arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

financiarvacaciones

Hace ya más de una semana que comenzó la operación salida. Sol, playa, montaña, viajes, desconexión… las ansiadas vacaciones han llegado por fin. Sin embargo, y basándonos en los últimos datos ofrecidos por el INE, un tercio de los hogares españoles no puede permitirse unas vacaciones de, al menos, una semana. Por ello, es de vital importancia conocer en profundidad las diferentes alternativas para financiar tus vacaciones para que la factura final sea lo más asequible posible.

Financiación de agencias de viaje, préstamos personales, tarjetas de crédito, adelanto de nómina, créditos rápidos… hay un amplio abanico de posibilidades, pero ¿cuál es el que mejor se adapta a tu bolsillo? El comparador financiero y de minicréditos WannaCash.es indica que lo más importante en estos casos es saber cuál es el interés que te van a cobrar por darte el dinero que necesitas: para ello suma las cantidades amortizadas mes a mes y compara esta cifra con el dinero que solicitaste. El resultado serán los intereses que vas a pagar.

Aunque lo cierto es que la situación ideal sería no pedir financiación externa... si no tienes más remedio que hacerlo lo primero que tienes que hacer para decantarte por una u otra opción es tener claros varios aspectos: cuánto dinero necesitas, qué plazos de vencimiento barajas y cómo lo quieres devolver.

- Préstamos personales o al consumo. De esta manera puedes conseguir hasta 10.000 euros a devolver en un plazo de 2 ó 3 años y a un coste medio de entre el 7% y el 10%, según indican las propias entidades financieras. Son unos intereses bastante competitivos, el problema es que el proceso de concesión puede tardar hasta un mes, sin olvidar que el banco puede terminar denegándolo.

- Tarjetas de crédito. Sí, es una alternativa que, en principio, es muy rápida y cómoda, sin excesivos papeleos. Pero el importe que puedes gastar es más restrictivo y los intereses son mucho más elevados, rondando en la gran mayoría de ocasiones el 25%.

- Anticipo de nómina. No es una opción muy popular, pero sí eficaz. Dependiendo de tus circunstancias económicas, el banco podría llegar a ofrecerte de 1 a 6 meses de adelanto. Obviamente, si estás al corriente de todos los pagos, y tienes tu nómina domiciliada desde hace mucho tiempo en ese banco, tendrás más posibilidades de acceder a una cantidad mayor. Además, los anticipos de nómina suelen tener unos intereses bajos y cobrarte únicamente entre un 3 y un 5% de comisión de apertura. El pero es que el plazo para devolver dicha cantidad suele ser siempre inferior a 12 meses.

- Minicréditos y créditos rápidos. Es la opción más rápida y cómoda, puesto que puedes conseguir hasta 1.000 euros en apenas unos minutos. Sin embargo, el plazo de devolución suele ser de 30 días y, debido a sus características tan particulares y beneficiosas para el cliente, tienen unos intereses más altos. Si bien es cierto que, debido a la alta competencia en el sector, puedes encontrar primeros créditos gratuitos, es decir, sin intereses ni comisiones.

banco tramite

En 2017 la banca ingresó 24.054 millones de euros en concepto de comisiones, de acuerdo con los informes de la Asociación Española de Banca y la CECA. Una cifra estratosférica que a veces responde a conceptos inexplicables. Algunas comisiones, incluso, se han vuelto virales gracias a Internet, como los diez euros que Banco Santander intentó cobrar en enero de 2016 a un vecino de la provincia de Lérida por realizar un ingreso por ventanilla de la misma cantidad y especificar un concepto.

Aunque algunas comisiones rocen lo absurdo, muchos españoles las siguen pagando. Incluso habiendo cada vez más cuentas sin comisiones, incluso para aquellos clientes que no pueden o no quieren vincularse. Apostar por la educación financiera del cliente es la mejor arma para luchar contra estas comisiones, afirman desde el comparador de productos financieros HelpMyCash.com, ya que la normativa actual da carta blanca a los bancos para que fijen las comisiones que quieran en la mayoría de los productos. Eso sí, hay dos limitaciones, detalladas en la Orden EHA/2899/2011: “Solo podrán percibirse comisiones o repercutirse gastos por servicios solicitados en firme o aceptados expresamente por un cliente y siempre que respondan a servicios efectivamente prestados o gastos habidos”.

Si bien es cierto que la regulación establece libertad a la hora de fijar las comisiones, a veces la inventiva de los bancos roza lo surrealista, como ocurre con estas cinco comisiones.

