arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

renta2

El 7 de abril se abre el plazo para presentar la declaración de la renta de 2020. A partir de entonces y hasta el 30 de junio, se podrá solicitar y confirmar el borrador por Internet o por la app de la Agencia Tributaria o confeccionar la declaración manualmente a través del servicio Renta Web.

 

Todos los contribuyentes podrán solicitar su borrador por Internet. Además, también se podrán consultar los datos fiscales y un resumen del borrador a través de la app de la Agencia, disponible para teléfonos Android e iOS. Eso sí, la aplicación no permite modificar el borrador ni añadir datos adicionales, por lo que solo podrán confirmarlo a través de su smartphone aquellos contribuyentes que no tengan que realizar ningún cambio.

 

En cualquier caso, antes de confirmar el borrador, es recomendable revisar que toda la información es correcta e incluir aquellos datos que no aparezcan, como por ejemplo todas las deducciones fiscales a las que se tenga derecho, explican los expertos del comparador financiero HelpMyCash.com que acaban de presentar una guía gratuita para descargar el borrador de la renta paso a paso por Internet, que, además, incluye las fechas clave de la campaña de este año y las novedades fiscales.

 

Certificado electrónico, número de referencia o Cl@ve PIN

Para consultar, modificar y presentar el borrador o la declaración por Internet será necesario identificarse con uno de estos tres sistemas: certificado o DNI electrónico, número de referencia o Cl@ve PIN. Para tramitar el borrador a través de la app se tendrá que acceder con el sistema Cl@ve o con el número de referencia.

 

Los contribuyentes que no tengan un certificado digital y que no estén registrados en el sistema Cl@ve pueden solicitar un número de referencia a través de la sede electrónica de la Agencia Tributaria. Lo obtendrán al instante, pero para ello necesitarán informar del valor de la casilla 505 de la renta de 2019.

El importe de la casilla 505, correspondiente con la base liquidable general sometida a gravamen, se puede encontrar en la declaración o el borrador que presentamos el año pasado si conservamos una copia. También aparece en el documento de ingreso o devolución, explican los expertos de HelpMyCash en su guía. En caso de no disponer de él, se puede solicitar cita previa en una oficina de la Agencia Tributaria para obtener el valor de dicha casilla.

 

Caso aparte son los contribuyentes que el año pasado no presentasen la declaración o aquellos a los que la casilla 505 les diese un resultado igual a cero. Estos contribuyentes no necesitarán introducir el valor de dicha casilla para solicitar el número de referencia, sino los últimos cinco dígitos del código IBAN de una cuenta corriente a su nombre.

 

Alternativa a la casilla 505

Aquellos que no tengan el importe de la casilla 505 ni un certificado electrónico tienen una alternativa que les evitará tener que desplazarse a una oficina de la Agencia Tributaria: registrarse en el sistema Cl@ve PIN.

 

El alta se puede llevar a cabo solicitando un código seguro de verificación que el contribuyente recibirá por correo postal en su domicilio y que le permitirá completar el registro por Internet, aunque los expertos de HelpMyCash explican que hay otro sistema más rápido para registrarse en el servicio Cl@ve PIN: hacerlo por videoconferencia.

 

“Se puede hacer por el móvil o con un ordenador que disponga de cámara, micrófono y altavoces” explican desde HelpMyCash. El registro puede llevarse a cabo de lunes a viernes de 9:00 a 14:00. Para ello, hay que acceder a la web de la Agencia Tributaria, al apartado dedicado a la renta de 2020, pinchar sobre la opción Registro en Cl@ve> y luego sobre Registrarse en Cl@ve>. Después de aportar el DNI o NIE, se debe hacer clic sobre También puede registrarse por videollamada y seguir las instrucciones. Será necesario mostrar al operador el DNI o el NIE e indicar un número de teléfono móvil.

 

También es posible registrarse en el sistema Cl@ve presencialmente en una oficina acreditada o por Internet con un certificado electrónico, aunque el propio certificado ya permite acceder de por sí al servicio de tramitación del borrador.

casa dinero suelo

El impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana (IIVTNU), mejor conocido como plusvalía municipal, es uno de los tributos que se debe pagar por vender o heredar una casa. Este impuesto es de carácter local, por lo que los encargados de su recaudación son los ayuntamientos. Se ha vuelto muy polémico, desde que en el 2017 el Tribunal Constitucional sentenció que no se debe cobrar cuando el contribuyente ha vendido su vivienda con pérdidas, pero lo cierto es que, como no ha sido regulado, la mayoría de los ayuntamientos siguen girando el tributo haya o no haya habido ganancia.

