agencias inmobiliarias

El mercado inmobiliario está cambiando. Desde 2016 hasta la fecha, han ido apareciendo nuevos actores, que incorporan herramientas tecnológicas para simplificar los procesos de compraventa. Entre ellos se encuentran las agencias inmobiliarias online, quienes proponen un modelo de negocio donde el propietario tiene que participar en la venta, principalmente recibiendo a las visitas, a cambio de ahorrar una cuantía importante de honorarios.

Pero el nacimiento de las agencias online ha despertado algunas inquietudes y, por consiguiente, algunos mitos respecto de su funcionamiento. Desde el comparador financiero e inmobiliario HelpMyCash.com han recopilado y resuelto tres de ellos.

 

Las inmobiliarias online no cobran comisiones

Verdadero. Las agencias online no cobran comisiones, pero esto no significa que sean gratuitas. Por definición, una comisión es el porcentaje que percibe el agente por un producto que vende. Este es, en efecto, el modelo de honorarios utilizado por las inmobiliarias tradicionales, quienes cobran entre un 3% y un 7% del precio de venta del piso por sus servicios.

 

Pero el modelo de negocio de las agencias digitales es diferente, puesto que ofrecen packs de servicios por un precio fijo. De manera general, existen dos propuestas: las tarifas prepago, que se pagan al contratar a la agencia y cuyo coste oscila entre los 1.000 y los 2.000 euros; y las tarifas de éxito, en la que los honorarios son de entre 2.000 y 8.000 euros, dependiendo de la agencia y de la cantidad de servicios contratados, y se pagan con la firma de las arras. Así lo explica Paula Eseiza, experta inmobiliaria de HelpMyCash.

 

Solo se encargan de subir el anuncio a los portales inmobiliarios

Falso. Las inmobiliarias online se encargan de casi todos los pasos de una compraventa, con la excepción de las visitas y la gestión de alguna documentación, como la cédula de habitabilidad o el certificado energético. No obstante, en la mayoría de los casos, estos servicios se pueden contratar por un coste adicional, que varía en cada agencia.

 

De este modo, las inmobiliarias online se encargan de realizar la tasación de la vivienda, tomar las fotografías, crear el anuncio y publicarlo en los portales inmobiliarios (generalmente con planes Premium que le dan más visibilidad), gestionar las solicitudes de información, agendar las visitas, negociar con el comprador, redactar y firmar las arras y dejar lista la documentación para la firma de la escritura de compraventa, entre otras cosas.

 

No pueden ayudar con la venta de viviendas heredadas

Falso. Aunque en el ideario popular se crea que las inmobiliarias online no pueden ayudar con ventas más difíciles, como en casos de herencia o divorcio, muchas de estas agencias tienen acuerdos con despachos de abogados. La inmobiliaria online Housfy, por ejemplo, ofrece el servicio de aceptación de herencia a través de uno de sus colaboradores, aunque tiene un coste extra.

 

En definitiva, los servicios de estas inmobiliarias se pueden personalizar en función de las necesidades de cada vendedor. “Lo importante es que los propietarios investiguen cómo funcionan las inmobiliarias, tanto online como tradicionales, antes de contratarlas. Así pueden mantener una relación más honesta y transparente con su agente y evitan sorpresas desagradables”, asegura Eseiza. Pero también aconseja verificar toda la información que circula en la web antes de descartar un modelo de negocio, ya que, en algunos casos, las afirmaciones son mitos y no verdades.