arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

financiacion coches

Prácticamente todos los concesionarios ofrecen una modalidad de financiación llamada flexible, premium o preferente -entre otras denominaciones- con la que podemos conseguir el vehículo que queramos por una cuota muy pequeña (a veces hasta por menos de 100 euros al mes) y con la posibilidad de devolverlo o cambiarlo si al final preferimos no quedárnoslo. A simple vista, financiar un coche de esta manera parece muy conveniente, pero una investigación llevada a cabo por el comparador bancario HelpMyCash.com revela que estas ofertas esconden mucha letra pequeña que nos pueden hacer pagar un buen dinero de más.

 

Una cuota final muy alta para quedarte con el coche

Lo primero que hay que saber sobre la financiación premium es que, en realidad, se trata de un contrato de leasing con el que el concesionario nos cede la propiedad del vehículo durante un tiempo (entre tres y cuatro años, por lo general), con o sin entrada. En estos casos, con las cuotas mensuales se devuelve únicamente una parte del precio del coche: por ejemplo, si este cuesta 10.000 euros, al finalizar el plazo habremos devuelto 5.000 euros o incluso menos. Es por eso que con esta modalidad se pagan unas mensualidades mucho más bajas que con un préstamo al uso.

 

Una vez alcanzada la fecha del vencimiento del contrato, el concesionario nos dará tres opciones: quedarnos con el vehículo, devolvérselo o suscribir un nuevo contrato para que se nos ceda otro coche. Si nos decantamos por la primera opción, tendremos que pagar una cuota final muy elevada, cuyo coste corresponderá a la fracción del precio que reste por abonar (el llamado residual). En muchos casos, eso sí, se puede refinanciar para no tener que hacerle frente de golpe.

 

Además, hay que decir que con las cuotas no se devuelve únicamente lo que la financiera nos haya prestado para usar el coche. Exceptuando las ofertas puntuales al 0%, en el contrato de leasing se establece también un tipo de interés, así que si decidimos quedarnos con el vehículo, al final habremos abonado su coste más los intereses (y una comisión de apertura o estudio, si nos la cobran). Según el comparador HelpMyCash.com, el interés aplicado en la financiación flexible suele ser de en torno al 10%, que es más alto que la media del 7% que tienen los créditos bancarios.

 

Los servicios adicionales se pagan aparte

Como vemos, la financiación preferente o premium guarda ciertas similitudes con el renting, pues en ambos casos se puede devolver el coche o cambiarlo por otro. Pero es importante destacar que con el leasing no se incluyen servicios adicionales (seguros, extensión de garantía, etc.) en el precio de las cuotas. Muchos concesionarios ofrecen paquetes de servicios para complementar la financiación, pero estos se pagan aparte.

 

Asimismo, desde HelpMyCash.com advierten de que, como ocurre con el renting, algunas financieras establecen un límite de kilómetros al año o durante todo el plazo del contrato. En caso de superarlo, habría que pagar una penalización, así que es importante tenerlo en cuenta si somos de los que usamos el coche para hacer largos viajes por carretera.

 

¿Mejor o peor que contratar un préstamo al uso?

Con toda esta información sobre la mesa, es inevitable preguntarse si sale más a cuenta financiar el coche con un préstamo que con un contrato de leasing. Según HelpMyCash.com, la respuesta depende de las necesidades de cada conductor: si nuestra intención es pagar los mínimos intereses posibles, firmar un crédito puede ser lo más conveniente (especialmente si lo contratamos a través de un banco), mientras que si preferimos abonar unas cuotas muy bajas, puede que nos interese decantarnos por la financiación preferente.

 

Por lo tanto, antes de elegir la modalidad de financiación hay que analizar nuestras propias necesidades para tomar la mejor decisión. Asimismo, es aconsejable acudir a más de una financiera (a diversos concesionarios, a unos cuantos bancos o establecimientos financieros de crédito como Cetelem o Cofidis…), pues así podremos comparar entre varias ofertas y podremos quedarnos con la que nos salga más a cuenta.

hipotecas fallo supremo

Cambio de criterio de la Justicia española: el Tribunal Supremo ha comunicado que, al formalizar una hipoteca, el pago del impuesto sobre actos jurídicos documentados (IAJD) corresponde al banco y no al cliente, a diferencia de lo que sentenció en el pasado mes de febrero. Por lo tanto, los hipotecados que tuvieron que abonarlo pueden reclamar que se les devuelva tanto el importe del tributo como el del resto de los gastos de hipoteca. Según el comparador financiero HelpMyCash.com, estos podrán recuperar, de media, más de 3.000 euros.

