arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

carenciahipotecaria

Las diferencias económicas entre las comunidades autónomas españolas más y menos ricas son de sobra conocidas. Lo que no es tan habitual es que los habitantes de dos zonas con un nivel parecido de renta como Cataluña y la Comunidad de Madrid paguen algo muy distinto por el mismo servicio. Y es, precisamente, lo que ocurre con la financiación de la vivienda: de media, según el Colegio de Registradores de España, el interés aplicado sobre los catalanes fue un 20,44% más alto en el primer trimestre de 2019 que el ofrecido a los madrileños. ¿A qué se debe ese desequilibrio? Un estudio elaborado por el comparador financiero HelpMyCash.com afirma que, probablemente, se explica por la mayor contratación de hipotecas fijas de los primeros y por el mejor perfil de los segundos.

Los catalanes prefieren el tipo fijo
La Estadística Registral Inmobiliaria (ERI) del Colegio de Registradores revela que las hipotecas firmadas en Cataluña durante el primer trimestre de 2019 tenían un interés del 2,71%, mientras que el de las contratadas en la Comunidad de Madrid fue del 2,25%; un valor significativamente inferior. Según los analistas de HelpMyCash.com, una de las causas de esa diferencia podría ser la mayor inclinación de los catalanes a contratar préstamos con un tipo fijo.

Y es que en Cataluña, según la ERI, el 51,59% de las hipotecas contratadas en ese período fueron a tipo fijo; por solo el 29,07% de las firmadas en la Comunidad de Madrid. Los intereses fijos aplicados por la banca son más altos que los variables (ligados a un euríbor que cotiza en negativo), así que esto podría explicar, en parte, por qué a los catalanes se les cobra más por un préstamo hipotecario.

De hecho, las tres comunidades con un interés hipotecario más alto tuvieron un alto porcentaje de hipotecas fijas firmadas respecto al total de contrataciones: Cataluña (51,59%), Canarias (40,02%) y Galicia (49,42%). Por el contrario, el País Vasco (26,11%), Navarra (36,80%) y la Comunidad de Madrid (29,07%), las tres regiones con un menor tipo, presentaron un volumen de hipotecas fijas sensiblemente inferior.

El IAJD, poco relevante
Eso no explica, sin embargo, por qué en Cataluña se aplica un interés variable medio del 2,27% y un tipo fijo medio del 3,13% y en la Comunidad de Madrid este es mucho más bajo (2,01% y 2,69%, respectivamente). Uno de los motivos podría ser el mayor impuesto sobre actos jurídicos documentados (IAJD) que pagan los bancos en tierras catalanas, que podrían haber trasladado al precio de las hipotecas otorgadas en esa comunidad autónoma.

Ese tributo es del 0,75% en la región madrileña y del 2% en Cataluña, aunque en el primer trimestre de 2019 era algo más bajo (1,5%). No obstante, los analistas de HelpMyCash.com no creen que el IAJD influya mucho en la diferencia de precios de ambas comunidades. Justifican su afirmación en que en el primer trimestre de 2018, cuando ese impuesto lo pagaba el cliente y no el banco, el interés aplicado sobre los catalanes ya era un 21,42% más alto que el ofrecido a los madrileños.

Desde el comparador descartan también que una de las razones principales de esa diferencia de precio sea el complicado clima político que se vive desde hace unos años en Cataluña y, muy especialmente, desde el 1 de octubre de 2017. Argumentan que la brecha entre el interés aplicado en una y otra comunidad empezó a ampliarse ya en el primer trimestre de 2017, coincidiendo con un boom de firmas de hipotecas fijas en la región catalana (51,15% respecto al total).

El perfil del hipotecado, mejor en Madrid
En cambio, sí consideran que la mejor situación económica de los solicitantes de préstamos hipotecarios en la Comunidad de Madrid puede explicar, en parte, por qué se les aplica un interés más bajo. Y es que aunque el nivel de renta sea parecido entre ambas regiones, siete de los diez municipios más ricos de España son madrileños, mientras que solo hay uno catalán (Sant Cugat del Vallès) dentro de esa lista.

Fuentes bancarias consultadas por HelpMyCash.com confirman esa teoría. Según estas entidades, “el perfil del comprador es mejor en Madrid y por ello se ajusta más el precio”. Dicho en otras palabras, el que se hipoteca en la comunidad de la capital de España puede presentar un mayor nivel de renta y de ahorros que el que lo hace en Cataluña; de ahí que se le aplique un tipo menor.