arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

hipotecas reclamacion

Una de las medidas más mediáticas de la nueva Ley reguladora de los Contratos de Crédito Inmobiliario es la que reduce la comisión que los bancos pueden cobrar si el cliente amortiza total o parcialmente su hipoteca antes de tiempo. Pero ¿cuánto ahorro supone eso para los que se hipotecan a partir del 16 de junio? Desde el comparador financiero HelpMyCash.com nos hacen los cálculos y nos explican qué tipo de entidades no suelen aplicar la compensación por reembolso anticipado.

En las hipotecas variables

En las hipotecas variables firmadas tras la entrada en vigor de la ley, es decir, desde el 16 de junio de 2019, la comisión por amortización anticipada puede ser de hasta el 0,15% durante los primeros cinco años o de hasta el 0,25% durante los primeros tres (siempre sobre el capital adelantado), según acuerden el cliente y el banco. En ambos casos, pasado el período de tiempo mencionado, la entidad ya no puede cobrar ninguna compensación. Asimismo, su importe no puede superar la pérdida financiera generada.

En cambio, en las contratadas antes de esa fecha, la comisión podía ser de hasta el 0,5% durante los primeros cinco años y de hasta el 0,25% posteriormente. Y a diferencia de lo que ocurre con la nueva normativa, los bancos podían aplicarla aunque no existiera pérdida financiera, es decir, aunque los intereses del mercado hipotecario fueran más altos que en el momento de la firma.

Así las cosas, la comisión máxima que podían cobrar los bancos por una amortización anticipada de 50.000 euros realizada en el tercer año de vida de la hipoteca era de 250 euros en los préstamos firmados antes de la nueva ley. Por el contrario, tras la entrada en vigor de la normativa, esta compensación no puede superar los 125 o los 75 euros, dependiendo si se aplica el límite del 0,25% o del 0,15%. Y a partir del cuarto o del sexto año, respectivamente, el adelanto de capital no puede tener coste.

En las hipotecas fijas

En cuanto a las hipotecas fijas, la nueva ley hipotecaria establece que su comisión por amortización anticipada puede ser de un máximo del 2% durante los primeros diez años y de un 1,5% posteriormente (sobre el capital adelantado en ambos casos). Asimismo, su importe no puede superar la pérdida financiera generada, que solo puede producirse si, en el momento de efectuar el reembolso, los intereses del mercado hipotecario son inferiores a los que había en el momento de la contratación.

Antes del 16 de junio de 2019, esa compensación podía ser de hasta el 0,5% (0,25% a partir del sexto año). Pero además, los bancos podían cobrar una comisión de riesgo de tipo de interés, cuyo coste no estaba regulado, pero solía oscilar entre el 0,5% y el 5% de la suma pagada antes de tiempo sin superar la pérdida financiera generada. Esta comisión ha dejado de existir con la nueva ley.

Así, volviendo al ejemplo anterior, por adelantar el pago de 50.000 euros de una hipoteca fija nos podían cobrar, si firmamos antes de la nueva ley, una comisión por amortización de hasta 250 euros y otra por riesgo de tipo de interés de hasta 2.500 euros. En cambio, si la contratamos después de la entrada en vigor de la normativa, esa compensación no puede superar los 1.000 euros (750 euros si la operación se produce a partir del undécimo año).

No todas las hipotecas tienen esta comisión

De todos modos, desde HelpMyCash.com recuerdan que el ahorro puede ser aún mayor si contratamos una hipoteca que no tenga comisiones por amortización anticipada. Por ejemplo, en el mercado podemos encontrar un buen número de bancos online que no cobran esta compensación: Openbank, Hipotecas.com, Pibank, MyInvestor… Asimismo, siempre se puede tratar de negociar con la entidad para que no la incorpore en el contrato.

Además, para maximizar el ahorro, los expertos del comparador aconsejan realizar la amortización anticipada en los primeros años de la hipoteca y, si esta es parcial, pedir una reducción del plazo. De esta manera se ahorra más en intereses, ya que se reduce antes el capital sobre el que se generarán los intereses (con el sistema francés, al principio se paga más en intereses) y estos se devengarán durante menos tiempo.

economia colaborativa

El impacto de las nuevas tecnologías en nuestra vida diaria se ha hecho notar en absolutamente todos los ámbitos de la vida. Tanto a la hora de buscar un trabajo o crear una empresa, como llegado el momento de acceder a unos estudios, alquilar una vivienda o crear un diario personal de opinión, no podemos evadirnos de la realidad de internet. De hecho, no queremos.

