arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

tarjetas credito

Ver los precios en el surtidor cada vez que llenamos el depósito es sinónimo, la mayoría de las veces, de llevarnos las manos a la cabeza. El precio de la gasolina es una de las principales preocupaciones de los conductores que tienen que coger su coche con bastante frecuencia. Cuando hacemos números a final de mes, darle de comer a nuestro vehículo se lleva una buena parte de los ingresos si lo usamos a diario para ir a trabajar o llevar a nuestros hijos al colegio. Por este motivo, no solo es importante aprovechar las bajadas de precio para ahorrar. Elegir bien el método de pago puede hacer que reduzcamos aún más la cifra.

Dos semanas de bajada

Según los datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea, el litro de gasóleo se ha situado en 1,232 euros esta semana, lo que supone una caída del 0,4 %. Se trata de un descenso que ya suma 14 días consecutivos y que rompe con la tendencia de más de dos meses de subidas de precios. Las cifras que se han registrado esta semana sitúan el precio del carburante en niveles similares a diciembre de 2014. Por su parte, la tendencia que ha sufrido la gasolina es bastante similar. Cae un 0,37 % hasta 1,328 euros el litro.

Aunque la bajada en el precio del carburante suponga un respiro para los conductores, su cifra actual supone un incremento de casi el 9 % con respecto a los valores registrados a principios de año. Según los precios actuales, llenar el depósito de gasolina supone un desembolso de 73,04 euros, mientras que poner diésel a nuestro coche es aproximadamente seis euros más barato. No obstante, es más barato pasar por un surtidor en España que en la mayoría de los países europeos. Ahorramos alrededor de cuatro céntimos por litro.

Si pagas con efectivo estás desaprovechando la oportunidad de ahorrar

Pagar en la gasolinera no solo es cuestión de efectivo, también de tarjetas. En el mercado es posible encontrar tarjetas con descuentos en gasolineras que se adaptan a los hábitos de consumo de la mayoría de los usuarios. Según los datos que ha podido obtener HelpMyCash, de todas las tarjetas que tienen promociones en carburante que existen en el mercado, el 89,5 % son tarjetas de crédito.

No obstante, también existen tarjetas de débito con las que obtendremos ventajas si las pasamos por el datáfono. Sin embargo, el abanico de opciones es más reducido y puede que los descuentos que nos encontremos sean distintos a los que nos ofrecen las de crédito. Si estamos buscando pagar de forma inmediata, serán las que mejor se adapten a nuestras necesidades. El dinero se nos descontará de la cuenta en el mismo momento en el que el plástico sea aceptado. Antes de elegir, es importante valorar qué promociones son las que nos interesan más.

Los porcentajes de descuento son las ventajas más comunes


Son varios los tipos de promociones que incluyen las tarjetas con descuentos en compras. Por lo tanto, aspectos como dónde solemos llenar el depósito, la cantidad que gastamos al mes en carburante o si estamos dispuestos a aplazar la compra nos van a resultar realmente útiles para decantarnos por un producto u otro. De todos los productos con estas características, el 84,2 % ofrece a los titulares la devolución de una parte del gasto que han realizado en forma de porcentaje que se sitúa entre el 2 % y el 6 %. No obstante, los porcentajes más altos suelen incluir como condición que paguemos en varias mensualidades con el correspondiente coste de intereses.

En otros casos, el descuento está indicado por una cantidad específica por cada litro que le pongamos a nuestro coche. Esta cifra suele rondar los siete céntimos. Si nos interesa más esta forma de recuperar un porcentaje de la compra, debemos tener en cuenta que las opciones entre las que podemos comparar para elegir la tarjeta que llevaremos en nuestra cartera se reducen.

No todas las gasolineras son iguales. Por lo tanto, debemos tener este aspecto en cuenta en el caso de que solamos repostar en un determinado surtidor. Galp, Shell y Repsol son las estaciones de servicio asociadas habitualmente a los descuentos de las tarjetas. Así que, si los números son atractivos, podemos cambiar de estación buscando que nuestro bolsillo sufra menos. Por lo tanto, notaremos aún más esta bajada del precio del carburante en nuestra cuenta a final de mes.

impuestosucesionesydonaciones

Si has recibido una herencia o crees que puedes llegar a recibirla, te interesa estar informado sobre el Impuesto de donaciones y sucesiones. Por ello, el comparador financiero y de créditos rápidos WannaCash.es te cuenta todo lo que debes saber sobre él.

Qué es el Impuesto de donaciones y sucesiones
Este es uno de los tributos más conocidos. Consiste en el pago de una cuantía de dinero por haber recibido una herencia.

Y es que muchas son las personas que creen que recibir una herencia es una extraordinaria opción para ampliar el patrimonio. En efecto, sí que es una opción y además presenta múltiples ventajas. Pero no hay que olvidar que la herencia también tiene sus inconvenientes.

Uno de los inconvenientes que presenta para los herederos o, si no un inconveniente, sí que es algo que no suele gustar a ninguno, es el pago del Impuesto de donaciones y sucesiones.

