arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

imagen phising

En lo que llevamos de año, al menos cuatro bancos españoles o, mejor dicho, sus clientes, han sido víctimas de ataques de phishing. El Observatorio de Seguridad del Internauta ha detectado campañas fraudulentas contra Bankia, BBVA, Caja Rural e ING. Tampoco han escapado de los ataques compañías como PayPal, Endesa, Netflix o, incluso, Correos.

Los bancos se encuentran entre los principales afectados por los ataques de phishing. De acuerdo con un informe elaborado por Kaspersky Lab, en 2018 el 21,7% de los ataques tuvieron como objetivo los bancos. La cifra es alarmante, pero más aún si la juntamos con esta otra: España es el octavo país del ranking mundial con más usuarios afectados por esta práctica, concretamente el 20% de los internautas ha sufrido ataques de phishing.

La banca informa regularmente a sus clientes sobre cómo evitarlos. Algunas entidades, incluso, añaden un pie de página en sus correos electrónicos en el que recuerdan que el banco nunca solicitará por e-mail contraseñas o números secretos, recuerdan los expertos en finanzas personales del comparador financiero HelpMyCash.com. Sin embargo, seguimos cayendo en la trampa. ¿Por qué?

Al parecer, sobrevaloramos nuestras capacidades para distinguir los ataques de phishing. De acuerdo con un estudio realizado por la compañía Webroot, “casi cuatro de cada cinco trabajadores de oficina (79%) piensan que pueden distinguir un mensaje de phishing de uno real”; sin embargo, parece que realmente desconocen todas las fuentes de las que pueden proceder este tipo de ataques.

Según el estudio, en el que se han encuestado a 4.000 oficinistas de Australia, Estados Unidos, Japón y el Reino Unido, aunque el 81% de los participantes tenía conocimiento de que los correos electrónicos son uno de los medios usados por los atacantes para abordar a sus víctimas, solo un 60% sabía que también lo son las redes sociales. La cifra se reducía en el caso de los mensajes de texto (59%), llamadas telefónicas (43%), notificaciones de apps (40%), correo postal (34%) o chats (22%).

“Estamos más acostumbrados a sufrir ataques de phishing por e-mail, por lo que tenemos más capacidades para detectar los correos fraudulentos”, añaden fuentes de HelpMyCash. Además, muchas campañas de prevención se enfocan sobre este medio.
El problema es que los ataques son cada vez más sofisticados y pueden aparecer por cualquier vía, como los mensajes de texto o las redes sociales.

Así puedes evitar un ataque de ‘phishing’
La mayoría de los ataques de phishing, especialmente los que están relacionados con los bancos, funcionan igual. La víctima recibe una comunicación, por ejemplo un e-mail o un SMS, de un remitente supuestamente oficial que le invita a pinchar sobre un enlace. Dicho link apunta, aparentemente, a la página web de la compañía, aunque en realidad se trata de una copia. Una vez en la web, el objetivo es que la víctima introduzca sus datos, normalmente datos financieros, o realice algún pago. Si caemos en la trampa, lo más probable es que perdamos dinero o nos suplanten la identidad.

Lo cierto es que muchas veces el sentido común es nuestra mejor herramienta para detectar ataques de phishing. Tal y como explican desde el comparador de bancos HelpMyCash, son muchas las señales a las que podemos prestar atención para detectar un ataque y no caer en él.

En primer lugar, debemos verificar quién es el remitente y si la cuenta desde la que envía la comunicación es corporativa o usa un dominio gratuito, como gmail.com o hotmail.com. Si se trata de este último caso, lo más probable es que sea phishing.

En segundo lugar, debemos comprobar el tono del mensaje. Si el contenido es alarmista e inesperado y nos insta a llevar a cabo una acción, por ejemplo introducir nuestros datos bancarios en una web so pena de que nuestras cuentas queden bloqueadas, es phishing.
En tercer lugar, hay que prestar atención a la forma en la que está escrito el mensaje. Si parece una mala traducción y está repleto de errores sintácticos y ortográficos, es phishing. No olvidemos que una comunicación oficial de una compañía reconocida como un banco estará cuidada. Asimismo, si el diseño gráfico del mensaje no se corresponde con el estándar corporativo de la empresa, debemos estar alertas.

