arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

banco tramite

Domiciliar la nómina o la pensión en el banco tiene premio. Al menos media docena de entidades pagan hasta 300 euros a los clientes que domicilien sus ingresos en una cuenta corriente, aunque a cambio hay que asumir un compromiso de permanencia de uno o dos años.

 

Antes, lo habitual era tentar a los nuevos clientes con vajillas, televisores, smartphones o tabletas, pero durante los últimos años se ha impuesto el dinero en efectivo de regalo, explican los expertos del comparador de productos financieros HelpMyCash.com, que han rastreado el mercado en busca de los mejores regalos por domiciliar una nómina.

 

“Se trata de un gancho que permite a los bancos aumentar su notoriedad, ganar nuevos clientes e incrementar su base de usuarios vinculados”, explican fuentes del comparador. El banco se asegura de que el cliente mantendrá su nómina domiciliada en la cuenta mientras dure el compromiso de permanencia, ya que si no lo hace, tendrá que asumir una penalización. Durante ese tiempo, es probable que use la tarjeta asociada, domicilie recibos o, incluso, contrate otros productos como fondos, planes de pensiones, préstamos, etc.

 

Abanca y Bankoa pagan hasta 300 euros

Bankoa y Abanca pagan 300 euros por las nuevas domiciliaciones de nómina o de pensión si se cumple una permanencia de dos años. En el caso de Bankoa, la promoción estará activa hasta el próximo 30 de septiembre y los haberes tendrán que ser de al menos 1.500 euros al mes.

 

Por su parte, los clientes que quieran beneficiarse de la campaña de Abanca tendrán que domiciliar en la Cuenta Clara ingresos periódicos de un importe mínimo de 600 euros mensuales. La oferta de la entidad gallega está reservada únicamente a los residentes en Asturias. Para el resto, Abanca reduce el incentivo a 150 euros.

 

Liberbank regala 150 euros netos, en este caso a los que domicilien una nómina o pensión superior a 600 euros o seguros sociales de autónomo de más de 250 y asuman una permanencia de dos años.

 

Unicaja entrega una tarjeta con un importe de 150 euros netos a los clientes que domicilien una nómina de al menos 600 euros mensuales por primera vez en el banco. La entidad malagueña obliga al cliente a mantener sus ingresos durante un mínimo de dos años; no obstante, este compromiso solo se aplica a los clientes de 28 años o más.

 

Por otra parte, los titulares de una cuenta Santander One, Smart o Smart Premium, entre otras, podrán llevarse 100 euros brutos (81 euros netos) si domicilian una nómina, pensión o ingreso recurrente de al menos 600 euros al mes y lo mantienen durante un año.

 

Las promociones de Abanca, Liberbank, Unicaja y Banco Santander estarán vigentes hasta el próximo 30 de junio.

 

Openbank, la filial online del Santander, obsequia con 40 euros netos a los clientes, nuevos o actuales, que domicilien una nómina, pensión o prestación por desempleo de mil euros en su cuenta corriente. El importe se reduce a 600 euros en el caso de que el cliente tenga entre 18 y 31 años. La campaña, vigente hasta el 30 de septiembre, lleva aparejado un compromiso de permanencia de un año.

 

Cierra la lista de promociones Orange Bank. Es la entidad que menos dinero regala, pero es la que lo pone más fácil. Los nuevos clientes que hayan abierto una cuenta en el banco móvil entre el 8 de abril y el 30 de junio de este año se llevarán 10 euros al hacer un primer ingreso y un euro adicional por cada compra que paguen con tarjeta de débito o con el móvil, sea cual sea el importe, hasta un máximo de 15. En total, hasta 25 euros de regalo. Solo podrán participar en la promoción los que tengan una línea de móvil de contrato con Orange.

 

¿Tienen trampa estos regalos?

“Si el cliente acepta el regalo, deberá mantener su nómina, pensión o ingreso recurrente domiciliado en el banco durante el plazo que se establezca en las bases legales de la campaña”, explican los expertos del comparador HelpMyCash. “Si no lo hace, tendrá que asumir una penalización”, añaden.

En estos casos, la penalización suele consistir en la devolución de la parte del regalo proporcional al tiempo que reste hasta el fin de la permanencia. Así, por ejemplo, un cliente que haya recibido un abono de 200 euros a cambio de asumir una permanencia de dos años, tendría que devolver cien euros si rompiese su relación con el banco un año antes del vencimiento.

