arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

banco tramite

Los principales bancos de España han subido las comisiones de sus cuentas corrientes durante los últimos meses como vía para obtener ingresos y mejorar su rentabilidad y, al mismo tiempo, han impuesto requisitos más exigentes para librarse de ellas.

 

La subida de comisiones ha afectado, sobre todo, a los clientes menos vinculados, que ahora tienen que pagar hasta 240 euros al año por mantener una cuenta corriente.

 

En este contexto, son muchos los consumidores que buscan alternativas a su banco actual para no pagar. De hecho, pagar menos comisiones es uno de los principales motivos para cambiar de banco, según un estudio realizado por el comparador de productos financieros HelpMyCash.com en 2020.

 

¿Todavía hay cuentas sin comisiones con requisitos asequibles? Lo cierto es que hay una variada oferta de bancos que no cobran comisiones, afirman fuentes de HelpMyCash. De hecho, en algunos casos ni siquiera hace falta cambiar de entidad para dejar de pagar comisiones, ya que muchas de las entidades que han aumentado el coste de sus cuentas disponen también de alternativas gratuitas. Eso sí, en general son cuentas digitales, pensadas para que el cliente realice las operaciones básicas (transferencias, reintegros de efectivo, pago de recibos e impuestos, consultas de movimientos, etc.) a través de los cajeros o la banca online, explican los expertos del comparador.

Pasos para dejar de pagar comisiones

Los clientes que hayan recibido una comunicación de su banco informándoles de que el precio de sus cuentas iban a aumentar o de que los requisitos para no pagarlas se iban a endurecer pueden intentar negociar con su banco.

 

También es recomendable valorar cuáles son los nuevos requisitos. Aquellos que ya estén muy vinculados con su banco, por ejemplo si tienen su nómina y sus recibos domiciliados, si usan regularmente una tarjeta para comprar o si disponen de otros productos como una hipoteca, un préstamo o un fondo de inversión, probablemente ya cumplan los requisitos del banco para operar gratis.

 

Otra opción para esquivar las comisiones es cambiar de cuenta dentro de la propia entidad. El principal escollo de este punto es que algunas de las cuentas sin comisiones que ofrecen los bancos están reservadas únicamente para nuevos clientes, por lo que los que ya forman parte del banco no siempre pueden hacer el cambio.

 

Por ejemplo, los clientes de CaixaBank que no cumplan las condiciones del programa Día a Día y, por tanto, tengan que pagar comisiones por sus cuentas corrientes, pueden abrir una cuenta corriente en Imagin, la marca online del banco. Imagin solo permite operar a través del móvil (no dispone de plataforma web) y ofrece menos servicios que CaixaBank, pero sus titulares seguirán pudiendo sacar dinero gratis en todos los cajeros del banco de origen catalán y no tendrán que cumplir ningún requisito de vinculación para no pagar comisiones.

 

En caso de no estar de acuerdo con las nuevas condiciones, también se puede iniciar una reclamación. Recientemente el Ministerio de Consumo y las comunidades autónomas reconocieron el derecho de los consumidores a mantener las condiciones de las cuentas contratadas bajo los eslóganes “cero comisiones” o “sin gastos”. Este es el criterio que seguirán, a partir de ahora, las autoridades de Consumo a las que pueden reclamar los consumidores.

 

“El ministerio y las comunidades autónomas entienden que, si existe una modificación contractual contraria a la oferta comercial ‘sin gastos’ o ‘cero comisiones’, el cliente puede exigir el cumplimiento del contenido íntegro de la oferta y la entidad no le puede exigir nuevas condiciones para seguir disfrutando de una cuenta sin gastos de mantenimiento”, informó el Gobierno de España en un comunicado.

 

Cuentas sin comisiones y sin vinculación

La última alternativa para esquivar las comisiones es cambiar de banco. Abanca, Bankia, Cajamar, Liberbank, Openbank, Imagin o BBVA comercializan cuentas sin comisiones, explican fuentes de HelpMyCash. Para contratarlas no es necesario domiciliar ni la nómina ni los recibos y se puede realizar toda la operativa básica con ellas, desde domiciliar ingresos o pagos, hasta sacar dinero en cajeros, pagar con tarjeta, abonar impuestos o enviar dinero por Bizum.

