arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

banco tramite

Muchos clientes de la gran banca española han sufrido la aplicación de nuevas condiciones en sus cuentas a lo largo de 2020 y es justo lo que les ocurrirá a partir del 1 de octubre a los clientes de CaixaBank. La entidad modificará su política comercial de cuentas, unificando sus servicios y ventajas con una cuota cerrada que puede ascender a los 240 euros anuales para los clientes no vinculados. Estos pasarán a pagar una tarifa fija de 60 euros trimestrales por el mantenimiento de sus cuentas, las transferencias estándares en euros o la tarjeta de crédito asociada si no se vinculan, entre otros servicios incluidos en la tarifa.

 

Se trata de una tarifa muy alta, pero también muy fácil de evitar. Domiciliando ingresos regulares o manteniendo un saldo superior a 20.000 euros en determinados productos de inversión y domiciliando recibos o haciendo un uso mínimo con la tarjeta de crédito, los clientes pueden reducir esta comisión a cero.

 

Pero ¿y si el cliente no está interesado en aceptar la vinculación? En ese caso, el banco catalán dispone la Cuenta imagin, la cuenta móvil de CaixaBank sin requisitos ni comisiones. Sin embargo, es una opción algo más limitada: su operativa es 100% móvil y la oferta de productos contratables desde la app es más reducida.

Aquellos clientes dispuestos a vincularse a cambio de eliminar costes podrían pensar: ¿es CaixaBank la entidad que más me da por mis ingresos? ¿Existen bancos que ofrezcan más ventajas por domiciliar una nómina, además de la gratuidad de los servicios básicos de la cuenta? Los expertos del comparador de productos financieros HelpMyCash.com revelan cuáles de los principales bancos de España ofrecen más a cambio de que el cliente se case con la entidad.

 

Más baratos y con más ventajas

Tal y como afirma el comparador tras analizar la oferta de cuentas bancarias de seis bancos con fuerte presencia en España (CaixaBank, BBVA, Santander, Sabadell, Bankinter e ING), los dos bancos naranja son las entidades que menos cobran si el cliente no cumple los requisitos de sus cuentas y, además, son los que están ofreciendo más ventajas a los clientes que traen su nómina a la entidad.

 

Por un lado, ING no cobra gastos de mantenimiento por la cuenta o por las tarjetas de débito y de crédito aunque el titular no cumpla sus condiciones que, de hecho, sirven para mejorar los servicios prestados y no para eliminar gastos. Domiciliando una nómina, pensión o prestación por desempleo de cualquier importe o recibiendo una transferencia mensual de al menos 700 euros, ING ofrece descuentos en comercios y gasolineras y hasta dos días de descubierto gratuitos, un servicio que suele generar gastos superiores a 30 euros en la mayoría de los bancos.

 

Por su lado, Bankinter se posiciona como el banco con la cuenta más rentable del mercado, ya que su cuenta nómina paga un 5% TAE por los primeros 5.000 euros del cliente durante un año entero. Tanto los nuevos clientes como los que ya pertenezcan al banco pueden acceder a la rentabilidad y a las ventajas de la cuenta al domiciliar ingresos fijos superiores a 800 euros al mes, tres recibos al trimestre y realizar tres compras con tarjeta, también al trimestre. No obstante, en caso de no cumplir los requisitos de la cuenta, la entidad dejaría de rentabilizar los ahorros y empezaría a aplicar costes de mantenimiento por la cuenta (45 euros anuales) y por la Tarjeta Combo asociada (60 euros anuales).

 

Finalmente, BBVA no requiere del cumplimiento de demasiados requisitos para no pagar comisiones, explican desde HelpMyCash.com; de hecho, ofrece una cuenta gratuita y sin condiciones de vinculación para los nuevos clientes de la entidad, la Cuenta Online Sin Comisiones de BBVA. Esta cuenta es gratuita (no cobra por las transferencias ni por la tarjeta de débito) aunque el cliente no domicilie sus ingresos ni cumpla ningún requisito de vinculación.

 

Por otra parte, su cuenta nómina, la Va contigo, es gratuita si cumplimos una única condición de la larga lista de opciones que ofrece el banco para no pagar costes: domiciliar una nómina de más de 800 euros, una pensión o prestación por desempleo de al menos 300 euros, ingresar más de 2.500 euros al trimestre, contar más de 60.000 euros en productos gestionados por BBVA o disponer de 1.000 euros en acciones de BBVA. Esta cuenta tiene más ventajas que la anterior: anticipo de nómina, gestor personal, tarjeta de crédito gratuita… Pero, como en los casos anteriores, incumplir las condiciones genera gastos, en este caso, una comisión de mantenimiento por la cuenta de 100 euros anuales y de 28 euros por la tarjeta de débito.

 

Más caros y menos extras

El Sabadell es de las entidades con unas condiciones más exigentes para eliminar comisiones por la operativa básica o por el mantenimiento de las tarjetas. De su catálogo de cuentas, la Cuenta Expansión Premium es la que dispone de unos requisitos más fáciles de cumplir: domiciliar ingresos regulares superiores a 700 euros y, además, contratar productos que generan gastos para el cliente, a escoger entre un seguro gestionado por la entidad, un contrato de autorenting o disponer de 10.000 euros en productos de inversión en el banco. Si se incumplen las condiciones, el titular podría llegar a pagar 200 euros anuales en concepto de comisión de mantenimiento de la cuenta, 30 euros por la tarjeta de débito y 47 por la de crédito, según su libro de tarifas máximas.

 

La siguiente entidad con una comisión de mantenimiento más elevada es Banco Santander, que alcanza los 144 euros anuales si no se cumplen las condiciones de su Cuenta Zero. Se trata de la cuenta nómina principal de la entidad y exige domiciliar ingresos de cualquier tipo y, además, cumplir un requisito adicional: realizar seis movimientos con tarjeta o pagar al menos tres recibos en la cuenta al trimestre. Las tarjetas de débito y crédito, en cambio, son gratuitas siempre. La entidad presidida por Ana Botín tampoco ofrece grandes ventajas a cambio de la vinculación de los clientes, únicamente elimina las comisiones por la operativa más habitual de la cuenta o por las extracciones de efectivo a débito de los cajeros Santander en todo el mundo.