 

El banco debe pagar el IAJD de la hipoteca

El comparador calcula que, para un préstamo hipotecario medio de 150.000 euros, los hipotecados tuvieron que pagar algo más de 1.700 euros por un IAJD al 1%, unos 860 euros por los aranceles notariales, otros 375 euros por los gastos de registro y aproximadamente 400 euros por los honorarios de la gestoría. Eso sí, hay que tener presente que lo abonado por el impuesto sobre actos jurídicos documentados puede variar, pues este tributo oscila entre el 0 % y el 1,5 % según la comunidad autónoma en la que se formalice la operación.

En total, por lo tanto, los que tuvieron que hacerse cargo de todos los gastos de constitución de su hipoteca podrían reclamar la devolución de una media de algo más de 3.300 euros al banco. Para realizar los cálculos sobre una hipoteca con otras condiciones se puede utilizar la calculadora para la devolución de los gastos de hipoteca de HelpMyCash.com.

 

Como puede observarse en el desglose, el IAJD es el gasto más elevado que se tenía que pagar por la escrituración de una hipoteca. Es por eso que este fallo es tan importante para los consumidores, ya que hasta ahora el Supremo consideraba que era el cliente y no el banco el que debía hacer frente a este tributo.

 

Los gastos hipotecarios se pueden recuperar por vía judicial o extrajudicial

Para reclamar la devolución de una parte de los gastos de la hipoteca se puede recurrir al servicio de atención al cliente del propio banco o directamente a los juzgados. En el primer caso, si la solicitud es denegada por la entidad o no se resuelve en el plazo de un mes, puede elevarse la queja al Banco de España, que emitirá una resolución no vinculante.

 

En cambio, si se prefiere acudir a un tribunal, se debe interponer la demanda ante un juzgado especializado en cláusulas abusivas (hay uno por cada provincia). Para tramitar la denuncia se pueden contratar los servicios de un despacho de abogados o de una asociación de consumidores. Eso sí, hay que decir que estos tribunales se encuentran ahora mismo colapsados, así que es posible que tarden muchos meses en resolver el caso.

Además, hay que destacar que puede que el cliente no recupere todos los gastos de constitución abonados. Por ahora, si los juzgados siguen el nuevo criterio dictado por el Supremo, se ordenará la devolución íntegra del IAJD. Sin embargo, el alto tribunal no ha determinado qué hay que hacer con los gastos de gestoría, notaría o registro, así que los jueces pueden obligar al banco a reembolsar todo lo pagado por estos conceptos, solo la mitad o incluso nada.

 

Otro varapalo judicial para la banca

Aun así, la nueva sentencia del Tribunal Supremo supone un nuevo revés judicial para la banca. La repercusión que tendrá este fallo sobre las cuentas de las entidades varía según las fuentes consultadas, pero se calcula que la cifra podría acercarse a los 20.000 millones de euros. Asimismo, desde ASUFIN estiman que existen unos ocho millones de hipotecados afectados por la cláusula que les obligaba a pagar todos los gastos de constitución, así que podría producirse una auténtica avalancha de reclamaciones.

 

El fallo también tendrá un efecto claro sobre el precio de las nuevas hipotecas, puesto que si no hay un nuevo cambio de criterio, los bancos se verán obligados a asumir, a partir de ahora, el pago del IAJD correspondiente a la escrituración del préstamo. Habrá que ver si las entidades deciden encarecer estos productos para cargar ese coste al cliente, ya sea por la parte de los intereses (un mayor tipo aplicado) o por la de las comisiones y los requisitos de vinculación.

economicos viajes

¿Sueles coger vacaciones en distintas épocas del año? ¿Realmente puedes tenerlas cuando te apetece? En ese caso, este artículo te interesa y mucho, porque si te preguntaste alguna vez cuál es la época más barata para viajar, hoy el comparador financiero y de minicréditos rápidos con Asnef WannaCash.es por fin lo desvela.

El momento del año más barato para viajar

Hacer un viaje en fechas señaladas como en verano o festivos, no es precisamente económico, debido a que son dos fechas muy señaladas. Sin embargo, si queremos viajar por el mundo al precio más bajo posible, la clave está en ir en fechas menos concurridas, dónde los precios son mucho más asequibles.