 

Más ventajas para los clientes con nómina

Aquellos clientes que tengan una nómina, pueden acceder a más ventajas, además de librarse de las comisiones, sin tener que cumplir demasiados requisitos. Por ejemplo, la Cuenta Nómina de Bankinter, además de no cobrar gastos de mantenimiento ni por transferencias, tiene una rentabilidad del 5% TAE el primer año y del 2% TAE el segundo para los primeros 5.000 euros. E incluye una tarjeta de crédito gratis con la que se puede sacar dinero sin coste en más de 17.000 cajeros. Para contratarla es necesario domiciliar una nómina de 800 euros o más, tres recibos al trimestre y realizar tres compras con tarjeta cada tres meses.

 

Otra cuenta nómina exenta de comisiones con ventajas exclusivas es la de ING. La Cuenta Nómina del banco naranja no cobra comisiones ni por la operativa básica ni por las tarjetas de débito y de crédito y, además, permite hacer transferencias gratis que llegan el mismo día, sacar dinero sin coste de más de 50.000 cajeros españoles y ofrece dos días de descubierto gratis. Para disfrutar de todas sus ventajas es necesario domiciliar una nómina, pensión o prestación por desempleo de cualquier importe o recibir transferencias desde otro banco de 700 euros al mes.

euribor

Tras empezar el año estableciendo un nuevo récord negativo, todo apunta a que el euríbor a 12 meses cerrará febrero con una ligera subida. Y es que su media provisional, a falta de que se cierre el mes, es del -0,503%; un valor levemente más alto que el registrado en enero de 2021 (-0,505%). Aun así, desde el comparador financiero HelpMyCash.com destacan que los que tengan una hipoteca variable ligada a este índice de referencia notarán una buena rebaja en sus cuotas mensuales si su interés se les revisa en las próximas semanas.

 

Las hipotecas con revisión en marzo se abaratarán

 

Según los analistas de este comparador, el valor de febrero, pese a ser ligeramente superior al de enero, será el segundo más bajo jamás registrado. Por lo tanto, los clientes que tengan una hipoteca variable referenciada al euríbor pagarán una cuota sensiblemente más barata si les toca próximamente una revisión anual o semestral de su tipo de interés, pues la cotización de este índice era superior tanto en febrero de 2020 (-0,288%) como en agosto de ese mismo año (-0,359%).

 

Pongamos, por ejemplo, que un cliente tiene una hipoteca media de 150.000 euros, con un plazo de 25 años y un interés de euríbor más 1%. Si se le revisara el tipo aplicado anualmente con el valor registrado por este índice en febrero, sus cuotas se abaratarían, tras la actualización del interés, en unos 14 euros mensuales. Por lo tanto, para el próximo año pagaría casi 170 euros menos en total.

 

Ese ahorro no sería tan pronunciado con una revisión semestral, aunque seguiría siendo considerable. Para la misma hipoteca media, si la actualización se produjera cada seis meses, las cuotas se abaratarían en cerca de 9,50 euros mensuales. Para el siguiente semestre, en consecuencia, ese cliente pagaría casi 57 euros menos que en el anterior.

 

5 años por debajo del 0%

Además de registrar el segundo valor más bajo de su historia, el euríbor también alcanza otro hito en febrero: cinco años seguidos por debajo del 0%. Hace exactamente un lustro, en febrero de 2016, este índice entró por primera vez en terreno negativo tras cerrar el mes con una cotización del -0,008%. Según HelpMyCash, este aniversario es posible gracias a la política de tipos bajos que el Banco Central Europeo (BCE) ha seguido durante todo este período para estimular la economía de la eurozona.

 

Los más beneficiados por esta tendencia a la baja han sido, sin duda, los que tienen una hipoteca variable referenciada al euríbor. La cuota de un préstamo de 150.000 euros a 25 años y con un tipo de euríbor más 1% era, en febrero de 2016, de 564,77 euros mensuales. Con el último valor de este índice, en cambio, esas mensualidades serían de 531,81 euros, por lo que el titular de ese hipotético préstamo pagaría hoy casi 400 euros menos al año que hace un lustro.

 

Pendientes de la inflación

En cuanto al futuro de este índice, la mayoría de los expertos cree que el euríbor seguirá registrando valores similares a los actuales durante este año y, probablemente, también el próximo. El Departamento de Análisis de Bankinter, por ejemplo, prevé que cotizará a una media del -0,45% en 2021 y del -0,42% en 2022.

