arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

cajerosautomaticos

El número de operaciones en terminales de punto de venta superó con creces el número de operaciones de retirada de efectivo en cajeros en el tercer trimestre del año pasado, 885.359 frente a 239.876, de acuerdo con los datos del Banco de España. No obstante, sacar dinero en cajeros automáticos sigue siendo una de las operaciones más comunes al utilizar nuestras tarjetas bancarias y, por desgracia, los fraudes también son comunes, nos explica el comparador de productos financieros HelpMyCash.com. Por ello conocer los engaños más típicos que podemos sufrir al sacar dinero en cajeros automáticos y cómo proceder si nos ocurre es fundamental para proteger nuestro dinero.

 

Cómo detectar que estamos en un cajero fraudulento

Teclados falsos, cámaras ocultas, silicona o incluso lectores de bandas magnéticas… Los fraudes en los cajeros automáticos pueden ir desde los más rudimentarios a los más sofisticados y servirán para quedarse con el dinero que queramos sacar, conocer nuestro pin o incluso copiar la tarjeta, pero la forma da igual si al final somos nosotros los perjudicados. Por ello es importante conocerlos y saber identificarlos. Para ello existen pequeños trucos que debemos tener en cuenta que nos ayudarán a detectarlos.

 

  1. Detectar y evitar el ‘skimming’

Uno de los fraudes más comunes es el skimming, una técnica que consiste en colocar un grabador de bandas magnéticas en la ranura donde insertamos el plástico y un teclado falso para obtener el pin o una cámara camuflada en una caja de folletos. Esta técnica permite a los estafadores copiar nuestro plástico y utilizarlo a su gusto en cualquier momento y es la más peligrosa, ya que nosotros hemos podido sacar el dinero y recuperar nuestra tarjeta sin problemas. Además, podrían comenzar a utilizar nuestro plástico de manera fraudulenta mucho tiempo después, haciendo más complicada su detección.

Para evitarlo debemos mover el teclado y el lector antes de utilizar el cajero para asegurarnos de que no se muevan, buscar pequeños detalles como que no haya una caja con folletos en el propio cajero o que el conector para los auriculares coincida con su apertura y siempre tapar con una mano el teclado cuando introduzcamos el número secreto.

 

Además, como medida extra de seguridad, siempre es recomendable revisar nuestras compras y operaciones con las tarjetas de manera regular, para detectar sin cualquier irregularidad lo antes posible.

 

  1. Cómo reaccionar si intentan engañarnos con la silicona

La estafa de la silicona es la más rudimentaria, ya que simplemente consiste en que traban con un trozo de silicona la ranura por donde el cajero nos da el dinero, haciendo que no pueda salir. En estos casos, si vemos que el dinero no sale, no debemos alejarnos del cajero automático, ya que es cuando los ladrones aprovechan para abrir la ranura de los billetes y quedarse con nuestro dinero. Para recuperar el dinero debemos llamar al teléfono de atención al cliente que todos los bancos imprimen en el propio cajero y comunicarles nuestra incidencia.

 

  1. Protegernos del ‘buen samaritano’

A veces la ayuda no siempre es buena. Algunos delincuentes, a través de un dispositivo electrónico, retienen nuestras tarjetas en la ranura del cajero para que un buen samaritano venga a socorrernos, pidiéndonos el número pin para poder sacarla. Cuando nos vamos ante la imposibilidad de recuperar la tarjeta, el ladrón recuperará su dispositivo junto con nuestra tarjeta y conociendo el número pin.

 

En estos casos no debemos dar a nadie nuestro número pin bajo ninguna circunstancia y ponernos de nuevo en contacto con el número de atención al cliente que los bancos ponen a nuestra disposición para cancelar la tarjeta en el momento. Así, aunque el ladrón se haga con el plástico, este ya no será un riesgo para nosotros.

carenciahipotecaria

Hace unos días el Tribunal Supremo emitió un fallo que no daba lugar a dudas: el cliente es quien debe pagar el impuesto de actos jurídicos documentados. Sin duda, esta sentencia fue un revés para muchos hipotecados que esperaban recuperar el IAJD, el más caro de todos los gastos de hipoteca, cuyo importe oscila entre el 0,1 % y el 1,5 %, según la comunidad autónoma.

