arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

helpmycash hipotecas baratas

Aún quedan dos meses, hasta el 30 de junio de 2017, para que se cierre el plazo de presentación de la declaración de la renta del ejercicio fiscal de 2016 y son muchas las dudas que suelen planear en torno a las deducciones relacionadas con la vivienda. El comparador de hipotecas HelpMyCash.com nos informa sobre las que podemos lograr ya sea por vivienda habitual, vacacional o de alquiler.

 

Desgravaciones por vivienda habitual

Si somos propietarios de una vivienda utilizada como residencia habitual, tendremos que hacerla aparecer en nuestra declaración de la renta, incluyendo el porcentaje de titularidad, aunque no genere rentas.

 

Aquellos contribuyentes que tengan un préstamo hipotecario en curso firmado antes de 2013, podrán desgravarse hasta un 15 % del capital amortizado de la hipoteca, con un máximo de 9.040 euros. Es decir, podrán reducir sus impuestos en un máximo de 1.356 euros.

 

Tributación de la segunda residencia

Si disponemos de una segunda residencia en propiedad, aunque no genere rendimientos del capital inmobiliario, tendremos que hacerla figurar en nuestra declaración, tributando al 2 % en la base general sobre su valor catastral.

 

Si estos inmuebles, al no ser viviendas habituales, han sido arrendados durante un periodo de tiempo, por ejemplo sólo los primeros 4 meses del ejercicio fiscal, la imputación de renta se presentará por los 8 últimos meses, puesto que los primeros 4 meses generaron rendimientos del capital inmobiliario.

 

Tributación de la venta de la vivienda

Si durante el ejercicio fiscal de 2016 llevamos a cabo la venta de una vivienda, tendremos que tributar por dicha operación en la base imponible del ahorro del IRPF siempre que esta nos haya generado una plusvalía (que hayamos vendido por más dinero del que compramos).

 

Cabe añadir que esto está suponiendo un problema con la hacienda local, ya que para el valor de compra se utiliza el valor de catastro, que en numerosas ocasiones lleva mucho tiempo desactualizado y hace simular que la venta ha generado beneficios, cuando en realidad no lo ha hecho.

 

Igualmente, la ganancia patrimonial que hubiera habido, ha de ser declarada en el ejercicio de este año al 19 % para ganancias de hasta 6.000 euros, al 21 % para ganancias de entre 6.000 y 24.000 y al 24 % para ganancias superiores a los 24.000 euros. La buena noticia es que con la nueva reforma fiscal si se da una pérdida de patrimonio, no tendremos que tributar por este concepto.

 

Por otra parte, podemos señalar algunos casos en los que no será necesario tributar por este concepto, como por ejemplo las personas mayores de 65 años o las personas que reinviertan el dinero de la venta de la vivienda en la compra de otra.

 

Cómo tributan los inmuebles alquilados

Si disponemos de una vivienda en propiedad que hemos puesto en alquiler, esta nos habrá generado unos intereses que deberán ser gravados en la base general por la diferencia entre ingresos y gastos deducibles. En el alquiler de vivienda, al rendimiento neto se le aplica una reducción del 60 %.

 

Por otra parte, si somos inquilinos en lugar de propietarios, podremos desgravarnos el 10,05 % de las cantidades abonadas en concepto de alquiler, siempre y cuando se trate de nuestra vivienda habitual y su base imponible sea menor a 24.107,20 euros. Para poder aprovechar esta rebaja tributaria nuestro contrato de alquiler debe haber sido firmado antes del 1 de enero de 2015.

 

Novedades fiscales en vivienda para 2017

Las novedades fiscales para el presente ejercicio fiscal afectan en particular a Cataluña, ya que el Govern tiene previsto recaudar hasta 181,3 millones de euros mediante la supresión de la deducción del 1,5 % por compra de vivienda habitual anterior a julio de 2011, para rentas superiores a los 30.000 euros.

 

También ha tenido lugar una modificación del impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados que pasa del 10 % al 11 % para compras de inmuebles de más de un millón de euros.

