arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

banco tramite

La pandemia, las fusiones y la tendencia hacia la digitalización están contribuyendo al proceso de reestructuración y transformación de la banca española y uno de los protagonistas de este proceso ha sido el cierre de oficinas, señalan desde el comparador financiero HelpMyCash.com.

 

Y no es una situación que acabe de empezar. Desde 2008 el número de sucursales no ha dejado de menguar. En total, según las últimas cifras que maneja el Banco de España, actualmente nos encontramos en niveles de 1980, con 22.299 oficinas bancarias. De acuerdo con la Fundación de Cajas de Ahorro (Funcas), hace una década España era el país con un mayor número de oficinas por habitante del mundo. Ahora, ha cerrado más de la mitad de su red.

 

La tendencia será la misma en 2021 e, incluso, se verá intensificada por las fusiones, por la caída de rentabilidad de la banca por los tipos de interés negativos y por los efectos de la pandemia. Sin ir más lejos, CaixaBank y Bankia están planeando cerrar 1.534 oficinas, Santander piensa clausurar 1.033, BBVA, por su lado, se plantea cerrar 530 e Ibercaja, 199. La próxima pareja bancaria, formada por Unicaja y Liberbank, también planea bajar la persiana de hasta 300 oficinas.

 

Los expertos recalcan que “esta transformación no afectará en exceso a los clientes más digitalizados de la banca, pero sí al segmento de clientes sénior o a los que se encuentren en núcleos menos poblados”. Según HelpMyCash, estas son las consecuencias del cierre de oficinas bancarias para los ciudadanos españoles.

 

  1. Cambios de sucursal

Teniendo en cuenta que la banca planea cerrar miles de oficinas, existe la posibilidad de que cierren nuestra sucursal de siempre. En esa situación, ¿cuál es el protocolo? El banco, antes de cerrar una oficina, debe informar debidamente a sus clientes, así como asignarles una nueva. De hecho, según el Banco de España, la entidad es la que se encargará de realizar todas las gestiones necesarias para el cambio, sin que suponga ningún perjuicio al cliente.

 

  1. Desplazamientos

Pero ¿y si la nueva sucursal está más lejos de nuestro domicilio o trabajo?, ¿qué pasa si el banco nos asigna una oficina bancaria fuera de nuestro municipio? Los expertos recuerdan que el cliente es libre de aceptar la decisión del banco. “Si el cambio de oficina no nos convence, siempre podemos trasladarnos a otra entidad o pedir un cambio de sucursal”, señalan fuentes de HelpMyCash.

 

Con el objetivo de evitar la exclusión bancaria, uno de los compromisos que ya han pactado entidades como las fusionadas CaixaBank y Bankia con la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) es el de no abandonar aquellos municipios en los que no coexistan otras entidades bancarias. Es decir, nuestra sucursal, en el caso de CaixaBank, solo podría cerrar si en el municipio hay disponibles otras alternativas.

 

  1. Nuevo gestor de banca

Nueva sucursal, nuevo gestor. Esta es otra de las posibles consecuencias del cierre de oficinas. Es bastante probable que nuestro gestor de siempre sea reubicado en otra oficina y el banco nos asigne un nuevo asesor.

 

Eso sí, con algo de suerte, podrían derivar a nuestro gestor actual a la nueva oficina o bien podrían concedernos un cambio de oficina y gestor si no estamos conformes con esta modificación.

 

De todas formas, aquellos clientes que tengan un gestor digital con el que se relacionen por teléfono, chat o e-mail no deberían tener tantos problemas, ya que podrían seguir recibiendo el mismo servicio.

 

  1. Menos cajeros disponibles

El cierre de sucursales supondrá el fin de cientos de cajeros automáticos, ya que muchos terminales están instalados en las mismas oficinas.

A cierre de 2020, el número total de cajeros se situaba en 49.481 (regresando al número de cajeros de 2002), lo que supone una reducción de unos 1.000 cajeros respecto al año anterior. Desde HelpMyCash.com señalan que “el pago móvil o con tarjeta ha tenido un papel fundamental durante la pandemia”, otra de las razones que podría incentivar la reducción de la red de cajeros española.

