arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

helpmycash logo

El plazo para presentar la declaración de la renta de 2016 se ha adelantado un día con respecto al año pasado. El 5 de abril ha sido la fecha marcada por la Agencia Tributaria para dar el pistoletazo de salida a la campaña de este año. Durante los próximos tres meses, la mayoría de los españoles tendrán que ajustar sus cuentas con la Administración.

De hecho, todos los contribuyentes residentes en España están obligados a presentar la declaración o, en su defecto, el borrador, salvo aquellos que en 2016 obtuvieran rentas del trabajo iguales o inferiores a 22.000 euros. El límite baja hasta los 12 mil euros anuales cuando haya más de un pagador y los ingresos obtenidos por el segundo y los siguientes superen los 1.500. También estarán exentos los contribuyentes que hayan percibido rentas del capital mobiliario y ganancias patrimoniales inferiores a 1.600 euros, entre otras tantas excepciones.

La declaración de la renta de 2016 podrá presentarse de manera telemática desde el mismo día 5 y hasta el 30 de junio o desde el 11 de mayo si se prefiere entregar de forma presencial. Eso sí, este año será el primero en el que los contribuyentes no podrán contar con la ayuda del programa Padre, que les ha acompañado durante las últimas tres décadas.

Pero no es esta la única novedad significativa que afecta a la declaración. Las escalas que gravan las rentas del ahorro y del trabajo se reducen, la deducción por donativos se amplía y la renta se podrá rectificar desde la propia declaración, entre otras novedades, tal y como señalan desde el comparador de productos financieros HelpMyCash.com, que acaba de lanzar una guía sobre la declaración de la renta gratuita, en la que se detallan de forma práctica y resumida las fechas claves de la campaña de la renta de este año, las novedades fiscales, la tributación de las cantidades devueltas por la cláusula suelo o las formas de descargar el borrador a través de Internet.

1- Adiós al programa Padre

Se empezó a distribuir en 1988. Desde entonces, el programa Padre ha ayudado a miles de contribuyentes a confeccionar sus declaraciones. Tras tres décadas en funcionamiento, la Agencia Tributaria ha decidido prescindir definitivamente de él, relegándolo a los anales de la historia fiscal española. Su sustituto será el servicio Renta Web que ya empezó a utilizarse el pasado año y al que se puede acceder desde la página web de la AEAT. De hecho, en 2016 el programa Padre solo estaba disponible para la declaración de actividades económicas, por lo que muchos contribuyentes ya conocerán el nuevo servicio

2- Las rentas del ahorro tributan menos

Los tipos impositivos que gravaron las rentas del ahorro de 2016 se redujeron gracias a la reforma fiscal aprobada en 2014. De esta manera, las rentas obtenidas el pasado año provenientes de cuentas corrientes, depósitos, acciones o fondos de inversión tributan medio punto porcentual por debajo de como lo hacían un año antes.  Concretamente, los rendimientos de hasta 6.000 euros tributan al 19 %; los siguientes 44.000 euros, al 21 %; y las ganancias que superen los 50.000 euros, al 23 %.

3- Bajan los tipos que gravan el trabajo

La escala que grava la renta general, que afecta a los rendimientos del trabajo, también ha sufrido cambios. El IRPF se ha reducido entre medio punto y un punto porcentual, en función de los tramos. Además, también han variado las cantidades de cada uno de dichos tramos. Los tipos totales del IRPF a tener en cuenta para la declaración de la renta que se presenta este año son los siguientes: 19 % hasta 12.450 euros; 24 % desde 12.450 hasta 20.200; 30 % desde 20.200 hasta 35.200; 37 % desde 35.200 hasta 60.000; y 45 % a partir de 60.000.

4- Donar dinero a una ONG tendrá más beneficios fiscales

Por segundo año consecutivo las deducciones por realizar donativos a entidades sin fines lucrativos se amplían. Los contribuyentes podrán desgravarse de la cuota íntegra del IRPF el 75 % de los primeros 150 euros de los donativos a favor de las entidades enumeradas en la Ley 49/2002 (asociaciones sin ánimo de lucro, universidades públicas, organismos públicos de investigación, etc.). De las cantidades que superen la cifra anterior se podrá desgravar el 30 %, salvo si se han realizado aportaciones a favor de la misma entidad por importe igual o superior durante tres años consecutivos. En ese caso la desgravación será superior, del 35 %.

5- Se podrá rectificar la renta desde la propia declaración

No todas las novedades implantadas este año afectan al bolsillo del contribuyente, otras están encaminadas a simplificar los procesos. Los contribuyentes que presenten su declaración este año y que luego detecten que han cometido un error podrán solicitar la rectificación desde la propia declaración. Como novedad este año, se ha incorporado un apartado específico en el programa Renta Web para solicitar la rectificación de la autoliquidación del impuesto.

