arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

banco tramite

Muchos clientes de la gran banca española han sufrido la aplicación de nuevas condiciones en sus cuentas a lo largo de 2020 y es justo lo que les ocurrirá a partir del 1 de octubre a los clientes de CaixaBank. La entidad modificará su política comercial de cuentas, unificando sus servicios y ventajas con una cuota cerrada que puede ascender a los 240 euros anuales para los clientes no vinculados. Estos pasarán a pagar una tarifa fija de 60 euros trimestrales por el mantenimiento de sus cuentas, las transferencias estándares en euros o la tarjeta de crédito asociada si no se vinculan, entre otros servicios incluidos en la tarifa.

 

Se trata de una tarifa muy alta, pero también muy fácil de evitar. Domiciliando ingresos regulares o manteniendo un saldo superior a 20.000 euros en determinados productos de inversión y domiciliando recibos o haciendo un uso mínimo con la tarjeta de crédito, los clientes pueden reducir esta comisión a cero.

 

Pero ¿y si el cliente no está interesado en aceptar la vinculación? En ese caso, el banco catalán dispone la Cuenta imagin, la cuenta móvil de CaixaBank sin requisitos ni comisiones. Sin embargo, es una opción algo más limitada: su operativa es 100% móvil y la oferta de productos contratables desde la app es más reducida.

Aquellos clientes dispuestos a vincularse a cambio de eliminar costes podrían pensar: ¿es CaixaBank la entidad que más me da por mis ingresos? ¿Existen bancos que ofrezcan más ventajas por domiciliar una nómina, además de la gratuidad de los servicios básicos de la cuenta? Los expertos del comparador de productos financieros HelpMyCash.com revelan cuáles de los principales bancos de España ofrecen más a cambio de que el cliente se case con la entidad.

 

Más baratos y con más ventajas

Tal y como afirma el comparador tras analizar la oferta de cuentas bancarias de seis bancos con fuerte presencia en España (CaixaBank, BBVA, Santander, Sabadell, Bankinter e ING), los dos bancos naranja son las entidades que menos cobran si el cliente no cumple los requisitos de sus cuentas y, además, son los que están ofreciendo más ventajas a los clientes que traen su nómina a la entidad.

 

Por un lado, ING no cobra gastos de mantenimiento por la cuenta o por las tarjetas de débito y de crédito aunque el titular no cumpla sus condiciones que, de hecho, sirven para mejorar los servicios prestados y no para eliminar gastos. Domiciliando una nómina, pensión o prestación por desempleo de cualquier importe o recibiendo una transferencia mensual de al menos 700 euros, ING ofrece descuentos en comercios y gasolineras y hasta dos días de descubierto gratuitos, un servicio que suele generar gastos superiores a 30 euros en la mayoría de los bancos.

 

Por su lado, Bankinter se posiciona como el banco con la cuenta más rentable del mercado, ya que su cuenta nómina paga un 5% TAE por los primeros 5.000 euros del cliente durante un año entero. Tanto los nuevos clientes como los que ya pertenezcan al banco pueden acceder a la rentabilidad y a las ventajas de la cuenta al domiciliar ingresos fijos superiores a 800 euros al mes, tres recibos al trimestre y realizar tres compras con tarjeta, también al trimestre. No obstante, en caso de no cumplir los requisitos de la cuenta, la entidad dejaría de rentabilizar los ahorros y empezaría a aplicar costes de mantenimiento por la cuenta (45 euros anuales) y por la Tarjeta Combo asociada (60 euros anuales).

 

Finalmente, BBVA no requiere del cumplimiento de demasiados requisitos para no pagar comisiones, explican desde HelpMyCash.com; de hecho, ofrece una cuenta gratuita y sin condiciones de vinculación para los nuevos clientes de la entidad, la Cuenta Online Sin Comisiones de BBVA. Esta cuenta es gratuita (no cobra por las transferencias ni por la tarjeta de débito) aunque el cliente no domicilie sus ingresos ni cumpla ningún requisito de vinculación.

 

Por otra parte, su cuenta nómina, la Va contigo, es gratuita si cumplimos una única condición de la larga lista de opciones que ofrece el banco para no pagar costes: domiciliar una nómina de más de 800 euros, una pensión o prestación por desempleo de al menos 300 euros, ingresar más de 2.500 euros al trimestre, contar más de 60.000 euros en productos gestionados por BBVA o disponer de 1.000 euros en acciones de BBVA. Esta cuenta tiene más ventajas que la anterior: anticipo de nómina, gestor personal, tarjeta de crédito gratuita… Pero, como en los casos anteriores, incumplir las condiciones genera gastos, en este caso, una comisión de mantenimiento por la cuenta de 100 euros anuales y de 28 euros por la tarjeta de débito.