Internet ha mejorado en todos los aspectos posibles nuestra realidad, pues nos ha permitido tener el mundo en la palma de la mano. Aunque no podamos estar físicamente presentes en la otra punta del planeta, sí podemos saber qué ocurre allí en todo momento. Las barreras geográficas han desaparecido por completo y eso es algo que ha revolucionado el mundo.

La economía, según indica el comparador financiero y de microcréditos online WannaCash.es, es uno de los sectores en los que más se ha notado este cambio de paradigma en las telecomunicaciones. Los negocios encuentran en el mundo online una oportunidad magnífica de segmentar mediante poderosas herramientas de software y de llegar a una base de clientes potenciales de cualquier país. También han aparecido nuevos conceptos que tienen su origen en esta nueva forma de comunicarse con el resto de seres humanos. De lo que vamos a hablar es de la economía colaborativa o sharing economy, una realidad financiera que está empezando a ganar terreno en España y que ha aumentado su porcentaje de influencia en un buen número de grandes potencias.

La economía colaborativa es una forma de obtener beneficios y ahorrar costes mediante la puesta en común de una serie de servicios y/o recursos económicos. Las personas que acceden a ese fondo común están unidas entre sí por intereses similares. Existe una simbiosis entre personas interesadas en acceder a unos servicios, y otras que ponen interés en ofrecerlos. Ejemplos de economía colaborativa son los alquileres vacacionales de habitaciones y de transporte urbano.

Si la economía colaborativa es una consecuencia de la irrupción de internet en la vida doméstica, es precisamente porque es un modelo financiero que utiliza en su beneficio el inmenso poder de las aplicaciones móviles y de internet. Las personas que ofertan habitaciones o transporte, entre otras cosas, suelen aparecer recopiladas en bases de datos online y plataformas, en las cuales los consumidores que ya han aprovechado sus servicios pueden votar o emitir valoraciones que ayudarán a otros clientes potenciales. Todo ello demuestra el inmenso poder de internet sobre la economía global.

hipoteca casa

Durante los últimos días, varias entidades bancarias recomiendan a sus clientes firmar su hipoteca antes de la entrada en vigor de la Ley Reguladora de Contratos de Crédito Inmobiliario, que está prevista para el 16 de junio. Su excusa es que las condiciones del préstamo podrían empeorar a partir de esa fecha, pero ¿es realmente así? Desde el comparador financiero HelpMyCash.com analizan cuáles son los pros y los contras de formalizar la operación antes o después de la aplicación de la nueva normativa hipotecaria.

Menos gastos y mayor flexibilidad con la nueva ley

Según los analistas del comparador, una de las ventajas de la nueva ley hipotecaria es que obliga al banco a pagar todos los gastos de constitución de sus hipotecas a excepción de la tasación. En consecuencia, esperar a su entrada en vigor puede suponer un ahorro, aunque desde HelpMyCash.com recuerdan que muchas entidades se han adelantado y ya asumen estas costas de escrituración. Y en ciertos casos, incluso le pagan la tasación al cliente.

Otro punto fuerte de la normativa nueva es que el cliente podrá suscribir los seguros de hogar y vida con la compañía que quiera sin que el banco pueda subirle el interés por ello o pueda empeorarle las condiciones de cualquier otra manera. Así, si el cliente prefiere esperar al 17 de junio (el 16 es domingo), podrá comparar el precio de varias pólizas y quedarse con la que le salga más a cuenta, lo que le permitirá ahorrar una buena suma de dinero cada año.

Asimismo, los que firmen su hipoteca tras la entrada en vigor de la ley podrán beneficiarse de unas comisiones por amortización anticipada más baratas. En estos momentos, la compensación por este concepto es del 0,5% (0,25% a partir del sexto año). En cambio, a partir del 16 de junio, en las hipotecas variables no podrá superar el 0,15% durante los primeros cinco años o el 0,25% durante los primeros tres años. En las fijas, podrá ser del 2% durante la primera década y del 1,5% posteriormente, aunque solo podrá aplicarse si al banco se le genera una pérdida financiera.

