arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

ahorrar

Las comisiones que ha cobrado la mayoría de los bancos a los clientes menos vinculados durante el mes de junio han levantado ampollas. Las redes sociales se han hecho eco del descontento de muchos clientes que han comprobado como su banco les había cobrado decenas de euros por el mantenimiento de sus cuentas.

Es probable que ante esta situación, muchos consumidores se planteen alternativas para dejar de pagar comisiones como, por ejemplo, guardar el dinero en casa. Pero ¿es una alternativa viable? Y, sobre todo, ¿es legal guardar los ahorros en casa?

 

Lo cierto es que sí es legal. Ninguna ley prohíbe guardar dinero en efectivo en casa, sean cien, mil o diez mil euros, siempre y cuando los fondos tengan una procedencia legítima y hayan sido debidamente declarados. Pero por mucho que sea legal, guardar los ahorros en casa tiene sus peligros, tal y como recuerdan los expertos del comparador de cuentas sin comisiones HelpMyCash.com. “La inflación, los ladrones o los desastres naturales son los principales enemigos de esta práctica”, explican. Además, retirar el dinero del banco y volverlo a ingresar pasado un tiempo puede llamar la atención de Hacienda.

 

3 peligros de guardar el dinero en casa

El pasado año se produjeron algo más de 70 mil robos con fuerza en domicilios, según las estadísticas del Ministerio del Interior. Los robos son uno de los principales riesgos a los que nos exponemos al guardar dinero en efectivo en casa, aunque no es el único. Los desastres naturales como incendios o inundaciones también pueden acabar, de un plumazo, con todos nuestros ahorros.

 

Ocultar el dinero en lugares poco habituales nos ayudará a protegernos contra los ladrones. Por ejemplo, debajo de una baldosa, en un armario con doble fondo, enterrado en una maceta, tras un enchufe falso, etc. Contratar un sistema de seguridad también podría ahuyentar a los ladrones. En el caso de los incendios, una caja fuerte ignífuga podría mitigar los daños.

 

En caso de robo, conviene comprobar si el seguro del hogar cubre únicamente el continente o también el contenido, concretamente el dinero en metálico sustraído. En cualquier caso, la compensación de la compañía dependerá de las coberturas del seguro que se tenga contratado y de los límites que establezca el contrato.

 

Otro peligro que acecha a los ahorradores es la inflación. Guardar el dinero en casa puede significar una pérdida de poder adquisitivo. Nuestros ahorros no podrán luchar contra el IPC desde una caja fuerte. “Si nuestro dinero no crece al mismo ritmo que la inflación, nos empobrecemos”, explican desde HelpMyCash. El IPC se situó el pasado mes de mayo en el 2,7%, la tasa más alta desde febrero de 2017.

 

Cuidado con Hacienda

Guardar el dinero en casa es legal, por lo que podemos sacar la cantidad que queramos del banco para guardarlo debajo del colchón. El problema llegará después, cuando queramos volverlo a ingresar en una cuenta corriente y Hacienda comience a hacer preguntas. “La realización de una retirada y de un posterior ingreso de dinero en efectivo en una cuenta bancaria no tiene, en principio, trascendencia a efectos del Impuesto sobre la renta de las Personas Físicas”, aclara la Dirección General de Tributos. Eso sí, debemos poder acreditar la procedencia del dinero que ingresamos en el banco.

He aquí uno de los principales inconvenientes de guardar el dinero en casa, los líos con Hacienda, ya que cuando queramos ingresarlo en una cuenta, nos podría solicitar que demostrásemos el origen de los fondos, algo que no siempre resulta fácil. Por ello, conviene guardar toda la documentación oportuna: justificantes de los reintegros, nóminas, etc.

 

Si no conseguimos demostrar la procedencia del dinero, Hacienda podría considerarlo como una ganancia no justificada y obligarnos a tributar por ella. Al fin y al cabo, si sacamos dinero del banco y al cabo de unos años lo volvemos a ingresar, Hacienda no tiene por qué creer que se trata de la misma cantidad, sino que podría pensar que se trata de un patrimonio que todavía no ha tributado, por ejemplo de un premio.

 

Además, no debemos olvidar que no se puede pagar en efectivo transacciones por un importe igual o superior a 2.500 euros cuando una de las partes sea un profesional, un límite que próximamente podría reducirse a mil euros. Así que si se quiere hacer una compra de ese importe y el dinero está guardado en casa, será necesario ingresarlo en una cuenta, con el posible inconveniente de tener que informar a Hacienda sobre su procedencia.