 

Más caros y menos extras

El Sabadell es de las entidades con unas condiciones más exigentes para eliminar comisiones por la operativa básica o por el mantenimiento de las tarjetas. De su catálogo de cuentas, la Cuenta Expansión Premium es la que dispone de unos requisitos más fáciles de cumplir: domiciliar ingresos regulares superiores a 700 euros y, además, contratar productos que generan gastos para el cliente, a escoger entre un seguro gestionado por la entidad, un contrato de autorenting o disponer de 10.000 euros en productos de inversión en el banco. Si se incumplen las condiciones, el titular podría llegar a pagar 200 euros anuales en concepto de comisión de mantenimiento de la cuenta, 30 euros por la tarjeta de débito y 47 por la de crédito, según su libro de tarifas máximas.

 

La siguiente entidad con una comisión de mantenimiento más elevada es Banco Santander, que alcanza los 144 euros anuales si no se cumplen las condiciones de su Cuenta Zero. Se trata de la cuenta nómina principal de la entidad y exige domiciliar ingresos de cualquier tipo y, además, cumplir un requisito adicional: realizar seis movimientos con tarjeta o pagar al menos tres recibos en la cuenta al trimestre. Las tarjetas de débito y crédito, en cambio, son gratuitas siempre. La entidad presidida por Ana Botín tampoco ofrece grandes ventajas a cambio de la vinculación de los clientes, únicamente elimina las comisiones por la operativa más habitual de la cuenta o por las extracciones de efectivo a débito de los cajeros Santander en todo el mundo.

casa dinero suelo

España es un país tradicionalmente de propietarios y, por tanto, de herederos. Ahora, con la crisis sanitaria provocada por el coronavirus y el aumento del número de fallecidos, se espera que se produzca un incremento de las sucesiones. Una gran parte de ellas tendrán múltiples parientes con derecho sobre el legado y no es secreto para nadie que, en estas circunstancias, suelen surgir desavenencias. Pero ¿cuáles son las consecuencias de estos desacuerdos? ¿Qué otra dificultad nos podemos encontrar en el proceso de vender un piso heredado? A continuación, resolvemos estos interrogantes.

 

La falta de acuerdo

El grado de consenso entre los herederos puede, sin duda alguna, facilitar el proceso para vender un piso heredado o, por el contrario, hacerlo cuesta arriba. Esto se debe a que la aceptación de una herencia puede tardar, como mínimo, unos dos o tres meses según el bufete Lean Abogados, pero si uno o varios de los herederos no están de acuerdo con el reparto, el proceso de adjudicación puede tardar años.

Esto se debe a que, en este caso, es probable que no quede otro remedio que ir a juicio para dividir la herencia. Según Arriaga y Asociados, si uno de los sucesores no tiene la voluntad de aceptar el legado y su parte representa más del 50% de la masa hereditaria, la resolución del asunto puede llegar a tardar hasta cuatro años.

 

Y hasta que la herencia no esté totalmente repartida entre todos los herederos, no podremos vender el piso heredado, ya que no seremos los dueños legales del inmueble, explican fuentes del comparador financiero HelpMyCash.com.

 

¿Qué pasa si el conflicto surge porque una de las partes no quiere vender después de aceptar la herencia? En este caso, al haberse producido el cambio de titularidad, estamos hablando de una situación de copropiedad. Para disolverla, será necesario dividir la cosa común, bien sea a través de una extinción de condominio para que la parte que no quiere vender se quede con la casa (compensando al resto de herederos) o mediante un juicio que acabará con la venta de la propiedad en subasta pública.

 

La falta de acuerdo no es el único obstáculo para vender un piso heredado

Otro de los obstáculos habituales con el que se pueden encontrar los herederos para aceptar un legado es la negativa o las trabas que ponen las entidades bancarias para permitir el pago de los impuestos de la herencia con el dinero del fallecido.

 

Esto es totalmente legal, pero los bancos no lo ponen fácil. Es común que pidan documentación adicional a los herederos y, a medida que estos lo van solucionando, siempre aparecen requisitos nuevos por parte de los departamentos de asesoría jurídica de las entidades, según el Grupo Hereda. Esto retrasa el abono de los impuestos y pone en un aprieto a los sucesores que, generalmente, quieren resolver rápido el asunto para poder finalizar el trámite y vender el piso heredado.