 

En caso de que el cajero automático más cercano a nuestro domicilio cerrara, los expertos recomiendan revisar si el banco dispone de otros cajeros en los que sacar dinero sin comisiones cerca. La mayoría de los bancos disponen de un buscador de cajeros en su web o en su app. En caso de que no los haya, podemos abrir una cuenta en otra entidad si realmente valoramos este servicio.

 

  1. Más uso de la banca digital

La intención de la banca es empujar a sus clientes a usar los canales digitales para realizar sus operaciones bancarias, un hándicap para los menos acostumbrados a autogestionar sus finanzas desde un dispositivo móvil u ordenador.

 

La pandemia ha impulsado el uso de la banca digital, por lo que muchos clientes ya tendrán parte del camino hecho. El cierre de oficinas podría ser una nueva ocasión para que los clientes menos afines a la banca digital puedan darle otra oportunidad a esta nueva forma de relacionarse con el banco.

Eso sí, siendo conscientes de la importancia de cuidar a sus clientes sénior, bancos como CaixaBank o Santander han lanzado recientemente un nuevo plan para este segmento, que consiste en un servicio especializado de asesoramiento para mayores de 65 años. Esta iniciativa tiene como objetivo brindarles apoyo y acompañamiento en su operativa diaria, pero también ofrecer servicios que van más allá de lo estrictamente financiero, como acompañamiento las 24 horas o consultas médicas telefónicas.

 

inversiones

Cada año crece el número de personas que confía su dinero a los robo advisors. Por ejemplo, Indexa Capital ha aumentado el volumen de activos gestionados en 43 millones de euros al mes durante los últimos doce meses hasta alcanzar los 920 millones de euros bajo gestión de más de 37 mil clientes.

Los robo advisors o gestores automatizados de inversión combinan el asesoramiento humano y tecnológico. Esto se ve reflejado en la experiencia del usuario, desde el principio, ya que el cliente comienza haciendo un test para determinar su perfil de inversor y el sistema le recomienda una cartera de inversión que se adapte a sus circunstancias económicas.

La estrategia de los gestores automatizados se basa en combinar fondos, principalmente de gestión pasiva, y construir carteras con distintos perfiles de riesgo para que se adapten a los clientes. Estas carteras tienen comisiones bajas, lo que permite maximizar la rentabilidad potencial. Además, cuentan con activos diversificados en todo el mundo. Los expertos del comparador financiero HelpMyCash.com nos cuentan en detalle lo que hay detrás de ellos.

Un equipo de humanos marca el rumbo

El nombre robo advisor puede llevar a pensar que hay un robot que controla la inversión, pero no es completamente así. El sistema automatizado lo que hace es proponer la cartera al usuario tras realizarle el test, pero la política de inversión, la selección de los activos para las carteras, etc., están determinadas por humanos. El comité de expertos en inversión que posee cada robo advisor es fundamental.

¿Quiénes son estos expertos? Fuentes de HelpMyCash.com explican que, en el caso de Indexa Capital hay un equipo de cinco asesores, entre los que se encuentran un exvicepresidente del Banco Mundial y expresidente de la CNMV, Manuel Conthe, y un exconsejero de BBVA, Pedro Luis Uriarte.

Otro ejemplo es el de inbestMe, que cuenta con un equipo de tres personas, entre los que están un exresponsable de equipo de Banca Privada de CaixaBank, Juajo Massó, y un exdirectivo de Burberry, Jordi Mercader.

La gestión pasiva permite ahorrar costes

La gestión pasiva es un punto esencial para que los robo advisors sean baratos. Los fondos indexados, que son los principales activos que componen las carteras de los robo advisors, requieren menos intervención del gestor, por lo que las comisiones son más bajas que en los fondos de gestión activa.

Por lo general, los robo advisors presentan varias carteras de inversión a disposición de los clientes y estas están formadas, en su mayoría, por fondos indexados o fondos índice. Los fondos indexados intentan reproducir un índice de referencia para obtener una rentabilidad similar.

Así lo refleja inbestMe en unas declaraciones recogidas por HelpMyCash: “Utilizando fondos índice ya obtenemos el rendimiento del índice de referencia lo que nos sitúa como punto de partida por delante de la mayoría de los fondos gestionados”.

Modelos de comisiones que se adaptan al cliente

Además de tener comisiones bajas por usar fondos índice, algunos robo advisors bajan todavía más las comisiones por su estrategia comercial, ya que tienen varias políticas de precios que aplican en beneficio de los clientes.