 

Por otra parte, antes de aceptar un regalo del banco, es importante preguntar si el incentivo anunciado es neto o bruto. Y verificar cuál es el importe mínimo de la nómina para poder adherirse a la promoción.

 

Además, el cliente debe fijarse en las condiciones de la cuenta corriente. “Una cosa son las condiciones de la promoción, que en algunos casos se reducen a la domiciliación de una nómina, y otra las de la cuenta corriente”, explican desde HelpMyCash. Es posible que si el cliente quiere librarse de los gastos de mantenimiento, además de domiciliar sus ingresos, tenga que cumplir algún requisito extra para operar gratis.

banca online

Casi todas las entidades presentes en España cobrarán comisiones por el mantenimiento de las cuentas corrientes a los clientes menos vinculados el próximo mes. Y es que junio y diciembre son los meses en los que más bancos aplican gastos, ya que se juntan los que cobran sus comisiones mensual, trimestral y semestralmente.

 

Esta es la conclusión a la que ha llegado el comparador financiero HelpMyCash.com tras analizar 11 entidades financieras que operan en España. “CaixaBank, que aplicará gastos el próximo mes de julio, y Bankinter serán las únicas de las entidades analizadas que no cobrarán comisiones el próximo mes” explican.

Pero no estar vinculado no significa que no se pueda escapar del pago de comisiones. Si para el cliente es imposible cumplir los requisitos de su cuenta, puede esquivar los gastos de la operativa básica negociando con el banco o cambiando de tipo de cuenta o de entidad.

 

Podrían cobrarte hasta 60 euros en junio

“No todos los clientes pagarán, solamente lo harán aquellos que no cumplen las condiciones de su cuenta bancaria”, aclaran desde el comparador.

Los clientes que incumplan los requisitos de su cuenta en Ibercaja serán los que más pagarán el próximo mes, ya que el precio de su comisión semestral es de 60 euros (120 euros anuales).

 

Abanca es otra de las entidades que liquida sus comisiones por el mantenimiento de la cuenta de forma semestral, aunque esta entidad cobra algo menos (50 euros al semestre). Al año, el banco gallego cobra un total de 100 euros a los que incumplen las condiciones de su programa Cero Comisiones.

 

BBVA, por su lado, empezará el 15 de junio a aplicar su nueva política de comisiones a los titulares de la Cuenta Va Contigo. Los clientes que incumplan las condiciones pasarán de pagar 100 euros al año a pagar 40 euros al trimestre, es decir, 160 euros anuales. Afortunadamente, esta modificación no aplica a todas las cuentas del banco y los requisitos prácticamente no han variado, por lo tanto, la mayoría de los que no pagaban hasta ahora, tampoco lo harán a partir de junio. Además, los titulares de la Cuenta Online Sin Comisiones podrán seguir disfrutando de una operativa gratuita como hasta ahora.

 

Los clientes de la Cuenta Expansión, la más popular de Banco Sabadell, pagarán una comisión trimestral en junio de 30 euros si no cumplen las condiciones de la cuenta, al igual que los de Unicaja o KutxaBank. Los clientes menos vinculados de estos tres bancos pagarán el mismo importe, lo que supone al año un gasto de 120 euros.

 

El gigante Banco Santander aplica una comisión de 20 euros al mes desde inicios de este año a los clientes que no cumplen ningún requisito del nuevo programa Santander One. En total, los clientes del banco de Ana Botín pagan hasta 240 euros al año, el banco más caro junto con CaixaBank. Los clientes del banco rojo que sí están algo vinculados pagan 10 euros todos los meses y los que cumplen todos los requisitos no pagan nada.

 

Bankia, el banco recién absorbido por la entidad catalana, cobrará su comisión mensual, que puede alcanzar los 14 euros si el cliente no cumple ninguna condición del programa Por Ser Tú. En total, Bankia cobra al año 168 euros por la comisión de mantenimiento de cada cuenta, siempre y cuando el cliente no cumpla ningún requisito. Los clientes que, por ejemplo, sí tienen ingresos domiciliados, están pagando seis euros mensuales. Asimismo, los titulares de la Cuenta On tampoco deberán preocuparse por el cobro de comisiones.

 

Los clientes de ING con un saldo de 30.000 euros o más en la Cuenta Naranja que no tienen sus ingresos domiciliados en el banco empezaron en abril a pagar cada mes 10 euros por el mantenimiento de la cuenta de ahorro y tendrán que pagarlos otra vez en junio.

