arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

helpmycash bizum

El fintech (la unión de la tecnología y las finanzas) ya es una realidad en nuestro país. De hecho, el 37 % de los usuarios de Internet en España utilizan de manera recurrente diferentes servicios fintech, un porcentaje por encima de la media global (33 %), de acuerdo con el estudio EY Fintech Adoption Index 2017, situándonos en el sexto de los 20 países analizados.

El alcance de este tipo de tecnología ha llegado a todos los aspectos de las finanzas, desde poder controlar nuestras cuentas bancarias a través del móvil hasta conseguir financiación sin levantarnos del sofá. Una de las últimas novedades tecnológicas en el sector de la financiación es la utilización de aplicaciones de identificación online para solicitar minicréditos sin necesidad de entregar ningún tipo de documento, según nos explica el comparador financiero HelpMyCash.com. No obstante, al contrario que ocurre con otros sectores fintech, esta nueva tecnología no ha tenido una acogida muy extensa.

Cómo surgen las aplicaciones de identificación online
Para que las entidades de minipréstamos puedan ofrecer financiación a sus usuarios primero deben comprobar que los solicitantes tienen un nivel económico que les permita reembolsar el capital solicitado sin problemas en el plazo indicado. Para esto, utilizan los datos que detallemos de un formulario online y los verificarán a partir de varios documentos de deberemos enviar a la entidad.

Gracias a las aplicaciones de identificación online podemos saltarnos el paso de la entrega de documentación, ya que enviarán al prestamista los mismos datos verificados con la información de nuestra cuenta corriente online permitiéndonos conseguir este tipo de financiación sin trámites de más.
Para hacerlo estas entidades nos pedirán entrar en nuestra banca online con nuestro nombre y usuario y, a través de un programa automático, enviará la información que el prestamista necesita para aprobar nuestra solicitud de manera verificada y segura.

¿Es seguro dar nuestros datos bancarios?
La principal razón por la que estas aplicaciones no han tenido el éxito que deberían es por la preocupación que supone dar nuestros datos bancarios. No obstante, estas apps son completamente seguras. La gran mayoría cuentan con la garantía Verisign SSL y nuestros datos son borrados al finalizar el proceso. Además, nunca se guardará nuestro usuario ni nuestra contraseña, ya que técnicamente estamos entrando a través del propio portal de nuestro banco.

Además, estas aplicaciones funcionan con algoritmos automáticos y simplemente recolectarán la información necesaria de nuestra cuenta online, no podrán modificar o cambiar ningún dato de la cuenta.
Hoy en día son muchas las entidades de minicréditos que han decidido ser todavía más fintech y aprovechar las ventajas de estas aplicaciones, aunque no todas han decidido olvidarse completamente de la entrega de documentación manual. Por ejemplo, el minicrédito rápido PepeDinero ofrece ambas opciones para que cada usuario elija la forma de mandar la documentación necesaria que prefiera.

Igualmente, aunque dichas aplicaciones agilizan considerablemente el proceso de solicitud de este tipo de créditos, la entrega de los documentos sin estas apps seguirá permitiéndonos conseguir este tipo de financiación en apenas unos minutos.

cajerosautomaticos

Durante 2015 los bancos españoles libraron una batalla por el uso de los cajeros automáticos. Todo empezó porque CaixaBank decidió imponer una comisión fija de dos euros a todos los no clientes que utilizaran sus terminales, lo que provocó que algunos tuvieran que pagar dos veces por el uso de los cajeros. Esta situación condujo al Gobierno a redactar una ley que regulara las comisiones de uso de estos terminales.

Desde entonces, los bancos han ido llegando a acuerdos entre ellos para permitir que clientes de otras entidades bancarias pudiesen sacar efectivo de sus dispensadores sin coste. De esta forma, las entidades con menos oficinas disponen de una red de cajeros más extensa.

Pero las últimas fusiones y adquisiciones entre bancos ha vuelto a modificar el mapa de los cajeros español, dejándolo completamente diferente al que teníamos hace un año. Desde el comparador de bancos HelpMycash.com nos explican cuáles han sido las últimas reformas y cuáles son los bancos que disponen de una red de cajeros más grande.

ING, uno de los bancos que más ha cambiado sus acuerdos
Uno de los movimientos que más ha modificado el mapa de los cajeros automáticos fue la adquisición de Banco Popular por parte de Banco Santander. La entidad, que había estado presidida por Emilio Saracho, había llegado a varios acuerdos con otros bancos para que pudiesen hacer uso de sus 2.700 cajeros. Sin embargo, tras la compra, algunos de estos acuerdos se podrían disolver. Si finalmente no se renuevan los contratos, aunque se rumorea que sí se prorrogarán, uno de los que está en riesgo es el de ING, una entidad que opera principalmente por Internet y cuyas oficinas están repartidas a cuentagotas por las principales ciudades de España.