Y lo más importante, debemos comprobar que la URL a la que apunta el mensaje redirige a una página web oficial y no a una que intenta suplantarla. Antes de hacer clic, podemos ubicar el cursor del ratón sobre el hipervínculo y comprobar a dónde apunta. Hay que estar atentos, porque en muchos casos la diferencia con la web original es de solo un punto o una letra. Si llegamos a pinchar, antes de dar ningún dato personal, debemos comprobar que la web está totalmente operativa y que realmente es la original, además de verificar que cuenta con los estándares de seguridad esperados (certificado válido, protocolo seguro de transferencia de datos, etc.). Y no olvidemos que nuestro banco nunca nos pedirá todos nuestros datos de golpe, como, por ejemplo, todas las posiciones de una tarjeta de coordenadas.

Seguimos sin estar alertas
A pesar de que uno de los métodos más sencillos para verificar un ataque de phishing es comprobar si los enlaces que acompañan a los mensajes se corresponden con el destino al que supuestamente deben dirigir, únicamente el 43% de los encuestados para elaborar el estudio de Webroot verifica que los links coincidan con su destino antes de pinchar sobre ellos, “a pesar de que hacer clic en enlaces maliciosos es una de las principales formas en que un simple intento de phishing puede convertirse en una infección importante”, afirma el estudio.
Asimismo, solo el 52% de los encuestados verifica la gramática del mensaje, únicamente el 38% comprueba su tono y tan solo el 44% verifica la firma original del remitente.

hipoteca casa

Según el Colegio de Registradores de España, la mayoría de los hogares de nuestro país (un 58,44%) ha optado por un interés variable para hipotecarse durante este año. Sin embargo, como señalan desde el comparador financiero HelpMyCash.com, hay diversas comunidades autónomas en las que se valora mejor la estabilidad que ofrece una hipoteca a tipo fijo: Asturias, Murcia y Cataluña, seguidas de cerca por las Islas Baleares y, en menor medida, por la Comunidad Valenciana.

Los tipos fijos triunfan en Asturias

Es precisamente en Asturias donde la contratación de hipotecas fijas ha crecido más respecto al año pasado. El 49,74% de los préstamos hipotecarios que se firmaron en 2018 en esa comunidad tenían un interés constante, pero ese porcentaje ha aumentado hasta el 55,02% en los nueve primeros meses de 2019. Es especialmente destacable el dato del tercer trimestre (el último registrado), que refleja que el 68,17% de los contratos formalizados por los asturianos incluían un tipo fijo.  

Murcia y Cataluña, en cambio, son dos regiones en las que los intereses constantes llevan años siendo populares. En Murcia, de hecho, el porcentaje de hipotecas fijas contratadas respecto al total ha bajado del 54,15% registrado en 2018 al 53,76% inscrito en lo que va de año (55,44% en el tercer trimestre de 2019). En la comunidad catalana, en cambio, ha subido del 50,49% al 51,97% (53,15% entre julio y septiembre de 2019).

Fuera de este podio, en las Islas Baleares también se apuesta mayoritariamente por los tipos fijos (51,12% en los primeros tres trimestres de 2019), lo que supone un aumento de popularidad importante respecto al año pasado (47,63%). Cierra este top 5 la Comunidad Valenciana, en la que el 49,65% de las hipotecas firmadas durante este año tienen un interés constante (48,24% en 2018).

La guerra de precios surge efecto

En el total del país, la firma de hipotecas a tipo fijo en los tres primeros trimestres de 2019 supone el 41,56% del total. En 2018, en cambio, ese porcentaje era del 39,53%, según el propio Colegio de Registradores. Esto, a juicio de los expertos hipotecarios de HelpMyCash.com, demuestra que la guerra de precios que ha librado la banca durante este año ha incentivado la contratación de estos productos, aunque quizás no tanto como querrían las entidades.

Desde el propio comparador aseguran que las hipotecas fijas se han abaratado en una media de 60 puntos básicos desde febrero de 2019, cuando los bancos empezaron a reducir los intereses de estos productos para incentivar su contratación y combatir así la bajada del euríbor. Gracias a esta guerra de precios, ahora es posible encontrar préstamos hipotecarios con tipos fijos nunca vistos en España, como los que ofrecen EVO Banco (1,55% a 30 años), BBVA, (1,70% a 30 años) o Coinc (1,79% a 30 años), entre otras entidades.