1- Comisión por notificar el envío de una transferencia

Cada vez son más los bancos que al ordenar una transferencia nos dan la opción de comunicar el envío al receptor desde la propia banca a distancia, a veces mediante e-mail y a veces mediante un SMS. Algunos bancos permiten usar esta funcionalidad sin coste añadido, como ING, Openbank o Abanca. Pero algunas entidades prefieren rascar unos euros con este servicio y cobran a los clientes que quieran avisar al destinatario. Es el caso de CaixaBank, que factura 0,30 euros por cada SMS o correo electrónico enviado, según informa la entidad a sus clientes desde la propia banca a distancia, o de Bankia que, aunque no cobra por los correos electrónicos, adeuda a sus clientes 0,15 euros por los SMS enviados a teléfonos nacionales y 0,60 € por los mensajes de texto internacionales.

2- Comisión por ingresar dinero en ventanilla

En algunos bancos entrar en la sucursal puede salir muy caro. Lo decíamos al principio del artículo, en 2016 se hizo viral la comisión que Banco Santander intentó cobrar a un consumidor por realizar un ingreso por ventanilla en una cuenta de la que no era titular. Pero este gasto no es exclusivo del banco presidido por Ana Patricia Botín. BBVA en su libro de tarifas establece una comisión de 5 euros por ingresar efectivo en una cuenta ajena. “Esta comisión se cobra al ordenante de un ingreso en efectivo cuando se emita un justificante con información adicional como: identificación del ordenante, concepto del ingreso o cualquier otra referencia a la operación”, advierte la entidad.

Esta comisión no solo ha llegado a Internet, sino también a los tribunales. A finales del pasado año un juzgado de Vitoria declaró abusivo el cobro de dos euros que aplicaba Kutxabank a los usuarios que realizasen un ingreso en efectivo en una cuenta de la que no fuesen titulares, independientemente de si se incluía en el justificante el concepto del ingreso y otra información adicional. El tribunal condenó al banco a “cesar en la práctica” y a no utilizarla en el futuro.

3- Comisión por la cuenta vinculada a la hipoteca

Para muchos clientes es el pan de cada día y para otros, una lucha constante con su entidad. Algunos cobran a los clientes una comisión de mantenimiento por la cuenta asociada a la hipoteca. El problema llega cuando la cuenta se usa única y exclusivamente para pagar la hipoteca y cuando su apertura es una imposición de la entidad. El Banco de España aclara este tema. Si la hipoteca se firmó antes del 29 de abril de 2012, cuando entró en vigor la Orden EHA/2899/2011, se aplicaría el “criterio por el que, cuando las cuentas se mantienen por imposición de la entidad y son utilizadas exclusivamente para dar servicio al préstamo hipotecario, no correspondería a los clientes soportar ninguna comisión por mantenimiento y/o administración”.

Sin embargo, si el contrato se aceptó después de dicha fecha, sí sería posible que el banco cobrase comisiones por una cuenta vinculada a una hipoteca, incluso si su uso fuese ser un soporte del préstamo únicamente. Eso sí, para que el banco pueda aplicar dichas comisiones, será necesario que “se mencionen en los documentos de información previa, FIPRE y FIPER”, “se haya informado previamente acerca de la exigencia de contratar la cuenta vinculada”; “se informe de la parte del coste total que corresponda al mantenimiento de dicha cuenta” y “ tanto la contratación como su coste se recojan en el contrato y que dicho coste no pueda ser modificado unilateralmente por la entidad a lo largo de la vida del préstamo”.

4- Comisión por recibir alertas

Son muchos los bancos que ofrecen al cliente la posibilidad de recibir alertas breves, bien por e-mail, bien por SMS, cada vez que se realiza un movimiento con la cuenta corriente o la tarjeta asociada. Pero este servicio no siempre es gratis. Bankia cobra una cuota de mantenimiento semestral por su servicio de alertas vía SMS de seis euros más IVA que incluye los 50 primeros mensajes, una cuota que desaparece si se domicilia la nómina en la entidad. A partir de los 50 mensajes semestrales cobran 0,15 euros más IVA por SMS adicional.

El servicio de alertas por SMS o e-mail de CaixaBank también tiene coste, concretamente seis euros por darse de alta en el servicio más otros seis euros semestrales de mantenimiento que incluyen las primeras 50 alertas. Los mensajes adicionales se cobran a 0,15 euros. La entidad permite probar el servicio durante dos meses gratis y no cobra por la alerta de ingreso de nómina. Unicaja, por su parte, no cobra nada si los avisos se reciben por correo electrónico, pero si se elige el móvil como canal para recibir las notificaciones, el banco cobra un euro mensual sin importar el número de avisos que se reciban (no hay cuota de alta).