 

¿Vale la pena guardar el dinero en casa para evitar comisiones?

Guardar el dinero en casa es una opción, pero los riesgos están ahí. Si la única motivación para guardar los ahorros debajo del colchón es dejar de pagar comisiones, los expertos de HelpMyCash recuerdan que hoy en día varios bancos comercializan cuentas sin comisiones con las que el cliente no tendrá que pagar nada ni por el mantenimiento ni por la operativa básica (transferencias SEPA, tarjeta de débito, reintegros…).

 

“Incluso los consumidores que no tienen una nómina pueden librarse de pagar comisiones si abren una cuenta sin gastos y sin vinculación obligatoria”, aclaran los expertos. En general, este tipo de cuentas son gratuitas y no exigen ningún tipo de vinculación, aunque están pensadas para clientes con un perfil digital que operen a través de la banca a distancia y la apertura, generalmente, se realiza a través de la web o la app de la entidad.

banco 3

A lo largo del mes de junio, los clientes que no cumplan las condiciones de su cuenta bancaria podrían pagar hasta 60 euros en concepto de comisión de mantenimiento, tal y como se desprende de un análisis reciente elaborado por el comparador financiero HelpMyCash.com.

 

Para huir de estos gastos, la mayoría de las entidades exige domiciliar en la cuenta un cierto volumen de ingresos mensuales o contratar productos adicionales que también generan comisiones, como fondos de inversión, planes de pensiones, seguros, préstamos o hacer un gasto mínimo con una tarjeta.

 

Vincularse más es una opción, pero no es la única vía para esquivar costes”, explican desde el comparador. De hecho, puede acabar saliendo caro, ya que los productos adicionales pueden tener coste y lo que se ahorra por un lado, se acabará pagando por el otro. Los expertos recomiendan valorar si sale a cuenta aceptar las condiciones que impone el banco para no pagar costes y, si no, cambiar de entidad. Desde el comparador revelan cómo escapar de los gastos según el perfil de cliente.

 

Clientes digitales

Si tras revisar los requisitos que exige el banco, el cliente decide que no le sale a cuenta aceptar sus imposiciones, cambiar de banco puede ser la alternativa más sencilla y económica. Además, para los clientes acostumbrados a gestionar sus finanzas a través de su dispositivo móvil o de un ordenador, no será complicado descargar una aplicación bancaria distinta a la de su entidad, registrarse y abrir una cuenta sin comisiones, pudiendo ahorrar hasta 240 euros al año en gastos de mantenimiento.

 

Y la oferta no es escasa. Bancos como BBVA, imagin, Openbank, Abanca o N26 ofrecen cuentas bancarias sin comisiones y sin requisitos. De hecho, no solo eliminan la comisión de mantenimiento de la cuenta a los clientes que se den de alta y operen a través de los canales digitales de la entidad (la web, la app o los cajeros automáticos), también reducen a cero los gastos de la tarjeta asociada.

 

“Cambiar de banco no es un proceso complicado”, afirman desde HelpMyCash.com. El primer paso es abrir la nueva cuenta y, una vez activa, ya se puede trasladar el saldo (lo más rápido es emitir una transferencia), cambiar los recibos subiendo una foto a la aplicación o informando del nuevo número de cuenta a la empresa emisora y, si se tienen ingresos, comunicar en el trabajo que se ha cambiado de número de cuenta para que puedan cambiar la domiciliación de la nómina. El último paso sería cerrar la cuenta antigua para que deje de generar comisiones.

 

Clientes tradicionales

Entidades como imagin o Abanca ofrecen cuentas gratuitas y sin requisitos a los clientes que operan 100% online. Pero no todos los clientes buscan una experiencia completamente digital.

 

El segmento de usuarios menos familiarizado con la banca a distancia, generalmente personas mayores, o bien los que buscan una atención más personalizada pueden preferir una experiencia presencial y en oficinas.

 

Por lo tanto, la clave es conocer qué requisitos se deben cumplir para eliminar los gastos de la cuenta actual si queremos seguir disfrutando de las oficinas de nuestro banco. Es probable que realizando algún movimiento con la tarjeta de crédito o domiciliando recibos se pueda esquivar el gasto de mantenimiento de la cuenta, revela el comparador. No obstante, dependerá de la entidad. Algunos bancos exigen la contratación de seguros o productos de inversión para esquivar las comisiones de la cuenta.