 

Cabe recordar que solo para abonar los gastos de la compraventa y los de la escritura podemos tener que llegar a dedicar hasta un 35 % del valor total de la vivienda, por lo que cuando pedimos una hipoteca no solo nos estamos comprometiendo a pagar mes a mes durante un largo plazo, sino que también asumimos un gran gasto inicial. Por eso, desde el comparador financiero HelpMyCash.com recuerdan que optar por productos que nos permitan pagar menos desde el primer momento puede ser una gran opción.

 

Comisión de apertura: la principal penalización a evitar

A menudo los bancos incluyen en sus hipotecas una serie de penalizaciones que se nos cobrarán si hacemos determinadas operaciones, como puede ser modificar el contrato a través de una novación, cambiar el préstamo hipotecario de banco con una subrogación o adelantar capital que hayamos podido ahorrar para acabar de pagar antes.

 

En general es buena idea evitar las comisiones, aunque también es cierto que tenerlas no implica, en la mayoría de casos, que las tengamos que llegar a abonar, ya que si no realizamos los movimientos para las que están fijadas, no tendremos que preocuparnos por ellas.

 

Sin embargo, hay una comisión que, de tenerla, tendremos que abonarla sí o sí: la de apertura. Se trata de un cobro extra que nos puede cargar la entidad por hacer las operaciones bancarias administrativas y de gestión relativas a la formalización del préstamo hipotecario. Cabe recordar que esta cláusula no ha sido considerada abusiva ni su cuantía está limitada por ley, por lo que, si está incluida en el contrato, deberemos abonarla sí o sí al firmar la hipoteca, lo que se sumará al resto de los gastos.

 

Por eso, escoger un préstamo hipotecario sin esta condición puede ahorrarnos cientos de euros desde el primer momento. Un buen ejemplo de ello es la Hipoteca Sin Comisiones Variable de Bankia que, como su propio nombre indica, no incluye ni esta ni ninguna otra penalización y ofrece un interés de euríbor más 1,20 % (1,20 % fijo el primer año) requiriendo solo la domiciliación de la nómina.

 

Beneficiarse del euríbor en negativo desde el minuto uno

Que el euríbor esté en mínimos históricos y sin intención de dispararse a corto plazo es una buena noticia para los hipotecados que optaron por el tipo variable. Sin embargo, quienes firmen ahora una nueva hipoteca verán como, casi todas, tienen fijado un período fijo inicial que suele oscilar entre los 12 y los 24 meses y que, por lo tanto, no deja beneficiarse del valor negativo del índice de referencia.

 

Y es que precisamente este fijo lo marcaron la mayoría de los bancos para asegurarse un mínimo de ingresos al principio del préstamo hipotecario, teniendo en cuenta la tendencia a la baja que ha marcado el euríbor en los últimos años.

 

Eso sí, como siempre, también para esta generalización podemos encontrar algunas (aunque pocas) excepciones. Es el caso de la Hipoteca Open, de Openbank, que desde la primera hasta la última cuota ofrece un interés de euríbor más 0,99 %, por lo que permite que los hipotecados aprovechen los valores bajos del índice de referencia y tengan cuotas más bajas desde el principio. Además no tiene comisiones y su única vinculación es la domiciliación de la nómina.

 

Si tiene fijo inicial, cuánto más bajo mejor

Como hemos comentado, las hipotecas variables sin interés fijo inicial son una rara avis dentro del mercado hipotecario actual. Por eso, si finalmente tenemos que decantarnos por una que sí lo tenga, la mejor opción es la más obvia: cuanto más bajo sea mejor.

Si observamos la oferta hipotecaria actual, podemos ver como este fijo inicial tiene, como mínimo, el mismo valor que el diferencial, aunque en muchas ocasiones es aún mayor. De hecho, hay casos en los que, aunque el tipo a partir de ese primer plazo fijo es muy atractivo, al principio se nos obliga a asumir cuotas con hasta el 2 % de interés.

Por eso, las mejores ofertas serán aquellas en las que el tipo de los primeros meses esté por debajo del 1 %, que es donde se sitúan los diferenciales más bajos actualmente. Un buen ejemplo de ello es la Hipoteca variable de Coinc, con un interés del 0,99 % durante 12 meses y de euríbor más 0,99 % después. Este producto no tiene comisiones, ni vinculación y está pensado para un solo titular que, además, podrá hacer toda la gestión totalmente online, a excepción de la firma ante notario.

banco tramite

Tradicionalmente, los puestos de poder siempre han estado ocupados por hombres. Solo hace falta mirar quién representa a la mayoría de los países: en 2017 solo había diez presidentas y seis primeras ministras, unas cifras que están muy lejos de la paridad. Y, a pesar de que se ha luchado mucho por la igualdad de género, aún queda un largo recorrido por hacer.