 

Bankinter, de los bancos que aplican comisiones, es el que menos cobra anualmente, explican desde HelpMyCash.com. Su comisión de mantenimiento es de 22,50 euros semestrales (45 euros anuales), aunque sin una fecha marcada en el calendario. El banco cobra gastos seis meses después de la apertura de la cuenta bancaria si no se cumplen las condiciones. Por lo tanto, es posible que algunos clientes sí vayan a pagar el mes que viene, pero dependerá de cuando firmaron el contrato.

 

¿Cómo dejar de pagar por la cuenta?

Los expertos de HelpMyCash recomiendan, antes de cambiar de cuenta, revisar si es posible cumplir las condiciones que exige el banco o bien negociarlas directamente con la entidad si se está satisfecho con el producto y el banco.

 

Si por esta vía es imposible esquivar los gastos, el cliente puede consultar si existe la posibilidad de cambiar de tipo de cuenta dentro de la misma entidad. Por ejemplo, Abanca, ofrece su Cuenta Clara, una cuenta online sin comisiones y sin requisitos disponible tanto para ya clientes del banco como para nuevas altas.

 

Otra opción es cambiar de entidad bancaria, es decir, trasladar el saldo y los ingresos o recibos a un banco que no cobre comisiones y que exija unos requisitos que podamos asumir y, finalmente, cancelar la actual.

banco tramite

La pandemia, las fusiones y la tendencia hacia la digitalización están contribuyendo al proceso de reestructuración y transformación de la banca española y uno de los protagonistas de este proceso ha sido el cierre de oficinas, señalan desde el comparador financiero HelpMyCash.com.

 

Y no es una situación que acabe de empezar. Desde 2008 el número de sucursales no ha dejado de menguar. En total, según las últimas cifras que maneja el Banco de España, actualmente nos encontramos en niveles de 1980, con 22.299 oficinas bancarias. De acuerdo con la Fundación de Cajas de Ahorro (Funcas), hace una década España era el país con un mayor número de oficinas por habitante del mundo. Ahora, ha cerrado más de la mitad de su red.

 

La tendencia será la misma en 2021 e, incluso, se verá intensificada por las fusiones, por la caída de rentabilidad de la banca por los tipos de interés negativos y por los efectos de la pandemia. Sin ir más lejos, CaixaBank y Bankia están planeando cerrar 1.534 oficinas, Santander piensa clausurar 1.033, BBVA, por su lado, se plantea cerrar 530 e Ibercaja, 199. La próxima pareja bancaria, formada por Unicaja y Liberbank, también planea bajar la persiana de hasta 300 oficinas.

 

Los expertos recalcan que “esta transformación no afectará en exceso a los clientes más digitalizados de la banca, pero sí al segmento de clientes sénior o a los que se encuentren en núcleos menos poblados”. Según HelpMyCash, estas son las consecuencias del cierre de oficinas bancarias para los ciudadanos españoles.

 

  1. Cambios de sucursal

Teniendo en cuenta que la banca planea cerrar miles de oficinas, existe la posibilidad de que cierren nuestra sucursal de siempre. En esa situación, ¿cuál es el protocolo? El banco, antes de cerrar una oficina, debe informar debidamente a sus clientes, así como asignarles una nueva. De hecho, según el Banco de España, la entidad es la que se encargará de realizar todas las gestiones necesarias para el cambio, sin que suponga ningún perjuicio al cliente.

 

  1. Desplazamientos

Pero ¿y si la nueva sucursal está más lejos de nuestro domicilio o trabajo?, ¿qué pasa si el banco nos asigna una oficina bancaria fuera de nuestro municipio? Los expertos recuerdan que el cliente es libre de aceptar la decisión del banco. “Si el cambio de oficina no nos convence, siempre podemos trasladarnos a otra entidad o pedir un cambio de sucursal”, señalan fuentes de HelpMyCash.

 

Con el objetivo de evitar la exclusión bancaria, uno de los compromisos que ya han pactado entidades como las fusionadas CaixaBank y Bankia con la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) es el de no abandonar aquellos municipios en los que no coexistan otras entidades bancarias. Es decir, nuestra sucursal, en el caso de CaixaBank, solo podría cerrar si en el municipio hay disponibles otras alternativas.

 

  1. Nuevo gestor de banca

Nueva sucursal, nuevo gestor. Esta es otra de las posibles consecuencias del cierre de oficinas. Es bastante probable que nuestro gestor de siempre sea reubicado en otra oficina y el banco nos asigne un nuevo asesor.

 

Eso sí, con algo de suerte, podrían derivar a nuestro gestor actual a la nueva oficina o bien podrían concedernos un cambio de oficina y gestor si no estamos conformes con esta modificación.

