arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

Crowdfunding

En los últimos años ha crecido el número de emprendedores en España. Antes nos conformábamos con tener un empleo. Ahora, se quiere progresar y pasar de ser trabajador a ser empresario. ¿Los motivos? Entre otros, la crisis, que dejó a muchos en una situación por la que no esperaban pasar.

 

Y sí, la crisis también es la responsable del surgimiento de otros modelos de negocio que tienen como objetivo servir de ayuda a estos nuevos emprendedores. El portal financiero y de mini créditos con asnef WannaCash.es lo explica a continuación.

 

Antes, cuando un emprendedor quería montar una empresa, disponía de varias opciones: o solicitaba un crédito, o esperaba a que saliera alguna subvención que pudiera aprovechar o bien pedía ayuda a algún familiar o amigo para escapar.

 

Ahora, gracias a la aparición de Internet y tras la crisis, tienen la posibilidad de recurrir a otro tipo de solución como puede ser el crowdfunding. Pero ¿qué es esto y cómo funciona?

 

Qué es el crowdfunding

 

El crowdfunding es una red de financiación colectiva que opera fundamentalmente en el sector digital. Es, en otras palabras, una fuente de financiación para proyectos de tipo musical, artístico, etc.

 

Así, si un grupo musical necesita financiar su proyecto o disco puede acudir al crowdfunding a cambio luego de una serie de recompensas.

 

Su funcionamiento depende del tipo de crowdfunding que se haya elegido. Hay varios tipos: de donaciones, de recompensas, de acciones, de royalties y de préstamos. Cada uno de ellos tiene sus propias particularidades y será el solicitante quien deba analizar cada uno para ver cuál es la mejor opción en su caso.

 

Pasos del crowdfunding

 

Podemos hablar de cinco pasos en términos generales:

 

  1. El emprendedor envía el proyecto para el que necesita financiación.

  2. La plataforma o los inversores valoran el posible interés que pudiera suscitar el proyecto.

  3. Se publica en la plataforma durante el tiempo que se establezca.

  4. Se promociona para que más inversores puedan tener acceso a él y puedan conocerlo. Esto se hace mientras el proyecto esté activo.

  5. Se cierra el proyecto una vez lograda la financiación.

¿Es lo mismo crowdfunding que crowdlending?

 

No se debe confundir crowdfunding con crowdlending, pues este último se refiere a préstamos pequeños que particulares ofrecen a empresas. Luego las empresas ofrecerán una devolución con un determinado tipo de interés. También puede pactarse una participación dentro de la empresa que solicita la financiación.

 

Para el crowlending, las empresas deben demostrar el riesgo crediticio que tienen o bien el índice de morosidad.

 

En España existen varias empresas de crowdlending. Entre ellas, Ecrowd!

 

En definitiva, crowdfunding y crowdlending son dos fuentes de financiación que, en caso de estar pensando en montar una empresa, se deben tener en cuenta.

prestamos

En lo que va de año, la venta de coches ha aumentado un 11 % si la comparamos con el mismo periodo del año pasado, de acuerdo con el informe mensual de fabricantes (Anfac), vendedores (Ganvam) y concesionarios (Faconauto), lo que se traduce en 454.130 unidades vendidas en estos primeros cuatro meses. La compra de vehículos ha remontado y, específicamente, la de los coches híbridos y eléctricos que, aunque en porcentaje siguen siendo el menor de los tipos de vehículos adquiridos, su venta ha aumentado un 1,8 % en comparación con abril del año anterior. No obstante, a pesar de su auge, los incentivos del Gobierno y su coste más elevado, las entidades bancarias apenas ofrecen préstamos verdes, de acuerdo con un estudio realizado por el comparador financiero HelpMyCash.com.