 

¿Y cómo saber cuánto se tiene que pagar? El comparador financiero HelpMyCash.com ha lanzado una nueva calculadora que permite saber el coste de la plusvalía municipal. Los expertos del comparador, a continuación, explican los criterios que se utilizan para realizar el cálculo y cómo proceder en el caso de que el ayuntamiento nos haga un cobro que el Constitucional considera indebido.

 

Cómo se calcula la plusvalía municipal

Cada ayuntamiento fija las reglas del juego en el cobro de este impuesto. Es decir, estos organismos establecen sus propios coeficientes multiplicadores y los porcentajes de tributo que se deben aplicar al cálculo. Por esto, lo que nos sale a pagar puede ser muy diferente entre una localidad u otra.

No obstante, existen unos criterios generales sobre los que se basa el cálculo de la plusvalía y que son aplicables independientemente del lugar donde hayamos vendido o heredado una casa. ¿Cuáles son? Básicamente, son tres.

 

1. El valor catastral del suelo de la vivienda

Este tributo, a diferencia del IRPF, otro de los impuestos que se pagan al vender una casa, no toma en cuenta el precio de venta de la propiedad sino el valor catastral del suelo. Este es un valor administrativo asignado por el Catastro y que podemos encontrar en el último recibo del IBI o que podemos consultar en la sede electrónica del Catastro, aseguran desde HelpMyCash.com.

 

2. El número de años que hemos sido dueños del inmueble

La plusvalía municipal, en su definición, mide el incremento de valor que ha experimentado el suelo de una casa a lo largo del tiempo. Por tanto, para hacer el cálculo se deben tomar en cuenta el número de años que hemos tenido el inmueble en propiedad. Es decir, desde que lo compramos o heredamos y hasta su venta o transmisión, si se trata de una herencia.

 

A cada uno de estos años (o un rango de ellos), los ayuntamientos le asignan un coeficiente multiplicador de incremento y este lo debemos multiplicar por el valor catastral del suelo para obtener la base imponible del tributo.

 

Por ejemplo, en Barcelona el ayuntamiento utiliza cuatro coeficientes o porcentajes de incremento que se aplican al valor catastral y estos cambian cada cinco años. Es decir, hasta los cinco años de propiedad es 3,7%, hasta los 10 años es 3,5%, hasta los 15 años es 3,1% y hasta los 20 años es 2,8%.

Hay que tener en cuenta que los 20 años es el tiempo límite que se utiliza para el cálculo. Es decir, a partir de esta antigüedad se toma siempre el último coeficiente o porcentaje de incremento para saber cuánto nos toca pagar.

 

3. El porcentaje de tributo definido por el ayuntamiento

Una vez que hemos calculado la base imponible de la plusvalía municipal (valor catastral multiplicado por el coeficiente asignado al número de años) debemos aplicar a esta el porcentaje de tributo definido por la localidad.

 

Este puede variar dependiendo de la ubicación, pero, por ley, nunca deberá exceder del 30%, advierten desde HelpMyCash.com. Hecho esto, ya sabemos cuánto tenemos que pagar de plusvalía municipal por vender una casa.

 

La polémica: ¿hay que pagar plusvalía municipal por vender con pérdidas?

No siempre una vivienda gana valor a lo largo del tiempo, sino que más bien lo pierde. La polémica de este tributo está servida, dado que su cálculo no considera el precio al cual se vende una casa, sino que toma un valor administrativo que no siempre está ajustado a la realidad del mercado.

 

¿Qué puede hacer un contribuyente que ha vendido su vivienda con pérdidas si el ayuntamiento le cobra el tributo? La mayoría de los expertos coinciden en que es aconsejable liquidar el impuesto y luego proceder a presentar una reclamación, para de esta forma evitar problemas fiscales. La mayoría de los ayuntamientos ha abierto vías que permiten a los contribuyentes demostrar sus pérdidas para que les devuelvan el importe de la plusvalía municipal abonado, explican desde HelpMyCash.com.

 

Hay que tener en cuenta que el plazo para pagar la plusvalía municipal es de 30 días a contar desde la fecha de la compraventa. ¿Y qué plazo tenemos para presentar la reclamación? Esto dependerá de la forma en la que se abonó el tributo. Si se hizo a través del sistema de autoliquidación, tenemos cuatro años para solicitar la rectificación de ingresos indebidos, pero si ha sido el ayuntamiento el que nos ha girado el recibo (liquidación), tendremos apenas 30 días para presentar la petición. En ambos casos, el organismo tiene seis meses para darnos respuesta.

banco tramite

Los principales bancos de España han subido las comisiones de sus cuentas corrientes durante los últimos meses como vía para obtener ingresos y mejorar su rentabilidad y, al mismo tiempo, han impuesto requisitos más exigentes para librarse de ellas.

