arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

declaracionrenta

La Agencia Tributaria acaba de dar el pistoletazo de salida a la campaña de la renta de 2021. El 6 de abril comienza el plazo para saldar cuentas con Hacienda, que se alargará hasta el 30 de junio. Y más nos vale no olvidarnos, porque las sanciones por presentar la declaración fuera de plazo pueden llegar a ser de hasta el 150%.

Muchos contribuyentes optarán por consultar el borrador de su declaración por Internet. La forma más sencilla de cumplir el trámite. Eso sí, antes de confirmar el borrador, conviene revisar que no contiene ningún error.

Pero ¿cómo se descarga el borrador de la renta de 2021? Solo hay que acceder a la web de la campaña de la renta de este año, pero antes de poder visualizarlo, la Agencia Tributaria tiene que comprobar quiénes somos. Y para identificarnos, podemos usar tres sistemas, explican fuentes del comparador de productos financieros HelpMyCash.com, que han elaborado una guía gratuita sobre la declaración de la renta de 2021 en la que explican, paso a paso, como consultar el borrador.

 

DNI electrónico o Cl@ve PIN

Los ciudadanos pueden identificarse en la sede electrónica de la Agencia Tributaria con un certificado digital o un DNI electrónico. Es la opción más rápida. Otra vía es registrarse en el sistema Cl@ve PIN, que permite realizar trámites en las sedes virtuales de la Administración.

 

Número de referencia

La tercera opción para los que no disponen de un certificado digital ni se han dado de alta en Cl@ve es solicitar un número de referencia.

Esta alternativa permite obtener un código de seis caracteres al instante que, además, se puede renovar en cualquier momento si se olvida. La única desventaja es que para solicitarlo hace falta recordar el valor de la casilla 505 de la declaración de la renta del ejercicio 2020 (la que se presentó el año pasado).

 

Hay una excepción: los contribuyentes que el año pasado no presentaron la declaración o aquellos a los que la casilla les arrojó un resultado igual a cero tendrán que informar, en su lugar, de los últimos cinco dígitos del IBAN de una cuenta corriente de la que fuesen titulares el pasado año.

 

La casilla 505 hace referencia a la base liquidable general sometida a gravamen y no debemos confundirla con el resultado de la declaración. Si guardamos una copia de la declaración que presentamos el año pasado, podremos encontrarla dentro de la sección base liquidable general y base liquidable del ahorro.

A la hora de consignar el valor de la casilla 505 en el formulario, se deben introducir los números enteros separados por una coma de los decimales y no por un punto, ya que si no se hace así, el sistema indicará que hay un error.

 

Si no somos capaces de recuperar el importe de dicha casilla, siempre podemos pedir cita previa en una oficina de la Agencia Tributaria para que nos lo digan presencialmente. No obstante, si queremos evitar desplazamientos y acelerar el trámite, podemos olvidarnos del número de referencia y optar por un sustituto: registrarnos en el sistema Cl@ve>. Hoy en día, el proceso de alta es sencillo, ya que se puede hacer por videollamada a través del smartphone o del ordenador. Hará falta tener a mano el DNI para identificarse.

 

Con este sistema, que combina un código escogido por el usuario con un PIN temporal que emite la Agencia Tributaria cada vez que el contribuyente lo necesita, se puede consultar el borrador, modificarlo y presentarlo.

 

Atención telefónica o presencial

La declaración de la renta también puede confeccionarse y presentarse por teléfono o en una oficina de la Agencia Tributaria, aunque para eso habrá que esperar. El plazo para presentar la declaración por teléfono se abre el 5 de mayo, aunque se podrá pedir cita previa desde el día 3 de ese mismo mes. Los que quieran ser atendidos por teléfono tendrán que indicar su número de referencia o el valor de la casilla 505 cuando les llamen para identificarse.

Por el contrario, el plazo para solicitar cita para acudir a una oficina de la Agencia Tributaria comenzará el 26 de mayo y el período de atención presencial se iniciará el 1 de junio.

euribor

El euríbor a un año, que es el índice más usado en España para calcular el interés de las hipotecas variables, prosigue su particular escalada hacia valores positivos. Su cotización en marzo se sitúa en el -0,237%, notablemente superior a la de febrero (-0,335%) o a la de enero (-0,477%). Según el comparador financiero HelpMyCash.com, esto es una muy mala noticia para los que tienen una hipoteca ligada al euríbor porque pasarán a pagar 187 euros más al año por la subida de este índice.