 

La banca tiene políticas de desarrollo sostenible, pero no productos

Es indudable que el mercado de la automoción evolucionará hacia el mercado eléctrico y no contaminante. Los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) propuestos por Naciones Unidas en 2015 y los incentivos del Gobierno para la compra de este tipo de vehículos (como el Plan Movea) son claros ejemplos de esta tendencia. No obstante, aunque el 57,14 % de las entidades bancarias españolas tienen políticas internas que incentivan los objetivos de la ONU y el 37,5 % entran dentro de los índices de Dow Jones Sustaniability, de acuerdo con un estudio de HelpMyCash, lo cierto es que a nivel de productos para particulares, las entidades que operan en España no ofrecen muchas opciones.

 

De hecho, el estudio llevado a cabo por el comparador HelpMyCash.com desvela que solo uno de cada 10 bancos ofrece préstamos específicos para financiar finalidades ecológicas o coches híbridos y eléctricos.

 

Los denominados préstamos verdes ofrecen un interés mucho menor a la media actual de los créditos al consumo, situada en el 8,57 % TAE de acuerdo con el último informe del Banco de España, pudiendo llegar a alcanzar el 2,39 % TAE en algunas ofertas. Estos créditos pueden tener comisiones de apertura, que no suelen superar el 1,5 %, y no suelen exigir la contratación de productos vinculados, de acuerdo con el informe de HelpMyCash.com.

 

El coste, uno de los grandes impedimentos de convertirnos en ecológicos

Ser ecológico sale caro. La tecnología que mueve a los coches híbridos o eléctricos todavía es costosa y esto se nota en el producto final y hace que las ventas de este tipo de vehículos todavía no hayan despegado del todo en nuestro país. De hecho, son las empresas las que más adquieren estos vehículos más que los particulares.

 

El coche híbrido más vendido durante 2017, el Toyota Auris, de acuerdo con un ranking de la OCU, se podía adquirir desde 19.240 euros, aunque el segundo más vendido, el Toyota C-hR comenzaba a venderse desde los 24.750 euros.

 

En el caso de los coches completamente eléctricos su coste se eleva más todavía. De los tres más vendidos, por orden de ventas, el Renault Zoe tenía un coste inicial de 20.350, el Nissan Leaf cuesta 31.900 euros y el BMW i3 tiene un coste inicial de 38.200 euros.

 

Aunque los costes todavía se escapan de los presupuestos de muchos ciudadanos, todo lleva a pensar a que estos precios se irán abaratando paulatinamente y que los bancos comenzarán a ofrecer productos de financiación más adaptados a ellos.

 

prestamos

El negocio de los créditos al consumo es, de nuevo, la principal fuente de beneficios de las entidades financieras. De hecho, cada año dese 2014 ha aumentado el importe total adeudado por los hogares españoles, que ya se sitúa en 180.000 millones de euros, según informa el Banco de España. Aunque aún no hemos alcanzado los niveles de 2008, en el que se superaron los 230.000 millones de euros adeudados por las familias españolas. No obstante, dados los bajos tipos de interés que han sido promovidos por los incentivos del Banco Central Europeo para promover la apertura del grifo de crédito, las entidades financieras han tenido que buscar otro método para beneficiarse del aumento de las solicitudes de financiación.

 

Las comisiones parecen haber sido la respuesta a esta necesidad, puesto que bancos como BBVA ganaron hasta un 7 % más gracias a estos recargos, lo que ayudó a paliar las pérdidas por la caída de los intereses. Sin embargo, el pago de comisiones, especialmente cuando solicitamos un crédito, puede hacer que tengamos que pagar cientos de euros más por un producto que puedes conseguir libre de estos cargos si buscas alternativas, nos confirma el comparador de préstamos online HelpMyCash.com.

 

Los bancos tienen más comisiones que los prestamistas privados

Las entidades bancarias tradicionales son las que más a menudo nos cobrarán comisiones por concedernos financiación, ya sea en forma de préstamo o de tarjeta de crédito. Así lo confirma el estudio de mercado llevado a cabo por HelpMyCash.com, que informa de que el 73 % de los bancos españoles nos cobrarán comisiones por la formalización del contrato de financiación, cuyo importe medio es del 2,3 % del capital del préstamo. Algo que no ocurre cuando acudimos a una entidad de capital privado, donde nos será difícil encontrar un prestamista que incluya comisiones de apertura o estudio en sus contratos.