No obstante, el banco naranja ha conseguido un nuevo acuerdo con Bankia, que, además, se verá beneficiado por la reciente integración de Bankia y BMN. Los clientes de ING podrán usar ahora los 5.168 cajeros de Bankia sin coste, siempre que retiren más de 50 euros.
Precisamente, tras la fusión de Bankia y BMN los clientes de las dos entidades han ampliado también su catálogo de cajeros, ya que tanto los de un banco como los del otro pueden usar todos los cajeros que ambas entidades tienen en conjunto.

Volviendo a ING, ahora sus clientes pueden sacar dinero gratis de todos los cajeros de España si cumplen los requisitos de importes mínimos. Además, esta oferta se completa con los más de 13.000 estancos de los que se podrá sacar efectivo con la aplicación Twyp Cash, que se suman a los varios miles de establecimientos que ya ofrecían esta posibilidad (tiendas del grupo DIA y gasolineras Galp y Shell).

los dividendos en la bolsa

Invertir en dividendos es una estrategia diseñada para los inversores más conservadores puesto que, independientemente de la evolución de las acciones en bolsa en los mercados, el inversor dispondrá -en caso de que la empresa obtenga beneficios- de una o varias remuneraciones a lo largo de un año natural. Pero ¿qué son? ¿Valen la pena? ¿Cuándo se cobran? El comparador financiero y de préstamos online WannaCash.es resuelve estas y otras cuestiones relacionadas a continuación.

Los dividendos son una de las formulas que tienen las compañías de retribuir a sus accionistas. La mecánica es sencilla: cuando una empresa obtiene beneficios puede invertirlo en la propia compañía para mejorar su infraestructura, innovar e investigar o, puede decidir repartirlo -por lo menos un porcentaje- entre los distintos accionistas de la compañía. Obviamente la cantidad a cobrar dependerá del número de acciones que se posea y del valor económico de dicha acción -asignado previamente-.

En el mundo de los dividendos cobra capital importancia el término pay-out, que es el ratio que indica el porcentaje de los beneficios que una empresa dedica al pago de los dividendos. Es decir, si una empresa tiene un pay-out del 20% quiere decir que destinará dicho porcentaje del beneficio para repartirlo entre todos sus accionistas. Es por ello que es un factor muy importante para los inversores a la hora de analizar la rentabilidad y decidir dónde y cuánto dinero gastar.

Por otro lado, existen tres tipos de dividendos según la forma de pago: pago en metálico, es la más clásica y supone el cobro en efectivo por cada acción; pago en forma de acciones, cuando la empresa le da acciones adicionales al cliente por cada X títulos que este posea; y el scrip dividend, de creciente popularización en los últimos años y que viene a ser una combinación de ambas: ofrece la posibilidad de cobrar en metálico o en acciones.

En cuanto al periodo en el que se cobran dichos dividendos varía según la empresa en cuestión, puestos que las distintas empresas pueden hacer dicha distribución de forma mensual, trimestral, semestral o anual.

¿Debo declarar los dividendos en la declaración de la renta? Sí. Y desde 2015, también aunque la cantidad sea inferior a 1.500€. Los dividendos en metálico, por lo tanto, se integrarán como rendimiento del capital mobiliario y están sujetos a los siguientes tipos de IRPF: ganancias de hasta 6.000€, al 19%; entre 6.000€ y 50.000€, al 21%; y más de 50.000€, al 23%.

En definitiva, los dividendos están pensados para inversores conservadores que miran a medio/largo plazo y prefieren no arriesgar su dinero más de lo necesario, puesto que las compañías que reparten dividendos son empresas de cierta solvencia -casi todas cotizan en el Ibex 35- y raramente generan desplomes significativos en sus precios.

banco tramite

“El sector financiero está viviendo una gran revolución. Los ciudadanos son conscientes de las actuales posibilidades de la tecnología y quieren tener un mayor control sobre su dinero”, afirma Jorge Antón, CEO de la plataforma de crowdlending MyTripleA.

Cuando Antón hace referencia a “una gran revolución” en el sector financiero se refiere a todas las innovaciones tecnológicas que se están viviendo en los últimos años, pero, en concreto, a las nuevas maneras de conseguir financiación de las que disponemos los usuarios, mucho más allá de la banca.


No obstante, como indican desde el comparador de créditos HelpMyCash.com, es fundamental que entendamos el funcionamiento y las características de estas nuevas plataformas virtuales de financiación antes de decidirnos a recurrir a ellas.

Las 4 patas del ‘crowdlending’
La nueva forma de financiación de mayor demanda y que más éxito está adquiriendo desde hace unos años es el crowdlending o, dicho de otra manera, las plataformas de préstamos entre particulares (P2P).
Este modelo de financiación se basa en una plataforma digital en la que, por un lado, personas que buscan capital publican sus proyectos y, por otro lado, los inversores interesados pueden aportar el dinero solicitado. Dicho así, parece muy simple, pero este modelo tiene ciertas particularidades que resulta necesario aclarar.