¿A qué época nos referimos? Un estudio llevado a cabo por una empresa comparadora de vuelos determinó que mayo es el mes más barato para viajar.

Así que si quieres viajar pagando lo mínimo posible deberás elegir los meses de temporada baja. No solamente mayo -qué es el más barato-, sino también otros meses económicos como enero, febrero, octubre y noviembre. Además, la semana más barata para viajar es la última del mes de enero.

Por lo que solo deberás saber cuándo tienes vacaciones y elegir uno de estos meses para viajar. Pero recuerda que no en todos los países es temporada baja al mismo tiempo, por lo que si vas a ir a otro país, deberás considerarlo. Aun así, te sorprenderá lo mucho que puedes ahorrar de una semana a otra.

En el calendario hay además un día señalado que es muy importante y que permite viajar muy barato. Hablamos del 31 de diciembre. Si no te importa viajar en esta fecha, podrás ahorrar muchísimo dinero en tu billete de avión.

¿Cuál es la antelación ideal para comprar el billete de avión?

Lo más recomendable es planificar siempre el viaje con antelación e ir comparando los precios. Incluso es posible establecer alertas para ver si han subido o bajado en las fechas seleccionadas y así coger siempre el precio más bajo.

Una popular empresa comparativa de vuelos recomienda hacerlo 7 semanas antes del vuelo, para asegurarse el mejor precio posible. Es decir, unos 2 meses de antelación. Y si a eso le sumas una alerta los meses anteriores para ver si el precio sube, baja o se mantiene, muchísimo mejor.

Así que ahora que conoces cuál es la época más barata para viajar, ¿lo harás la última semana de enero? ¿O te esperas hasta mayo? ¡Bon voyage!

cuentas bancarias

Al menos el 97,5% de la población española con más de 15 años es titular de una o varias cuentas bancarias. España es uno de los países en los que existe una mayor facilidad de acceso a los productos financieros, según publicó un estudio del Banco Mundial. La fuerte competencia entre bancos españoles y la reciente aparición de los denominados bancos fintech nos permiten escoger entre un amplio abanico de productos. Entonces, ¿por qué solo escoger una? El comparador financiero HelpMyCash.com recomienda no atarse a un solo banco, sino aprovechar los puntos fuertes y las ofertas puntuales de cada uno de ellos.

No te cases con tu banco

En España, hace algunas décadas era habitual ser usuario de un solo banco ya que se premiaba a los clientes de toda la vida. En la actualidad, las entidades bancarias reservan las mejores condiciones para captar nuevos clientes. Los jóvenes millennials de entre 18 y 31 años rechazan atarse a una entidad por la facilidad de cambio y la variedad de “productos gancho” que pueden encontrar. Además, la tecnología y, sobre todo, el uso del teléfono móvil han ampliado la extensión del conocimiento financiero y el acceso a servicios bancarios más económicos.


El número de cuentas bancarias ideal dependerá de cada persona y de sus necesidades. En el panorama financiero actual encontramos tantas ofertas diferentes como bancos. Por ejemplo, podemos contratar una cuenta donde domiciliar nuestros ingresos recurrentes y recibos que puede ofrecernos un regalo como dinero en efectivo o un televisor y otra donde ingresar los ahorros y obtener la mejor rentabilidad. Pero puede que ambas no las ofrezca el mismo banco.

Puede que incluso necesitemos una cuenta para contratar un depósito. Otra más. Por ejemplo, la plataforma de depósitos Raisin nos permite contratar depósitos europeos que, a diferencia de los que podemos encontrar en España, tienen rentabilidades de hasta el 2,01% TAE. Pero para aprovecharnos de un interés superior a la media, será necesario abrir una cuenta bancaria adicional donde se depositarán los intereses generados.

¿Tener una o varias cuentas?

Llevar toda nuestra vida en el mismo banco no significa que no debamos o no podamos cambiar. No es fácil encontrar una entidad que reúna los mejores productos en su catálogo. Por lo general, cada banco se especializa en un producto concreto para llegar a su target.  

Podemos aprovechar todas y cada una de las ofertas de los bancos sin olvidar cerrar la cuenta una vez termine de ser útil o finalice la permanencia exigida, en el caso de que tuviese, si ya no la vamos a utilizar para, en un futuro, volver a ser clientes de ese mismo banco si va a ofrecernos una promoción interesante.


