arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

ahorrar

El ahorro de los hogares españoles se ha situado en un 10,6% sobre su renta disponible en el primer trimestre del año, según los datos del Instituto Nacional de Estadística. Este dinero extra puede ser un punto de partida para que aumente la inversión y el interés por rentabilizar el dinero en las familias españolas. Como explican los expertos del comparador financiero HelpMyCash.com, es importante organizar bien las finanzas, tener claras las ideas clave para empezar a invertir y aprovechar esta rentabilidad para compensar la inflación, que sino irá comiéndose poco a poco parte de este dinero.

 

Tomar en cuenta la regla 50/30/20

Los ingresos que se tienen de forma mensual requieren una buena administración para llegar a fin de mes sin sobresaltos y no debe faltar una parte para el ahorro e inversión de cara al futuro. Por eso, la regla 50/30/20 es una forma sencilla de organizar el dinero sin olvidar ningún aspecto.

 

¿Qué quiere decir esta regla? Hace referencia a la distribución de los ingresos en porcentajes. Los expertos de HelpMyCash.com explican que la primera parte, la del 50%, indica que de los ingresos mensuales un 50% debería ser el porcentaje destinado a gastos fijos como vivienda, transporte y facturas. Por otra parte, el 30% está destinado a ocio y gastos prescindibles, también a los viajes que podemos hacer. Por último, el 20% es el porcentaje destinado a ahorrar e invertir. Es importante que esta parte del dinero esté generando rentabilidad, para sortear, al menos en parte, el efecto de la inflación y la pérdida de poder adquisitivo.

 

Cómo calcular el dinero que se destina a invertir

Una de las preguntas más recurrentes antes de empezar a invertir es qué cantidad de dinero debe estar destinada a estos productos de inversión. Dentro del 20% que se destina a ahorro e inversión, hay que dejar sin invertir el dinero que podamos necesitar como colchón si hay un imprevisto, así como el dinero que planeamos necesitar a corto plazo (es decir, si tenemos ahorrado un dinero para comprar un ordenador en un par de meses, no lo invertiremos). ¿Cómo se calcula el colchón de dinero para imprevistos o colchón de emergencia? Por lo general, debemos tener en mente los gastos fijos mensuales (por ejemplo, 1.000 euros) y multiplicarlo, al menos, por tres meses (es decir, 3.000 euros).

 

Los productos de inversión para sortear la inflación

Una vez tengamos identificada la cantidad de dinero para invertir, es el momento de encontrar un producto acorde con nosotros. Dependiendo del tipo de inversor que seamos podremos contemplar un mayor o menor riesgo de pérdida para la inversión, teniendo en cuenta que a mayor riesgo, mayor rentabilidad potencial. Además, el tiempo juega a favor de la inversión, ya que con un horizonte temporal más largo es posible beneficiarse de la tendencia al alza de los mercados y, por tanto, obtener más rentabilidad.

Como explican desde HelpMyCash.com, en el caso de ser inversores principiantes lo mejor es buscar productos de inversión que sean sencillos, como por ejemplo los fondos de inversión o los fondos indexados, que son activos fáciles de entender. Es importante controlar las comisiones que cobra cada entidad por contratar un fondo de inversión y buscar las más bajas. También debemos comprobar la rentabilidad histórica, que no garantiza la rentabilidad futura, pero nos puede dar una fotografía de lo que esperar.

 

Una opción sin riesgo: los depósitos para los más conservadores

Para los que no se sientan cómodos con la idea de invertir, siempre quedarán los depósitos a plazo fijo. Estos tienen la ventaja de que no hay apenas riesgo de pérdida sobre el dinero, ya que el capital está garantizado. Antes de contratarlos se establece un plazo en el que se recuperará el dinero y una rentabilidad, de forma que ya se conoce en qué momento se podrá disponer del dinero y qué cantidad de intereses se generarán. Actualmente los depósitos con rentabilidades más altas se ofrecen en otros bancos europeos y puede conseguirse hasta un 1,17% de rentabilidad por un depósito a plazo.