 

Esta tendencia, sin embargo, podría romperse si se produce un aumento muy pronunciado de la inflación en cuanto termine la pandemia de la covid-19. En ese escenario, si la inflación en el conjunto de la eurozona se situara por encima del 2% (el límite máximo marcado por las autoridades europeas para mantener la estabilidad de los precios), el BCE podría subir sus tipos de interés para tratar de contenerla, lo que previsiblemente provocaría un aumento del euríbor.

 

Desde HelpMyCash consideran aventurado hacer una previsión de este tipo a medio o a largo plazo, pues la evolución del euríbor podría estar sujeta a un buen número de variables: a la marcha de la economía europea tras la pandemia, a las presiones de los países de la eurozona más endeudados que se opondrían a una subida de los tipos… Por ello, a los que se planteen contratar una hipoteca variable les aconsejan seguir de cerca cualquier movimiento de este índice y calcular, por si acaso, si podrían hacer frente a las cuotas en caso de que subiera.

ahorrardinero

Si ya es difícil ponerse de acuerdo para elegir una película en Netflix, organizar las finanzas en pareja es otro nivel. Una mala gestión de la economía familiar puede ser el desencadenante de discusiones y hasta de la separación de una pareja.

 

¿El secreto más efectivo para alcanzar el éxito en las finanzas en pareja? La sinceridad y el diálogo. La encuesta Love and Money, elaborada por la entidad estadounidense TD Bank, concluyó que las parejas que más hablan de finanzas, tienen menos discusiones por dinero.

 

1- Hablar de dinero

El tenemos que hablar (de dinero) puede parecer poco romántico, pero es vital para mantener unas finanzas familiares sanas, explican desde el comparador financiero HelpMyCash.com. Estar abierto a hablar de la economía del hogar con la pareja es clave para poder resolver posibles problemas financieros de forma eficiente.

 

2- Conservar la libertad financiera

Vivir en pareja no debería limitar la libertad financiera de los miembros de la relación. Tal y como recomiendan los expertos, aunque en el amor seáis uno, en finanzas, una buena práctica es mantener una cuenta conjunta para hacer frente a los gastos familiares, pero que cada uno disponga de su propia cuenta personal.

 

Lo ideal es abrir una cuenta compartida que no cobre comisiones, permita realizar transferencias gratuitas y emita una tarjeta de débito o crédito sin coste para cada titular, explican desde HelpMyCash.com. En el mercado existen cuentas conjuntas gratuitas que no tienen ni un solo requisito de vinculación, perfectas para aquellas parejas que prefieran seguir cobrando la nómina o ingresos en su cuenta personal.

 

3- Tener objetivos en común

Fijarse objetivos financieros comunes es una de las claves para reforzar la economía doméstica. Lo ideal es definir cuáles son esos objetivos y establecer un plan para alcanzarlos. Algunos ejemplos pueden ser la compra de una vivienda, un coche, un viaje, un proyecto profesional común o ahorrar para la jubilación.

Las apps bancarias ofrecen actualmente funcionalidades para reforzar el ahorro. Bancos como BBVA, ING o CaixaBank ofrecen huchas virtuales en las que se pueden personalizar objetivos de ahorro de forma individual o conjunta (dependiendo del número de titulares de la cuenta) y planificar aportaciones periódicas para ahorrar sin esfuerzo. “Es tan sencillo como poner un nombre al objetivo, introducir qué cantidad se desea alcanzar, indicar una fecha y programar los traspasos”, revelan desde el comparador.

 

4- Elaborar presupuestos

Elaborar presupuestos para los gastos conjuntos es otra de las claves para lograr las metas financieras en común. Establecer un límite para los gastos del hogar (alimentación, restaurantes, ocio, suscripciones…) permite poner el foco en lo realmente importante para ambos y ayuda a reforzar el ahorro. Ahorrar será mucho más fácil si se tiene una perspectiva de cuáles son los gastos mensuales.

 

En la banca digital de la mayoría de los bancos, se pueden establecer presupuestos por categorías para visualizar de forma rápida si se está superando el presupuesto fijado.

Además, desde HelpMyCash.com recomiendan dejar muy claro desde el inicio cuánto se va a destinar mensualmente a la cuenta conjunta para cubrir los gastos. ¿Iréis a medias o quién más cobra más paga? Estas preguntas deben resolverse para evitar futuros reproches.

