arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

tarjetas credito

Tarjetas contactless, móviles, pulseras, gafas, incluso guantes… las formas de pago hoy en día son de lo más variopintas y las noticias sobre dejar atrás el efectivo para siempre para parecernos más a nuestros vecinos escandinavos no dejan de salir. No obstante, España siempre ha sido un país de efectivo; ¿estamos preparados para vivir en una sociedad sin dinero en metálico? En 2017 las compras con terminales de punto de venta (TPV) superaron a las retiradas de efectivo en cajeros, tanto en número de operaciones como en importes, de acuerdo con el último informe publicado por el Banco de España. Además, según el mismo informe, el número de datáfonos en España ha aumentado hasta alcanzar más de 1,7 millones, mientras que el número de cajeros lleva estancado cuatro años alrededor de las 50.000 unidades.

Cómo de fácil es realizar compras con pagos electrónicos
En España contamos con todos los elementos para poder pagar sin efectivo, nos explica el comparador financiero HelpMyCash.com. De hecho, el 67 % de los comercios en España disponen de un datáfono (físico o virtual), de acuerdo con el Barómetro de medios de pago para empresas de Mastercard. Además, cuando entre en vigor la nueva Directiva Europea 2015/2366, todos los profesionales y comercios deberán aceptar pagos electrónicos si la compra supera los 30 euros.

No obstante, son las pequeñas compras y comercios de poco tamaño no tan relacionados con el sector servicios los que suponen un problema para aceptar otro método de pago. Aunque parezca contraproducente no aceptar el pago de otra manera más que con efectivo, las comisiones que las entidades cobran por las compras de los datáfonos hacen que muchas empresas prefieran poner mínimos o directamente no contar con un datáfono para evitarlas.

Alternativas gratuitas para pagar sin efectivo
Si estamos decididos a dar un paso hacia delante y dejar las monedas y billetes en el banco, existen muchas alternativas para pagar sin efectivo, además de las tarjetas de débito y crédito. De hecho, el 70 % de las grandes entidades bancarias en España cuenta con una aplicación móvil propia para realizar pagos y un 85 % tiene acuerdos con distintas empresas intermediarias para ofrecerlo a sus clientes siendo Apple Pay la más común (40 %), seguida por Samsung Pay (30 %) y Google Pay (5 %), de acuerdo con un estudio realizado por HelpMyCash.com.

Aunque las opciones para pagar con el móvil son bastante extensas, lo cierto es que en España no tenemos muchas otras alternativas. La oferta de las entidades para solicitar pegatinas contactless para pegar en la parte posterior del teléfono o pedir una pulsera con tecnología sin contacto es muy escasa. Actualmente podemos encontrar, como indicábamos al comienzo del artículo, aunque todavía no en nuestro país, que cualquier objeto es susceptible de convertirse en un método de pago válido.

Nuestro país va por el camino de generalizar los pagos electrónicos y todo parece indicar que ni el efectivo ni las tarjetas serán los métodos más comunes de pago de aquí a unos años, pero tampoco desaparecerán del todo.