La mayoría de los españoles aún prefiere ligarse al euríbor

Sin embargo, las bajas cuotas de las hipotecas variables, cuyo interés es muy bajo a causa de la cotización negativa del euríbor (-0,304% en octubre de 2019), son un gancho que seduce a la mayor parte de los españoles que necesita financiar la compra de su vivienda. Así, según el Colegio de Registradores, un 58,44% de los que contrataron uno de estos préstamos se decidieron por un interés variable.

Desde HelpMyCash.com recuerdan, sin embargo, que esas bajas cuotas se podrían encarecer en el futuro si el euríbor sube en los próximos años. Por ello, a los que quieran hipotecarse les recomiendan tener eso presente antes de decidirse por un tipo fijo o uno variable. En ese sentido, señalan que un interés constante puede ser más adecuado para aquellos con poca tolerancia al riesgo, mientras que ligarse al euríbor puede ser más conveniente para los que prefieran pagar poco a corto plazo y puedan asumir unas mensualidades más caras si este índice cotiza al alza.

Ofertas bancos

Los descuentos en tiendas, las devoluciones por nuestras compras, los sorteos o los regalos son, a menudo, un reclamo que utilizan los bancos para captar y mantener clientes. El comparador financiero HelpMyCash.com ha analizado 20 entidades en busca de estas promociones y ha encontrado más de 500 que ha estudiado a fondo para saber si valen la pena. De media, cada banco ofrece alrededor de 26 promociones entre regalos, descuentos, devoluciones, sorteos y precios especiales en sectores de lo más variopintos. Podemos ahorrar cada vez que repostemos en gasolineras, si necesitamos comprar un ordenador en Apple, si queremos reservar un vuelo con Iberia, cada vez que reservemos un Cabify o en cualquier hotel del mundo con Booking.

Cómo son las promociones que ofrecen los bancos

De las 529 promociones analizadas, encontramos que el Programa Privilegios Euro6000 es el que más ofertas tiene con 119 promociones. Este programa está presente en cinco de las entidades analizadas (Abanca, Bankinter, EVO, Kutxabank y Liberbank), por lo que si somos clientes de estos bancos podremos beneficiarnos de todas sus promociones. Sin contar este programa, el banco que más ofertas tiene es Coinc, con más de 80 ofertas analizadas, aunque en su web afirma tener más de 400 según la ciudad. Después encontramos a CaixaBank, con 69 ofertas para sus clientes Family. En tercera y cuarta posición están imaginBank y Banco Santander con 50 y 45 promociones respectivamente. Finalmente, Openbank se encuentra en el top cinco con 39 promociones.

Los tipos de promociones son de lo más variados, aunque los descuentos inmediatos son el claro ganador, ya que el 67,7% del total son de este tipo. En segundo puesto, tenemos las devoluciones de un porcentaje de las compras, con el 20,4%.

Las principales promociones las encontramos en el sector del ocio (parques temáticos, cine...) con el 28,7%, en hoteles y viajes (15,7%) y, en tercer lugar, en transporte (alquiler de coches, peajes…) y gasolineras que suponen el 11,3% del total.

Coches, parques de atracciones o restaurantes: las tiendas con mejores descuentos
Para quienes les encanta comprar online, se pueden conseguir descuentos en Amazon. Coinc ofrece un 4% de descuento para todos sus clientes sin límite de veces y Deutsche Bank regala un cheque regalo de 50 euros a todos los nuevos clientes que domicilien la nómina. Para los amantes de Apple, Coinc ofrece hasta un 10% de descuento, según los productos, para compras en su tienda online.

Si somos de los que disfrutamos de comer en casa, cuatro bancos ofrecen descuentos en JustEat. Coinc ofrece hasta un 18% de devolución si abrimos el link de desde su web. Euro6000, CaixaBank y Openbank nos ofrecen un descuento inmediato del 5% en esta tienda online. Además, Coinc, Euro6000 y Openbank ofrecen precios especiales al pedir en la web de Telepizza. Aunque si preferimos disfrutar de la comida en el propio restaurante, VIPS es el sitio al que ir. Esta cadena de comida permite ahorrarse entre el 5% y el 11% en seis entidades (CaixaBank, Euro6000, EVO, imaginBank, ING y Openbank) siempre que seamos socios del restaurante. Cabe destacar que el grupo VIPS incluye a Starbucks, Ginos, TGI Friday y Wagamama. Así que los descuentos se aplicarán a todos estos establecimientos.

