arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

carenciahipotecaria

En el último año, el 11% de las familias españolas tuvo dificultades para afrontar el pago de la hipoteca o de su alquiler, según Amnistía Internacional. Por ello, son muchas las personas que buscan soluciones alternativas que les permitan afrontar las cuotas de su hipoteca, como solicitar un periodo de carencia, pero… ¿qué es? ¿Qué implica? ¿Qué desventajas tiene para el hipotecado? ¿Existe otra alternativa? El comparador financiero y de créditos rápidos WannaCash.es lo analiza a continuación.

Desgraciadamente es un problema muy común, sobre todo en los últimos años de crisis económica: firmas un préstamo pensando que tu situación económica será estable a corto/medio plazo, pero ahora te resulta imposible acometer el pago de la cuota mensual de la hipoteca. En estos casos, existe una solución: solicitar la carencia de la hipoteca, que consiste en rebajar mensualidades durante un tiempo determinado -normalmente dos años-, en el que generalmente solo se paga la parte correspondiente a los intereses del préstamo.

Gracias a esta carencia, la cuota mensual puede abaratarse muchísimo, llegando a pagar incluso la mitad de lo se pagaba porque solo se pagan intereses, pero no se amortiza capital. Es por ello que durante el periodo que dura la carencia pagas al banco, pero en ningún caso reduces la deuda que tienes con este. De hecho, cuando pase este periodo -que se puede prolongar hasta cinco años, según el banco-, seguirás debiendo el mismo dinero que hoy, a pesar de haber estado pagando durante todos estos meses.

¿Todos pueden acceder a una carencia? No, aunque siempre se recomienda negociar con tu banco la posibilidad y analizar los términos y condiciones de la misma. Lo cierto es que el mercado hipotecario es muy complejo y resulta difícil establecer condiciones genéricas: algunas entidades bancarias únicamente ofrecen unos meses de carencia, otras más de cinco años y, en ocasiones, ni siquiera dan dicha opción al cliente. ¿Por qué motivos pueden rechazarte una carencia? Entre otros motivos, por tener una situación económica delicada y sin previsión de mejoría y/o por tener todavía un elevado porcentaje de la hipoteca sin pagar.

En cuanto a las desventajas que tiene aplicar una carencia a tu hipoteca encontramos el obvio encarecimiento del precio de la hipoteca (en torno al 6% en una hipoteca media en España según el INE: 100.000 euros, con un interés cercano al 3,5% y a devolver en 21 años). Por otro lado, para pedir una carencia es obligatorio realizar una novación hipotecaria, lo que encarecería el precio final a pagar en un 1% aproximadamente. Además, el banco puede aumentar el interés a aplicar o incluso obligarte a contratar productos vinculados, a modo de seguro de protección de pagos.

¿Hay alguna otra alternativa? Sí, puesto que se puede alargar el plazo del préstamo. De hecho, ampliar el periodo de amortización a 10 años de una hipoteca media en España provocaría una disminución de la cuota de aproximadamente en un 20%. Eso sí, realizar esta operación no es gratis: pagaríamos al banco cerca de un 50% más de intereses.

En definitiva, valora tu situación económica, tus posibilidades y negocia con tu banco. La carencia de la hipoteca es una solución puntual ante problemas económicos que nos impiden pagar la cuota, pero de ninguna manera podemos utilizarla por defecto y de manera irresponsable.

tarjeta credito1

La comodidad y la inmediatez son las características principales que han hecho de las tarjetas un producto financiero presente en la inmensa mayoría de las carteras de los españoles. La mejor muestra es que en el año 2016 ya había más plásticos en circulación que personas en nuestro país. El hecho de poder pagar nuestras compras de forma instantánea y sin necesidad de llevar efectivo encima las ha convertido en un elemento indispensable para muchos y en uno de los productos más rentables para los bancos, que son quienes las emiten y comercializan. Pero en los últimos tiempos las grandes marcas comerciales también nos ofrecen las suyas con descuentos y bonificaciones en las compras de sus productos. Pero ¿quién se esconde tras estas tarjetas comercializadas por las grandes superficies y almacenes?

Los bancos han encontrado un nuevo campo de batalla con las tarjetas


Cada vez es más habitual que nos encontremos con que las grandes empresas de nuestro país nos ofrecen sus propios productos financieros. Los supermercados más conocidos como Carrefour, Eroski o Mercadona, entre otros, nos ofrecen tarjetas o líneas de crédito para que financiemos nuestras compras en sus establecimientos. También en otro tipo de sectores se han extendido esta clase de ofertas como vemos con grandes marcas como Ikea o MediaMarkt. Sin embargo, detrás de estas conocidas empresas se encuentran los bancos de mayor volumen, que han encontrado en el crédito al consumo un nuevo mercado donde obtener rentabilidad.