 

El hecho de que los bancos sean la principal fuente de financiación para los españoles les permite ofertar unas condiciones peores en el terreno de las comisiones para el prestatario. El cliente acude a su banco y no contrasta su oferta de préstamo con el resto de los productos financieros del mercado. Sin embargo, gracias a los comparadores online, podremos comprobar qué préstamos nos salen más baratos sin tener que desplazarnos a ninguna oficina, desde la comodidad de nuestro hogar. De este modo, podremos decantarnos por el producto que mejores condiciones presente o el que mejor se adapte a nuestras posibilidades de pago.

 

Ciertas comisiones son reclamables

Otra de las comisiones más frecuentes, en este caso tanto en bancos como en entidades de capital privado, es la de reclamación de posiciones deudoras. Este recargo se nos cobrará solo en el caso de que el prestamista tenga que contactar con nosotros si nos hemos demorado en el pago de nuestras cuotas. El importe de esta comisión suele oscilar entre 20 y 40 euros, pero puede variar en función de los términos que aparezcan en el contrato.

 

No obstante, ya hay precedentes de reclamaciones por vía judicial de estas comisiones que han sido ganadas por el prestatario. Tribunales de toda España han fallado a favor de los clientes debido a, en general, la naturaleza del cobro de esta sanción. Juzgados de Primera Instancia y Audiencias Provinciales de toda España han determinado que la reclamación de impagos no es un servicio que beneficie al prestatario, sino al prestamista, por lo que no se debería cobrar al cliente por la reclamación.

Asimismo, dictaminan que, al no ser un servicio solicitado explícitamente por el prestatario, su cobro entra en conflicto con las directrices del Banco de España que dispone que “en ningún caso podrán cargarse comisiones o gastos por servicios no aceptados o solicitados en firme por el cliente”. Sin embargo, a pesar de tratarse de un gasto reclamable, queda en el aire si es rentable para el cliente embarcarse en un proceso legal por un importe tan bajo.

comprarcasa

Comprar una vivienda es una de las decisiones que más cuesta tomar a la mayoría de las personas. Entre otras cosas, por el precio que pagamos por ella. De hecho, es una de las operaciones de financiación más importantes.

En la actualidad, un alto porcentaje de los españoles prefiere la compra al alquiler. Tanto es así que, tal y como asegura el diario El Mundo, del 37% de los españoles que se plantea cambiar de casa, un 24% quiere comprar una vivienda, no alquilarla.

 

Pero ¿qué motiva esta preferencia de adquisición? ¿Cuáles son los factores que afectan a la hora de tomar la decisión de comprar frente a alquilar?

 

En primer lugar, el precio. ¿Sabías que los precios de las propiedades han descendido un 44% con respecto a 2007? Esto, sin duda, es un factor decisivo.

En segundo lugar, la mejora de la concesión de las hipotecas, algo que los consumidores agradecen y aprovechan. El hecho de que se conceda ahora hasta el 100% de la hipoteca es, sin duda, una gran ventaja.

 

En tercer lugar, otro de los motivos es que a día de hoy el alquiler se presenta como una opción más cara que la compra. Mientras que podemos conseguir hipotecas por 420 euros, el precio del alquiler medio es de casi 500 euros.

 

Y por si esto fuera poco, el Euríbor sigue en negativo después de más de dos años, algo que también interesa a los consumidores.

 

Comprar vivienda por Internet

A todos estos datos hay que sumar el hecho de que el sector inmobiliario se está animando a ampliar territorio y ganar más protagonismo, esta vez, en el entorno digital.

 

Dicho con otras palabras, la industria inmobiliaria está trabajando desde ya para tratar de conseguir a corto plazo que los usuarios puedan comprar una vivienda por Internet.