 

Para resolver esta situación, desde el comparador financiero HelpMyCash aconsejan que los herederos presenten toda la documentación solicitada, insistan y presionen a los bancos y se armen de paciencia, ya que si el fallecido les dejó dinero en efectivo no tienen por qué pagar los impuestos de la herencia de su bolsillo.

portatil dibujo

La vuelta al cole está aquí ya sea presencial o telemáticamente, y muchos padres realizan compras de última hora para tenerlo todo listo. El teletrabajo y las clases a distancia han hecho que las compras de ordenadores aumenten un 52% en Europa, de acuerdo con la consultora IDC. Pero los portátiles son productos, generalmente, caros y pagarlos a plazos es común.

Una forma habitual de financiar un portátil es mediante una tarjeta de crédito, cuyo coste ronda el 18,60% de acuerdo con el Banco de España, pero existen otras maneras de pagar a plazos una compra. Con motivo de la vuelta al cole, el comparador de créditos HelpMyCash.com ha analizado el mercado actual y nos explica las ofertas más atractivas para comprar un portátil y pagarlo a plazos gratis o con unas comisiones muy bajas.

Ofertas en grandes almacenes para comprar un PC a plazos

La financiación en tiendas es una de las alternativas más cómodas, ya que podremos solicitarla directamente en el momento de la compra. Como las grandes empresas tienen como objetivo la venta de sus productos, suelen ofrecer formas de pago aplazado con grandes ventajas.

Carrefour, Worten y Fnac ofrecen financiación gratis en tres meses con sus tarjetas. Aunque si preferimos pagar en un plazo de 10 meses, nos cobrarán una comisión que será de 10 euros en el caso de Carrefour y de Worten y del 3% en Fnac. Amazon permite aplazar compras con su servicio Paga en 4 al 0% TAE hasta el 13 de septiembre y El Corte Inglés ofrece hasta el 30 de septiembre financiación en hasta 12 meses sin intereses con una comisión de nueve euros.

Otras marcas de referencia, como MediaMarkt o Apple, de acuerdo con el análisis de mercado llevado a cabo por HelpMyCash, también disponen de líneas de financiación, pero sus condiciones se parecen más a las de las tarjetas de crédito bancarias, ya que son más caras.

Eso sí, debemos tener en cuenta los precios de los ordenadores en cada tienda, además del coste de la financiación, ya que un mismo producto puede variar de precio y, aunque la financiación en una tienda pueda tener mejores condiciones, el precio final podría ser más alto que en otro establecimiento.

Ofertas bancarias para financiar un portátil con las mejores condiciones

Las grandes superficies no son las únicas con ofertas. Los bancos también ofrecen alternativas a su financiación tradicional, nos explica HelpMyCash. Muchos bancos cuentan con sus propios marketplaces, tiendas online donde podremos comprar diferentes productos directamente al banco con la financiación que ofrece cada entidad. Eso sí, las ofertas de financiación están disponibles solamente para sus clientes.

Bankia Shop, con plazos de hasta 12 meses, ofrece financiación gratis sin intereses ni comisiones. Abanca también ofrece Tu sitio de compras donde comprar productos tecnológicos al 0% TAE. CaixaBank, en su tienda Compra Estrella, también permite comprar directamente en su web sin intereses ni comisiones y Openbank cuenta con OpenMarkets con productos de todo tipo que se pueden pagar en entre 3 y 24 meses gratis.

La otra nueva fórmula de financiación bancaria para la compra de un ordenador es el renting. Con este servicio podremos alquilar un portátil por mensualidades que rondarán entre los 30 y 80 euros, según el ordenador, con un contrato medio de tres años. Una vez terminado el plazo del alquiler podremos renovarlo o devolverlo. El Banco Santander es una de las entidades que lo ofrece y que además tiene una oferta por la vuelta al cole hasta el 30 de septiembre con la que, si optamos por esta alternativa, nos regalarán unos auriculares.

Además de estas nuevas alternativas, también podremos acudir a las tarjetas de crédito bancarias o a los préstamos preconcedidos para comprar cualquier tipo de producto a plazos.

En cualquier caso, la mejor manera para acertar en la elección de la financiación para un ordenador es siempre comparar el precio final de cada opción para saber cuál será la que mejores condiciones nos ofrezca.

banco 3

Comienza la cuenta atrás. El próximo 1 de octubre, CaixaBank comenzará a aplicar su nueva política de comisiones. Los más afectados serán los clientes menos vinculados que tendrán que pagar hasta 240 euros al año por el mantenimiento de sus cuentas corrientes, a razón de 60 euros al trimestre.