¿Cuánto se paga de impuesto por recibir la herencia? Esto depende de numerosos factores. Algunos de ellos son los siguientes:

- El coste del impuesto depende del valor de la propiedad o de la herencia. Entre más alto sea el valor más se pagará de impuesto. El gravamen oscila entre el 7.65% y el 34%, lo cual es una cuantía alta.

- Asimismo, en caso de que el heredero tenga también patrimonio, cuanto más alto sea este patrimonio, más se deberá pagar por recibir la nueva herencia.

- También según la clase de parentesco que tengan el heredero y el fallecido se pagará más o menos. Cuanto más cercano menos se paga y cuanto más lejano, más se pagará.

- Siempre se paga en el lugar de residencia o último domicilio del fallecido. Es decir, que aunque la propiedad esté en una ciudad, el heredero en otra y el fallecido en otra, la que cuenta para el pago es la del fallecido.

- El plazo para pagarlo es de seis meses a contar desde que se fallece. Luego se puede solicitar una prórroga de otros seis, siempre y cuando se haga antes del quinto mes desde el fallecimiento.

Además del impuesto, hay que pagar la plusvalía municipal, que viene a ser la diferencia entre lo que costó la propiedad en su momento y el valor que tiene en el momento de la herencia. Esto depende del ayuntamiento.

¿Es posible pagar un impuesto menor?
Se puede pagar menos con una serie de trucos legales. Por ejemplo, si la vivienda es el domicilio habitual del heredero, se tiene derecho a una reducción del 99% sobre su valor.

Existen además bonificaciones que se pueden solicitar, aunque para ello deberás cumplir unos requisitos.

contratolaboral

Desde que empezó la crisis y se produjo el boom de los parados en España, los trabajadores se han empezado a preocupar más si cabe por sus empleos. Dado que la crisis trajo tantas sorpresas a muchos de ellos por las situaciones laborales en las que se encontraban, ahora prefieren ir sobre seguro y mantenerse informado de todo lo que repercute a su puesto de trabajo, incluido su contrato.

Precisamente por ello, hoy vamos a comentar cuáles son los diferentes tipos de contratos laborales que hay en España, así como qué es lo que debe incluirse en el contrato. Vayamos parte por parte.

Tipos de contrato de trabajo
Por norma general, existen cuatro tipos de contratos de trabajo en España. Decimos “por norma general” porque cada uno de ellos tiene sus propias cláusulas y alberga otras muchas condiciones.

Esos cuatros tipos son: indefinido, en prácticas, temporal o eventual y para la formación y el aprendizaje.

El contrato indefinido no tiene límite de plazo de duración. Es decir, aquí no hay una fecha establecida de finalización. Se puede manifestar verbalmente o por escrito, aunque siempre es preferible hacerlo por escrito.

El contrato temporal tiene un tiempo determinado que pactarán el empresario y el trabajador previa firma. Igual que en el caso anterior, puede celebrarse a jornada completa o parcial. Pero siempre debe hacerse por escrito. Entre las cláusulas que presenta están: por obras y servicios, de interinidad o de relevo.

El contrato para la formación y el aprendizaje tiene la finalidad de beneficiar y favorecer la inserción laboral.

El contrato en prácticas se realiza para que el trabajador adquiera la práctica necesaria según la titulación cursada. Hay contrato ordinario y contrato para personas con discapacidad.

- Qué información debe figurar en el contrato

- Los datos del trabajador y del empresario.

- La duración de las vacaciones.

- El convenio colectivo al que se adscribe.

- El lugar de trabajo.

- La categoría o grupo profesional que corresponde.

- La remuneración que se va a percibir.

- Las fechas y los tiempos.

- El periodo de prueba.

En definitiva, como se puede ver, son varios los tipos de contratos de trabajo que pueden ofrecer las empresas. El escogido dependerá de las necesidades y posibilidades de cada una. El comparador financiero y de mini créditos rápidos WannaCash.es recomienda que, si estás buscando empleo y finalmente consigues uno, asegúrate de que tu contrato entra dentro de alguno de estos, así como que incluye la información mencionada anteriormente.

tarjetas credito

Tarjetas contactless, móviles, pulseras, gafas, incluso guantes… las formas de pago hoy en día son de lo más variopintas y las noticias sobre dejar atrás el efectivo para siempre para parecernos más a nuestros vecinos escandinavos no dejan de salir. No obstante, España siempre ha sido un país de efectivo; ¿estamos preparados para vivir en una sociedad sin dinero en metálico? En 2017 las compras con terminales de punto de venta (TPV) superaron a las retiradas de efectivo en cajeros, tanto en número de operaciones como en importes, de acuerdo con el último informe publicado por el Banco de España. Además, según el mismo informe, el número de datáfonos en España ha aumentado hasta alcanzar más de 1,7 millones, mientras que el número de cajeros lleva estancado cuatro años alrededor de las 50.000 unidades.