A medida que aumenta el número de clientes que confía su inversión a los robo advisors, estos tienen la posibilidad de ir bajando comisiones, ya que crece el volumen de dinero que gestionan. Así, es habitual que año tras año bajen las comisiones.

Destaca la estrategia del gestor automatizado Finizens, que aplica un sistema de fidelidad que se llama Tú por delante, con el que consigue bajar las comisiones de sus clientes 0,02 puntos porcentuales año tras año.

Otro ejemplo de modelo de comisiones es Finanbest, que tiene dos opciones: “Nuestros clientes pueden elegir entre un modelo de comisión plana (modelo Flat, desde 25.000 euros invertidos) y un modelo de comisión a éxito (modelo Winner) dónde la comisión solo se paga si el cliente ha obtenido plusvalías en el año”.

La economía del mundo en una cartera de inversión

Diversificar el dinero a la hora de invertir es importante si queremos reducir riesgos de pérdida sobre nuestro dinero. Por eso, todos los robo advisors de España deciden incluir en sus carteras de inversión fondos indexados a varios mercados del mundo, es decir, que no solo replican índices de España o Europa, sino de Estados Unidos, Japón o mercados emergentes.

Así lo explica Indexa Capital: “Invertimos en carteras globales, con la mayor diversificación posible, sin sesgo local”. Y también añade que: “Nuestra estrategia es la indexación global. No tenemos una bola de cristal y no sabemos prever qué harán los mercados, y pensamos que nadie lo puede hacer de forma fiable a largo plazo. Por ello, nuestra propuesta es de diversificación global y menores costes”.

tarjetas robo

De acuerdo con la Memoria anual sobre la vigilancia de los sistemas de pago del Banco de España de 2018, ese año en nuestro país se produjeron más de un millón de operaciones fraudulentas con tarjetas bancarias por un valor de 88 millones de euros. Esto supone 1,4 operaciones fraudulentas por cada 100 tarjetas con un valor medio de 74 euros. Entre los fraudes con tarjeta más comunes encontramos las compras online (77%) y las compras físicas (20%). En caso de robo o uso fraudulento de las tarjetas, el banco es quien debe hacerse cargo de las pérdidas, pero ¿nos devolverá siempre el dinero al cancelar la tarjeta? El comparador de productos financieros HelpMyCash.com nos lo aclara.

¿Qué dice la ley?

La regla general es que todos los bancos deben devolvernos el dinero ante un robo o uso fraudulento con tarjeta, aunque con algunas excepciones.

En el caso del robo de una tarjeta, el banco nos devolverá el 100% de lo robado una vez cancelada la tarjeta. En cambio, hasta haberla cancelado, nuestra responsabilidad serán los primeros 50 euros, de acuerdo con la Directiva (UR) 2015/2366 del Parlamento Europeo.

Por ejemplo, si nos roban 200 euros antes de cancelar la tarjeta, el banco debería devolvernos 150 euros. En cambio, si hemos notificado al banco el incidente y nos roban 200 euros tras el aviso, la entidad nos debería devolver el dinero total, explica HelpMyCash.com.

Sin embargo, en el caso de los duplicados de tarjeta (crear una copia de nuestra tarjeta sin que perdamos la nuestra y sin darnos cuenta), la regla es distinta. La normativa considera que es muy difícil que una persona sea consciente de que le han duplicado la tarjeta hasta que vea un cargo indebido en el extracto. Por esta razón, en estos casos la entidad devolverá el importe íntegro siempre.

Hay que tener en cuenta que no siempre el banco nos devolverá el dinero robado. El Parlamento Europeo considera que el banco no será responsable cuando el usuario ha realizado alguna negligencia por su parte. Por ejemplo, tenemos apuntado el pin sobre nuestra tarjeta o hemos dado los datos de nuestra tarjeta a un tercero.

Además, si todos los pasos de seguridad en la transacción se han seguido (introducir el pin y el código de confirmación), la entidad no devolverá el dinero robado, ya que la doble autenticación se ha llevado a cabo.

¿Cómo pedir al banco que nos devuelva el dinero robado?

Lo primero que debemos hacer cuando notamos que no tenemos nuestra tarjeta con nosotros o vemos un movimiento extraño en el extracto es cancelarla. Una vez cancelada, debemos notificar al banco el problema y solicitar la devolución mediante el “Formulario de Cargos No Reconocidos”. Muchas entidades permiten tramitarlo telemáticamente simplemente llamando a atención al cliente.