 

La subida de comisiones ha afectado, sobre todo, a los clientes menos vinculados, que ahora tienen que pagar hasta 240 euros al año por mantener una cuenta corriente.

 

En este contexto, son muchos los consumidores que buscan alternativas a su banco actual para no pagar. De hecho, pagar menos comisiones es uno de los principales motivos para cambiar de banco, según un estudio realizado por el comparador de productos financieros HelpMyCash.com en 2020.

 

¿Todavía hay cuentas sin comisiones con requisitos asequibles? Lo cierto es que hay una variada oferta de bancos que no cobran comisiones, afirman fuentes de HelpMyCash. De hecho, en algunos casos ni siquiera hace falta cambiar de entidad para dejar de pagar comisiones, ya que muchas de las entidades que han aumentado el coste de sus cuentas disponen también de alternativas gratuitas. Eso sí, en general son cuentas digitales, pensadas para que el cliente realice las operaciones básicas (transferencias, reintegros de efectivo, pago de recibos e impuestos, consultas de movimientos, etc.) a través de los cajeros o la banca online, explican los expertos del comparador.

Pasos para dejar de pagar comisiones

Los clientes que hayan recibido una comunicación de su banco informándoles de que el precio de sus cuentas iban a aumentar o de que los requisitos para no pagarlas se iban a endurecer pueden intentar negociar con su banco.

 

También es recomendable valorar cuáles son los nuevos requisitos. Aquellos que ya estén muy vinculados con su banco, por ejemplo si tienen su nómina y sus recibos domiciliados, si usan regularmente una tarjeta para comprar o si disponen de otros productos como una hipoteca, un préstamo o un fondo de inversión, probablemente ya cumplan los requisitos del banco para operar gratis.

 

Otra opción para esquivar las comisiones es cambiar de cuenta dentro de la propia entidad. El principal escollo de este punto es que algunas de las cuentas sin comisiones que ofrecen los bancos están reservadas únicamente para nuevos clientes, por lo que los que ya forman parte del banco no siempre pueden hacer el cambio.

 

Por ejemplo, los clientes de CaixaBank que no cumplan las condiciones del programa Día a Día y, por tanto, tengan que pagar comisiones por sus cuentas corrientes, pueden abrir una cuenta corriente en Imagin, la marca online del banco. Imagin solo permite operar a través del móvil (no dispone de plataforma web) y ofrece menos servicios que CaixaBank, pero sus titulares seguirán pudiendo sacar dinero gratis en todos los cajeros del banco de origen catalán y no tendrán que cumplir ningún requisito de vinculación para no pagar comisiones.

 

En caso de no estar de acuerdo con las nuevas condiciones, también se puede iniciar una reclamación. Recientemente el Ministerio de Consumo y las comunidades autónomas reconocieron el derecho de los consumidores a mantener las condiciones de las cuentas contratadas bajo los eslóganes “cero comisiones” o “sin gastos”. Este es el criterio que seguirán, a partir de ahora, las autoridades de Consumo a las que pueden reclamar los consumidores.

 

“El ministerio y las comunidades autónomas entienden que, si existe una modificación contractual contraria a la oferta comercial ‘sin gastos’ o ‘cero comisiones’, el cliente puede exigir el cumplimiento del contenido íntegro de la oferta y la entidad no le puede exigir nuevas condiciones para seguir disfrutando de una cuenta sin gastos de mantenimiento”, informó el Gobierno de España en un comunicado.

 

Cuentas sin comisiones y sin vinculación

La última alternativa para esquivar las comisiones es cambiar de banco. Abanca, Bankia, Cajamar, Liberbank, Openbank, Imagin o BBVA comercializan cuentas sin comisiones, explican fuentes de HelpMyCash. Para contratarlas no es necesario domiciliar ni la nómina ni los recibos y se puede realizar toda la operativa básica con ellas, desde domiciliar ingresos o pagos, hasta sacar dinero en cajeros, pagar con tarjeta, abonar impuestos o enviar dinero por Bizum.