 

Uno de los sectores donde queda más evidenciada esta brecha entre hombres y mujeres es en el sector de la banca. No hace falta revisar muchos datos para darse cuenta de que en España solo uno de los grandes bancos está encabezado por una mujer, Ana Botín, presidenta de Banco Santander desde 2014.

 

Pero esta desigualdad no solo la encontramos en los órganos directivos de los bancos españoles. Se trata de una brecha generalizada en todo el mundo. Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer el próximo 8 de marzo, desde el comparador de productos financieros HelpMyCash.com analizan cuál es el papel de la mujer en el sector bancario.

 

Hay más mujeres que hombres en plantilla, pero con peores puestos

 

Un estudio elaborado por Financial Times, en el que se ha analizado los 50 bancos más grandes del mundo, aseguradoras, gestoras de activos y firmas de servicios profesionales, señala que los altos cargos están reservados casi exclusivamente a los hombres. En 2016 las mujeres solo ocupaban un 25,5 % de las cúpulas de las entidades bancarias y un 39 % desempeñaban cargos medios. Sin embargo, en cifras totales de puestos de trabajo el género femenino es el dominante en los bancos, ya que un 58 % de los empleados son mujeres.

 

Otro estudio elaborado por Intenational Money Found refuerza esta brecha que existe entre hombres y mujeres en los altos cargos de los bancos. Según los datos aportados por esta compañía, las mujeres ocupan menos del 2 % de los puestos de mando en los bancos. Además, de cada 10 personas que encontramos en las juntas de las entidades y de las agencias de supervisión bancaria, solo dos serían mujeres.

 

Los hombres también regulan nuestro sistema bancario

 

¿Y qué ocurre si analizamos el papel de las mujeres en los órganos que regulan nuestro sistema bancario? En el Banco Central Europeo solo hay una mujer en el Comité ejecutivo, la alemana Sabine Lautenschläger. Tras la dimisión del portugués Vítor Constancio, desde el organismo se debatió que fuera una mujer quien ocupara ese cargo de poder. Sin embargo, el candidato que presentó España y que próximamente ocupará la vicepresidencia del BCE será otro hombre, Luis de Guindos, un cambio que no contribuirá a avanzar hacia la igualdad de género en el regulador.

 

Si analizamos la composición del organismo con más poder en España, el Banco de España, la presencia femenina es más notoria, aunque lejos de la paridad. Los dos cargos con más poder están reservados a hombres, a Luis M. Linde como Gobernador y a Javier Alonso como subgobernador. Para encontrar mujeres tenemos que buscarlas entre los seis cargos de consejeros, donde hay cuatro hombres y dos mujeres. Por último, otras mujeres que tienen poder son las que ocupan el cargo de Secretaria General del Tesoro y Política Financiera y el de la vicepresidencia de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

banco tramite

Los bancos siguen echando el cierre a sus oficinas. La transición hacia el mundo digital ha provocado que las sucursales dejen de ser el centro del negocio para el banco. En septiembre de 2017 había 1.300 oficinas menos que en el mismo mes del año anterior y entre 2008 y 2016 se cerraron más de 17.000, lo que supone un 37 % de la red.

 

¿Pero qué opinan los clientes? ¿Las oficinas han dejado de ser importantes para ellos? Un estudio elaborado por Stiga, sobre la satisfacción de los clientes en el sector financiero, asegura que no. Para los clientes, las oficinas bancarias son uno de los servicios esenciales.

 

Las oficinas, el canal favorito para operar

Las oficinas bancarias siguen siendo uno de los canales favoritos para operar, ya que un 71 % de los encuestados lo utilizan habitualmente. De hecho, el cliente bancario español se podría definir como tradicional, teniendo en cuenta que más de un 41 % solo opera desde la oficina o a través de su gestor personal, realizando algunas operaciones en el cajero automático. Por otro lado, el 42,5 % son los clientes que combinan todo lo anterior, pero también hacen ciertas operaciones por Internet o la banca móvil. Y la minoría son los llamados clientes alternativos, los que únicamente operan por los canales en los que no hay trato personal.

