arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

tarjetas credito

Ver los precios en el surtidor cada vez que llenamos el depósito es sinónimo, la mayoría de las veces, de llevarnos las manos a la cabeza. El precio de la gasolina es una de las principales preocupaciones de los conductores que tienen que coger su coche con bastante frecuencia. Cuando hacemos números a final de mes, darle de comer a nuestro vehículo se lleva una buena parte de los ingresos si lo usamos a diario para ir a trabajar o llevar a nuestros hijos al colegio. Por este motivo, no solo es importante aprovechar las bajadas de precio para ahorrar. Elegir bien el método de pago puede hacer que reduzcamos aún más la cifra.

Dos semanas de bajada

Según los datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea, el litro de gasóleo se ha situado en 1,232 euros esta semana, lo que supone una caída del 0,4 %. Se trata de un descenso que ya suma 14 días consecutivos y que rompe con la tendencia de más de dos meses de subidas de precios. Las cifras que se han registrado esta semana sitúan el precio del carburante en niveles similares a diciembre de 2014. Por su parte, la tendencia que ha sufrido la gasolina es bastante similar. Cae un 0,37 % hasta 1,328 euros el litro.

Aunque la bajada en el precio del carburante suponga un respiro para los conductores, su cifra actual supone un incremento de casi el 9 % con respecto a los valores registrados a principios de año. Según los precios actuales, llenar el depósito de gasolina supone un desembolso de 73,04 euros, mientras que poner diésel a nuestro coche es aproximadamente seis euros más barato. No obstante, es más barato pasar por un surtidor en España que en la mayoría de los países europeos. Ahorramos alrededor de cuatro céntimos por litro.

Si pagas con efectivo estás desaprovechando la oportunidad de ahorrar

Pagar en la gasolinera no solo es cuestión de efectivo, también de tarjetas. En el mercado es posible encontrar tarjetas con descuentos en gasolineras que se adaptan a los hábitos de consumo de la mayoría de los usuarios. Según los datos que ha podido obtener HelpMyCash, de todas las tarjetas que tienen promociones en carburante que existen en el mercado, el 89,5 % son tarjetas de crédito.

No obstante, también existen tarjetas de débito con las que obtendremos ventajas si las pasamos por el datáfono. Sin embargo, el abanico de opciones es más reducido y puede que los descuentos que nos encontremos sean distintos a los que nos ofrecen las de crédito. Si estamos buscando pagar de forma inmediata, serán las que mejor se adapten a nuestras necesidades. El dinero se nos descontará de la cuenta en el mismo momento en el que el plástico sea aceptado. Antes de elegir, es importante valorar qué promociones son las que nos interesan más.

Los porcentajes de descuento son las ventajas más comunes


Son varios los tipos de promociones que incluyen las tarjetas con descuentos en compras. Por lo tanto, aspectos como dónde solemos llenar el depósito, la cantidad que gastamos al mes en carburante o si estamos dispuestos a aplazar la compra nos van a resultar realmente útiles para decantarnos por un producto u otro. De todos los productos con estas características, el 84,2 % ofrece a los titulares la devolución de una parte del gasto que han realizado en forma de porcentaje que se sitúa entre el 2 % y el 6 %. No obstante, los porcentajes más altos suelen incluir como condición que paguemos en varias mensualidades con el correspondiente coste de intereses.

En otros casos, el descuento está indicado por una cantidad específica por cada litro que le pongamos a nuestro coche. Esta cifra suele rondar los siete céntimos. Si nos interesa más esta forma de recuperar un porcentaje de la compra, debemos tener en cuenta que las opciones entre las que podemos comparar para elegir la tarjeta que llevaremos en nuestra cartera se reducen.

No todas las gasolineras son iguales. Por lo tanto, debemos tener este aspecto en cuenta en el caso de que solamos repostar en un determinado surtidor. Galp, Shell y Repsol son las estaciones de servicio asociadas habitualmente a los descuentos de las tarjetas. Así que, si los números son atractivos, podemos cambiar de estación buscando que nuestro bolsillo sufra menos. Por lo tanto, notaremos aún más esta bajada del precio del carburante en nuestra cuenta a final de mes.