 

Más ventajas para los clientes con nómina

Aquellos clientes que tengan una nómina, pueden acceder a más ventajas, además de librarse de las comisiones, sin tener que cumplir demasiados requisitos. Por ejemplo, la Cuenta Nómina de Bankinter, además de no cobrar gastos de mantenimiento ni por transferencias, tiene una rentabilidad del 5% TAE el primer año y del 2% TAE el segundo para los primeros 5.000 euros. E incluye una tarjeta de crédito gratis con la que se puede sacar dinero sin coste en más de 17.000 cajeros. Para contratarla es necesario domiciliar una nómina de 800 euros o más, tres recibos al trimestre y realizar tres compras con tarjeta cada tres meses.

 

Otra cuenta nómina exenta de comisiones con ventajas exclusivas es la de ING. La Cuenta Nómina del banco naranja no cobra comisiones ni por la operativa básica ni por las tarjetas de débito y de crédito y, además, permite hacer transferencias gratis que llegan el mismo día, sacar dinero sin coste de más de 50.000 cajeros españoles y ofrece dos días de descubierto gratis. Para disfrutar de todas sus ventajas es necesario domiciliar una nómina, pensión o prestación por desempleo de cualquier importe o recibir transferencias desde otro banco de 700 euros al mes.

banca online

Ser cliente de más de una entidad es altamente aconsejable, tanto en términos de seguridad como para evitar comisiones, conseguir ventajas adicionales o ampliar la operativa disponible y aprovechar lo mejor de cada banco, revelan desde el comparador financiero HelpMyCash.com. Estas son, según los expertos, las razones clave por las que conviene abrir más de una cuenta bancaria.

 

1- Estar más protegidos

Los bancos protegen y garantizan el total del dinero de sus clientes que atesoran en cuentas bancarias y depósitos. Adicionalmente, hay un organismo oficial que se encarga de cubrir a los depositantes cuando la banca tiene problemas de solvencia o quiebra: el Fondo de Garantía de Depósitos.

Este sistema de protección para los clientes bancarios solo cubre los primeros 100.000 euros por titular y banco, con lo cual, si nuestro capital excede dicha cantidad, diversificar los ahorros en más de un banco nos permite extender la cobertura.

 

2- Aprovechar lo mejor de cada banco

Cuentas con tarjetas de crédito gratis, regalos a cambio de la nómina, devolución de un tanto por ciento del importe de los recibos, préstamos más baratos o productos de inversión más atractivos… Abrir una cuenta en otro banco nos puede abrir la puerta a productos o servicios concretos con unas mejores condiciones.

 

Tener una segunda cuenta en otro banco también nos permite ampliar la red de cajeros en los que podemos retirar dinero gratuitamente o acceder a servicios que nuestro banco principal no ofrece como, por ejemplo, transferencias en el extranjero sin comisiones, cuentas multidivisa o inversión en criptomonedas.

Los bancos suelen lanzar promociones atractivas para ganar clientes y cada entidad ofrece sus propias ventajas para diferenciarse de la competencia, por lo que si queremos convertirnos en un consumidor inteligente, la clave es aprovechar lo mejor de cada entidad, apuntan desde HelpMyCash.com.

 

3- Optimizar el ahorro

Lo más seguro es que nuestra entidad de toda la vida en la que tenemos la nómina domiciliada no nos ofrezca buenas alternativas para rentabilizar al máximo los ahorros, más bien todo lo contrario. De hecho, ya existen bancos que penalizan a base de comisiones a los clientes no vinculados y con un alto patrimonio.

Ahorrar en una cuenta separada de nuestra cuenta principal, además de ayudarnos a ahorrar más eficientemente evitándonos la tentación de gastar, puede ser más rentable si elegimos la cuenta y el banco correctos.

 

Cuentas de ahorro como las que ofrecen bancos online medianos o pequeños como Openbank, Orange Bank, MyInvestor, Renault Bank, Pibank o Nationale Nederlanden pagan hasta un 1% TAE por el dinero de sus clientes, un interés muy alejado del tipo medio en nuestro país (0,01% según los datos de enero del Banco de España).

 

4- Tener un plan B si no podemos acceder a nuestra cuenta

¿Y si nos quedamos sin poder acceder a nuestra cuenta por un error técnico en la banca digital o porque nos la han bloqueado? Tener un plan B puede servirnos para seguir atendiendo nuestras obligaciones financieras (pagar compras con tarjeta, retirar efectivo, realizar pagos por transferencia…).

Mantener algo de saldo en una cuenta adicional a la principal y usarla como cuenta de emergencia hasta que se resuelva la incidencia o el banco nos desbloquee la cuenta nos puede evitar problemas y situaciones de estrés, explican fuentes del comparador HelpMyCash.