 

Afectará a las hipotecas variables con revisión en abril

Esta subida la notarán quienes tengan una revisión del interés en abril. Conviene recordar que el interés de las hipotecas variables se revisa una vez al año o al semestre, en la fecha fijada en el contrato. Ese día, el banco toma el último valor publicado del euríbor para calcular el interés que se aplicará hasta la siguiente actualización. Así, si el euríbor ha subido respecto a la anterior revisión, el interés será más alto y el hipotecado pagará unas cuotas más caras. En cambio, si baja, se aplicará un tipo más bajo y las mensualidades se abaratarán.

 

El interés de estos hipotecados, hasta ahora, se calculaba con el valor que registró el euríbor hace un año (-0,487%) o hace un semestre (-0,492%), dependiendo de lo establecido en el contrato de cada préstamo. Pero en cuanto se actualice con la cotización de marzo de 2022 (-0,237%), ese interés aumentará notablemente y las cuotas mensuales subirán de precio.

 

Por ejemplo, pongamos que una persona tiene una hipoteca media de 150.000 euros con un plazo de 25 años y un interés de euríbor más 1%. Según los cálculos realizados por HelpMyCash, si su interés se revisa anualmente con el euríbor de marzo, pasará a pagar unos 198 euros más al año (16,51 euros más al mes). Si se actualiza una vez cada seis meses, ese encarecimiento será de unos 101 euros en el conjunto del semestre (16,83 euros más al mes).

 

¿Euríbor por encima del 0% en 2022?

Las perspectivas tampoco son halagüeñas para los hipotecados a los que se les revise el interés en los próximos meses. La tendencia de este índice es claramente ascendente: tras cerrar el mes de diciembre de 2021 con una cotización del -0,502%, subió en enero (-0,477%), febrero (-0,335%) y marzo (-0,237%).

 

La previsión, según apuntan cada vez más expertos, es que siga aumentando este año hasta alcanzar valores positivos, algo que no ocurría desde 2016.

 

El Departamento de Análisis de Bankinter, por ejemplo, espera que el euríbor ronde el 0,40% en diciembre de 2022 y que se sitúe alrededor del 0,80% en 2023. CaixaBank Research, por su parte, pronostica que este índice subirá este año hasta el 0,13% y que cotizará sobre el 0,85% para el que viene.

 

La principal culpable de esta subida es la inflación de la eurozona, que está disparada (5,9% en febrero) por la guerra en Ucrania. Si no baja en los próximos meses, el Banco Central Europeo se verá obligado a aumentar sus tipos de interés para contenerla, que es la medida estrella que suelen tomar los bancos centrales en este tipo de circunstancias. Ante este escenario, las entidades financieras europeas ya están aplicando unos intereses más altos a los préstamos que se conceden entre ellas, lo que provoca que el euríbor cotice al alza.

 

Momento idóneo para pasarse al tipo fijo

Con estas perspectivas en mente, este puede ser un buen momento para cambiar la hipoteca variable al tipo fijo. De este modo, el cliente se librará del euríbor y podrá pagar una cuota estable y asequible, con un interés medio de alrededor del 1,50% durante todo el plazo de vigencia de su préstamo. Como subrayan los expertos de HelpMyCash, conviene llevar a cabo esta operación cuanto antes porque cada vez más bancos han empezado a encarecer sus tipos fijos para redirigir las contrataciones a la modalidad variable (con la que obtendrán más beneficios si el euríbor continúa su tendencia alcista).

 

La operación más rápida para formalizar el cambio es mediante una novación, es decir, llegando a un pacto con el propio banco. Si este se niega, el cliente también puede traspasar su préstamo a otra entidad dispuesta a asumir ese paso del tipo variable al fijo, una acción conocida como subrogación de acreedor. En ambos casos, el cliente tendrá que pagar el coste de la tasación de su vivienda (unos 300 euros) y la comisión asociada a esta modificación, que puede costar un máximo del 0,15% sobre el importe pendiente (0% si han pasado más de tres años desde la contratación del crédito).

ahorrardinero

El dinero puede ser muy traicionero. De hecho, hasta puede acabar con nuestra relación de pareja. Hay que hablar de dinero con la pareja. Pero hacerlo cuando los problemas son evidentes puede ser demasiado tarde. En España, uno de los principales motivos por los que la gente se divorcia son las dificultades económicas, de acuerdo con la Asociación Española de Abogados de Familia.