Antes de nada, debemos dejar claro que estas plataformas son online, por lo que si decidimos recurrir a ellas, no será necesario que nos desplacemos a ninguna oficina ni que pasemos por latosos trámites ni papeleos.

En segundo lugar, funcionan como intermediarios, por lo que si decidimos publicar un proyecto, antes realizarán un análisis de nuestro perfil y nos asignarán un nivel de riesgo en base a nuestra solvencia económica, nuestro historial crediticio, el importe que solicitemos y la finalidad que le queramos dar al dinero. Así, en función del nivel que nos asignen, nos establecerán unos intereses determinados y publicarán nuestra petición en la plataforma.

Una vez publicado el proyecto, tendremos aproximadamente dos semanas para que los inversores aporten el importe solicitado y si lo conseguimos, podremos disfrutar del capital en cuestión de días. En caso contrario, si no conseguimos el monto de la inversión, se denegará la solicitud.
Finalmente, debemos tener en cuenta que en todas las plataformas de financiación entre particulares estaremos obligados a abonar una comisión de apertura, que suele rondar entre el 2 y el 6 %, y este será el beneficio que reciban los intermediarios.

Las grandes ventajas del ‘crowdlending’ frente a la banca
Una vez explicado el mecanismo y las características de las plataformas de financiación entre particulares, resulta conveniente recalcar la mayor ventaja que obtendremos si recurrimos a este tipo de préstamos en vez de a los bancarios.

Por un lado, no será necesario que seamos clientes ni que dispongamos de cierta antigüedad en la plataforma para conseguir el capital. Además, podremos realizar todo el proceso desde cualquier dispositivo con conexión a Internet. Los intereses que pagaremos suelen ser ajustados (en función del nivel de riesgo) y, lo más importante, no generaremos ningún tipo de dependencia financiera hacia nuestra entidad, ya que tendremos varias fuentes a las que recurrir.

Un claro ejemplo de todo esto es el préstamo P2P de Younited Credit con el que podremos conseguir hasta 40.000 euros, con un plazo de aprobación máximo de 48 horas, con un interés a partir del 5,18 % y con un plazo de devolución de hasta seis años.

helpmycash logo

El 48 % de los municipios españoles no dispone de ninguna oficina bancaria, según un estudio del economista Joaquín Maudos, lo que equivale al 2,4 % de la población. Si tenemos en cuenta que los cajeros automáticos acostumbran a situarse en las sucursales, el número de pueblos que no tienen acceso directo al efectivo es muy elevado. Pero ante grandes males, grandes remedios. El cashback (devolución de dinero) ha aterrizado en España, un sistema novedoso en nuestro país que, no obstante, es habitual en lugares como el Reino Unido o los Estados Unidos.

¿En qué consiste?
Básicamente, se trata de pagar con tarjeta en un comercio un importe superior al valor de la compra y recibir en efectivo la diferencia, explican expertos del comparador de productos financieros HelpMyCash.com. Por ejemplo, acudimos a una gasolinera o a repostar carburante y la factura total asciende a 30 euros. Lo habitual sería abonar esa cantidad, subirse al coche y seguir nuestro camino y, en caso de necesitar efectivo, parar posteriormente en un cajero automático. Gracias al cashback, podemos pagar en la gasolinera una cantidad superior, por ejemplo, 50 euros y recibir un billete de 20 euros de vuelta. Una fórmula sencilla que sustituye a los cajeros de toda la vida.

Ahora bien, ¿dónde se puede recurrir a esta opción? De momento, este sistema no está muy extendido en España y solo ING lo ha implantado. Concretamente, la entidad permite utilizar a sus clientes 17 mil establecimientos repartidos por toda España como si se tratasen de un cajero automático. La red de establecimientos adheridos está compuesta por las tiendas DIA, La Plaza y Clarel, y por las gasolineras Galp, Shell y Disa; 4 mil puntos de venta a los que este mes de octubre se le han añadido unos 13 mil estancos.  

Los clientes de la entidad holandesa que quieran beneficiarse de este servicio tienen que instalar la aplicación Twyp Cash de ING en su móvil, disponible tanto para iOS como para Android, acudir a uno de los establecimientos adheridos, hacer una compra e indicar en el momento del pago cuánto se quiere sacar (entre 20 y 150 euros). De momento, la app ya cuenta con más de 350.000 usuarios.

¿Qué ventajas tiene el ‘cashback’ para los comercios?
Las ventajas para los consumidores son evidentes, pero ¿qué hay de los comercios? Además de incluir un servicio más en su oferta, su principal ventaja es la disminución del efectivo en caja. El hecho de reducir el volumen de dinero en metálico rebaja los costes de manipulación del efectivo, además de que se rebajan los riesgos que supone tener dinero en el establecimiento.