Para pasar un buen rato, BBVA, CaixaBank, imaginBank, Santander y Euro6000 ofrecen precios especiales en los cines Yelmo. Sin embargo, si amamos las emociones fuertes, podemos conseguir descuentos de entre el 8% y el 50% en Port Aventura gracias a CaixaBank, Euro6000 e imaginBank.

Las mejores promociones para los más viajeros

Booking tiene promociones en CaixaBank, Coinc, Evo, imaginBank, Openbank y N26 con devoluciones de entre el 3% y el 10% simplemente abriendo el link desde nuestro banco y pagando con la tarjeta. Iberia es la compañía que más promociones tiene, con un total de diez, aunque generalmente es a través de su propia tarjeta de crédito que comercializa a través de diferentes entidades y que tiene un coste aproximado de 90 euros anuales. Además, también tendremos ofertas de hasta el 20% de descuento en las compañías de alquiler de coche Avis y Budget. Aunque si preferimos no conducir, con Cabify conseguiremos hasta 5 euros de descuento en los tres primeros viajes con cuatro bancos y 30% de descuento con un límite de 12 euros mensuales con Santander Shopping.

Finalmente, no serían descuentos de bancos si no hubiese promociones en gasolina. Galp y Repsol son las que más descuentos acumulan dentro de esta categoría. Abanca, Coinc, EVO y Openbank tienen descuentos en Galp y Activo Bank, BBVA, CaixaBank, Sabadell y Banco Santander los ofrecen en Repsol, mientras que Bankia ofrece descuentos en ambas. La media de ahorro en estas gasolineras ronda el 3% o los 4,8 céntimos por litro.

El hábito, la mejor manera de conseguir las ofertas de los bancos

A pesar de la variedad y cantidad de las promociones bancarias, no siempre le sacamos el máximo provecho por los requisitos o condiciones que debemos cumplir para poder conseguirlos.

La condición que se repite en la mayoría de las promociones es que el pago se realice con la tarjeta de la entidad (76,6%), aunque generalmente esa condición viene acompañada de otros requisitos. El 46,5% de las promociones exigen presentar un cupón o un código descuento, según si se trata de una oferta online o física. Además, un tercio solo sirven para las tiendas online (30,25%) y exigen que abramos la página web de la tienda desde el link que proporcionará nuestro banco (28,54%).

El proceso para poder disfrutar de una oferta o promoción suele ser acudir a la web o app del banco, buscar la oferta que nos interesa con antelación y consultar las bases para saber qué requisitos cumplir. Por suerte, cada banco tiene unos pasos muy similares para todas sus promociones. De esta manera habituarnos a buscar la oferta antes de acudir a ciertas tiendas y acostumbrarnos al procedimiento para obtener la promoción de manera similar a como se hace con los descuentos que ofrecen los supermercados, por ejemplo, nos ayudará a sacarles el máximo partido.

¡Cuidado! No todas las promociones valen la pena

Utilizar las promociones que tiene nuestro banco no siempre será útil. En el análisis de HelpMyCash se encontraron nueve ofertas que exigían el pago aplazado con la tarjeta de crédito como condición para obtener la devolución del dinero. Lo que hace de esto una oferta poco atractiva es que el pago aplazado con una tarjeta implica el pago de unos intereses que rondan el 20% TIN, por lo que la devolución que obtengamos se verá eclipsada por los intereses a pagar.

Otro punto a tener en cuenta es que al importe de las devoluciones habrá que restarle el IRPF, mientras que los descuentos no están gravados.

Otras promociones que no siempre valen la pena son los sorteos. Si bien suelen tener premios bastante suculentos, hay una posibilidad mínima de que nos toquen. Por ello debemos evaluar si nos interesa cumplir las condiciones (en un 62,5% de los casos exigen domiciliar la nómina en la entidad) por la mínima posibilidad de que nos toque el premio.

finanzaspersonales

Al 65,7% de los españoles les dan miedo los préstamos de los bancos. Así lo afirma una encuesta realizada por el comparador de productos financieros HelpMyCash.com a más de 750 participantes. La razón principal por la que este tipo de productos dan miedo es porque son caros (38,4%) y por la dificultad para entender la letra pequeña de los contratos (23,7%). Esta cifra ha mejorado con respecto a la encuesta del año anterior, cuando siete de cada diez españoles (73,6%) tenían miedo de los préstamos, aunque las razones siguen siendo las mismas.