En la gran mayoría de las entidades nos devolverán el dinero robado de manera automática y en un plazo de 24 horas o menos, aunque esto no implica que ya se haya solucionado.

El banco investigará el robo o el duplicado de la tarjeta para saber si hubo negligencia o no por nuestra parte y así tomar la decisión definitiva. Así, una vez termine la investigación, si la resolución es positiva, podremos quedarnos con el dinero. En cambio, si la resolución es negativa, deberemos devolver el dinero y, si queremos recuperarlo, deberemos reclamar de manera formal al banco.

banca online

Que la banca aumente los precios de sus cuentas o reduzca la rentabilidad de sus productos de ahorro no es ninguna novedad. De hecho, esta ha sido la tendencia desde el pasado 2020.

Y era de esperar que durante el primer trimestre de 2021 más bancos se unieran a esta práctica. Incluso, como se pronosticaba un año atrás, algunos bancos ya cobran por los depósitos a los clientes particulares que guardan cierto patrimonio en la entidad y no están lo suficientemente vinculados.

Pero ¿por qué razón los bancos ya cobran hasta por ahorrar? Todos estos mecanismos están pensados para capear la factura que pagan los bancos al Banco Central Europeo (un tipo de interés del -0,50% por el exceso de liquidez) y salvar los márgenes de su negocio en un panorama fuertemente sacudido por la pandemia, explican desde el comparador financiero HelpMyCash.com.

Esta necesidad de ahorrar costes y mejorar su rentabilidad está detrás, también, de la fusión de CaixaBank y Bankia, que tuvo lugar el pasado 26 de marzo.

Los titulares de cuentas pagan más

Hay varias entidades que han subido las comisiones o han endurecido las condiciones de las cuentas para no pagarlas, un cambio que afecta principalmente a los clientes menos vinculados (sin un salario domiciliado o sin productos adicionales como seguros, préstamos, planes de pensiones o fondos de inversión).

Por ejemplo, los clientes de Banco Santander fueron migrados entre enero y febrero a Santander One, una cuenta que tiene un coste anual de 240 euros si no se cumplen sus condiciones. Los clientes no vinculados de Unicaja también pagan más desde marzo. El banco subió la comisión de mantenimiento de 84 a 120 euros anuales si no se cumplían las condiciones de su Plan Cero. BBVA, por su lado, comunicó también en abril que a partir del próximo 15 de junio la comisión de mantenimiento de su cuenta nómina subiría de 100 a 160 euros anuales si no se cumplían los requisitos de vinculación.

La rentabilidad escasea

Tal y como comentan los expertos, los bancos no solo buscan cobrar más a sus clientes, también recortan en gastos y una forma de hacerlo es pasando la tijera a la rentabilidad de sus cuentas o depósitos.

“Ni los productos de ahorro de las entidades online se salvan de los ajustes”, afirman desde HelpMyCash.com. En enero, MyInvestor, el banco digital propiedad de Andbank España que paga un 1% TAE por los ahorros depositados en su cuenta, anunció una modificación de las condiciones. Desde abril, la cuenta solo ofrece un 1% TAE durante 12 meses, luego se reduce al 0,10%. WiZink, por su parte, conocido en España por sus tarjetas y productos de ahorro online, también comunicó en febrero que aquellos clientes que contrataron una cuenta de ahorro antes del 1 de agosto de 2020 verían una bajada del interés del 0,50% TAE al 0,20% TAE a partir de mayo. En marzo, todos los depósitos de Facto (Banca Farmafactoring) bajaron en caída libre hasta el 0,01% TAE.

Y no solo ha habido reducciones en el interés de algunos productos de ahorro, sino que, durante este primer trimestre, dos entidades han empezado a cobrar comisiones por ahorrar. Es el caso de BBVA, que anunció que a partir de febrero de 2021 empezaría a percibir una comisión anual del 0,30% (0,025% mensual) por los ahorros que superasen los 100.000 euros si el titular no cumplía la vinculación de su cuenta. ING, por su lado, también comunicó que los clientes con más de 30.000 euros en la Cuenta Naranja pagarían 10 euros mensuales si no cumplían los requisitos de la Cuenta Nómina.