 

sueldo neto bruto

Si no quieres recibir ninguna sorpresa desagradable al recibir la nómina, te recomendamos leer este artículo en el que el comparador financiero y de minicréditos online WannaCash.es explica, entre otros aspectos, qué elementos componen el sueldo, qué diferencia hay entre el salario bruto y el salario neto o de qué depende que las retenciones sean mayores o menores.

Aunque parezca increíble, a la hora de pactar el sueldo con la empresa, ya sea por desconocimiento, falta de comunicación o por un malentendido, los términos salario neto y salario bruto suelen confundirse. Por lo tanto, hablamos de un concepto básico que todo empresario y trabajador debe tener presente a la hora de firmar un contrato de trabajo.

Pues bien, el salario neto es el dinero que realmente recibe el trabajador por sus servicios, es decir, el dinero que ingresa en su cuenta una vez se le aplican las cotizaciones a la Seguridad Social y las retenciones por el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF). El salario bruto, por su parte, es el dinero total que se le paga al trabajador antes de aplicar dichas retenciones y cotizaciones (valores que deben figurar obligatoriamente en la nómina del empleado).

Cuando hablamos del IRPF hacemos mención -a grandes rasgos- del dinero que la Agencia Tributaria descuenta de la nómina en previsión de los impuestos que después tendrá que pagar el trabajador (es por ello que en caso de que las cantidades retenidas sean mayores a lo debido, la declaración sale a devolver, y viceversa). Sin embargo, no todos pagan el mismo IRPF puesto que la cantidad retenida de este impuesto varía en función de los ingresos del trabajador y de su situación familiar (estado civil, hijos, personas mayores o con minusvalía a su cargo, etcétera).

Por otra parte, las cuotas o cotizaciones a la Seguridad Social dependen de la situación contractual del trabajador, es decir, si tienes un contrato temporal o indefinido. En este caso, la mayoría de la aportación a la Seguridad Social la afronta la empresa -entre un 30 y un 40%-, mientras que el trabajador realiza una pequeña parte -entre un 6 y un 7% del salario-.

En definitiva, el control y conocimiento de la nómina y de los elementos que la forman es esencial para negociar un sueldo sin equivocar conceptos y, por supuesto, para evitar una situación incómoda. Además, actualmente existen multitud de herramientas y calculadoras online que te ayudarán a calcular de forma exacta el salario que llegará a tu cuenta a partir de las variables que se han mencionado a lo largo del artículo.

helpmycash logo

Así es. El precio que pagamos en España por un préstamo es considerablemente más elevado que en el resto de la zona euro, en la que se integran un total de 19 estados.

Según los últimos datos facilitados por el Banco de España (BdE), la TAE media de los préstamos personales concedidos tanto por entidades bancarias como por establecimientos financieros de crédito en enero de 2017 fue del 8,68 %. En cambio, en el resto de los países de la eurozona se fijó en un 6,21 % de media, por lo que la diferencia es de más de dos puntos porcentuales.

Para entender esto de una manera más clara y saber a cuánto ascendería la diferencia en euros, pondremos un caso práctico: imaginemos que solicitamos un préstamo de 10.000 euros a devolver en un plazo de 4 años. En el caso de que lo pidamos en España, pagaríamos un total de 14.994 euros, a diferencia de si lo hacemos, por ejemplo, en Alemania, dónde tendríamos que abonar 11.319. No obstante, como indican desde el comparador de créditos HelpMyCashcomparador de créditos HelpMyCash, debemos tener en cuenta que estas cifras solo reflejan la media de cada país, por lo que, evidentemente, podemos encontrarnos con créditos al consumo con un precio inferior y superior en ambos casos.

¿Por qué son más caros en España?
Ante este escenario, la primera pregunta que todos nos hacemos es: ¿por qué son más caros en España? Según declaraciones de Javier Flores, analista de la Asociación Española de Inversores Profesionales, recogidas por 20 Minutos: “Es una cuestión de riesgo, el consumidor paga una parte de la prima del país”. Es decir, el riesgo de impago se extrapola a todos los niveles. Así, cuando una entidad financiera emite deuda, la paga más cara que si lo hiciera una de otro país, de manera que cuando el cliente recibe el dinero del préstamo, lo pagará más caro.