Tener una o varias cuentas bancarias no tiene por qué suponer un coste adicional. Además, para gestionarlas existen apps que agrupan las diferentes cuentas para tener un mayor control sobre ellas. Saber cuál es la mejor opción para cada uno pasará por sopesar las ventajas e inconvenientes de las opciones que tenemos sobre la mesa.

La revolución digital

Los bancos fintech prometen revolucionar el sistema bancario tal y como lo conocemos hasta hoy. Estas entidades nos permiten contratar una cuenta bancaria sin necesidad de pisar una oficina ni estar atento a sus horarios. En tan solo unos minutos podemos empezar a operar enviando únicamente una fotografía de nuestro DNI y haciéndonos un selfie. Además, amplían aún más la oferta disponible en el mercado.


Los que se han lanzado en España en estos últimos dieciocho meses han enfocado su oferta en el cambio de divisa, un servicio todavía muy “opaco” en los bancos tradicionales. Comprar en el extranjero y no saber cuánto nos está costando hasta varios días después es algo habitual. Desconocemos el tipo de cambio que está aplicando nuestro banco en comparación al tipo interbancario. Así que si queremos viajar, quizá nos interese tener otra cuenta más.

movil

El iPhone Xs, el Samsung Galaxy Note9, el Huawei P20… En las tiendas de telefonía podemos encontrar una gran oferta de smartphones de gama alta, generalmente financiados para que podamos pagarlos a plazos. De hecho, algunos comercios hasta nos dan la opción de comprar estos móviles financiados al 0%. Pero ¿estas promociones son realmente tan atractivas? Según el comparador HelpMyCash.com, en su letra pequeña pueden incluir costes que no siempre se explican con transparencia.

Permanencia, cuota inicial o final…    

Desde HelpMyCash.com afirman que las ofertas con más letra pequeña son las de las teleoperadoras. Estas compañías nos permiten matar dos pájaros de un tiro: financiar la compra del móvil sin intereses y contratar una tarifa. Sin embargo, en la inmensa mayoría de los casos se tiene que firmar una cláusula de permanencia de unos 24 meses, que nos impedirá cambiarnos de teleco para conseguir un mejor precio.

Además, algunas operadoras nos harán pagar una alta cuota inicial o final, es decir, un cargo más elevado al principio de la operación o cuando esta llegue al vencimiento. Por ejemplo, si queremos financiar el iPhone Xs con Vodafone y contratar su tarifa Mini S o Mini M, tendremos que abonar una primera mensualidad de 139 euros (las siguientes serían de 39 euros). Hay que decir, eso sí, que muchas de estas compañías lo compensan aplicando un descuento sobre el precio del smartphone.

Ojo con las comisiones

Otra sorpresa que podemos encontrar en la letra pequeña de estas ofertas es la temida comisión de apertura, que es un cargo que deberemos pagar en el momento de comprar el móvil. Algunas compañías o bancos cobran este cargo en todos los casos, mientras que otros solo lo aplican cuando el cliente decide aplazar la compra en un número determinado de mensualidades.

El primer caso es el de El Corte Inglés. Su financiera nos da la opción de pagar cualquier móvil de más de 399 euros en 24 meses sin intereses, pero nos cobrará una comisión de apertura de 18 euros. El segundo es el de FNAC, que también aplica un tipo del 0% en compras aplazadas de entre 108 y 3.000 euros y cobra una comisión del 3% en el caso de que el cliente devuelva el dinero en más de seis mensualidades.  

Hay que fijarse en la TAE

Por todo esto, desde el comparador bancario HelpMyCash.com recomiendan fijarse siempre en la tasa anual equivalente (TAE) de estas ofertas y no solo en el interés nominal (TIN) al 0%: si la TAE es del 0%, significará que el móvil puede comprarse a plazos sin intereses ni comisiones, mientras que si es de más del 0%, la financiera nos cobrará una comisión de apertura.

BBVA y CaixaBank, por ejemplo, sí ofrecen financiación al 0% TAE para pagar ciertos móviles a plazos. El banco vasco permite comprar el iPhone Xs en 18 meses (si se reembolsa en 24 o 36 meses se aplica un interés del 9,48% TIN), mientras que con la entidad con sede en Valencia podemos adquirir el Samsung Galaxy Note9 y devolver el dinero hasta en 30 cuotas.