arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

tarjetas 1

Las tarjetas de crédito son un producto caro. De media, su tipo de interés se sitúa alrededor del 19%, según las estadísticas del Banco de España. A pesar de que su precio medio ha caído ligeramente durante los últimos meses a raíz de la sentencia que emitió el Tribunal Supremo en marzo en la que consideraba que un coste del 27% TAE era usurario, su interés sigue siendo muy superior al de los préstamos personales.

 

Sin embargo, no hace falta renunciar a la comodidad de estos plásticos ni abonar unas tasas de interés demasiado altas al financiar una compra. Algunos bancos nos permiten financiar compras puntuales con tarjetas de crédito sin intereses; en su lugar, explican los expertos del comparador de productos financieros HelpMyCash.com, la entidad cobra una comisión que puede ser, incluso, de menos de cinco euros. Por lo general, las tarjetas que ofrecen este tipo de compras aplazadas bonificadas permiten activar el servicio a través de la banca online (app o web) o por teléfono. Basta seleccionar la compra que se quiere financiar con este sistema y escoger el número de meses durante el cual se quiere pagar.

 

Sin intereses y con la devolución de hasta el 3% de las compras

La tarjeta de crédito WiZink Plus ofrece este servicio: sus titulares pueden fraccionar el pago de sus compras de entre 80 y 1.000 euros en tres meses sin pagar intereses. La comisión de gestión varía en función del importe aplazado: 2,5 euros para compras de 80 a 350 euros; 10 euros si el importe no supera los 500 euros; 15 euros para compras de hasta 800 euros, y 25 euros para importes de hasta 1.000 euros. Por ejemplo, para una compra de 350 euros, la TAE sería del 4,40% y el coste de la operación, de 2,5 euros. El tipo de interés para el resto de las operaciones es del 21,94% TAE, salvo si se fija el pago a fin de mes sin intereses, que no tiene ningún coste.

 

WiZink no cobra ni por la emisión ni por el mantenimiento de la tarjeta Plus y, además, devuelve al cliente el 3% del importe mensual que gaste en dos de las siguientes cuatro categorías: alimentación, ocio, viajes y moda. La bonificación máxima será de seis euros al mes y se aplica también sobre las compras pagadas a fin de mes sin intereses. Además, aquellos que la contraten ahora se llevarán 30 euros de regalo si gastan como mínimo 300 euros durante los tres primeros meses.

 

Otro plástico con el que podremos aplazar nuestras compras sin intereses es la Visa Clásica de Laboral Kutxa, que tampoco tiene cuota de emisión. La entidad permite aplazar compras de entre 100 y 2.000 euros con una comisión de cinco euros si se fracciona en tres meses, 20 euros (seis meses), 30 euros (nueve meses) o 40 euros (un año). Así, para un importe de 350 euros a devolver en tres meses, la TAE sería de solo el 9,03% y el coste final, de cinco euros. Los titulares de la Visa Clásica también pueden pagar sus compras el día 1 de cada mes sin intereses ni gastos o recurrir al sistema clásico de pago aplazado con intereses.

 

La tarjeta de crédito Tú de Abanca, la que entrega la entidad a los clientes que abran la Cuenta Clara, permite aplazar compras sin intereses durante un plazo de hasta un año, pero en este caso, en lugar de una tarifa fija, aplica una comisión porcentual: 1% para un plazo de tres meses, 2% (seis meses), 3% (nueves meses), 3,5% (diez meses) y 4% (un año). Así, por ejemplo, para una compra de 350 euros y un plazo de tres meses, la TAE sería del 6,22% y la comisión, de 3,50 euros. También se puede pagar a fin de mes sin intereses o establecer una cuota fija mensual sobre el saldo dispuesto, en cuyo caso el interés será del 14,42% TAE. Como las tarjetas anteriores, no tiene cuota de alta.

 

La Tarjeta SIN de Banco Sabadell es una tarjeta de crédito a tres meses sin intereses. Todas las compras de entre 50 y 3.000 euros se dividen automáticamente en tres meses al 0% TIN con una comisión fija de cuatro euros mensual. Para una compra de 350 euros fraccionados en tres meses, el coste sería de 12 euros y la TAE, del 23,36%. La tarjeta es gratuita para los titulares de las cuentas de la gama Expansión y no admite otra forma de pago.

Cuanto antes devolvamos el dinero, mejor

 

Usemos la tarjeta que usemos, antes de acercarla a un datáfono debemos ser conscientes del tipo de sistema de pago que está activado, advierten desde HelpMyCash. Si no solemos aplazar el pago de las compras, podemos dejar activo el pago a fin de mes sin intereses, siempre que la tarjeta ofrezca este sistema, y a través de la app o la web de la entidad aplazar compras concretas si nos lo permite. Además, podemos comprobar si nuestra tarjeta aplica intereses más bajos o, directamente, nulos si se usa este sistema.

 

En el caso de que nuestra tarjeta no nos permita aplazar compras puntuales sin intereses o con tipos bonificados y solo permita dividir el total del saldo dispuesto, debemos escoger un plazo o una cuota con la que podamos saldar la deuda lo antes posible para que los intereses de la transacción no se disparen y la amortización no se eternice.