La banca online gana clientela

Durante estos tres primeros meses, bancos puramente digitales como imagin, N26 u Openbank han anunciado un crecimiento en su cartera de clientes.

imagin daba la bienvenida a su cliente número tres millones en enero de 2021 y, por las mismas fechas, N26 anunciaba que en España su base de clientes ya ascendía a los 600.000 clientes en el país, 100.000 clientes más que los que contabilizaba el pasado mes de octubre de 2020. En marzo, el banco online del Grupo Santander, Openbank, superó el millón y medio de clientes.

También se han unido a la fiesta nuevos actores digitales, revela el comparador HelpMyCash.com. En enero llegó Nickel, un nuevo modelo de banca que se sirve de estancos y quioscos para promover la contratación de sus productos y Vivid Money, un neobanco alemán que ofrece distintas ventajas como cashback en compras o la inversión en criptomonedas o en acciones a golpe de clic.

Endesa Madrid exterior 1

- Las condiciones del crédito podrían mejorar si se reducen las emisiones de CO2 por parte de Endesa: 18% de aquí a finales de 2023.

- Es la primera vez que Endesa incluye este incentivo en sus operaciones financieras. Los recursos financieros de esta operación de financiación sostenible están destinados a asegurar la liquidez de Endesa y las necesidades del plan de negocio: el 90% de la inversión está relacionada con el ODS 13 (Acción por el clima).

- Con esta operación, Endesa tiene como objetivo que toda su operativa financiera incluya incentivos ligados a sostenibilidad u otros objetivos sociales o de buen gobierno.

- En la actualidad, el 45% de la deuda bruta de la eléctrica está vinculada a objetivos de sostenibilidad a cierre de 2020. El plan estratégico 2021-2023 fija el objetivo de elevar ese porcentaje al 60% al final del periodo.

Madrid, Abril de 2021.- Endesa y CaixaBank, una de las entidades líderes en financiación sostenible de nuestro país, han firmado un préstamo “verde” a 7 años por importe de 150 millones de euros, destinado a asegurar la liquidez de Endesa y a financiar el plan de negocio proyectado para los próximos años.

Esta nueva operación financiera vuelve a estar vinculada así a criterios de sostenibilidad ESG (Environmental, Social and Governance) pero con una gran novedad para Endesa: por primera vez, las condiciones crediticias están ligadas a un objetivo de reducción de emisiones Scope 1 (<menos de150 emisiones específicas medidas en gCO2eq/kWh* a finales de 2023 vs 183 gCO2eq/kWh de cierre de 2020).

  • El préstamo cuenta además con condiciones muy competitivas respecto al mercado, muestra del apoyo de CaixaBank a iniciativas y proyectos respetuosos con el medio ambiente que contribuyan a prevenir, mitigar y dar respuesta al cambio climático y la transición hacia una economía baja en carbono.Una de sus principales bondades es el vencimiento, de 7 años, plazo que no ofrece generalmente el mercado bancario.

Este último préstamo con CaixaBank se suma al reciente anuncio que hizo la compañía al haber completado la vinculación de toda su operativa financiera a objetivos de sostenibilidad, lo que, sin duda, contribuye a reforzar su compromiso con los objetivos de descarbonización y además compromete a las entidades financieras con las que trabaja. Además, la compañía anunció al mercado a finales de noviembre, al presentar su Plan Estratégico 2021-2023, que el 60% de toda su deuda bruta estaría ligada a objetivos de sostenibilidad a finales de 2023. A cierre del 2020 este porcentaje era del 45%.

Plan inversor

Estas operaciones son una pieza clave en la estructura de la deuda de Endesa, asegurando su liquidez y permitiendo financiar el plan de negocio para 2021-2023 presentado al mercado a finales del año pasado y en el que la compañía actualizó su estrategia de Transición Energética basada en dos grandes pilares. Primero, el crecimiento de un 50%de su parque de energías renovables, hasta 11.500 MW y con una inversión de 3.300 millones (un 20% más que en el plan anterior). Con ello, el 89% de la producción peninsular estará libre de emisiones de CO2 a final de 2023 (con un objetivo Scope 1 <150 en gCO2eq/kWh, en reducción ulterior al 2030 a <95 en gCO2eq/kWh). Y, segundo, el impulso a la digitalización de la red que absorbe otros 2.600 millones, un 30% más que en la planificación 2020-2022.