Los bajos tipos de interés y el poco margen que ofrecen los préstamos hipotecarios, unido a la mejoría de la economía familiar en España ha hecho que las principales entidades se vuelquen en este mercado, comercializando, sobre todo, tarjetas de crédito, según apuntan desde el comparador online HelpMyCash.com. Banco Santander (opera con Eroski y tiene el 51 % de la financiera de El Corte Inglés), Cetelem, (financia productos de Apple, Acer o Lenovo) BBVA (tiene un acuerdo con Mercadona) y CaixaBank (trabaja con Ikea y, desde el pasado mes de julio, con MediaMarkt) han encontrado un nuevo filón en la financiación al consumo, un sector en el que han entrado ofreciendo diversos productos financieros, aunque sobre todo tarjetas de crédito con descuentos y bonificaciones por compras.

Se acogen a la regulación del Banco de España


Las entidades bancarias españolas (la última en hacerlo fue el Banco Sabadell el pasado mes de julio) han tenido que crear y lanzar al mercado divisiones propias constituidas como establecimientos financieros de crédito. Para comercializar cualquier crédito al consumo, en este caso las tarjetas de crédito, el Banco de España les exige a estas entidades que cumplan un par de condiciones:

- Que estén especializadas en alguna actividad concreta, en este caso la emisión y gestión de tarjetas de crédito.

- Que no puedan captar depósitos del público.

Acogiéndose a dicha legislación, bancos como el Santander, BBVA, el Sabadell o CaixaBank, entre otros, ya cuentan con sus establecimientos financieros de crédito para pelear en un nuevo sector comercial como es el de la financiación al consumo.

tarjetas robo

Según los datos de la memoria anual sobre la vigilancia de los sistemas de pago publicada por el Banco de España, en el año 2016 las tarjetas crecieron un 6,6 % respecto al 2015 y las de crédito, en concreto, un 8,8 %. Así, a finales del año 2016 la cantidad de tarjetas en circulación ascendía hasta 48,7 millones. Junto con esto, las operaciones de compra realizadas con tarjetas de crédito también han aumentado hasta los 3.046 millones de transacciones, que se traducen en un 13,4 % más que en 2015.


No obstante, como indican desde el comparador de tarjetas de HelpMyCash.com, no todas las cifras obtenidas en relación a estos productos crediticios son positivas, ya que las operaciones fraudulentas también han aumentado en 2016, con respecto al 2015.

Las operaciones fraudulentas con tarjetas más comunes en España

Siguiendo con los datos de la memoria publicada por el Banco de España, en el cierre del año pasado se registraron 888.000 operaciones fraudulentas realizadas con tarjetas emitidas en España, lo que supone un aumento del 0,003 % respecto al 2015.

No obstante, cabe destacar que las operaciones fraudulentas realizadas por Internet sí que han descendido, por lo que el aumento viene producido por transacciones realizadas a distancia mediante correos electrónicos o llamadas telefónicas, en comercios físicos y en los cajeros. Además, la mayor tasa de fraude en operaciones de compra se refiere a las que han sido realizadas fuera del país, pero con tarjetas españolas.

¿Cómo debo proteger mi tarjeta de crédito?

Aunque el uso fraudulento de las tarjetas de crédito haya descendido en compras a distancia, sigue siendo la vía en la que más ocurren, sobre todo, a través de portales ilícitos, correos electrónicos y llamadas telefónicas. De hecho, el 69 % de las operaciones fraudulentas corresponden a las realizadas a distancia, el 28 % a los comercios físicos y el 3 % a los cajeros automáticos.

Por estos motivos, desde la Organización de Consumidores y Usuarios lanzan varios consejos para evitar que suframos estas situaciones:

Evitar los portales que no sean seguros. Para reconocerlos, podemos fijarnos en que la URL comience por https:// y que aparezca un símbolo verde con forma de candado.

No facilitar nuestros datos personales ni económicos, a no ser que tengamos la total certeza de que quién nos los está pidiendo es nuestra entidad.

A la hora de retirar dinero del cajero, es importante que nos fijemos en si denota algún indicio de estar trucado y evitar que nadie vea los datos que introducimos.

Al realizar compras en establecimientos, debemos evitar perder la tarjeta de vista e intentar introducirla nosotros mismo en el datáfono.

Aunque pongamos todos estos consejos en práctica, cabe la posibilidad de que suframos algún tipo de uso fraudulento y, en esos casos, lo más recomendable será ponernos cuanto antes en contacto con nuestra entidad y solventar el problema.

euribor

En un país como España, donde prevalece la propiedad de la vivienda, la palabra Euríbor cobra especial importancia y relevancia para la ciudadanía. Pero, ¿qué es? ¿Cómo se calcula? ¿Cómo incide en nuestras hipotecas? El comparador financiero y de minicréditos con ASNEF WannaCash.es lo explica a continuación.

El Euríbor (acrónimo de Europe Interbank Offered Rate, o Tipo europeo de oferta interbancaria en español) es el interés aplicado a las operaciones entre bancos de Europa, es decir, el porcentaje que paga como tasa un banco cuando otro le presta dinero. Y, habitualmente, es el índice de referencia usado para calcular los tipos de interés de los préstamos hipotecarios. Desde el año 2016 el grupo de bancos que comunican el tipo de interés interbancario pasó a ser de 23, de los cuales 4 son españoles (BBVA, Santander, Caixabank y Cecabank).

