movil 3

Apple Pay, Samsung Pay, Google Pay, los wallets de los bancos… Las entidades financieras y las grandes tecnológicas han dedicado muchos recursos a promover el pago por el móvil a través de sus aplicaciones. Sin embargo, como afirman desde el comparador bancario HelpMyCash.com, esta opción todavía no goza de mucha popularidad en España. Y es que según un estudio elaborado por UniversalPay, solo el 15% de los consumidores utiliza su smartphone habitualmente para abonar las compras, frente al 72,5% que aún se decanta por usar una tarjeta de crédito o de débito.

Mejor con tarjeta o efectivo
Por el momento, las tarjetas físicas se imponen por goleada a las aplicaciones para pagar a través del teléfono móvil. Y, de hecho, su uso no para de crecer: el informe de UniversalPay asegura que estos plásticos eran la opción preferida para el 51% de los encuestados el año pasado, así que el empleo de tarjetas de débito o de crédito para abonar compras diariamente ha subido en más de 20 puntos porcentuales.

Pero no es necesario consultar encuestas para darse cuenta del auge que han experimentado las tarjetas bancarias durante el último lustro. Según HelpMyCash.com, basta con observar la evolución del número de tarjetas en circulación: 83,7 millones en 2018, lo que supone un incremento del 5,60% respecto al año pasado (datos del Banco de España).

¿Y qué hay del efectivo? Según el estudio de UniversalPay, el 65,9% de los consumidores todavía pagó habitualmente sus compras en metálico en 2018. No obstante, el 60% de los encuestados considera que, en un futuro próximo, nos convertiremos en una sociedad sin dinero físico. Del resto, un 24% cree que eso nunca sucederá, un 4% asegura que ya lo somos y un 24% matiza que seguirá pagando en cash aunque su uso prácticamente desaparezca.

Los bancos ganan a las tecnológicas
En cuanto al pago móvil, parece que el esfuerzo de las grandes empresas tecnológicas para hacerse un hueco en este sector no ha tenido recompensa por el momento. Desde UniversalPay comunican que el 42% de los consumidores usó la aplicación de su banco para llevar a cabo estas operaciones el año pasado, mientras que el resto empleó Apple Pay (26%), Google Pay (22%) y Samsung Pay (5%).

De todos modos, los bancos no ven a estas compañías como una amenaza, sino como una oportunidad. Según el comparador HelpMyCash.com, muchas entidades permiten vincular sus tarjetas a estas aplicaciones. Por ejemplo, los clientes de Bankia y de BBVA pueden utilizar Apple Pay, Samsung Pay y Google Pay, mientras que los de Banco Santander y CaixaBank pueden emplear las dos primeras.

¿Despegará el pago móvil?
Así las cosas, aunque el pago a través del móvil no sea el más popular, actualmente ya se cuentan con todas las facilidades para utilizarlo. Por lo tanto, no es descabellado pensar que esta opción podría ser la preferida de los compradores en un futuro. En ese sentido, un tercio de los consumidores entrevistados por UniversalPay cree que el smartphone será el medio de pago más empleado en los dos próximos años.

Ese porcentaje es aún más alto entre los comercios consultados: un 43,5% manifiesta que el pago por el móvil será el más utilizado en 2020, mientras que un 60% cree que lo será dentro de cinco años. El futuro dirá si esas predicciones se confirman o si los consumidores se siguen decantando por opciones más convencionales.