¿Para qué nos da menos miedo solicitar financiación?

Es normal que pedir un préstamo personal nos genere respeto y algo de miedo a sobreendeudarnos. De hecho, de acuerdo con la investigación de HelpMyCash, al 10,8% de los españoles lo que más miedo les da de un banco son los intereses de los préstamos y de las hipotecas, por encima de otras cuestiones como la ausencia de oficinas o la nacionalidad de la entidad.  No obstante, no todos los proyectos para los que pedimos un préstamo producen el mismo temor.

Los españoles están más dispuestos a pedir financiación para reformar una casa o comprar un coche. El 33% de los encuestados afirmaron que reformar una casa es la finalidad para la que menos miedo les da endeudarse. Este tipo de financiación incluye desde los grandes préstamos para reformas integrales hasta la financiación para la compra de muebles. El año pasado, esta finalidad también fue la que menos miedo generó, aunque con un porcentaje más bajo (29,75%). La segunda finalidad para la cual los españoles están más dispuestos a endeudarse es la compra de un coche (25,5%), tanto para coches eléctricos, híbridos como de combustión.

En el otro extremo, encontramos que los préstamos para la financiación de estudios y la financiación de productos tecnológicos son los que más miedo generan al solicitarlos, con solo un 11,7% y un 9,4% de aceptación respectivamente.

No obstante, sigue habiendo un 19,3% de personas que nunca solicitaría financiación para ningún tipo de proyecto, una cifra que ha bajado 1,5 puntos porcentuales con respecto al año pasado, cuando el porcentaje alcanzó el 20,83%.

Cómo perder el miedo a endeudarnos

Entre las razones principales del miedo que suscitan los créditos al consumo nos encontramos con que son caros y la falta de comprensión de la letra pequeña de los contratos, pero ¿qué podemos hacer para que no nos dé miedo contratar un préstamo?

A la primera cuestión es fácil perderle el miedo. De acuerdo con los últimos datos publicados por el Banco de España, la TAE media de los préstamos personales es del 8,35%. Cualquier préstamo por debajo de este porcentaje será una oferta barata. Eso sí, es importante tener en cuenta la TAE, ya que el TIN nos indica el interés, pero la TAE incluye tanto el interés como las comisiones y es el porcentaje que nos permitirá comparar entre diferentes productos de varios bancos.

Si nuestro principal miedo es no entender la letra pequeña de los contratos, también es fácil de solucionar, aunque implica un poco más de trabajo. Cuando tenemos una oferta de financiación debemos leer el contrato con detenimiento y apuntar cualquier duda o cuestión que nos surja para preguntar a nuestro agente. También podemos revisar conceptos técnicos por Internet y solucionar dudas acudiendo a comparadores de productos financieros. Es importante no dejar ningún cabo suelto que no entendamos antes de firmar para que, cuando contratemos financiación, lo hagamos de manera segura y confiada.

pago movil

No todos nos adaptamos igual a las nuevas tecnologías. A pesar del esfuerzo que han hecho los bancos y los comercios para aceptar este medio de pago, al 34% de los españoles todavía les asusta usar su móvil para pagar una compra en una tienda y un 21% no confía en la seguridad de este sistema, según una encuesta realizada por el comparador de productos financieros HelpMyCash.com. No obstante, el miedo al pago móvil se ha reducido en seis puntos porcentuales en el último año.

El miedo es mayor entre las mujeres que entre los hombres: mientras que el 39% de las encuestadas afirma no sentirse a gusto con este sistema de pago, solo al 28% de los hombres les asusta usarlo.

Las diferencias más notables, sin embargo, las encontramos por grupos de edad. Así, mientras que el 74% de los jóvenes de entre 18 y 35 años afirma no tenerle miedo, la cifra se reduce al 65% entre los adultos de 36 a 55 años y al 55% entre los mayores de esa edad. Los más desconfiados son, también, los menos habituados al uso de las nuevas tecnologías: más de la mitad de los mayores de 66 años afirma no confiar en el pago móvil.