 

¿Qué recomiendan los expertos en ese caso? Los clientes que no se quieran vincular en exceso con su entidad bancaria, pueden consultar en otras entidades qué condiciones les ofrecen teniendo en cuenta su perfil de cliente y qué operativa en oficina tendrían gratis para poder elegir la opción más económica.

Desde el comparador recuerdan que muchos bancos, aunque tengan oficinas y el cliente cumpla los requisitos de vinculación de sus cuentas, cobran por realizar ciertas operaciones en las sucursales (transferencias, retiradas de efectivo…), pero cuentan con la ventaja de poder acudir presencialmente a la sucursal a solucionar dudas, incidencias o a contratar productos que requieren de asesoramiento. La operativa en cajeros, en cambio, siempre suele ser gratuita.

Los expertos adelantan que, “entidades como CaixaBank, BBVA o ING disponen de oficinas repartidas por todo el país, en las que nos podrán atender, y no requieren de la contratación de fondos de inversión o seguros para beneficiarse de una cuenta bancaria sin comisiones”.

banca online

Casi todas las entidades presentes en España cobrarán comisiones por el mantenimiento de las cuentas corrientes a los clientes menos vinculados el próximo mes. Y es que junio y diciembre son los meses en los que más bancos aplican gastos, ya que se juntan los que cobran sus comisiones mensual, trimestral y semestralmente.

 

Esta es la conclusión a la que ha llegado el comparador financiero HelpMyCash.com tras analizar 11 entidades financieras que operan en España. “CaixaBank, que aplicará gastos el próximo mes de julio, y Bankinter serán las únicas de las entidades analizadas que no cobrarán comisiones el próximo mes” explican.

Pero no estar vinculado no significa que no se pueda escapar del pago de comisiones. Si para el cliente es imposible cumplir los requisitos de su cuenta, puede esquivar los gastos de la operativa básica negociando con el banco o cambiando de tipo de cuenta o de entidad.

 

Podrían cobrarte hasta 60 euros en junio

“No todos los clientes pagarán, solamente lo harán aquellos que no cumplen las condiciones de su cuenta bancaria”, aclaran desde el comparador.

Los clientes que incumplan los requisitos de su cuenta en Ibercaja serán los que más pagarán el próximo mes, ya que el precio de su comisión semestral es de 60 euros (120 euros anuales).

 

Abanca es otra de las entidades que liquida sus comisiones por el mantenimiento de la cuenta de forma semestral, aunque esta entidad cobra algo menos (50 euros al semestre). Al año, el banco gallego cobra un total de 100 euros a los que incumplen las condiciones de su programa Cero Comisiones.

 

BBVA, por su lado, empezará el 15 de junio a aplicar su nueva política de comisiones a los titulares de la Cuenta Va Contigo. Los clientes que incumplan las condiciones pasarán de pagar 100 euros al año a pagar 40 euros al trimestre, es decir, 160 euros anuales. Afortunadamente, esta modificación no aplica a todas las cuentas del banco y los requisitos prácticamente no han variado, por lo tanto, la mayoría de los que no pagaban hasta ahora, tampoco lo harán a partir de junio. Además, los titulares de la Cuenta Online Sin Comisiones podrán seguir disfrutando de una operativa gratuita como hasta ahora.

 

Los clientes de la Cuenta Expansión, la más popular de Banco Sabadell, pagarán una comisión trimestral en junio de 30 euros si no cumplen las condiciones de la cuenta, al igual que los de Unicaja o KutxaBank. Los clientes menos vinculados de estos tres bancos pagarán el mismo importe, lo que supone al año un gasto de 120 euros.

 

El gigante Banco Santander aplica una comisión de 20 euros al mes desde inicios de este año a los clientes que no cumplen ningún requisito del nuevo programa Santander One. En total, los clientes del banco de Ana Botín pagan hasta 240 euros al año, el banco más caro junto con CaixaBank. Los clientes del banco rojo que sí están algo vinculados pagan 10 euros todos los meses y los que cumplen todos los requisitos no pagan nada.

 

Bankia, el banco recién absorbido por la entidad catalana, cobrará su comisión mensual, que puede alcanzar los 14 euros si el cliente no cumple ninguna condición del programa Por Ser Tú. En total, Bankia cobra al año 168 euros por la comisión de mantenimiento de cada cuenta, siempre y cuando el cliente no cumpla ningún requisito. Los clientes que, por ejemplo, sí tienen ingresos domiciliados, están pagando seis euros mensuales. Asimismo, los titulares de la Cuenta On tampoco deberán preocuparse por el cobro de comisiones.