Varios bancos ya incluyen notificaciones push en sus apps que son gratuitas y que avisan al cliente cada vez que hay un movimiento, por lo que si se tiene instalada la aplicación es una buena forma de estar al tanto de todos los movimiento sin pagar nada.

5- Comisión por usar la banca telefónica

La banca lleva tiempo intentando migrar a sus clientes desde las sucursales y la banca telefónica, que requieren la asistencia de un gestor, a Internet, los cajeros automáticos y las apps, medios en los que el cliente lo hace todo solo. Bankinter es uno de ellos. Cobra 1 euro a los clientes que contacten con un gestor por banca telefónica para realizar una operación que podrían realizar por Internet. Desde el SAC de la entidad aclaran a HelpMyCash que aplican este cargo cuando el uso de la banca telefónica no es necesario ni imputable a Bankinter, por poderse operar igualmente por la banca online.

inflacion1

Antes, la inflación era un término prácticamente desconocido sobre el que, si acaso, leíamos algo en el periódico. Pero desde luego al que no prestábamos atención. Sin embargo, con la crisis no nos quedó más remedio que aprender nuevos conceptos que pasarían a formar parte de nuestro día a día. Porque sí, estos afectarían a nuestra economía de forma directa.

Aún con ello hay quienes no conocen la inflación y, como consecuencia de ello, siguen tomando decisiones que quizá no sean las más adecuadas.

Para que eso no te pase a ti, el comparador de préstamos con ASNEF WannaCash.es te explica todo lo que necesitas saber sobre ella.

Qué es la inflación

Son varias las definiciones que los expertos han realizado sobre la inflación según los diferentes espacios de tiempo. En la actualidad, entendemos la inflación como el aumento generalizado de los precios de los bienes y servicios en un periodo de tiempo determinado.

Esto es equivalente al descenso del valor del dinero en relación a la cantidad de bienes y de servicios que pueden comprarse con ese dinero.

Es decir, a la situación que se produce cuando con el mismo dinero podemos comprar menos artículos de los que comprábamos hace un año se le llama inflación.

Por tanto, de sus subidas y de sus bajadas dependen nuestra calidad y estilo de vida, determinadas en gran parte por la pérdida del valor del dinero y por lo que podemos comprar ahora respecto a lo que podíamos adquirir antes.

Como se puede ver, la inflación es uno de los factores más importantes de la economía. Tanto es así que muchas de las grandes crisis económicas se debieron a una inflación descontrolada y probablemente desmesurada.

Cómo se mide

Para evitar ese descontrol de la inflación, esta debe medirse. Son varios los índices de medición que existen. En España, por ejemplo, tenemos el Índice de Precios de Consumo (IPC). Este explica la variación del precio de bienes y servicios de un consumidor típico. En otras palabras, el IPC es un reflejo del poder adquisitivo de los consumidores.

Este se calcula según los hábitos y rutinas de consumo medio del conjunto de las familias. Se hace mediante lo que se conoce como cesta de bienes y servicios ponderada. Se calcula teniendo en cuenta todo lo que normalmente consumen las familias, ya sean productos o servicios y lo regula el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Cómo afecta a la economía doméstica

La inflación afecta mucho a la economía doméstica. Con ella se produce la pérdida del poder adquisitivo, ya que con el mismo dinero podemos comprar menos productos. En cuanto a los salarios, cuando aumenta la inflación el Gobierno suele subir el salario mínimo.

Sin embargo, en relación a los préstamos, cuando sube la inflación suben los tipos de interés, de modo que si tienes una hipoteca con un tipo de interés variable, mensualmente deberás pagar más al banco.

redeme

Los Presupuestos Generales del Estado han traído consigo una nueva mala noticia para los autónomos: la cuota que pagan va a subir tras la aprobación de los últimos PGE. Es por ello que, si eres autónomo -o pyme- y tienes problemas de tesorería, apuntarte al REDEME, el sistema de devolución mensual del IVA, podría hacer que afrontes imprevistos o pagos de una manera más holgada.

En primer lugar, el Redeme es un régimen excepcional en el que el IVA se devuelve mensualmente, en vez de trimestral o anualmente. Si bien es cierto que las grandes empresas, con grandes volúmenes de operaciones se rigen obligatoriamente por este régimen, las pymes y autónomos tienen opción de hacerlo voluntariamente.