El principal motivo que arguyen los consumidores que no congenian con este medio de pago es la desconfianza en torno a su seguridad. Concretamente, el 61% de los encuestados que afirmaron tenerle miedo al pago móvil señalaron que la razón era esta. No obstante, el índice de desconfianza se ha reducido en cuatro puntos porcentuales con respecto al pasado año.
También destaca la cantidad de encuestados que afirma que el pago móvil asusta por desconocimiento, ya que no saben usarlo, de acuerdo con los resultados de la encuesta de HelpMyCash en la que han participado más de 750 personas.

Un sistema cómodo y práctico

En el lado opuesto se encuentran los que sí se sienten a gusto con este medio de pago. Del total de los encuestados que afirma no tenerle miedo al pago móvil, más de la mitad (51%) describe su experiencia como cómoda y práctica, ya que pueden olvidarse de llevar la cartera encima. Solo un 1% declara haberse sentido decepcionado con el servicio.
Una de las principales ventajas del pago móvil, afirman los autores del estudio, es que sustituye a las tarjetas y al efectivo, de manera que los consumidores no hace falta que lleven su cartera encima para abonar una compra, siempre y cuando el comercio disponga de un TPV contactless.

En España, el 83% de los comercios que disponen de un TPV físico ya permite pagar con tarjetas contactless o con el móvil, según la última edición del Barómetro de Mastercard.
Para abonar una compra con el móvil, el usuario debe disponer de un smartphone con tecnología NFC y descargar un wallet compatible con alguna de sus tarjetas de débito, crédito o prepago, ya sea el de su propio banco o uno independiente como Apple Pay, Google Pay o Samsung Pay. Los primeros solo permitirán asociar las tarjetas emitidas por la propia entidad, mientras que los segundos ofrecen la posibilidad de vincular en una sola app las tarjetas de varias entidades distintas, de manera que el consumidor puede escoger en cada momento con cuál quiere pagar.

A la hora de realizar la compra, basta con acceder a la aplicación, seleccionar la tarjeta con la que se quiere pagar, identificarse y acercar el móvil al datáfono. Si el importe de la transacción supera los 20 euros, se tendrá que teclear el código pin.

Más opciones al alcance del usuario

El número de posibilidades para vincular una tarjeta al teléfono móvil se ha multiplicado. La mayoría de los bancos españoles dispone de su propio wallet. Además, el 94% permite a sus usuarios vincular sus tarjetas con algún monedero virtual independiente, de acuerdo con HelpMyCash.

Según un reciente estudio de Universal Pay, las carteras virtuales de los propios bancos son las más usadas (el 42% de los usuarios afirma usarlas para pagar con el móvil), seguidas de Apple Pay (26%), Google Pay (22%) y Samsung Pay (5%). La tasa de penetración de los wallets es proporcional al número de entidades que colabora con cada uno.

Apple Pay es el monedero virtual más accesible con un total de 32 bancos adheridos: Abanca, Banca March, Banco Mediolanum, Banco Pichincha, Banco Sabadell, Banco Santander, Bankia, Bankinter, BBVA, Bunq, Caixa Ontinyent, CaixaBank, Caja de Ingenieros, Caja Rural, Cajasur, Cecabank, Colonya Caixa Pollença, Deutsche Bank, EVO Banco, Cajamar, IberCaja, ImaginBank, ING, Kutxabank, Laboral Kutxa, Liberbank, Monese, N26, Openbank, Pibank, Revolut y Unicaja.
Por su parte, Google Pay está disponible para los clientes de 19 bancos distintos. Se trata de Abanca, Banca March, Banco Mediolanum, Banco Pichincha, Bankia, BBVA, Caixa Ontinyent, Caja Rural, Cajasur, Cecabank, EVO Banco, IberCaja, Kutxabank, Liberbank, N26, Openbank, Pibank, Revolut y Unicaja.

Samsung Pay, disponible únicamente para los usuarios con un teléfono de la marca surcoreana, colabora actualmente con 17 entidades presentes en España: Abanca, Banco Sabadell, Banco Santander, Bankia, BBVA, CaixaBank, Caixa Ontinyent, Cajasur, Cecabank, Deutsche Bank, IberCaja, ImaginBank, Kutxabank, Liberbank, Openbank, Unicaja y WiZink.