 

De todas las formas de operar presencialmente, la figura del gestor es uno de los servicios más valorados. La nota media que le ponen es de un 8,4 sobre diez, un crecimiento del 0,11 con respecto al año anterior. De hecho, hay muchas entidades que se han centrado en la mejora del perfil y los servicios del gestor personal. Banco Mediolanum, por ejemplo, ha creado la figura del Family Banker, profesionales que establecen relaciones de confianza con las familias y les asesoran sobre cómo gestionar sus recursos.

 

En la misma línea aumenta la satisfacción del trato en oficinas, con un crecimiento de la nota media de seis centésimas. Por otro lado, los clientes han castigado la falta de cajeros automáticos, el diseño de las páginas web y las aplicaciones móvil bancarias y las funcionalidades que ofrecen.

 

Peligros de deshacerse demasiado rápido de las oficinas

Analizando los datos, nos damos cuenta de que el cierre de oficinas no ha afectado a la opinión que los clientes tienen de ellas. Pero no debemos olvidar que el 48 % de los municipios en España no tienen ninguna sucursal bancaria. Y lo más probable es que la red siga decayendo en los próximos años. Los bancos quieren seguir mejorando su rentabilidad y el coste de mantener una sucursal abierta no siempre les compensa.

 

Pero los bancos corren el peligro de que la mitad de sus usuarios no puedan hacer uso de sus servicios. Recordemos que más de un 40 % de los clientes bancarios solo utilizan la banca física.

 

Si el objetivo es trasladar gran parte de sus clientes a los canales virtuales, tiene que ser una transición lenta, para que poco a poco se puedan incorporar todas las generaciones, opinan los expertos del comparador de productos financieros HelpMyCash.com. Además, antes de sustituir los canales tradicionales, necesitan contar con plataformas digitales potentes que puedan ofrecer servicios parecidos a los que se prestan en las sucursales.

criptomonedas

Seguramente alguna vez en estos últimos meses hayas oído hablar de las monedas virtuales, también conocidas como criptomonedas. Estas monedas se ofrecen de forma online y en todo el mundo como alternativa al dinero de curso legal. Por ello, el Banco de España junto con la Comisión Nacional del Mercado de Valores ha elaborado un informe sobre los aspectos a tener en cuenta sobre las criptomonedas.

 

Su circulación es muy limitada; no es obligatorio aceptarlas como medio de pago de deudas u otro tipo de obligaciones; y su valor oscila muy fuertemente, por lo que el riesgo y la probabilidad de perder lo invertido es muy alto. De hecho, pese a que durante el año 2017 el valor del bitcoin -su moneda estrella- se multiplicó casi por veinte, en lo que llevamos de año ha acumulado un descenso significativo: su valor ha pasado de 16.000 euros a mediados de diciembre, en febrero ha llegado a rondar los 5.700 euros y actualmente se encuentra en 8.900 euros.

 

Además, es cada vez más usual que se produzcan captaciones de fondos por parte de fondos de inversión para financiar sus proyectos, lo que comunmente se le denomina ICO, las sigas en inglés de ofertas iniciales de criptomonedas.

 

De esta manera, antes de invertir en criptomonedas o participar en una ICO, el comparador financiero y de créditos con asnef WannaCash.es recomienda tener en cuanta los siguientes aspectos indicados por el BdE y el CNMV:

 

- Hasta la fecha ninguna ICO ha sido registrada, autorizada o verificada por ningún organismo supervisor en España, por lo tanto, en caso de inversión en este mercado, no podrás beneficiarte de las garantías y protecciones que estos ofrecen en materia de productos financieros y de inversión.

 

- Las criptomonedas carecen de valor intrínseco, es decir, son inversiones con un valor de especulación muy alto y peligroso.

 

- La inexistencia de mercados equiparables a los mercados organizados de valores sujetos a regulación puede dificultar la venta de criptomonedas o tokens emitidos en ICO para obtener un beneficio efectivo.

 

- Al depender en gran medida del funcionamiento óptimo de las tecnologías, posibles fallos operativos o ciberataques podrían suponer una indisponibilidad temporal y, en casos extremos, la pérdida de todo el dinero invertido.

 

- En el caso de las ICO la información que se detalla no suele estar auditada, por ello, lo usan para minimizar los riesgos y enfatizar en los posibles beneficios.

 

En cualquier caso, antes de comprar este activo o invertir en criptomonedas o productos relacionados, considera siempre todos los riesgos que este tiene asociado, y conozca en profundidad cómo funcionan, puesto que en este tipo de inversiones hay muchas posibilidades de perder el dinero invertido y, en algunos casos, de ser víctima de un fraude.