Cómo de fácil es realizar compras con pagos electrónicos
En España contamos con todos los elementos para poder pagar sin efectivo, nos explica el comparador financiero HelpMyCash.com. De hecho, el 67 % de los comercios en España disponen de un datáfono (físico o virtual), de acuerdo con el Barómetro de medios de pago para empresas de Mastercard. Además, cuando entre en vigor la nueva Directiva Europea 2015/2366, todos los profesionales y comercios deberán aceptar pagos electrónicos si la compra supera los 30 euros.

No obstante, son las pequeñas compras y comercios de poco tamaño no tan relacionados con el sector servicios los que suponen un problema para aceptar otro método de pago. Aunque parezca contraproducente no aceptar el pago de otra manera más que con efectivo, las comisiones que las entidades cobran por las compras de los datáfonos hacen que muchas empresas prefieran poner mínimos o directamente no contar con un datáfono para evitarlas.

Alternativas gratuitas para pagar sin efectivo
Si estamos decididos a dar un paso hacia delante y dejar las monedas y billetes en el banco, existen muchas alternativas para pagar sin efectivo, además de las tarjetas de débito y crédito. De hecho, el 70 % de las grandes entidades bancarias en España cuenta con una aplicación móvil propia para realizar pagos y un 85 % tiene acuerdos con distintas empresas intermediarias para ofrecerlo a sus clientes siendo Apple Pay la más común (40 %), seguida por Samsung Pay (30 %) y Google Pay (5 %), de acuerdo con un estudio realizado por HelpMyCash.com.

Aunque las opciones para pagar con el móvil son bastante extensas, lo cierto es que en España no tenemos muchas otras alternativas. La oferta de las entidades para solicitar pegatinas contactless para pegar en la parte posterior del teléfono o pedir una pulsera con tecnología sin contacto es muy escasa. Actualmente podemos encontrar, como indicábamos al comienzo del artículo, aunque todavía no en nuestro país, que cualquier objeto es susceptible de convertirse en un método de pago válido.

Nuestro país va por el camino de generalizar los pagos electrónicos y todo parece indicar que ni el efectivo ni las tarjetas serán los métodos más comunes de pago de aquí a unos años, pero tampoco desaparecerán del todo.

declaracion renta

Aunque ya hace cinco años que se suprimió, aún hay muchas familias españolas que se ahorran una buena suma de dinero cada año gracias a la deducción por inversión en vivienda habitual. Sin embargo, es una desgravación que genera muchas dudas, pues para aplicarla es imprescindible reunir ciertos requisitos. Para despejarlas todas, a continuación veremos, de la mano del comparador de hipotecas HelpMyCash.com, en qué situaciones se puede practicar y qué ocurre si hemos modificado de algún modo el préstamo que usamos para adquirir nuestro hogar actual.

 

Firmé mi hipoteca antes de 2013

Para poder practicar esta deducción es imprescindible haber contratado la hipoteca antes del 1 de enero de 2013 y haber aplicado la desgravación en 2012 o en los años anteriores. Si reunimos este requisito, podremos deducirnos hasta un 15 % de lo que hayamos pagado durante este año por el préstamo hipotecario, un porcentaje que se divide en un 7,5 % para el tramo estatal y en un 7,5 % más para el autonómico.

 

Eso sí, la desgravación por inversión en vivienda habitual solo se puede aplicar sobre una base máxima de 9.040 euros, que asciende a los 18.080 euros si la hipoteca tiene dos titulares y ambos hacen su declaración por separado. Por lo tanto, podremos ahorrarnos hasta 1.356 euros en el primer supuesto y hasta 2.712 euros en el segundo.

 

He amortizado una parte del préstamo este año

Dentro de esa base máxima de 9.040 euros se puede incluir todo lo que hayamos pagado durante el año 2017 para amortizar nuestra hipoteca. En consecuencia, si hemos reembolsado anticipadamente todo o una parte del capital del préstamo, también podremos aplicar la deducción sobre esa cantidad de dinero, siempre que no se supere en conjunto el límite mencionado.

 

Veámoslo con un ejemplo práctico: durante el 2017 hemos pagado 12 cuotas de 500 euros y hemos amortizado anticipadamente 3.000 euros. En conjunto, por lo tanto, habremos abonado un total de 9.000 euros para devolver la hipoteca. La deducción máxima que podremos aplicar por inversión en vivienda habitual será de hasta un 15 % de ese importe, por lo que ahorraremos un total de 1.350 euros.

 

He trasladado mi hipoteca a otro banco

¿Y qué ocurre si el contribuyente ha trasladado su hipoteca a otro banco? En estos casos, la Agencia Tributaria considera que se puede seguir practicando la deducción, dado que con el cambio de entidad (ya sea a través de una subrogación o de un nuevo préstamo) solo se han modificado las condiciones originales de financiación. Eso sí, para aplicarla habrá que cumplir los requisitos antes mencionados.

 

Sin embargo, si se utiliza el traslado para ampliar el capital del préstamo hipotecario, ese exceso de dinero no se podrá considerar para calcular la base máxima de la deducción, pues esta solo puede aplicarse sobre la parte usada para adquirir la vivienda. En consecuencia, en estos casos tendremos que calcular qué fracción de las cuotas corresponde a la amortización de la hipoteca original y qué otra forma parte del reembolso del principal adicional.