 

5- No cometer infidelidades (financieras)

Las infidelidades no son sólo amorosas. Gastar dinero y ocultarlo a la pareja es también una infidelidad, pero de tipo financiero. Si uno de los miembros de la relación no puede hacer frente a los gastos familiares por un gasto personal que ha ocultado, la confianza de la pareja podría verse afectada.

 

6- Transparencia y sinceridad ante todo

En general, en las relaciones entre personas, la transparencia y la sinceridad son vitales. En el terreno del amor es sumamente importante ser transparente y no mentir, por ejemplo, en lo que se cobra o en las deudas personales. Los secretos financieros podrían dificultar el logro de las metas en común.

 

7- Tener un fondo de emergencia

Si vivimos al día, es mucho más complicado arreglar una avería en el coche, cambiar un electrodoméstico si se ha estropeado o afrontar un despido. Contar con un fondo de emergencia es básico para evitar desesperarse cuando las cosas se ponen feas. Los expertos recomiendan transferir dinero de más cada mes a la cuenta conjunta y, así, ir generando una base de ahorros en común. Otra alternativa es que cada miembro de la pareja tenga sus propios ahorros y pueda contribuir ante posibles dificultades económicas.

tarjetas 1

Si nos encontrásemos una tarjeta de crédito por la calle, ¿podríamos usarla? Aunque estaríamos cometiendo un delito de estafa, la realidad es que podríamos efectuar pagos online y compras en comercios si la tarjeta es contactless hasta que su verdadero dueño la bloquease. Esto es, precisamente, lo que quieren evitar los bancos. Y, para ello, algunas entidades han borrado los datos de sus tarjetas y han implantado CVV dinámicos con el objetivo de reducir las operaciones fraudulentas y hacer que sus medios de pago sean más seguros, explican los expertos del comparador de tarjetas y productos financieros HelpMyCash.com.

 

Las tarjetas se han convertido en un accesorio imprescindible en nuestro día a día. En España hay 87,55 millones de tarjetas en circulación, según el Banco de España. Sin embargo, para algunos tener una tarjeta acaba convirtiéndose en un verdadero problema si se la roban o la duplican.

 

“Durante 2018 se registraron algo más de un millón de operaciones fraudulentas con tarjetas” emitidas en España, por un importe de 88 millones de euros, según un informe del regulador español de 2018. El estudio revela que “las cifras anteriores suponen 1,4 operaciones fraudulentas al año por cada 100 tarjetas, por un importe de 74 euros”. El aumento de las operaciones fraudulentas ha provocado que las reclamaciones sobre tarjetas elevadas al Banco de España se disparasen en 2019.

 

Tarjetas sin números más seguras

¿Qué está haciendo la banca para luchar contra el fraude? Su última estrategia es borrar los datos sensibles de las tarjetas. Ni numeración, ni fecha de caducidad ni CVV (el código de tres cifras que suele estar en el reverso de las tarjetas) impresos, solo el nombre del titular y el logo del banco.

“Las tarjetas sin números evitan que el cliente lleve información sensible encima y le protegen en caso de que pierda o le roben la tarjeta, ya que, al no tener la información de pago impresa sobre su superficie, no se puede usar para realizar pagos online no autorizados”, explican los expertos del comparador HelpMyCash.

 

Orange Bank fue la primera entidad en lanzar una tarjeta de débito sin números en España. Lo hizo en julio del pasado año de la mano de Mastercard y puede solicitarse sin coste. Su numeración y el resto de los datos no se muestran en la tarjeta y cuando quiera hacer una compra online el titular los puede consultar identificándose a través de la app.

 

Un CVV que cambia cada 5 minutos

Ocultar los datos de la tarjeta protege contra robos y pérdidas, pero no evita que alguien pueda clonarla en Internet. Por ello, BBVA ha ido un paso más allá. Su gama de tarjetas Aqua, estrenadas en octubre del año pasado, no tienen ni el número ni la fecha de caducidad impresos y cuentan con un CVV dinámico.

Las tarjetas Aqua generan un código CVV diferente para cada compra online válido únicamente durante cinco minutos, por lo que en el caso de que un tercero robe los datos, no podrá usar la tarjeta para comprar por Internet, ya que el CVV habrá cambiado rápidamente. El titular de la tarjeta puede consultar la numeración de su tarjeta así como el código a través de su app cundo quiera.