 

Los clientes de ING con un saldo de 30.000 euros o más en la Cuenta Naranja que no tienen sus ingresos domiciliados en el banco empezaron en abril a pagar cada mes 10 euros por el mantenimiento de la cuenta de ahorro y tendrán que pagarlos otra vez en junio.

 

Bankinter, de los bancos que aplican comisiones, es el que menos cobra anualmente, explican desde HelpMyCash.com. Su comisión de mantenimiento es de 22,50 euros semestrales (45 euros anuales), aunque sin una fecha marcada en el calendario. El banco cobra gastos seis meses después de la apertura de la cuenta bancaria si no se cumplen las condiciones. Por lo tanto, es posible que algunos clientes sí vayan a pagar el mes que viene, pero dependerá de cuando firmaron el contrato.

 

¿Cómo dejar de pagar por la cuenta?

Los expertos de HelpMyCash recomiendan, antes de cambiar de cuenta, revisar si es posible cumplir las condiciones que exige el banco o bien negociarlas directamente con la entidad si se está satisfecho con el producto y el banco.

 

Si por esta vía es imposible esquivar los gastos, el cliente puede consultar si existe la posibilidad de cambiar de tipo de cuenta dentro de la misma entidad. Por ejemplo, Abanca, ofrece su Cuenta Clara, una cuenta online sin comisiones y sin requisitos disponible tanto para ya clientes del banco como para nuevas altas.

 

Otra opción es cambiar de entidad bancaria, es decir, trasladar el saldo y los ingresos o recibos a un banco que no cobre comisiones y que exija unos requisitos que podamos asumir y, finalmente, cancelar la actual.

banco tramite

Domiciliar la nómina o la pensión en el banco tiene premio. Al menos media docena de entidades pagan hasta 300 euros a los clientes que domicilien sus ingresos en una cuenta corriente, aunque a cambio hay que asumir un compromiso de permanencia de uno o dos años.

 

Antes, lo habitual era tentar a los nuevos clientes con vajillas, televisores, smartphones o tabletas, pero durante los últimos años se ha impuesto el dinero en efectivo de regalo, explican los expertos del comparador de productos financieros HelpMyCash.com, que han rastreado el mercado en busca de los mejores regalos por domiciliar una nómina.

 

“Se trata de un gancho que permite a los bancos aumentar su notoriedad, ganar nuevos clientes e incrementar su base de usuarios vinculados”, explican fuentes del comparador. El banco se asegura de que el cliente mantendrá su nómina domiciliada en la cuenta mientras dure el compromiso de permanencia, ya que si no lo hace, tendrá que asumir una penalización. Durante ese tiempo, es probable que use la tarjeta asociada, domicilie recibos o, incluso, contrate otros productos como fondos, planes de pensiones, préstamos, etc.

 

Abanca y Bankoa pagan hasta 300 euros

Bankoa y Abanca pagan 300 euros por las nuevas domiciliaciones de nómina o de pensión si se cumple una permanencia de dos años. En el caso de Bankoa, la promoción estará activa hasta el próximo 30 de septiembre y los haberes tendrán que ser de al menos 1.500 euros al mes.

 

Por su parte, los clientes que quieran beneficiarse de la campaña de Abanca tendrán que domiciliar en la Cuenta Clara ingresos periódicos de un importe mínimo de 600 euros mensuales. La oferta de la entidad gallega está reservada únicamente a los residentes en Asturias. Para el resto, Abanca reduce el incentivo a 150 euros.

 

Liberbank regala 150 euros netos, en este caso a los que domicilien una nómina o pensión superior a 600 euros o seguros sociales de autónomo de más de 250 y asuman una permanencia de dos años.

 

Unicaja entrega una tarjeta con un importe de 150 euros netos a los clientes que domicilien una nómina de al menos 600 euros mensuales por primera vez en el banco. La entidad malagueña obliga al cliente a mantener sus ingresos durante un mínimo de dos años; no obstante, este compromiso solo se aplica a los clientes de 28 años o más.

 

Por otra parte, los titulares de una cuenta Santander One, Smart o Smart Premium, entre otras, podrán llevarse 100 euros brutos (81 euros netos) si domicilian una nómina, pensión o ingreso recurrente de al menos 600 euros al mes y lo mantienen durante un año.