No obstante, esta opción solo está disponible cuando el contribuyente ha cometido errores u omisiones que determinen una mayor devolución a su favor o un menor ingreso, tal y como se especifica en la Orden HFP/255/2017.

En cualquier caso, hay algunas novedades más. Por ejemplo, para la renta de este año se ha aumentado del 10 al 15 % el límite para compensar el saldo positivo de los rendimientos del capital mobiliario con el saldo negativo de las ganancias y pérdidas patrimoniales y viceversa.

helpmycash logo

Tanto la reestructuración bancaria como la recuperación económica han ayudado a que el sector bancario español, uno de los más afectados durante la crisis, saliera fortalecido. De los 45 bancos y cajas que existían en 2008, quedaron unos 15. No obstante, todo parece indicar que las reestructuraciones no fueron suficientes para revivir el sector financiero español y próximamente llegará una nueva oleada que dejará la red de bancos mucho más reducida. De hecho, el último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Estudios económicos de la OCDE: España 2017, considera que la banca española aún tiene margen para consolidarse y cerrar oficinas, lo que haría aumentar su rentabilidad.

Esta situación, sumada a los rumores de fusión de algunos bancos, ha generado un clima de preocupación e incertidumbre entre los clientes, que no tienen muy claro qué ocurriría si su banco fuese absorbido o fusionado con otro. Desde el comparador de productos financieros HelpMycash.com nos explican qué sucede cuando un banco es absorbido por otro.

Bankia – BMN y Popular, las incógnitas
Dos bancos que próximamente veremos fusionarse son Bankia y BMN. El FROB dio luz verde el pasado miércoles a una unión entre estas dos entidades, una operación que permitiría recuperar parte de las ayudas públicas que se inyectaron en ambas entidades.

Otros de los bancos que se encuentran en la lista de los posibles absorbidos son Sabadell o Popular. De hecho, ya se han desatado los rumores sobre quién se quedará con Popular y los tres bancos más grandes de España (Santander, BBVA y Caixabank) han mostrado cierto interés en absorberlo, aunque qué ocurrirá finalmente sigue siendo una incógnita.

Las mismas condiciones para la mayoría de los productos
Cuando dos bancos se fusionan o uno es absorbido por otro, la inquietud de los clientes, sobre todo de los de un banco absorbido, va en aumento. Una de las dudas que más se plantean es qué ocurrirá con los productos que tengan contratados en el antiguo banco.

Desde el comparador apuntan que los clientes de productos con plazos definidos (depósitos, hipotecas, préstamos…) pueden estar tranquilos, ya que un proceso de este tipo no supone ningún cambio en los contratos ya existentes. No obstante, cabe apuntar que sí suelen cambiar las condiciones y el número de la cuenta (avisando con un mínimo de dos meses de antelación) y, en algunos casos, de las tarjetas.


Por otro lado, una de las consecuencias más inmediatas es el cierre de oficinas para reducir costes o equilibrar el número de cajeros. Sin embargo, la red total de oficinas disponibles aumentaría. Por último, uno de los efectos más positivos que debería tener una fusión es el aumento de la solvencia de la entidad.

helpmycash logo

Hace unos años, la pregunta que todos nos hacíamos era si el pago mediante tarjetas desbancaría al pago en efectivo. Si bien es cierto que ya hay casi más tarjetas en circulación en España que habitantes, parece que nuestro país no termina de desarraigarse del pago en metálico.

No obstante, a día de hoy debemos plantearnos otra pregunta y es: ¿qué ocurrirá con los pagos a través de nuestros smartphones?, ¿triunfarán en el futuro? Todo apuntaba a que la inclusión de estas nuevas modalidades iba a terminar con el dinero en efectivo y a desbancar a los pagos mediante tarjetas. Sin embargo, según el estudio Total Retail 2016 de PwC, un 77 % de los españoles prefieren el dinero en efectivo para hacer pagos, frente al 8 % que se decantan por los pagos móviles.

¿Cómo se ha preparado el país de cara a estas novedades?

Después de ver el porcentaje tan reducido de personas que prefieren realizar los pagos con móvil, resulta curioso que España sea uno de los que mayor penetración  de smartphones tenga, concretamente un 80 %. Además, la implantación de estos sistemas de pago se ha producido en más de 600.000 comercios del país, es decir, en más de un 70 % del sector, según el informe de GFT, Mobile Payments 2016.


Asimismo, España ha sido el primer país Europeo en el que se pudo utilizar Samsung Pay y de los primeros en los que se instauró Android Pay y Apple Pay, hace unos meses.