 

En poco más de dos meses desde su lanzamiento, BBVA ya había emitido casi 200 mil tarjetas Aqua, principalmente de débito. Actualmente, los nuevos clientes del banco que contraten la Cuenta Online sin comisiones y sin vinculación recibirán una tarjeta Aqua de débito sin cuotas anuales.

El neobanco alemán Vivid Money, que acaba de abrir sus puertas en España, también ha borrado los números de su tarjeta de débito metálica, que es gratuita, en la que el único dato identificativo que aparece es el nombre del cliente. Además, si se sospecha que los datos de la tarjeta se pueden haber visto comprometidos, se pueden solicitar unos nuevos desde la app y los anteriores dejarán de estar disponibles. Vivid Money permite renovarlos entre 5 y 10 veces al mes gratis, en función de si la cuenta del cliente es prime o estándar.

 

La idea del CVV dinámico, también llamado CVC, no es nueva. En diciembre de 2019 Deutsche Bank y Mastercard presentaron la Tarjeta Calma, la primera que incorporaba la tecnología Motion Code en España. “El CVC cambia aleatoriamente cada cuatro horas mediante un complejo algoritmo que sólo conoce la entidad emisora de la tarjeta”, explicó Deutsche Bank en su momento. A diferencia del resto de las entidades, en las que el código se tiene que consultar a través de la app, la tarjeta Calma incorpora una pantalla extraplana en el reverso en la que el CVV va cambiando.

 

Las compras ‘contactless’, el punto débil de las tarjetas

A pesar de todas estas medidas, el cliente sigue expuesto, explican desde HelpMycash. La ocultación de los datos de las tarjetas y el CVV dinámico limitan los fraudes online, pero no impiden que si un tercero encuentra una tarjeta o la roba, pueda usarla en cualquier comercio para realizar pagos contactless de pequeño importe que no requieran pin. La clave para evitarlo es bloquear este tipo de transacciones para que siempre sea necesario introducir el pin al comprar si el banco ofrece esta opción.

 

No obstante, si no se quiere renunciar a la comodidad de esta tecnología, se pueden tomar otras medidas como activar las notificaciones de la app del banco para que avise cuando se realice cualquier movimiento o establecer límites en compras y cajeros. Además, se puede bloquear la tarjeta temporalmente cuando no se use. En cualquier caso, si somos víctimas de un robo, perdemos la tarjeta o creemos que han duplicado los datos, debemos bloquearla cuanto antes.

 

Si el cliente pierde o le roban la tarjeta, solo tendrá que responsabilizarse del saldo que le sustraigan hasta que comunique al banco la incidencia, con un máximo de 50 euros, salvo que haya actuado de forma negligente. No obstante, en los casos en los que el cliente no es capaz de detectar que le han robado los datos de su tarjeta, por ejemplo si se la clonan, el banco deberá reembolsarle todo lo que hayan gastado de forma fraudulenta, de acuerdo con la PSD2.

fiscalidad

Los impuestos son uno de los gastos más representativos de la venta de una vivienda. Uno de ellos es el IRPF, ya que esta operación está sujeta a gravamen por la ganancia patrimonial que se obtiene con la venta. Y no es el único, ya que al vender la casa también se deben abonar tributos municipales como la plusvalía municipal y el impuesto sobre bienes inmuebles (IBI). Pero ¿cuándo son los periodos de recaudación? El comparador financiero HelpMyCash.com ha preparado un calendario fiscal del 2021 que explica cuándo se pagan los impuestos por vender una vivienda. A continuación, hacemos un repaso de las fechas clave del IRPF e indicamos el lapso para pagar los otros tributos.

 

1. IRPF: fechas y plazos para declarar la ganancia patrimonial

La declaración de la renta se acerca. La campaña de este 2021 comienza, como de costumbre, en el mes de abril. Específicamente, se inicia el miércoles 7 de abril y finaliza el miércoles 30 de junio.

 

No obstante, las fechas a tener en cuenta varían según la forma en que se quiera hacer la declaración, ya que la renta la podemos hacer online, presencial o por teléfono. En estos últimos dos casos, es la propia Hacienda quien se encarga de confeccionar la renta por nosotros con los datos que le facilitemos, pero para ello es imprescindible pedir cita previa.

 

Online

¿Cómo se realiza? Tenemos que ingresar al portal web de la Agencia Tributaria o a la app móvil que el organismo ha puesto a disposición de los contribuyentes. Deberemos contar con DNI electrónico, certificado electrónico, Cl@ve PIN o el número de referencia. Este último es un sistema de identificación que nos permite tramitar la renta y lo podemos obtener en el portal de la Agencia Tributaria introduciendo una serie de datos personales.