Las hipotecas podrían encarecerse

Estas son las principales ventajas económicas de contratar el préstamo hipotecario cuando se aplique la nueva legislación. No obstante, desde HelpMyCash.com alertan de que los bancos también podrían empeorar las condiciones de sus hipotecas tras la entrada en vigor de la ley, pues esta les obligará a asumir unos mayores costes y riesgos (los gastos de constitución, comisiones por amortización anticipadas más baratas…).

En consecuencia, existe la posibilidad de que las entidades suban los intereses de sus préstamos hipotecarios o apliquen una mayor comisión de apertura. De hecho, es algo que ya ocurrió a principios de año después de que se aprobara la primera versión de la normativa en el Congreso de los Diputados. Aun así, los analistas del comparador matizan que ese encarecimiento podría verse suavizado por la propia competencia entre las entidades.

¿Mejor ahora o la semana que viene?

Con todos estos datos sobre la mesa, si el banco ofrece una hipoteca sin comisiones y sin seguros vinculados y paga todos los gastos de constitución (o exige abonar solo la tasación), desde HelpMyCash.com recomiendan formalizar la operación antes del 16 de junio. En estos casos, esperar puede no valer la pena, ya que el préstamo ya cuenta con las ventajas que disfrutaríamos con la nueva normativa y, en caso de esperar a la semana que viene, el banco podría empeorar su oferta.

En otros supuestos, los expertos del comparador consideran que es el cliente el que debe valorar qué prefiere: disfrutar de menos costes y una mayor flexibilidad a sabiendas de que el banco podría subir el interés de la hipoteca o firmar antes de la entrada en vigor de la ley para que las condiciones no cambien.

En cualquier caso, desde HelpMyCash.com recuerdan que si se cuenta con una oferta vinculante, la entidad estará obligada a mantener las condiciones hasta la fecha establecida y si el plazo de la oferta supera el 16 de junio, esta ya tendrá que contemplar las nuevas medidas.

Congreso diputados1

La nueva ley hipotecaria ha entrado por fin en vigor; una normativa que incorpora las directivas europeas en materia de protección al consumidor e incluye varios aspectos beneficiosos para el cliente. Pero ¿qué hay de los que ya tienen un préstamo hipotecario contratado? Según el comparador bancario HelpMyCash.com, aunque la inmensa mayoría de los artículos no tiene carácter retroactivo, a estos también se les aplicarán algunas medidas interesantes: el abaratamiento de la conversión de una hipoteca variable al tipo fijo y el endurecimiento de las condiciones para poder ejecutar la hipoteca en caso de impago. Y, además, podrán cambiar de banco sin que su entidad pueda impedírselo con una contraoferta.

Pagarás menos si te pasas al tipo fijo

Según el propio texto de la Ley Reguladora de Contratos de Crédito Inmobiliario, una de las medidas retroactivas es la que abarata la conversión de una hipoteca variable al tipo fijo. En caso de llevar a cabo esta operación a través de una novación o de una subrogación, el banco podrá aplicar una comisión de hasta el 0,15% del capital pendiente, que solo podrá cobrar si el contrato tiene tres años o menos de vida. Pasado ese período, este cambio no tendrá comisión.

Antes de la entrada en vigor de la ley, la comisión habitual por novación era del 0,5%, mientras que la de subrogación era de hasta el 0,5% los primeros cinco años y del 0,25% posteriormente. Por lo tanto, la aplicación de esta medida supondrá un ahorro para los actuales hipotecados que quieran pasarse al tipo fijo para pagar siempre la misma cuota aprovechándose de los tipos bajos ofrecidos por los bancos en el mercado actual.

Veámoslo con un ejemplo práctico: imaginemos que queremos pasar al interés fijo una hipoteca contratada hace dos años con un capital pendiente de 50.000 euros. Antes de la entrada en vigor de la ley, se nos cobraría una posible comisión de 250 euros si lo hiciéramos mediante un pacto con el banco (novación). En cambio, tras la promulgación de la normativa, la compensación máxima será de solo 75 euros, es decir, 175 euros menos.  