Desde el comparador de productos financieros HelpMyCash.com indican que, aunque todas estas modalidades de pago con móvil se hayan instaurado en nuestro país, la sociedad no termina de tener la suficiente confianza en los procesos de seguridad que ofrecen. Por lo tanto, resultaría conveniente que las empresas que ofrecen estos servicios y las entidades bancarias que trabajan conjuntamente con ellas tratasen de facilitar más información sobre estas innovaciones y destacasen las ventajas que podemos obtener al utilizarlas.

¿Qué futuro le espera al pago mediante el móvil en España?

Aunque hasta ahora todo apunta a que estas modalidades de pago no calan en nuestra sociedad, no todo son malas noticias.

En primer lugar, cabe destacar que los usuarios que más utilizan estos métodos de pago son los jóvenes, por lo que, probablemente, en el futuro cada vez se utilicen más.

Por otro lado, hace poco más de un año, apenas 2 entidades bancarias españolas ofrecían este servicio, La Caixa y BBVA, pero, actualmente, la gran mayoría de los bancos han sabido adaptar sus servicios a las nuevas tecnologías y ofrecen estos servicios.

Además, ante esta situación, algunas entidades bancarias han lanzado promociones para incentivar el uso del pago mediante smartphones a cambio de regalos y bonificaciones. Un claro ejemplo es Banco Santander que ha organizado una campaña de promoción para sus tarjetas Mastercard de crédito revolving que permitirá a los participantes beneficiarse de una bonificación del 10 % (máximo de 50 euros) del importe total de las compras que realicen a través del móvil durante el periodo en el que esté vigente la oferta, es decir, hasta el 15 de marzo.

helpmycash logo

Una de las principales preocupaciones de los clientes bancarios son las comisiones. Pagar por todos y cada uno de los servicios que nos presta una entidad puede suponer una gran suma de dinero a final de cada año.

Aunque el Banco de España da libertad a las entidades de establecer las comisiones de quieran (salvo en contados casos), también fija unos derechos que tenemos los clientes para evitar que el banco nos cobre. Desde el comparador de cuentas HelpMyCash.com nos explican en qué casos el banco no debería cobrarnos por la cuenta bancaria y, por tanto, podríamos reclamar por las comisiones y recuperar el dinero.

¿En qué cinco situaciones el banco no debería cobrarnos por la cuenta?

1. Si domiciliamos la nómina
La gran mayoría de los bancos en 2017 no aplican comisiones de administración ni mantenimiento si disponemos de una cuenta nómina y cumplimos con todos los requisitos solicitados. Entre los más comunes encontraremos domiciliar ingresos mínimos periódicos, domiciliar recibos y hacer uso de una tarjeta asociada. En cualquier caso, la normativa no prohíbe el cobro de comisiones por mucho que el cliente domicilie la nómina, así que está en nuestras manos comparar las distintas cuentas para evitar pagar por una cuenta nómina.

2. Si tenemos una cuenta asociada a un préstamo
En el año 2012 se modificó la normativa que regulaba las comisiones que el banco puede cobrar por una cuenta asociada a una hipoteca o a un préstamo. Hasta ese año, las cuentas que se utilizaban únicamente con el fin de pagar estas cuotas debían ser 100 % gratuitas, pero con la modificación, ahora los bancos tienen libertad para cobrar por ese producto. Sin embargo, solo lo pueden hacer si nos lo han notificado con un documento específico donde se determine el importe. En caso contrario, podremos reclamar el dinero.

3. Si todos nuestros ahorros están en el mismo banco (y el patrimonio es superior a la media)
En caso de que dispongamos de un patrimonio superior a la media y aunque esté invertido en fondos de inversión, planes de pensiones o seguros, el banco tampoco debería cobrarnos comisiones por la operativa básica. El hecho de estar más vinculados con la entidad y aportarles dinero de forma regular debería asegurarnos, como mínimo, la ausencia de las comisiones.

4. Si no nos han avisado con antelación
Los bancos se guardan el derecho de modificar las condiciones de la cuenta bancaria que habíamos contratado originalmente, es decir, si la cuenta era gratuita, puede dejar de serlo en cualquier momento. Sin embargo, solo podrían hacerlo si nos lo han notificado con un mínimo de 2 meses de antelación. Con este plazo, en caso de que no estuviésemos de acuerdo con las nuevas condiciones, tendríamos tiempo de cancelar la cuenta bancaria y buscar una nueva que fuese totalmente gratuita.