 

5- Gestionar la economía en pareja

Abrir una cuenta compartida adicional a nuestra cuenta personal nos permite seguir manteniendo nuestra propia libertad financiera y, a la vez, gestionar nuestra economía familiar. Los expertos aconsejan abrir una cuenta conjunta en la que los dos titulares puedan atender pagos en común, ahorrar para proyectos y, en definitiva, gestionar sus finanzas familiares sin renunciar a su cuenta individual. De esta forma, los cotitulares evitan mezclar los ingresos y gastos personales de cada uno con los gastos del hogar.

euribor

Tras empezar el año estableciendo un nuevo récord negativo, todo apunta a que el euríbor a 12 meses cerrará febrero con una ligera subida. Y es que su media provisional, a falta de que se cierre el mes, es del -0,503%; un valor levemente más alto que el registrado en enero de 2021 (-0,505%). Aun así, desde el comparador financiero HelpMyCash.com destacan que los que tengan una hipoteca variable ligada a este índice de referencia notarán una buena rebaja en sus cuotas mensuales si su interés se les revisa en las próximas semanas.

 

Las hipotecas con revisión en marzo se abaratarán

 

Según los analistas de este comparador, el valor de febrero, pese a ser ligeramente superior al de enero, será el segundo más bajo jamás registrado. Por lo tanto, los clientes que tengan una hipoteca variable referenciada al euríbor pagarán una cuota sensiblemente más barata si les toca próximamente una revisión anual o semestral de su tipo de interés, pues la cotización de este índice era superior tanto en febrero de 2020 (-0,288%) como en agosto de ese mismo año (-0,359%).

 

Pongamos, por ejemplo, que un cliente tiene una hipoteca media de 150.000 euros, con un plazo de 25 años y un interés de euríbor más 1%. Si se le revisara el tipo aplicado anualmente con el valor registrado por este índice en febrero, sus cuotas se abaratarían, tras la actualización del interés, en unos 14 euros mensuales. Por lo tanto, para el próximo año pagaría casi 170 euros menos en total.

 

Ese ahorro no sería tan pronunciado con una revisión semestral, aunque seguiría siendo considerable. Para la misma hipoteca media, si la actualización se produjera cada seis meses, las cuotas se abaratarían en cerca de 9,50 euros mensuales. Para el siguiente semestre, en consecuencia, ese cliente pagaría casi 57 euros menos que en el anterior.

 

5 años por debajo del 0%

Además de registrar el segundo valor más bajo de su historia, el euríbor también alcanza otro hito en febrero: cinco años seguidos por debajo del 0%. Hace exactamente un lustro, en febrero de 2016, este índice entró por primera vez en terreno negativo tras cerrar el mes con una cotización del -0,008%. Según HelpMyCash, este aniversario es posible gracias a la política de tipos bajos que el Banco Central Europeo (BCE) ha seguido durante todo este período para estimular la economía de la eurozona.

 

Los más beneficiados por esta tendencia a la baja han sido, sin duda, los que tienen una hipoteca variable referenciada al euríbor. La cuota de un préstamo de 150.000 euros a 25 años y con un tipo de euríbor más 1% era, en febrero de 2016, de 564,77 euros mensuales. Con el último valor de este índice, en cambio, esas mensualidades serían de 531,81 euros, por lo que el titular de ese hipotético préstamo pagaría hoy casi 400 euros menos al año que hace un lustro.

 

Pendientes de la inflación

En cuanto al futuro de este índice, la mayoría de los expertos cree que el euríbor seguirá registrando valores similares a los actuales durante este año y, probablemente, también el próximo. El Departamento de Análisis de Bankinter, por ejemplo, prevé que cotizará a una media del -0,45% en 2021 y del -0,42% en 2022.

 

Esta tendencia, sin embargo, podría romperse si se produce un aumento muy pronunciado de la inflación en cuanto termine la pandemia de la covid-19. En ese escenario, si la inflación en el conjunto de la eurozona se situara por encima del 2% (el límite máximo marcado por las autoridades europeas para mantener la estabilidad de los precios), el BCE podría subir sus tipos de interés para tratar de contenerla, lo que previsiblemente provocaría un aumento del euríbor.

 

Desde HelpMyCash consideran aventurado hacer una previsión de este tipo a medio o a largo plazo, pues la evolución del euríbor podría estar sujeta a un buen número de variables: a la marcha de la economía europea tras la pandemia, a las presiones de los países de la eurozona más endeudados que se opondrían a una subida de los tipos… Por ello, a los que se planteen contratar una hipoteca variable les aconsejan seguir de cerca cualquier movimiento de este índice y calcular, por si acaso, si podrían hacer frente a las cuotas en caso de que subiera.