 

Estaba previsto que las nuevas condiciones del programa Día a Día entraran en vigor el pasado 1 de abril, de ahí que la entidad comunicase los cambios a sus clientes en febrero, con dos meses de antelación. Sin embargo, la entidad tomó la decisión de aplazar la fecha prevista hasta el próximo 1 de octubre debido a la crisis sanitaria.

La nueva política comercial de CaixaBank ofrece varias soluciones para reducir las comisiones y no pagar los 240 euros, incluso para no pagar nada. Básicamente, se trata de vincularse con el banco; eso sí, para no pagar comisiones no basta con domiciliar la nómina. En cualquier caso, los expertos del comparador financiero HelpMyCash.com recuerdan que siempre existe la posibilidad de abrir una cuenta sin comisiones en otro banco con menos vinculación o, incluso, sin nómina y sin requisitos.

 

Las nuevas condiciones de CaixaBank

Aquellos clientes que tengan domiciliada una nómina superior a 600 euros mensuales o una pensión de más de 300 euros o bien mantengan una posición de más de 20.000 euros en fondos de inversión, carteras de fondos, estructurados, carteras gestionadas, seguros de ahorro y planes de pensiones individuales tendrán que pagar 15 euros al trimestre en lugar de 60, es decir, 60 euros al año por el mantenimiento de todas las cuentas con titulares idénticos.

 

Si además de cumplir lo anterior, el cliente domicilia tres recibos o hace tres compras con tarjeta al trimestre, la comisión se reducirá a cero, o sea que no tendrá que pagar nada por su cuenta. Además del mantenimiento y de la administración, dentro del precio del servicio de la cuenta están incluidas las transferencias SEPA en euros dentro de la UE, el ingreso de cheques, el uso de los cajeros de la propia entidad, la solicitud de certificados por Internet y las cuotas de emisión y de mantenimiento de las tarjetas de crédito Visa Classic y Visa&Pay.

 

La tarjeta de débito, no obstante, no está incluida dentro del pack de servicios. CaixaBank está sustituyendo su tarjeta de débito por la Visa&Pay. Con este plástico, las operaciones se cargan en la cuenta asociada dos días después de hacerlas en lugar de al momento, aunque también permite aplazar el pago de las compras en cuotas mensuales; en este último caso, con intereses. Esta tarjeta es gratuita siempre que se cumplan las condiciones anteriores. La entidad ofrece a sus clientes la posibilidad de mantener su tarjeta de débito actual, pero avisa de que esta tiene un coste de 36 euros al año no bonificables.

 

El programa Día a Día de CaixaBank se enmarca dentro de la nueva estrategia comercial que han adoptado los principales bancos españoles desde finales del pasado año, explican fuentes del comparador online. “Ahora, ya no es suficiente con domiciliar una nómina en el banco para no pagar comisiones, sino que algunos obligan a cumplir otros requisitos”, aclaran desde HelpMyCash. Durante los últimos meses también han implantado una política similar entidades como Bankia o el Sabadell.

 

Imagin, ajeno a la subida de comisiones

El programa Día a Día afecta a la Cuenta Family, la Cuenta Premium, la Cuenta Estrella o la Cuenta InTouch, entre otras, cuyas condiciones actuales se sustituirán por las nuevas en apenas tres semanas. Sin embargo, no afecta a las cuentas comercializadas bajo la marca imagin.

 

Tal y como notificó la entidad en febrero, las cuentas de su banco móvil mantendrán sus condiciones actuales. Desde su lanzamiento, en enero de 2016, imagin permite contratar una cuenta corriente sin comisiones y sin vinculación obligatoria. La entidad ofrece un catálogo de servicios básicos gratuitos enfocados a un público millennial que valora la tecnología. Además, recientemente CaixaBank ha dado un nuevo enfoque a su banco móvil, creando varias categorías de clientes (se puede ser imaginer sin abrir una cuenta corriente), y potenciando sus programas de descuentos en compras y experiencias.