¿Qué consigues entrando en este régimen? Recuperar mensualmente el exceso de IVA que hayas tenido que afrontar por el desarrollo de tu actividad. Por lo tanto, este sistema es muy útil si eres emprendedor y vas a empezar tu propio negocio de cero o, por ejemplo, si tienes que afrontar fuertes inversiones como la renovación del mobiliario o para adquirir una serie de bienes y servicios para el ejercicio de tu actividad.

Eso sí, tal y como indica el comparador financiero y de créditos online wannacash.es, estar dado de alta en este sistema exige un esfuerzo administrativo adicional, ya que este régimen implica un aumento significativo de los trámites a realizar mensualmente, lo que supone mucha dedicación y un importante ejercicio de gestión diaria. Lo cual podría convertirse en una ventaja, al tener un control más exhaustivo de tus cuentas y de tu negocio.

Para saber si el IVA te sale a "devolver" o a "pagar" y, en definitiva, para saber si el sistema Redeme te podría beneficiar, la diferencia entre el IVA soportado y el IVA repercutido tendría que ser positiva.

¿Quién puede darse de alta en el Redeme? Todas las empresas y autónomos que:

- No tributen en el régimem simplificado del IVA
- Estén al corriente de sus obligaciones tributarias
- No hayan sido excluidos del Registro en los tres años anteriores a la solicitud de ingreso en el Redeme.

Si cumples estos tres requisitos tan solo tendrás que presentar telemáticamente -y en el mes de noviembre del año anterior al que vaya aplicarse- los siguientes modelos de Hacienda:

- Modelo 036, para la Declaración Censal de alta, modificación y bajaen el Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores.

- Modelo 039 para la Comunicación de datos relativa al régimen especial del grupo de entidadesen el Impuesto sobre el Valor Añadido.

Después, y una vez dado de alta, deberás presentar mensualmente los siguientes documentos:

- El modelo 303, para presentar tus autoliquidaciones de IVA

- Una declaración informativa, volcando en el modelo 340 el contenido de los libros de registro del IVA.

hucha cerdito

Existen muchos mitos relacionados con la mujer y el dinero y, la gran mayoría de ellos, son negativos. Lo que sí es real es la brecha salarial que existe entre hombres y mujeres: según un estudio elaborado por Fedea, las mujeres cobran cerca de un 13 % menos que los hombres. De hecho, esta brecha salarial se encuentra en todas las variables, en todas las edades, grados de formación, ocupación, tipo de contrato, actividad…

Pero a pesar de cobrar menos, ellas consiguen ahorrar más que los hombres. Así lo afirma el último informe de Coinc de 2017: las mujeres destinan casi 800 euros más de media al ahorro que los hombres.

Más hombres ahorradores, pero con menos dinero
Coinc es la banca online de Bankinter. Gracias a su producto estrella, la cuenta de ahorro, han podido analizar los hábitos financieros de los más de 134.000 clientes que dispone el portal. A partir de ahí, se han llegado a varias conclusiones con respecto a los hábitos de ahorro digital de los españoles.

La mayoría de los usuarios de Coinc (un 63 %) son hombres. A pesar de esto y como ya hemos comentado, ellas consiguen ahorrar mucho más que ellos. De media, una mujer tiene ahorrados 7.052 euros mientras que un hombre tiene 6.266 euros.

Además, las diferencias en cuanto a los hábitos de ahorro se acentúan con la edad, sobre todo, a partir de los 60 años, cuando la mayoría de las metas de ahorro están enfocadas a la jubilación.

¿Qué podemos hacer para mejorar el ahorro?
Guardar el dinero en una cuenta de ahorro es una de las mejores opciones para tenerlo seguro y, además, para conseguir dinero extra gracias a los intereses, como aseguran desde el comparador HelpMyCash.com. Pero lo cierto es que la rentabilidad que se ofrece en las cuentas de ahorro es bastante limitada, de forma que los fondos crecen de una forma muy discreta.

Si queremos conservar la misma seguridad para el dinero, pero conseguir más rentabilidad, podemos optar por los depósitos a plazo fijo. En la plataforma de depósitos Raisin encontraremos plazos fijos de hasta diez países europeos con rentabilidades que alcanzan el 1,84 % TAE. Los depósitos de la entidad francesa CA Consumer Finance nos permiten conseguir tipos de interés de hasta el 1,25 % TAE por tres años.

Los que no quieran mover el dinero de España también tienen opciones rentables. Con el Depósito WiZink a 18 meses se podrá conseguir una rentabilidad del 0,85 % TAE. Y con el Depósito Facto de Banca Farmafactoring, hasta el 1,25 % TAE a cinco años.