuperación de la economía nacional.

ahorro energia

Los últimos días de octubre traen consigo dos momentos que suelen abrir el debate en lo relativo al ahorro de electricidad y de gas. Por un lado, el ya habitual cambio de hora, que se hace efectivo el último sábado de mes. Por el otro, la celebración del Día del Ahorro Energético el 21 de este mes. Precisamente, con motivo de la jornada del ahorro, el comparador de tarifas de energía HelpMyCash.com ha recopilado las prácticas más sencillas y eficaces para rebajar las facturas en casa.

1- Revisa tu tarifa
Uno de los objetivos que nos proponemos todos los españoles año tras año es abaratar nuestros recibos energéticos. Debido a ello, existen infinidad de trucos en la Red que podemos poner en práctica. No obstante, de poco sirve cambiar nuestras costumbres si tenemos una tarifa de luz cara.

Para saber si nuestro contrato está desfasado o el precio del kWh está por encima de lo que se está ofreciendo actualmente en el mercado, basta con que tomemos una de las facturas y comprobemos cuánto pagamos. Con este dato, solo tendremos que acudir a un comparador, como el de HelpMyCash, y contrastar precios.

Si detectamos que estamos pagando de más, es el momento de solicitar un cambio de tarifa o compañía. Las comercializadoras grandes ofrecen mejores precios y condiciones en sus tarifas online. De igual forma, no debemos dejar a un lado a las compañías más pequeñas, ya que algunas cuentan con propuestas realmente interesantes.

2- Consume de forma inteligente
Con una buena tarifa de luz, tenemos la base para empezar a ahorrar. Ahora bien, para ello deberemos ser responsables, es decir, consumir con cabeza. Podemos atacar por tres vías: aprovechar la energía gratuita, evitar que los aparatos gasten de más y eliminar el consumo fantasma.

Así, por ejemplo, viviendo en un país en el que tenemos sol (prácticamente) todo el año, debemos aprovecharlo. Por ello, si mantenemos las persianas subidas a lo largo del día, conseguiremos reducir el consumo eléctrico de las lámparas y subir unos grados la temperatura sin gastar un céntimo. Eso sí, cuando caiga la noche es importante bajar las persianas y correr las cortinas, de modo que no perdamos el calor generado.

Otro de los trucos que no podemos pasar por alto es el de tener a punto todos los aparatos. En este grupo englobamos el mantenimiento de los aparatos de climatización, la nevera, el congelador… Cuanto más limpios y cuidados los tengamos, menos energía requerirán para funcionar correctamente. Lo mismo sucede con las bombillas, que si no les quitamos el polvo no podrán proyectar toda la luz que generan.

Por último, no debemos olvidarnos de desconectar las máquinas que no utilizamos. Pese a lo cómodo que nos puede resultar tener algunos aparatos en stand by, este modo consume energía sin ofrecer ninguna ventaja al usuario. Por ello, si no vamos a necesitar el televisor, el ordenador o cualquier otro aparato en horas, es mejor desconectarlos por completo. Para facilitarnos la tarea, podemos utilizar las regletas.

3- Invierte un poco para conseguir un mayor ahorro
El último escalón del ahorro requiere de medidas excepcionales. Y es que no siempre es suficiente con tener una tarifa económica y ser eficientes con nuestro consumo. ¿El motivo?


Nuestra propia casa.

Gran parte de los inmuebles españoles tienen una mala calificación energética. Esto significa que requieren más energía para ser confortables. Esto suele pasar cuando hay un problema con el aislamiento térmico, por ejemplo.

Por lo tanto, si hemos puesto en práctica todo lo anterior y no notamos una mejora en los recibos, es posible que necesitemos revisar el estado de nuestra vivienda. Para ello podemos contratar los servicios de un certificador energético, que hará un estudio del piso para detectar posibles problemas. A partir de aquí, bastará con aplicar las recomendaciones del experto para mejorar nuestra situación.

Aunque pensemos que mejorar el aislamiento de nuestra vivienda puede suponer pagar una elevada cifra, algunos pequeños gestos pueden paliar la situación sin que se resienta nuestro bolsillo. Por ejemplo, utilizar burletes en las ventanas y puertas evitará que entre frío (o se pierda el calor de las habitaciones) y podemos encontrarlos desde tres euros.