Por otro lado, Manuel Pardos, presidente de la asociación de Consumidores y Usuarios de Bancos mantiene una postura totalmente opuesta a la de Flores, ya que afirma que “es un abuso más de la banca, que se quiere recuperar a base de esquilmar a los clientes”. Además, continúa diciendo que “puede haber una ligera diferencia por el coste de vida, la capacidad adquisitiva o los salarios, pero eso iría en favor de que los tipos en España fueran más bajos”.

Aunque sean más caros en España, la demanda de préstamos sigue en ascenso
En cualquier caso, la realidad es que en España el crédito al consumo tiene un precio superior, pero eso no influye en que se realicen menos concesiones y solicitudes. Al revés, las entidades bancarias y establecimientos financieros de crédito elevaron la concesión de préstamos en 2016 hasta un total de 25.356 millones de euros.

Asimismo, aunque el coste medio de los créditos al consumo en España sea muy elevado, también podemos encontrarnos con préstamos con una TAE similar a la de la media del resto de los países de la zona euro, incluso inferior, con créditos cuyos intereses se encuentran entre el 5 y el 6 % TIN, señalan desde el comparador HelpMyCash.

helpmycash hipotecas baratas

Agrupar el pago de la hipoteca, de algún préstamo personal y de las cuotas de varias tarjetas de crédito en un único préstamo con garantía hipotecaria puede ser la última alternativa, no sin riesgo, para las familias con un alto grado de endeudamiento. Desde el comparador de hipotecas HelpMyCash.com nos explican las ventajas y desventajas de esta opción financiera.

Puntos a favor de la reunificación de deudas

La agrupación de deuda permite a los consumidores reunir en un mismo préstamo hipotecario todas las deudas acumuladas. De forma que al contar con una sola cuota pueden disfrutar de un mejor control de los pagos y reducir el coste mensual.

Al unificar las deudas en un único plazo con un período más largo y un solo interés, el importe mensual destinado a la amortización de la deuda se reduce. De esta forma la reunificación permite a los consumidores contar con mayor liquidez cada mes.

La reunificación también permite determinar de forma más flexible el plazo de amortización, en función de varios factores como la edad, el plazo pendiente de la hipoteca y su capital restante.
Los préstamos con garantía hipotecaria destinados a las reunificaciones tienen intereses más elevados que las hipotecas normales, pero algunos cuentan con un interés más bajo que los préstamos personales. Por lo que en el mercado es posible encontrar opciones con intereses cercanos al 4 %. La última y principal ventaja de la agrupación de deudas es que permite a las familias poder amortizar sus deudas y no perder la vivienda.

Puntos negativos de reunificar la deuda

Lo que es una ventaja también es un gran riesgo, y es que la reunificación es la última oportunidad para el consumidor, por lo que un impago de la cuota puede significar la pérdida de todos los bienes.
Por otra parte, aunque a corto plazo las cuotas mensuales son más bajas, a largo plazo el coste total de las deudas se incrementa, puesto que el plazo se estira y se aplican intereses durante un período de tiempo superior.

Además la reunificación de las deudas en un solo préstamo tiene un coste que se refinancia y se incorpora en el importe total. Por lo tanto, el capital a amortizar tras la reunificación se incrementa.

helpmycash logo

El plazo para presentar la declaración de la renta de 2016 se ha adelantado un día con respecto al año pasado. El 5 de abril ha sido la fecha marcada por la Agencia Tributaria para dar el pistoletazo de salida a la campaña de este año. Durante los próximos tres meses, la mayoría de los españoles tendrán que ajustar sus cuentas con la Administración.

De hecho, todos los contribuyentes residentes en España están obligados a presentar la declaración o, en su defecto, el borrador, salvo aquellos que en 2016 obtuvieran rentas del trabajo iguales o inferiores a 22.000 euros. El límite baja hasta los 12 mil euros anuales cuando haya más de un pagador y los ingresos obtenidos por el segundo y los siguientes superen los 1.500. También estarán exentos los contribuyentes que hayan percibido rentas del capital mobiliario y ganancias patrimoniales inferiores a 1.600 euros, entre otras tantas excepciones.

La declaración de la renta de 2016 podrá presentarse de manera telemática desde el mismo día 5 y hasta el 30 de junio o desde el 11 de mayo si se prefiere entregar de forma presencial. Eso sí, este año será el primero en el que los contribuyentes no podrán contar con la ayuda del programa Padre, que les ha acompañado durante las últimas tres décadas.