Para evitar que una relación se rompa, no basta con ser romántico, sino que hay que adoptar una serie de hábitos saludables que fortalezcan el vínculo. Convertir el dinero en un tema tabú, no definir un plan en común y no ser honestos son algunos de los errores que no debemos cometer si no queremos que el dinero termine con nuestra relación, tal y como explica el comparador de productos financieros HelpMyCash.com en su guía para gestionar las finanzas en pareja con éxito.

 

  1. No hablar de dinero

Hay que hablar de dinero con la pareja. Es cierto que no es un tema muy romántico y menos ahora que se acerca San Valentín, pero es importante ponerlo sobre la mesa. Y no vale con tratarlo una vez, sino que hay que hablar de dinero de forma regular. Analizar las finanzas en común, los gastos y los proyectos conjuntos es una forma sana de fortalecer la relación y de evitar problemas en el futuro.

 

  1. No tener una estrategia común

Es importante definir cómo se van a gestionar las finanzas en pareja desde el primer momento. La clave es llegar a acuerdos para evitar malentendidos, por eso los expertos de HelpMyCash recomiendan revisar regularmente el presupuesto común y adaptarlo a las circunstancias de cada momento.

 

Un tema que no debe pasarse por alto es cómo se reparten los gastos y cuánto aporta cada uno al fondo común. Si se abre una cuenta conjunta y cada miembro de la pareja ingresa la misma cantidad, todo se pagará a medias. Pero es probable que uno de los miembros de la pareja cobre más que el otro o que uno no tenga un empleo, pero dedique su tiempo a las tareas del hogar o la crianza de los niños. En esos casos, es muy importante acordar cómo se repartirán los gastos y cuánto dinero aportará cada uno y, sobre todo, estar de acuerdo con la decisión para evitar futuros reproches.

 

Tampoco está de más establecer metas de ahorro comunes, por ejemplo la compra de un coche o de una vivienda, y fijar un plan para lograrlas que sea realista y acorde a la situación de cada miembro de la pareja.

 

  1. No cumplir los compromisos

De nada sirve hablar de dinero y fijarse unos objetivos comunes si luego no se cumplen. Es importante priorizar las finanzas en común para que la relación no se resienta. Si cada miembro de la pareja cobra su nómina en su cuenta y ambos son titulares de una cuenta conjunta para gestionar los gastos comunes, hay que darle prioridad a esta cuenta. Conviene transferir a principios de mes el dinero que se haya acordado al bote común para asegurarse de que se respetan los acuerdos alcanzados. Para hacerlo más cómodo, se puede programar una transferencia automática desde la cuenta individual a la cuenta compartida.

 

  1. No ser honesto

La falta de transparencia puede pasar factura. Esconder las deudas, adquirir obligaciones que no permitan cumplir con los compromisos comunes o ser demasiado derrochador puede acabar con una relación de pareja.

 

Contraer deudas a espaldas de la pareja puede acabar siendo muy dañino, sobre todo si lo que en un principio parecía un crédito asequible acaba derivando en una espiral de deudas que minan el ánimo e impiden cumplir los objetivos comunes.

 

  1. No tener un fondo de emergencia

Una avería en un electrodoméstico, una fuga de agua, una visita con los niños al dentista… “En cualquier momento puede surgir un imprevisto y conviene contar con un fondo para emergencias que no nos impida hacer frente a estas situaciones sobrevenidas”, afirman desde HelpMyCash. En este caso, se puede abrir una segunda cuenta compartida destinada únicamente a ahorrar para futuros imprevistos, así se evitará gastar el dinero y se podrá construir un colchón financiero.

tarjetas credito

Aunque el precio de la gasolina ha bajado ligeramente durante los últimos días, llenar el depósito del coche sigue costando una pequeña fortuna. A día de hoy, el mejor truco para ahorrar al volante continúa siendo repostar en las gasolineras más baratas. La diferencia es considerable.

 

Llenar el depósito en los surtidores de la estación de servicio más económica de la península cuesta 99 céntimos menos por litro de gasolina en comparación con la más cara, según los datos del Ministerio para la Transición Ecológica. Si se consume diésel, el ahorro es de 1,14 euros por litro.