 

De todas formas, aquellos clientes que tengan un gestor digital con el que se relacionen por teléfono, chat o e-mail no deberían tener tantos problemas, ya que podrían seguir recibiendo el mismo servicio.

 

  1. Menos cajeros disponibles

El cierre de sucursales supondrá el fin de cientos de cajeros automáticos, ya que muchos terminales están instalados en las mismas oficinas.

A cierre de 2020, el número total de cajeros se situaba en 49.481 (regresando al número de cajeros de 2002), lo que supone una reducción de unos 1.000 cajeros respecto al año anterior. Desde HelpMyCash.com señalan que “el pago móvil o con tarjeta ha tenido un papel fundamental durante la pandemia”, otra de las razones que podría incentivar la reducción de la red de cajeros española.

 

En caso de que el cajero automático más cercano a nuestro domicilio cerrara, los expertos recomiendan revisar si el banco dispone de otros cajeros en los que sacar dinero sin comisiones cerca. La mayoría de los bancos disponen de un buscador de cajeros en su web o en su app. En caso de que no los haya, podemos abrir una cuenta en otra entidad si realmente valoramos este servicio.

 

  1. Más uso de la banca digital

La intención de la banca es empujar a sus clientes a usar los canales digitales para realizar sus operaciones bancarias, un hándicap para los menos acostumbrados a autogestionar sus finanzas desde un dispositivo móvil u ordenador.

 

La pandemia ha impulsado el uso de la banca digital, por lo que muchos clientes ya tendrán parte del camino hecho. El cierre de oficinas podría ser una nueva ocasión para que los clientes menos afines a la banca digital puedan darle otra oportunidad a esta nueva forma de relacionarse con el banco.

Eso sí, siendo conscientes de la importancia de cuidar a sus clientes sénior, bancos como CaixaBank o Santander han lanzado recientemente un nuevo plan para este segmento, que consiste en un servicio especializado de asesoramiento para mayores de 65 años. Esta iniciativa tiene como objetivo brindarles apoyo y acompañamiento en su operativa diaria, pero también ofrecer servicios que van más allá de lo estrictamente financiero, como acompañamiento las 24 horas o consultas médicas telefónicas.

 

bitcoin1

Aunque la mayoría de nosotros solemos acudir al cajero a sacar dinero, concretamente euros, hay quien acude para operar con bitcoins. Pero, lógicamente, no a cualquier cajero, sino a alguno de los más de cien terminales que ofrecen esta operativa en nuestro país.

 

Mientras que el número de cajeros automáticos convencionales ha ido descendiendo durante los últimos años, hay otro tipo de máquina que cada vez es más fácil encontrar en España: los cajeros de bitcoins. Su número sigue siendo muy reducido, pero durante los últimos meses se han multiplicado. Y mucho.

 

Actualmente, hay 140 cajeros de bitcoins en nuestro país, según Coin ATM Radar. Hace tan solo un año, su número se reducía a 66. Barcelona es la ciudad en la que más posibilidades tenemos de cruzarnos con uno, ya que hay un total de 30 máquinas instaladas. Le siguen Madrid (16), Málaga (15) y Palma de Mallorca (15).

 

Pero ¿para qué sirven estos cajeros automáticos? Lo cierto es que si recurrimos a una de estas máquinas, no vamos a salir con un fajo de bitcoins bajo el brazo, básicamente porque se trata de una criptomoneda digital y no tiene soporte físico, pero sí podremos vender nuestras divisas virtuales y recibir euros a cambio, explica un portavoz del comparador de productos financieros HelpMyCash.com. Es decir, convertir nuestros bitcoins en euros y retirarlos a través del cajero. También podremos hacer la operación inversa: ingresar euros y obtener bitcoins, o sea, comprarlos.

 

Precisamente, una de las ventajas de estos terminales es que permiten realizar operaciones con dinero en efectivo, mientras que si operamos por Internet necesitaremos recurrir a las transferencias o usar una tarjeta para ingresar fondos y comprar o para retirar el dinero.

 

Estos cajeros no solo permiten comprar o vender bitcoins, sino también otras criptomonedas como litecoin, ethereum, bitcoin cash y dogecoin.

 

¿Cómo funcionan los cajeros de ‘bitcoins’?

En general, son fáciles de usar y basta con seleccionar el tipo de moneda con la que se quiere operar, si se quiere comprar o vender y seguir las instrucciones que aparecen en pantalla.