 

¿Cuándo se realiza? No necesitaremos pedir cita previa y tenemos todo el plazo de la campaña para presentar la declaración (del 7 de abril al 30 de junio).

 

Presencial

¿Cómo se realiza? Deberemos pedir cita previa a partir del 27 de mayo y hasta el 29 de junio. Esta la podemos pedir por teléfono (901 22 33 44 o 915 530 071), en la web de la Agencia Tributaria o a través de su app móvil.

 

¿Cuándo se realiza? Seremos atendidos, en la fecha que nos indique la Agencia Tributaria, a partir del 2 de junio y hasta el 30 de ese mismo mes.

 

Teléfono

¿Cómo se realiza? Deberemos pedir cita previa a partir del día 4 de mayo y hasta el 29 de junio. Esta la podemos pedir por teléfono (901 12 12 24 o 915 35 73 26), en la web de la Agencia Tributaria o a través de su app móvil. Debemos tener a mano toda la documentación y los datos necesarios para cuando nos llamen desde Hacienda. Por ejemplo, hay que tener las escrituras de la casa, los recibos de los gastos de las operaciones de compra y de venta o el coste de las mejoras que hayamos realizado en la vivienda, entre otros. Esto con el objetivo de que nos calculen si nos sale una ganancia patrimonial a pagar en el IRPF por la venta de la casa.

¿Cuándo se realiza? Seremos atendidos por Hacienda en la fecha indicada, a partir del 6 de mayo y hasta el 30 de junio.

 

Novedad: nuevo tramo en el IRPF para declarar las ganancias patrimoniales

La aprobación de los nuevos Presupuestos Generales del Estado de 2021 trae algunas novedades en el pago del IRPF para las rentas más altas. Concretamente, la base imponible del ahorro, que es donde se incluye la ganancia patrimonial obtenida con la venta de una casa, suma un nuevo tramo del 26% para aquellas ganancias superiores a los 200.000 euros.

 

El resto de los tramos existentes quedan configurados de la misma manera: las ganancias de hasta 6.000 euros tributan al 19%, las ubicadas entre 6.000 euros y 50.000 euros al 21%, las que están entre 50.000 euros y 200.000 euros al 23% y las de más de 200.000 euros al 26%. Hay que tener en cuenta que el impuesto es de carácter progresivo, por lo que este cambio afectará solo a las viviendas de alto precio que obtengan una ganancia patrimonial cuantiosa con la operación, explican desde HelpMyCash.com.

 

2. Plusvalía municipal: qué plazo tenemos para pagarla

Este impuesto grava el incremento de valor que ha experimentado la casa a lo largo del tiempo. Por tanto, para calcularlo, se toma como base el valor catastral del suelo del inmueble (lo podemos conseguir en el último recibo del IBI) y el número de años que hemos tenido el piso en propiedad. Es decir, no se consideran los precios a los que hemos comprado o vendido la vivienda para saber cuánto nos sale a pagar de plusvalía municipal, aseguran desde HelpMyCash.com.

 

Pero ¿cuándo se paga? Se debe abonar dentro de los 30 días hábiles posteriores a la venta. El ingreso se debe realizar mediante autoliquidación (online) o de forma presencial en la oficina de recaudación de nuestra localidad.

 

3. Impuesto de bienes inmuebles (IBI): quién lo paga y cuándo

El IBI es un impuesto municipal que no es propiamente de la venta. Lo pagamos cada año por ser los dueños de la casa, pero cuando esta se vende surge la duda: ¿quién lo paga: comprador o vendedor?

 

En realidad, el cobro nos lo girarán a nosotros, ya que somos lo que aparecemos como dueños de la vivienda el día 1 de enero, pero la ley prioriza la libertad de pacto entre las partes y permite que este gasto se reparta entre comprador y vendedor, según el tiempo que cada uno ha tenido el piso.

 

Y ¿cuándo se paga? Cada localidad tiene sus propios calendarios fiscales, por lo que las fechas para pagar varían según el sitio. Por ejemplo, en Madrid el periodo voluntario de pago (si no se tiene domiciliado) va del 1 de octubre al 30 de noviembre. En Barcelona, es del 1 de marzo al 3 de mayo y en Valencia del 1 de marzo al 12 de julio.