 

Pero no siempre es posible acercarse a los surtidores más baratos de la ciudad. Una alternativa para ahorrar sin alterar demasiado la rutina diaria es pagar los repostajes con una tarjeta que incluya descuentos en carburante, explican los expertos del comparador de productos financieros HelpMyCash.com, que han analizado cuáles con las mejores tarjetas con descuentos en gasolina que, además, no tienen gastos de emisión.

 

Muchos bancos y financieras ofrecen a sus clientes descuentos al llenar el depósito del coche, aunque solo en las estaciones de servicio de una marca concreta. “Una buena estrategia para ahorrar es llevar encima varias tarjetas y usarlas en función de la gasolinera en la que se vaya a repostar, para poder aprovechar todos los descuentos”, señalan desde HelpMyCash.

 

Tarjetas con descuentos en Galp

Aunque la petrolera portuguesa no es la que tiene más gasolineras en España, sí es la que ha llegado a acuerdos con más bancos.

 

Los conductores que paguen con la tarjeta de crédito Mastercard Galp Solution emitida por Cetelem ahorrarán un 4% en cada repostaje si pagan a fin de mes sin intereses y un 8% si pagan a crédito. La devolución máxima es de 40 euros al mes.

 

Los clientes de Abanca pueden ahorrar un 5% en Galp si usan las tarjetas Visa Oro y Visa Platinum de la entidad gallega y un 4% si pagan con las tarjetas de crédito Clásicas. Los que prefieran pagar con la tarjeta de débito disfrutarán de un 2% de descuento.

 

Por su parte, los clientes de ING y de EVO Banco pueden ahorrarse un 3% y un 2% respectivamente al pagar sus repostajes en Galp con sus tarjetas de crédito o débito. ING también devuelve el 3% en las estaciones de servicio Shell.

 

Tarjetas con descuentos en Repsol

Las gasolineras Repsol son las más fáciles de encontrar en las carreteras españolas. En 2020 había 3.331, según la AOP. Y también es fácil conseguir descuentos en ellas. Además de poder usar las promociones de la app Waylet (actualmente hay un descuento de 10 céntimos por litro al pagar con la aplicación), se puede ahorrar con varias tarjetas, señalan desde HelpMyCash.

 

Para empezar, la Tarjeta de Compra de El Corte Inglés devuelve el 4% del importe gastado en las gasolineras Repsol, Campsa y Petronor. El cliente recibirá cada trimestre un cheque con el dinero acumulado, con un máximo de 60 euros, para gastar en los comercios de la compañía.

 

La Tarjeta Ibercaja Repsol Máxima permite disfrutar de un 2% de descuento (3% en carburante premium hasta finales de junio) y de un 5% en tiendas y servicios de lavado.

 

BBVA y CaixaBank comercializan la tarjeta Repsol Más Visa con la que se puede ahorrar tres o cinco céntimos por litro en función del carburante consumido y obtener un descuento trimestral adicional de dos céntimos por litro si se repostan al menos 250 litros al trimestre.

 

Tarjetas con descuentos en Cepsa

Los conductores que reposten en alguna de las más de 1.500 estaciones de servicio Cepsa que hay en España pueden ahorrar hasta un 6% al pagar con la Tarjeta Mastercard Porque Tú Vuelves emitida por WiZink. Concretamente, se puede obtener un descuento inmediato del 3% más un 3% adicional cada mes si se usa la tarjeta para hacer compras en comercios que no sean gasolineras por un importe superior a 300 euros al mes.

 

Otra alternativa para ahorrar es usar la tarjeta de crédito Pass de Carrefour que devuelve el 4% del importe gastado en estaciones de servicio Cepsa en un cheque para gastar en los supermercados. Además, la tarjeta Pass permite ahorrar un 8% en gasolineras Carrefour.

 

Tarjetas con descuentos en BP

La tarjeta de crédito Visa Mi BP emitida por Bankintercard permite ahorrar hasta un 9% cada vez que se llene el depósito si se activa el pago a fin de mes y hasta un 12% con el pago aplazado. Eso sí, hay que leer atentamente la letra pequeña de la tarjeta, recomiendan los expertos de HelpMyCash, ya que los descuentos están compuestos por varios tramos y el ahorro final al usarla puede ser menor.

 

hipotecas reclamacion

Secretos o no tanto. Los contratos de intermediación inmobiliaria en la venta incluyen muchas cláusulas relevantes que, por prisa o desconocimiento, suelen pasarse por alto. Las sorpresas llegan a posteriori cuando el vendedor se encuentra con que la agencia reclama sus honorarios sin haber vendido el piso, prorroga el contrato de intermediación inmobiliaria de forma automática o reclama el pago de su tarifa tras la firma de las arras.