 

Si el cliente decide comprar criptodivisas a través del cajero, deberá introducir la cantidad en euros que quiere gastar. Como si hiciese un ingreso en un cajero corriente con la diferencia de que, en este caso, estará invirtiendo. El cliente recibirá sus bitcoins en la cartera virtual que haya indicado o bien el cajero le generará una cartera nueva.

 

En el caso de querer sacar dinero, el proceso es a la inversa. El cliente deberá enviar sus criptomonedas al cajero, es decir, venderlas y este le entregará el contravalor en euros descontando las comisiones. Es decir, el cliente llegará con bitcoins y saldrá del cajero con billetes de euro.

 

BitBase, que posee el 22% de los cajeros operativos en España, ha explicado en una entrevista concedida a HelpMyCash que sus cajeros están conectados con su billetera y envían las criptomonedas desde su perfil al wallet que quiera el cliente. La start-up catalana, que el pasado mes de abril abrió ocho cajeros nuevos, señala que si el cliente únicamente quiere comprar criptos por un importe inferior a 995 euros, solo tendrá que introducir su número de teléfono al que recibirá un SMS con una clave que tendrá que teclear en el cajero para validar la operación. Sin embargo, “si fueran más de 995 euros, el usuario se tendría que registrar y para ello tendría que hacerse una foto facial así como introducir un correo electrónico y llevar encima su DNI para digitalizarlo”, explican.

 

Las comisiones de los cajeros

Es importante fijarse en las comisiones que aplican estos cajeros, ya que el precio que pagaremos por los bitcoins dependerá de los costes del terminal, así que, antes de aceptar, deberíamos compararlo con el tipo de cambio real. “Al comprar en cajeros existe una comisión fija de red más nuestra comisión, que dependerá de la cantidad que se compra y de si el cliente se registra”, explica BitBase a HelpMyCash. Si no hay registro, la comisión será algo mayor que si el cliente se registra y compra más de 995 euros. “Hablaríamos de un 10% y un 8% respectivamente”, añaden.

 

En cualquier caso, no todos los cajeros funcionan igual ni permiten operar con las mismas criptomonedas. Algunos solo permiten comprar divisas virtuales y no venderlas, por lo que no sirven para sacar dinero, únicamente para invertir. Según Coin ATM Radar, el 78% de los criptocajeros que hay en el mundo solo permiten comprar, mientras que un 22% también dejan vender. En el caso de España, no obstante, el mapa es distinto: seis de cada diez cajeros permiten tanto comprar monedas como venderlas, mientras que el resto permite únicamente comprar.

 

Cajeros en centros comerciales

Los cajeros suelen encontrarse en centros comerciales, en pequeñas oficinas a pie de calle, en las propias tiendas de los proveedores de cajeros o en comercios que han decidido instalar uno en sus establecimientos como, por ejemplo, restaurantes, peluquerías o tiendas de informática. En cuanto al horario, dependerá de su ubicación. Algunos están abiertos las 24 horas del día, los siete días de la semana y otros únicamente cuando el establecimiento en el que están ubicados tiene la persiana levantada, explican desde HelpMyCash.

 

Varias compañías del sector ofrecen también “cajeros humanos” que permiten comprar y vender criptodivisas con la ayuda de un profesional.

 

En total, hay 20.307 criptocajeros en todo el mundo, según recoge Coin ATM Radar, aunque el 86% están concentrados en Estados Unidos, que posee un total de 17.569 terminales. Le sigue Canadá, con 1.480 máquinas. Durante los últimos doce meses, su presencia a nivel global se ha incrementado un 150% y se han instalado más de 12 mil terminales nuevos por todo el mundo.

 

España es el quinto país con mayor número de cajeros para operar con bitcoins, justo por detrás de Austria y el Reino Unido que tienen una red de 157 y 199 cajeros respectivamente.

 

Shitcoins, BitBase o BTCfácil, perteneciente a GroupBTC, son algunos de los principales proveedores de cajeros de bitcoins en España.

“Es un mundo apasionante que cada vez tiene más adeptos”, afirman fuentes de BitBase, que añaden que durante los últimos meses han registrado un aumento “abismal” en las operaciones en los cajeros de bitcoins. Eso sí, aunque se puedan usar para sacar dinero, predominan las compras. “La comunidad va aumentando, así como la información al respecto”, añaden.

inversiones

Cada año crece el número de personas que confía su dinero a los robo advisors. Por ejemplo, Indexa Capital ha aumentado el volumen de activos gestionados en 43 millones de euros al mes durante los últimos doce meses hasta alcanzar los 920 millones de euros bajo gestión de más de 37 mil clientes.