 

Las promociones de Abanca, Liberbank, Unicaja y Banco Santander estarán vigentes hasta el próximo 30 de junio.

 

Openbank, la filial online del Santander, obsequia con 40 euros netos a los clientes, nuevos o actuales, que domicilien una nómina, pensión o prestación por desempleo de mil euros en su cuenta corriente. El importe se reduce a 600 euros en el caso de que el cliente tenga entre 18 y 31 años. La campaña, vigente hasta el 30 de septiembre, lleva aparejado un compromiso de permanencia de un año.

 

Cierra la lista de promociones Orange Bank. Es la entidad que menos dinero regala, pero es la que lo pone más fácil. Los nuevos clientes que hayan abierto una cuenta en el banco móvil entre el 8 de abril y el 30 de junio de este año se llevarán 10 euros al hacer un primer ingreso y un euro adicional por cada compra que paguen con tarjeta de débito o con el móvil, sea cual sea el importe, hasta un máximo de 15. En total, hasta 25 euros de regalo. Solo podrán participar en la promoción los que tengan una línea de móvil de contrato con Orange.

 

¿Tienen trampa estos regalos?

“Si el cliente acepta el regalo, deberá mantener su nómina, pensión o ingreso recurrente domiciliado en el banco durante el plazo que se establezca en las bases legales de la campaña”, explican los expertos del comparador HelpMyCash. “Si no lo hace, tendrá que asumir una penalización”, añaden.

En estos casos, la penalización suele consistir en la devolución de la parte del regalo proporcional al tiempo que reste hasta el fin de la permanencia. Así, por ejemplo, un cliente que haya recibido un abono de 200 euros a cambio de asumir una permanencia de dos años, tendría que devolver cien euros si rompiese su relación con el banco un año antes del vencimiento.

 

Por otra parte, antes de aceptar un regalo del banco, es importante preguntar si el incentivo anunciado es neto o bruto. Y verificar cuál es el importe mínimo de la nómina para poder adherirse a la promoción.

 

Además, el cliente debe fijarse en las condiciones de la cuenta corriente. “Una cosa son las condiciones de la promoción, que en algunos casos se reducen a la domiciliación de una nómina, y otra las de la cuenta corriente”, explican desde HelpMyCash. Es posible que si el cliente quiere librarse de los gastos de mantenimiento, además de domiciliar sus ingresos, tenga que cumplir algún requisito extra para operar gratis.

bitcoin1

Aunque la mayoría de nosotros solemos acudir al cajero a sacar dinero, concretamente euros, hay quien acude para operar con bitcoins. Pero, lógicamente, no a cualquier cajero, sino a alguno de los más de cien terminales que ofrecen esta operativa en nuestro país.

 

Mientras que el número de cajeros automáticos convencionales ha ido descendiendo durante los últimos años, hay otro tipo de máquina que cada vez es más fácil encontrar en España: los cajeros de bitcoins. Su número sigue siendo muy reducido, pero durante los últimos meses se han multiplicado. Y mucho.

 

Actualmente, hay 140 cajeros de bitcoins en nuestro país, según Coin ATM Radar. Hace tan solo un año, su número se reducía a 66. Barcelona es la ciudad en la que más posibilidades tenemos de cruzarnos con uno, ya que hay un total de 30 máquinas instaladas. Le siguen Madrid (16), Málaga (15) y Palma de Mallorca (15).

 

Pero ¿para qué sirven estos cajeros automáticos? Lo cierto es que si recurrimos a una de estas máquinas, no vamos a salir con un fajo de bitcoins bajo el brazo, básicamente porque se trata de una criptomoneda digital y no tiene soporte físico, pero sí podremos vender nuestras divisas virtuales y recibir euros a cambio, explica un portavoz del comparador de productos financieros HelpMyCash.com. Es decir, convertir nuestros bitcoins en euros y retirarlos a través del cajero. También podremos hacer la operación inversa: ingresar euros y obtener bitcoins, o sea, comprarlos.

 

Precisamente, una de las ventajas de estos terminales es que permiten realizar operaciones con dinero en efectivo, mientras que si operamos por Internet necesitaremos recurrir a las transferencias o usar una tarjeta para ingresar fondos y comprar o para retirar el dinero.

 

Estos cajeros no solo permiten comprar o vender bitcoins, sino también otras criptomonedas como litecoin, ethereum, bitcoin cash y dogecoin.

 

¿Cómo funcionan los cajeros de ‘bitcoins’?

