arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

casa dinero suelo

España es un país tradicionalmente de propietarios y, por tanto, de herederos. Ahora, con la crisis sanitaria provocada por el coronavirus y el aumento del número de fallecidos, se espera que se produzca un incremento de las sucesiones. Una gran parte de ellas tendrán múltiples parientes con derecho sobre el legado y no es secreto para nadie que, en estas circunstancias, suelen surgir desavenencias. Pero ¿cuáles son las consecuencias de estos desacuerdos? ¿Qué otra dificultad nos podemos encontrar en el proceso de vender un piso heredado? A continuación, resolvemos estos interrogantes.

 

La falta de acuerdo

El grado de consenso entre los herederos puede, sin duda alguna, facilitar el proceso para vender un piso heredado o, por el contrario, hacerlo cuesta arriba. Esto se debe a que la aceptación de una herencia puede tardar, como mínimo, unos dos o tres meses según el bufete Lean Abogados, pero si uno o varios de los herederos no están de acuerdo con el reparto, el proceso de adjudicación puede tardar años.

Esto se debe a que, en este caso, es probable que no quede otro remedio que ir a juicio para dividir la herencia. Según Arriaga y Asociados, si uno de los sucesores no tiene la voluntad de aceptar el legado y su parte representa más del 50% de la masa hereditaria, la resolución del asunto puede llegar a tardar hasta cuatro años.

 

Y hasta que la herencia no esté totalmente repartida entre todos los herederos, no podremos vender el piso heredado, ya que no seremos los dueños legales del inmueble, explican fuentes del comparador financiero HelpMyCash.com.

 

¿Qué pasa si el conflicto surge porque una de las partes no quiere vender después de aceptar la herencia? En este caso, al haberse producido el cambio de titularidad, estamos hablando de una situación de copropiedad. Para disolverla, será necesario dividir la cosa común, bien sea a través de una extinción de condominio para que la parte que no quiere vender se quede con la casa (compensando al resto de herederos) o mediante un juicio que acabará con la venta de la propiedad en subasta pública.

 

La falta de acuerdo no es el único obstáculo para vender un piso heredado

Otro de los obstáculos habituales con el que se pueden encontrar los herederos para aceptar un legado es la negativa o las trabas que ponen las entidades bancarias para permitir el pago de los impuestos de la herencia con el dinero del fallecido.

 

Esto es totalmente legal, pero los bancos no lo ponen fácil. Es común que pidan documentación adicional a los herederos y, a medida que estos lo van solucionando, siempre aparecen requisitos nuevos por parte de los departamentos de asesoría jurídica de las entidades, según el Grupo Hereda. Esto retrasa el abono de los impuestos y pone en un aprieto a los sucesores que, generalmente, quieren resolver rápido el asunto para poder finalizar el trámite y vender el piso heredado.

 

Para resolver esta situación, desde el comparador financiero HelpMyCash aconsejan que los herederos presenten toda la documentación solicitada, insistan y presionen a los bancos y se armen de paciencia, ya que si el fallecido les dejó dinero en efectivo no tienen por qué pagar los impuestos de la herencia de su bolsillo.