 

Así, consultoras como la CBRE ya han creado la que hasta ahora es la primera y única plataforma que permite a los consumidores hacer la reserva de una propiedad de forma online en España.

 

En esta plataforma, se puede acceder a la información para elegir vivienda, firmar el contrato de la reserva, así como hacer el pago y tramitar los documentos que se necesiten.

 

Conceptos que debes conocer

Ahora bien, tanto si estás pensando en comprar como en alquilar y tanto si la compra piensas hacerla por métodos tradicionales o bien a través de Internet, hay dos conceptos que debes conocer sí o sí.

 

TIN: Es el tipo de interés nominal. Hace referencia a lo que cobra el banco por aplazar los pagos. Es un porcentaje fijo, se calcula de forma mensual y lo ideal es fijarse en el periodo temporal.

 

TAE: Es el porcentaje que indica de forma anual el coste o el rendimiento efectivo de un producto financiero. Para ello se realiza un cálculo matemático que no solo tiene en cuenta el TIN, sino también otros factores. Generalmente, al comprar una vivienda este es más útil que el TIN.

 

Sea una compra tradicional, sea mediante Internet, desde el portal de préstamos rápidos Wannacash.es, te recomendamos estudiar bien las ofertas de las distintas entidades bancarias y prestar atención a la letra pequeña.

 

euribor

El euríbor es uno de los términos económicos que más y mejor se debe conocer. De hecho, desde el año 2000 ha pasado a ser uno de los conceptos por el que los usuarios más se interesan, debido a que ello afecta directamente a los préstamos hipotecarios. El comparador financiero y de préstamos online Wannacash lo explica a continuación.

Qué es el euríbor


El euríbor es un índice de referencia que informa sobre los diferentes tipos de interés al que los bancos se prestan dinero entre sí.

 

Para que se pueda entender mejor, pongamos un ejemplo: un usuario solicita un crédito al banco. Ese banco necesita buscar el dinero que su cliente le está pidiendo y lo encuentra en diferentes tipos de fuentes. Entre esas otras fuentes, están otros bancos. Pero esos bancos no van a regalarle el dinero, sino que le cobrarán un interés.

 

Pues a ese interés que pagan los bancos de la zona euro por prestarse dinero se le ha dado el nombre de Euríbor.

 

El banco, por tanto, cobra ese interés al usuario más su propia ganancia, a lo que llaman diferencial. Por tanto, el usuario finalmente termina pagando: el importe del préstamo, el euríbor y el diferencial.

 

Este tipo de interés se calcula a diario mediante una media que establece la agencia Reuters sobre los tipos de interés de los bancos más activos. Estos bancos son seleccionados por la Federación de Bancos Europeos.

 

Así, no lo controla el Banco Central Europeo (BCE), sino la Federación de Bancos Europeos. Lo que hace el BCE es dictar el precio del dinero.

 

Existen asimismo diferentes tipos de euríbor en función del plazo en el que se prestan dinero los bancos. Hay hasta quince tipos. El más popular es el euríbor a doce meses. Pero hay otros como: a una semana, a un mes o a seis meses.

 

De hecho, desde el año 2000, el euríbor hipotecario de referencia es el de doce meses.

Para qué sirve el euríbor

 

El euríbor como tipo de interés y como índice de referencia tiene mucha importancia en el mercado actual. Entre otras razones, su principal objetivo es calcular el interés de productos como los créditos personales, los depósitos bancarios o los préstamos hipotecarios.

 

Estar atentos a las variaciones es imprescindible, pues ello afecta directamente al bolsillo de los europeos. Así, con la caída del euríbor, por ejemplo, se abarata el préstamo de la hipoteca. Por el contrario, su subida encarece el pago hipotecario mensual.

 

En definitiva, conocer qué es el euríbor y para qué sirve es muy importante, tanto si ya estás pagando una hipoteca como si te estás planteando comprar una propiedad.