Los robo advisors o gestores automatizados de inversión combinan el asesoramiento humano y tecnológico. Esto se ve reflejado en la experiencia del usuario, desde el principio, ya que el cliente comienza haciendo un test para determinar su perfil de inversor y el sistema le recomienda una cartera de inversión que se adapte a sus circunstancias económicas.

La estrategia de los gestores automatizados se basa en combinar fondos, principalmente de gestión pasiva, y construir carteras con distintos perfiles de riesgo para que se adapten a los clientes. Estas carteras tienen comisiones bajas, lo que permite maximizar la rentabilidad potencial. Además, cuentan con activos diversificados en todo el mundo. Los expertos del comparador financiero HelpMyCash.com nos cuentan en detalle lo que hay detrás de ellos.

Un equipo de humanos marca el rumbo

El nombre robo advisor puede llevar a pensar que hay un robot que controla la inversión, pero no es completamente así. El sistema automatizado lo que hace es proponer la cartera al usuario tras realizarle el test, pero la política de inversión, la selección de los activos para las carteras, etc., están determinadas por humanos. El comité de expertos en inversión que posee cada robo advisor es fundamental.

¿Quiénes son estos expertos? Fuentes de HelpMyCash.com explican que, en el caso de Indexa Capital hay un equipo de cinco asesores, entre los que se encuentran un exvicepresidente del Banco Mundial y expresidente de la CNMV, Manuel Conthe, y un exconsejero de BBVA, Pedro Luis Uriarte.

Otro ejemplo es el de inbestMe, que cuenta con un equipo de tres personas, entre los que están un exresponsable de equipo de Banca Privada de CaixaBank, Juajo Massó, y un exdirectivo de Burberry, Jordi Mercader.

La gestión pasiva permite ahorrar costes

La gestión pasiva es un punto esencial para que los robo advisors sean baratos. Los fondos indexados, que son los principales activos que componen las carteras de los robo advisors, requieren menos intervención del gestor, por lo que las comisiones son más bajas que en los fondos de gestión activa.

Por lo general, los robo advisors presentan varias carteras de inversión a disposición de los clientes y estas están formadas, en su mayoría, por fondos indexados o fondos índice. Los fondos indexados intentan reproducir un índice de referencia para obtener una rentabilidad similar.

Así lo refleja inbestMe en unas declaraciones recogidas por HelpMyCash: “Utilizando fondos índice ya obtenemos el rendimiento del índice de referencia lo que nos sitúa como punto de partida por delante de la mayoría de los fondos gestionados”.

Modelos de comisiones que se adaptan al cliente

Además de tener comisiones bajas por usar fondos índice, algunos robo advisors bajan todavía más las comisiones por su estrategia comercial, ya que tienen varias políticas de precios que aplican en beneficio de los clientes.

A medida que aumenta el número de clientes que confía su inversión a los robo advisors, estos tienen la posibilidad de ir bajando comisiones, ya que crece el volumen de dinero que gestionan. Así, es habitual que año tras año bajen las comisiones.

Destaca la estrategia del gestor automatizado Finizens, que aplica un sistema de fidelidad que se llama Tú por delante, con el que consigue bajar las comisiones de sus clientes 0,02 puntos porcentuales año tras año.

Otro ejemplo de modelo de comisiones es Finanbest, que tiene dos opciones: “Nuestros clientes pueden elegir entre un modelo de comisión plana (modelo Flat, desde 25.000 euros invertidos) y un modelo de comisión a éxito (modelo Winner) dónde la comisión solo se paga si el cliente ha obtenido plusvalías en el año”.

La economía del mundo en una cartera de inversión

Diversificar el dinero a la hora de invertir es importante si queremos reducir riesgos de pérdida sobre nuestro dinero. Por eso, todos los robo advisors de España deciden incluir en sus carteras de inversión fondos indexados a varios mercados del mundo, es decir, que no solo replican índices de España o Europa, sino de Estados Unidos, Japón o mercados emergentes.

Así lo explica Indexa Capital: “Invertimos en carteras globales, con la mayor diversificación posible, sin sesgo local”. Y también añade que: “Nuestra estrategia es la indexación global. No tenemos una bola de cristal y no sabemos prever qué harán los mercados, y pensamos que nadie lo puede hacer de forma fiable a largo plazo. Por ello, nuestra propuesta es de diversificación global y menores costes”.