Los expertos del comparador inmobiliario HelpMyCash.com reciben a diario consultas de sus usuarios, quienes se cuestionan si dichas prácticas son legales o no. Y en la mayoría de los casos, sí lo son. En efecto, se describen de manera explícita en el contrato en cuestión. Por todo eso, los expertos aconsejan leer atentamente cualquier documento antes de firmarlo y advierten sobre las cláusulas que habitualmente generan conflictos o malentendidos entre propietarios y agencias.

 

Precio de la vivienda

Es lógico que un contrato inmobiliario especifique las condiciones de la venta y, entre ellas, el precio al que se quiere vender la vivienda. Muchas agencias detallan en el contrato que cobrarán sus honorarios cuando presenten una propuesta de compra que cumpla con dichas condiciones, aunque el propietario opte por no vender.

 

Esto le pasó a un usuario de HelpMyCash y representó un conflicto para él. Los expertos del comparador explican que el propietario en cuestión no estaba completamente seguro del precio de su vivienda. Aceptó una valoración que le hizo su agente inmobiliario, firmó el contrato de intermediación, y luego se dio cuenta de que su piso podía tener un valor mucho más alto. Por ello, cuando apareció un comprador dispuesto a pagar el precio original, se negó a vender. Y la agencia, respaldada por el acuerdo firmado por ambos, reclamó sus honorarios.

 

“Nuestro consejo para los propietarios en general es que nunca firmen un contrato si no están completamente seguros o de acuerdo con las cláusulas. Parece una obviedad, pero muchas veces el estrés, la presión o el desconocimiento nos impulsan a tomar decisiones poco acertadas que luego pueden salir muy caras”, advierten.

 

Honorarios de la agencia

Algunos agentes informan verbalmente de los costes de sus servicios. El vendedor suele conformarse con ello y, en consecuencia, no se detiene a leer la letra pequeña del contrato. Pero, cuidado, los expertos de HelpMyCash aseguran que reciben muchas consultas de sus usuarios por problemas relacionados con este punto.

 

Las diferencias más importantes sobre los honorarios están relacionadas con el “cuánto” y el “cuándo”. El “cuánto”, porque muchas veces los precios se informan sin IVA. Puede ocurrir, entonces, que un propietario espere pagar 7.000 euros de comisión, pero como en el contrato se detalla que dicha suma no incluye impuestos, en la práctica tendrá que pagar 8.470 euros.

 

Con respecto al “cuándo”, casi todas las inmobiliarias aseguran cobrar sus honorarios con la venta. Pero en la práctica, y en función de las condiciones que se detallan en el contrato, casi nunca es así: la comisión o la tarifa fija de la inmobiliaria suele pagarse un 50% en las arras y un 50% al momento de firmar la escritura de compraventa, o bien, 100% con las arras.

 

Prórroga tácita

Otro punto importante es la duración del contrato y su prórroga tácita. La mayoría de los encargos de venta se firman por un plazo de 3 o 6 meses, pero estos se prorrogan de forma automática, salvo que alguna de las partes notifique su voluntad de rescindirlo con una antelación de entre 7 y 20 días, dependiendo de la agencia.

 

Muchas veces ocurre que los propietarios contratan una inmobiliaria y luego se encuentran con que la gestión no es la que esperaban. Frente a eso, se plantean cambiar de agencia tan pronto como venza el contrato. Pero cuando llegue ese momento, ya será tarde: el encargo se habrá renovado automáticamente y la venta de la vivienda seguirá en manos de la misma agencia.

 

Al respecto, los expertos de HelpMyCash sugieren tres acciones. La primera es comparar inmobiliarias para encontrar aquella que mejor se adapte a las necesidades del propietario. La segunda es leer y analizar atentamente cada cláusula del contrato. La tercera es enviar la nota de rescisión tan pronto como el propietario empiece a sentirse disgustado con los servicios, no importa si esto ocurre uno o dos meses antes del vencimiento.

 

Estos son solo algunos fragmentos de la letra pequeña del contrato de intermediación inmobiliaria, pero hay más. Por eso los expertos del comparador hacen énfasis en la importancia de leer cada cláusula antes de firmarlo. Incluso, ponen a disposición su foro de consultas para resolver inquietudes al respecto.