 

Imagin puede ser una solución para todos aquellos clientes de CaixaBank que no quieran o no puedan cumplir las nuevas condiciones, explican desde HelpMyCash. Los clientes de CaixaBank pueden abrir una cuenta en el banco móvil y, posteriormente, cerrar su cuenta anterior. Para ello, solo hace falta descargarse la app. Eso sí, la filosofía de imagin es distinta a la de CaixaBank. Es un banco móvil (no tiene plataforma web), por lo que el cliente debe gestionarlo todo desde su smartphone, y su catálogo de productos es más reducido.

pisos 2

En el 2019 se transmitieron 174.928 viviendas en herencia, según el INE. Este año, a causa de la pandemia, es probable que esta cifra aumente. Una muestra de ello es que, hasta la fecha, de acuerdo a los datos compartidos por las comunidades autónomas, al menos unas 18.883 personas mayores han fallecido de Covid-19 en las residencias de ancianos de todo el país. Una cifra triste y lamentable que nos hace prever una avalancha de nuevos herederos. No es secreto para nadie que una gran parte de ellos optará por vender los pisos y por esta operación tendrán que rendir cuentas ante Hacienda. Pero ¿qué podemos hacer para pagar menos IRPF por la venta de una vivienda heredada?

 

La clave radica en el impuesto de sucesiones y donaciones

Para vender un piso heredado no basta con figurar en el testamento o ser descendiente directo de la persona fallecida. Es necesario realizar un procedimiento legal para aceptar la herencia y cambiar la titularidad de la casa, explican fuentes del comparador de productos financieros HelpMyCash.com. Además, también será obligatorio hacer frente al pago de la plusvalía municipal y el impuesto de sucesiones y donaciones.

 

Es justo en este último tributo en el que radica la clave para que, una vez que vendamos el piso, no tengamos que pagar una cuantiosa suma en el IRPF por la venta. Pero ¿por qué? Esto se debe a que el valor de adquisición que indiquemos en el impuesto de sucesiones y donaciones será el que deberemos utilizar para calcular cuánto tenemos que pagar a Hacienda por la venta.

 

Pero ¿cuál es el valor de adquisición de una casa que ha sido heredada? El impuesto de sucesiones se calcula en base al valor real del patrimonio, pero la Agencia Tributaria acepta que podamos utilizar dos tipos: el precio de mercado de la casa o el valor fiscal que nos da la Hacienda autonómica. Este tributo está cedido a las comunidades y cada una de ellas contempla una serie de precios mínimos para las viviendas.

 

La diferencia entre ambos está en que el valor fiscal de las comunidades no toma en cuenta la situación del mercado y suelen estar por debajo del precio real de las viviendas. En este sentido, usar el que nos da la Administración puede suponer que, en primera instancia, paguemos menos en el impuesto de sucesiones, pero nos repercuta en el IRPF a la hora vender la casa.

 

Usar el precio de mercado puede hacer que paguemos poco -o nada- de IRPF por la venta

Si nuestra intención es vender el piso desde el inicio lo conveniente es declarar en el impuesto de sucesiones el precio real de la casa. Si vendemos la propiedad a este importe, a la hora de calcular el IRPF por la venta, no nos saldrá prácticamente ninguna ganancia patrimonial a tributar. Incluso, es posible que tengamos una pérdida y que quedemos exentos.

 

Por ejemplo, si en el impuesto de sucesiones y donaciones declaramos que la vivienda tiene un valor de adquisición (fiscal) de 100.000 euros y luego la vendemos a un precio de mercado de 250.000 euros, en el IRPF nos saldrá una ganancia patrimonial aproximada de 150.000 euros (esto sin tomar en cuentas los gastos y otros conceptos que se pueden sumar o restar al cálculo). Por el contrario, si indicamos en el tributo de la herencia que la casa vale 250.000 euros, luego al venderla a ese importe no nos saldrá plusvalía alguna.

 

Debemos tener en cuenta que la cantidad por pagar de IRPF, en muchos casos, es mayor al coste que representa el pago de impuestos y sucesiones. Especialmente, cuando se trata de una herencia en la que los herederos son de primer grado (de padres a hijos), ya que, si bien cada comunidad autónoma establece sus propios criterios para cobrar el tributo, la mayoría de las regiones aplica diferentes bonificaciones y reducciones para este tipo de parentesco.

Por ejemplo, en algunas regiones las bonificaciones pueden llegar a ser del 99% si los herederos son descendientes directos, por lo que se tendría que pagar apenas el 1% de la cuota de tributo, explican los expertos de HelpMyCash. Por tanto, en este caso, usar el precio de mercado no tiene impacto alguno y resulta aún más ventajoso, ya que evita que tengamos que abonar mucho de IRPF por la venta de la casa.

 

Hay que tener en cuenta que, además, Hacienda solo pedirá realizar comprobaciones si el precio indicado en el impuesto de sucesiones está por debajo del valor fiscal. Si está por encima, no nos hará ningún reclamo.