arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

helpmycash

Debido a su facilidad de uso y la inmediatez que nos ofrecen las tarjetas de crédito, son muchos los usuarios que las utilizan como método habitual de financiación para sus gastos, prueba de ello es que en agosto había acumulado 10.379 millones de euros de saldo pendiente en tarjetas de crédito con método de pago aplazado, de acuerdo con los últimos datos publicados por el Banco de España. Las tarjetas son una gran herramienta financiera; no obstante, un mal uso en la forma de utilizarlas puede hacer que paguemos casi 3 veces más que con otras formas de financiación, según informa el comparador financiero HelpMyCash.com.

El error que hace que pagues de más con tus tarjetas

Muchas tarjetas de crédito nos permiten obtener un límite de crédito bastante alto que puede llegar hasta los 8.000 euros, una cantidad que muchos créditos también nos permiten obtener. Pero mientras que los intereses medios de una tarjeta rondan el 21 %, con los créditos estos intereses son del 8,5 % aproximadamente. El error está en no utilizar un préstamo personal cuando es posible para pagar menos intereses y quedarnos con la tarjeta de crédito para financiar gastos grandes.  

Para verlo de manera más clara, el comparador HelpMyCash.com ha hecho una simulación de cuánto tendríamos que pagar en intereses y la mensualidad a la que tendríamos que hacer frente con una tarjeta o un préstamo para una financiación de 8.000 euros a reembolsar en cinco años.

helpmycash tarjetas


La diferencia entre ambos tipos de financiación es de 3.137 euros, unos intereses casi tres veces más altos con una tarjeta de crédito y con una cuota mensual de 52 euros más elevada. Es por esto que siempre es recomendable acudir a los métodos de financiación con intereses más bajos siempre que las características del crédito se adecúen a la finalidad que deseemos.

Cuándo deberíamos utilizar las tarjetas

Estas cifras no significan que las tarjetas no sean un buen método de financiación. Estos “plásticos” son una gran alternativa para conseguir dinero a crédito si sabemos cómo usarlas correctamente. Ante todo es importante saber cuáles son los gastos que podemos o no financiar. Las tarjetas están diseñadas para hacer frente a gastos un poco más altos de lo normal y que preferimos pagar al mes siguiente o en varios meses como la compra de un nuevo electrodoméstico o los billetes de un viaje.

Por ejemplo, un gasto de 500 euros con nuestra tarjeta de crédito al 21 % y pagado a 3 meses generará solo 17 euros en intereses, una cifra no demasiado alta y que nos permitirá repartir un gasto elevado en varias cuotas.

La clave para el buen uso de las tarjetas es saber cuánto debemos utilizarlas y en cuántos meses deberíamos pagar el saldo dispuesto y hacerlo al mes siguiente sin intereses si nuestra economía nos lo permite.