La forma de calcular el Euríbor es muy sencillo: todos los días laborables se solicita a cada uno de los bancos que envíe sus tipos de interés. Una vez se tienen todos los valores, se elimina el 15% más alto y el 15% más bajo de los tipos de interés recogidos y se realiza la media aritmética del resto. El resultado siempre irá a tres decimales.

Entonces, si el Euríbor está en negativo, ¿por qué sigues pagándole al banco? Porque los bancos, cuando conceden una hipoteca a interés variable -los más comunes-, también le añaden un diferencial. Por lo tanto, si aplicamos la media provisional del mes de septiembre del Euríbor (-0,165) y el diferencial de tu hipoteca (1%, por ejemplo), al final se te aplicaría un 0,835% de intereses. Es por ello que durante estos años de recesión y con el Euríbor en números negativos, los diferenciales aplicados por los bancos han sido mayores.

Sin embargo, hay que tener en cuenta un aspecto importante y que en ocasiones se ignora: qué mes se tiene la revisión, que por contrato suele estar fijada una o dos veces al año. Así, si la revisión la tienes en octubre, se te aplicará el interés mensual del mes de septiembre y nunca el de otro mes, aunque te resulte más beneficioso.

Antes de adentrarte a firmar un préstamo hipotecario, ten claro lo que implica un interés hipotecario variable y un interés fijo y, en definitiva, si puedes afrontar cambios constantes en la cuota de tu hipoteca, puesto que suele haber grandes fluctuaciones entre meses. Porque, aunque desde un punto de vista histórico las personas que se decantan por un interés fijo terminan pagando menos, esto no siempre es así y dependerá de la situación económica y financiera del país y la Unión Europea. Y eso no es fácil de prever.

medidasautonomos

Para impulsar el trabajo por cuenta propia, el gobierno aprobó el Real Decreto Ley 4/2013 de medidas de apoyo al emprendedor. Desde entonces dicho decreto ha venido sufriendo variaciones e introduciendo nuevas medidas, como en 2015, cuando se introdujo la famosa ‘tarifa plana’ y, hace tan solo unos meses, cuando el Congreso aprobó por unanimidad la nueva Ley de Medidas Urgentes al Trabajo Autónomo, que contempla una serie de cambios que serán efectivos a partir de 2018.

Pero, ¿qué es la tarifa plana? A día de hoy es una reducción temporal de la cuota de Seguridad Social que tienen que pagar los nuevos autónomos cuando se dan de alta. Es decir, que en lugar de pagar los 267 euros/mes que constituyen la cuota mensual mínima en 2017, los nuevos autónomos: pagan tan solo 50 euros durante los seis primeros meses; en los seis meses siguientes se realiza una reducción del 50% sobre la cuota mínima (en torno a los 130 euros/mes); y, finalmente, otros seis meses en los que pagan el 30% de la cuota (alrededor de 190 euros/mes).

Pues bien, a partir del año 2018, el primer tramo pasará a ser de un año, es decir, los autónomos pagarán 50 euros/mes durante los primeros doce meses de actividad. Mientras que el resto de periodos y bonificaciones se mantienen igual: seis meses más al 50% de la cuota y otros seis al 30%. En total, 24 meses de ayuda (seis meses más que los que se disfrutan actualmente).

Por otro lado, el segundo gran cambio tiene relación con el tiempo que tiene que pasar desde que te puedas beneficiar de nuevo de la tarifa plana como autónomo: actualmente tienen que pasar 5 años desde la última fecha en la que se estuvo dado de alta, pero a partir de 2018 se podrá optar de nuevo a la tarifa plana si han pasado 2 años desde que se dejó de ser autónomo.

Dicha Ley, además, cuenta con otra veintena de medidas dirigidas a compatibilizar la vida laboral y familiar del autónomo y, en cierta medida, a fomentar el emprendimiento. El comparador de créditos online WannaCash.es ha sintetizado algunas de las más destacadas:

- Los autónomos podrán cambiar hasta cuatro veces al año su base de cotización para adecuarla mejor a sus ingresos.

- Las altas y bajas serán efectivas desde el mismo día y, por lo tanto, los autónomos solo pagarán por los días que hayan ejercido su actividad. Es decir, si el alta se produce el día 27 de un mes, tan solo tendrá que pagar a partir de dicho día, no el mes completo. De igual forma ocurre con las bajas.

- Los autónomos podrán compatibilizar el 100% de la pensión con un trabajo por cuenta propia, siempre que cuente con -al menos- un empleado.

- Se reducen a la mitad los recargos de la Seguridad Social en caso de retraso en el pago de la cuota: del 20% actual al 10% en el primer mes.

- Los trabajadores autónomos podrán desgravar el 30% de los gastos de luz, agua y teléfono cuando trabajen desde casa.

- Se reconoce el accidente ‘in-itinere’ en los autónomos, es decir, el accidente que el trabajador sufre en los desplazamientos de su domicilio al centro de trabajo, y a la inversa.

- Tarifa plana para aquellas mujeres que se reincorporen al trabajo tras la maternidad y exención del pago del 100% de la cuota durante un año para aquellos autónomos con menores o discapacitados a su cargo.