Pero no es esta la única novedad significativa que afecta a la declaración. Las escalas que gravan las rentas del ahorro y del trabajo se reducen, la deducción por donativos se amplía y la renta se podrá rectificar desde la propia declaración, entre otras novedades, tal y como señalan desde el comparador de productos financieros HelpMyCash.com, que acaba de lanzar una guía sobre la declaración de la renta gratuita, en la que se detallan de forma práctica y resumida las fechas claves de la campaña de la renta de este año, las novedades fiscales, la tributación de las cantidades devueltas por la cláusula suelo o las formas de descargar el borrador a través de Internet.

1- Adiós al programa Padre

Se empezó a distribuir en 1988. Desde entonces, el programa Padre ha ayudado a miles de contribuyentes a confeccionar sus declaraciones. Tras tres décadas en funcionamiento, la Agencia Tributaria ha decidido prescindir definitivamente de él, relegándolo a los anales de la historia fiscal española. Su sustituto será el servicio Renta Web que ya empezó a utilizarse el pasado año y al que se puede acceder desde la página web de la AEAT. De hecho, en 2016 el programa Padre solo estaba disponible para la declaración de actividades económicas, por lo que muchos contribuyentes ya conocerán el nuevo servicio

2- Las rentas del ahorro tributan menos

Los tipos impositivos que gravaron las rentas del ahorro de 2016 se redujeron gracias a la reforma fiscal aprobada en 2014. De esta manera, las rentas obtenidas el pasado año provenientes de cuentas corrientes, depósitos, acciones o fondos de inversión tributan medio punto porcentual por debajo de como lo hacían un año antes.  Concretamente, los rendimientos de hasta 6.000 euros tributan al 19 %; los siguientes 44.000 euros, al 21 %; y las ganancias que superen los 50.000 euros, al 23 %.

3- Bajan los tipos que gravan el trabajo

La escala que grava la renta general, que afecta a los rendimientos del trabajo, también ha sufrido cambios. El IRPF se ha reducido entre medio punto y un punto porcentual, en función de los tramos. Además, también han variado las cantidades de cada uno de dichos tramos. Los tipos totales del IRPF a tener en cuenta para la declaración de la renta que se presenta este año son los siguientes: 19 % hasta 12.450 euros; 24 % desde 12.450 hasta 20.200; 30 % desde 20.200 hasta 35.200; 37 % desde 35.200 hasta 60.000; y 45 % a partir de 60.000.

4- Donar dinero a una ONG tendrá más beneficios fiscales

Por segundo año consecutivo las deducciones por realizar donativos a entidades sin fines lucrativos se amplían. Los contribuyentes podrán desgravarse de la cuota íntegra del IRPF el 75 % de los primeros 150 euros de los donativos a favor de las entidades enumeradas en la Ley 49/2002 (asociaciones sin ánimo de lucro, universidades públicas, organismos públicos de investigación, etc.). De las cantidades que superen la cifra anterior se podrá desgravar el 30 %, salvo si se han realizado aportaciones a favor de la misma entidad por importe igual o superior durante tres años consecutivos. En ese caso la desgravación será superior, del 35 %.

5- Se podrá rectificar la renta desde la propia declaración

No todas las novedades implantadas este año afectan al bolsillo del contribuyente, otras están encaminadas a simplificar los procesos. Los contribuyentes que presenten su declaración este año y que luego detecten que han cometido un error podrán solicitar la rectificación desde la propia declaración. Como novedad este año, se ha incorporado un apartado específico en el programa Renta Web para solicitar la rectificación de la autoliquidación del impuesto.

No obstante, esta opción solo está disponible cuando el contribuyente ha cometido errores u omisiones que determinen una mayor devolución a su favor o un menor ingreso, tal y como se especifica en la Orden HFP/255/2017.

En cualquier caso, hay algunas novedades más. Por ejemplo, para la renta de este año se ha aumentado del 10 al 15 % el límite para compensar el saldo positivo de los rendimientos del capital mobiliario con el saldo negativo de las ganancias y pérdidas patrimoniales y viceversa.