En general, son fáciles de usar y basta con seleccionar el tipo de moneda con la que se quiere operar, si se quiere comprar o vender y seguir las instrucciones que aparecen en pantalla.

 

Si el cliente decide comprar criptodivisas a través del cajero, deberá introducir la cantidad en euros que quiere gastar. Como si hiciese un ingreso en un cajero corriente con la diferencia de que, en este caso, estará invirtiendo. El cliente recibirá sus bitcoins en la cartera virtual que haya indicado o bien el cajero le generará una cartera nueva.

 

En el caso de querer sacar dinero, el proceso es a la inversa. El cliente deberá enviar sus criptomonedas al cajero, es decir, venderlas y este le entregará el contravalor en euros descontando las comisiones. Es decir, el cliente llegará con bitcoins y saldrá del cajero con billetes de euro.

 

BitBase, que posee el 22% de los cajeros operativos en España, ha explicado en una entrevista concedida a HelpMyCash que sus cajeros están conectados con su billetera y envían las criptomonedas desde su perfil al wallet que quiera el cliente. La start-up catalana, que el pasado mes de abril abrió ocho cajeros nuevos, señala que si el cliente únicamente quiere comprar criptos por un importe inferior a 995 euros, solo tendrá que introducir su número de teléfono al que recibirá un SMS con una clave que tendrá que teclear en el cajero para validar la operación. Sin embargo, “si fueran más de 995 euros, el usuario se tendría que registrar y para ello tendría que hacerse una foto facial así como introducir un correo electrónico y llevar encima su DNI para digitalizarlo”, explican.

 

Las comisiones de los cajeros

Es importante fijarse en las comisiones que aplican estos cajeros, ya que el precio que pagaremos por los bitcoins dependerá de los costes del terminal, así que, antes de aceptar, deberíamos compararlo con el tipo de cambio real. “Al comprar en cajeros existe una comisión fija de red más nuestra comisión, que dependerá de la cantidad que se compra y de si el cliente se registra”, explica BitBase a HelpMyCash. Si no hay registro, la comisión será algo mayor que si el cliente se registra y compra más de 995 euros. “Hablaríamos de un 10% y un 8% respectivamente”, añaden.

 

En cualquier caso, no todos los cajeros funcionan igual ni permiten operar con las mismas criptomonedas. Algunos solo permiten comprar divisas virtuales y no venderlas, por lo que no sirven para sacar dinero, únicamente para invertir. Según Coin ATM Radar, el 78% de los criptocajeros que hay en el mundo solo permiten comprar, mientras que un 22% también dejan vender. En el caso de España, no obstante, el mapa es distinto: seis de cada diez cajeros permiten tanto comprar monedas como venderlas, mientras que el resto permite únicamente comprar.

 

Cajeros en centros comerciales

Los cajeros suelen encontrarse en centros comerciales, en pequeñas oficinas a pie de calle, en las propias tiendas de los proveedores de cajeros o en comercios que han decidido instalar uno en sus establecimientos como, por ejemplo, restaurantes, peluquerías o tiendas de informática. En cuanto al horario, dependerá de su ubicación. Algunos están abiertos las 24 horas del día, los siete días de la semana y otros únicamente cuando el establecimiento en el que están ubicados tiene la persiana levantada, explican desde HelpMyCash.

 

Varias compañías del sector ofrecen también “cajeros humanos” que permiten comprar y vender criptodivisas con la ayuda de un profesional.

 

En total, hay 20.307 criptocajeros en todo el mundo, según recoge Coin ATM Radar, aunque el 86% están concentrados en Estados Unidos, que posee un total de 17.569 terminales. Le sigue Canadá, con 1.480 máquinas. Durante los últimos doce meses, su presencia a nivel global se ha incrementado un 150% y se han instalado más de 12 mil terminales nuevos por todo el mundo.

 

España es el quinto país con mayor número de cajeros para operar con bitcoins, justo por detrás de Austria y el Reino Unido que tienen una red de 157 y 199 cajeros respectivamente.

 

Shitcoins, BitBase o BTCfácil, perteneciente a GroupBTC, son algunos de los principales proveedores de cajeros de bitcoins en España.

“Es un mundo apasionante que cada vez tiene más adeptos”, afirman fuentes de BitBase, que añaden que durante los últimos meses han registrado un aumento “abismal” en las operaciones en los cajeros de bitcoins. Eso sí, aunque se puedan usar para sacar dinero, predominan las compras. “La comunidad va aumentando, así como la información al respecto”, añaden.