5. Si no se corresponde con ningún servicio efectivamente prestado
Tal y como recoge la Orden EHA/2899/2011 de octubre, de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios, “solo podrán percibirse comisiones o repercutirse gastos por servicios solicitados en firme o aceptados expresamente por un cliente y siempre que respondan a servicios efectivamente prestados o gastos habidos”.

helpmycash hipotecas baratas

La justicia ha conseguido apenas en 4 años lo que el Banco de España no ha hecho en mucho tiempo: lograr poner un límite a la banca y ofrecer una protección legal a los consumidores. La falta de transparencia de ciertas cláusulas hipotecarias ha terminado siendo finalmente condenada. Sin embargo, es necesario comprender que muchos de los cargos que realizan las entidades son perfectamente legales, por lo que no todo puede ser reclamado, señalan desde el comparador de hipotecas HelpMyCash.com.

El suelo hipotecario
Las cláusulas suelo no son ilegales, sino que han sido declaradas nulas en función de la falta de transparencia en su aplicación en los contratos de los consumidores. Aquí tenemos dos nociones vitales que determinarán la devolución: el término “consumidor”, que se aplica cuando la hipoteca fue contratada para fines particulares (una vivienda habitual o vacacional, pero siempre sin fines comerciales) así como la transparencia.

La falta de transparencia es difícil de demostrar aunque no imposible. Dado que el suelo hipotecario tiene un efecto directo en la cuota mensual que el cliente termina pagando, esta debe de ser explicitada en la oferta vinculante, así como ser explicada por los bancos antes de la firma del contrato. Si estos factores se dieron y el cliente conoció y comprendió la implicación del suelo en su hipoteca, no tendría lugar una reclamación.

Este es el argumento usado por algunas entidades que defienden que su limitación del interés estaba perfectamente justificada.

Otro argumento legal válido para la devolución de los intereses pagados de más por el suelo es cuando la diferencia entre el mínimo (el suelo) y el máximo (el techo) a pagar por el cliente es muy elevada. Por ejemplo, un suelo del 3,5 y un techo del 21 % podría ser reclamado como abusivo.

Gastos de escrituración de hipoteca

Cuando compramos una vivienda sirviéndonos de la financiación que nos otorga una entidad bancaria, se solicita a los clientes que realicen una provisión de fondos que, tradicionalmente, solía representar un 15 % del valor de la compraventa. Con esta provisión se abordaban dos grandes gastos iniciales: los gastos de la escrituración de la compraventa y los gastos de constitución de hipoteca.

Se trata de gastos muy parecidos, ya que ambos consisten en la validación pública del documento que certifica (1) el cambio de titular de la vivienda y (2) la creación de un contrato que certifica una deuda pública (la hipoteca). Ambos grupos pagarán notaría, gestoría, registro e impuestos: IVA o ITP, según corresponda, en la compraventa e IAJD en la hipoteca.

Según la ley, son los bancos los sujetos interesados en dejar constancia de la deuda, por lo que sólo los gastos de creación de la hipoteca deben ser cubiertos por las entidades. Sin embargo, durante años han sido los clientes quienes han desembolsado estos segundos gastos, contradiciendo la ley. Lo curioso de esto es que en realidad se trata casi de un error contractual cometido por las entidades, ya que si en lugar de aplicar estos gastos en una provisión de fondos los hubieran incluido en una comisión de apertura al uso, no sería posible reclamarlos.  

En la devolución de gastos de escrituración de hipoteca también se cuestionan los gastos de gestoría y tasación, ya que al tratarse de servicios privados, podrían ser contratados con cualquier entidad que no sea la propuesta por la entidad, con el objetivo de reducir costes para el cliente.

¿Qué cobros no son reclamables?
A pesar de las desavenencias generalizadas, es necesario comprender la necesidad de tener un sistema financiero sólido y saludable, para lo cual es necesario que la banca tenga beneficios, como apuntaba José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, en la última presentación de resultados. No es posible comenzar a reclamar por cada cobro que realice la banca. Se trata de un negocio como otro cualquiera y es justo que cobre por los servicios prestados, aunque el cliente en ocasiones no esté de acuerdo.

Salvo algunas ocasiones como las comisiones por subrogación o amortización anticipada, fijadas por ley en un 0,5 % los 5 primeros años y 0,25 % después, el Banco de España establece que cada entidad es libre de fijar las comisiones que desee. Ahora bien, las condiciones concretas para validar estos cobros serían que (1) el cliente haya efectuado el servicio concreto y (2) no se cobre dos veces por el mismo concepto.

Dicho de otro modo, gastos como los relativos a la subrogación, a la novación, a la amortización anticipada, la comisión de apertura, la comisión por riesgo de tipo de interés, intereses de demora (siempre que estén dentro de un límite razonable)… Todos estos cargos son legales y no reclamables.  
No podemos achacar todos los cobros que desconozcamos a actuaciones abusivas de la banca, como del mismo modo no podemos olvidar nuestros derechos como consumidores.