No podrán ejecutar tu hipoteca hasta el duodécimo impago
El segundo artículo que se aplica con carácter retroactivo (en las hipotecas firmadas tanto antes como después de la entrada en vigor de la ley) es el que regula la aplicación de la cláusula de vencimiento anticipado, que es el paso previo que dan los bancos para poder ejecutar la hipoteca y embargar la vivienda tras un impago reiterado.

La nueva normativa establece unos requisitos más duros para poder aplicar esta cláusula. Durante la primera mitad del plazo de la hipoteca, el impago debe exceder un 3% del capital otorgado o alcanzar un equivalente de 12 cuotas, mientras que en la segunda mitad, la demora debe ser de al menos el 7% del principal del préstamo o de un equivalente de 15 mensualidades.

Asimismo, la Ley Reguladora de Contratos de Crédito Inmobiliario obliga al prestamista a darle un mes al deudor para ponerse al día con los pagos pendientes antes de poder iniciar el proceso de ejecución. Los ya hipotecados, eso sí, pueden decidir entre acogerse a estas medidas o mantener el vencimiento anticipado establecido originalmente en su contrato si consideran que este les resulta más conveniente, aunque es algo poco probable.

Cambio de banco sin límites
Por último, desde HelpMyCash.com destacan otra medida de la que también podrán beneficiarse los que tengan una hipoteca firmada antes del 16 de junio de 2019: con la nueva normativa, si el cliente quiere cambiar de banco mediante una subrogación, su entidad actual no podrá enervar la operación, es decir, no podrá retenerlo por defecto si presenta una oferta igual o mejor.

De este modo, el prestatario tendrá la facultad de decidir si prefiere trasladarse al banco que le presenta una oferta de subrogación o si quiere aceptar la contraoferta de su entidad. En caso de decantarse por la primera opción, el banco al que se vaya tendrá que pagarle una compensación al otro, que constará de la parte proporcional a los gastos de constitución que corresponderían al importe pendiente.
    
   

delitofiscal

El calendario del contribuyente es un documento que recoge las fechas límite de pago de impuestos en España tanto a nivel estatal como comunitario. Hay muchos tipos de impuestos, todos existentes según una serie de realidades fiscales cuya tributación hay que asumir.

El panorama no es sencillo y, tal y como indica el comparador financiero y de créditos online WannaCash.es, si emprendemos cualquier tipo de actividad económica, conviene que nos informemos a fondo en sitios web especializados o solicitemos la ayuda de asesores financieros expertos que nos puedan explicar la gestión, o incluso hacerla ellos mismos. Es tan importante estudiar el procedimiento del pago de impuestos a Hacienda como el de los créditos solicitados al banco o el del pago de facturas.

¿Qué sucede si no hacemos bien el pago periódico y tal vez nos despistemos con la fecha límite? Es posible que haya una penalización, pero en general el castigo no es en absoluto extremo o inasumible. Si algo comprende, a pesar de todo, la Agencia Tributaria es que somos humanos y no es sencillo asimilar conceptos teóricos sobre economía del Estado en poco tiempo, más aún si somos novatos y carecemos de experiencia. Sin embargo, hay personas que defraudan a Hacienda para acaparar mayores beneficios y con pleno conocimiento de causa. Esas personas están cometiendo un delito fiscal.

Un delito fiscal es la acción de defraudar de manera consciente a Hacienda mediante la omisión del pago tributario que corresponde a la persona implicada. La infracción cometida es grave si alcanza la categoría de delito y, por lo tanto, el castigo es mayor. En España esta cuestión está regulada por el Código Penal, en concreto el título XIV del Libro II: Delitos contra la Hacienda Pública y contra la Seguridad Social (art. 305 a 310), y la gravedad de la pena es directamente proporcional a la gravedad de la defraudación.

Aunque existen otros delitos relacionados con la economía, como incumplimiento de contratos con empresas y servicios o fraude de facturaciones, este delito es especialmente grave porque transgrede la banca pública, es decir, el dinero de todos. Y todos somos conscientes de que los impuestos pagan los servicios básicos de la sanidad, la educación y otras prestaciones importantes. Por lo tanto, protegen la Seguridad Social y, con ella, la columna vertebral de lo que debería ser un estado democrático que proteja a sus ciudadanos de la exclusión económica y social.