arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

reclamador

El curriculum vitae-padding: la extendida práctica de mentir en el CV para conseguir el empleo deseado.

La falsificación de documentos, como títulos universitarios, están penados con prisión de entre tres y seis años.

Mentir en el currículum es justificación suficiente para que un despido se considere disciplinario.

Madrid, 13 de abril de 2018. Altos niveles de idiomas, títulos universitarios, grandes responsabilidades desempeñadas en puestos de trabajo anteriores y permisos de conducir que no existen. Son algunos ejemplos de las pinceladas –o brochazos– de maquillaje que, en ocasiones, se emplean para embellecer un currículum vítae. Esas manos de pintura reciben el nombre de curriculum vitae-padding. Un término inglés que describe la práctica de rellenar este documento con información exagerada o falsa, y que, a día de hoy, lleva a cabo una gran parte de la sociedad española para conseguir el empleo deseado.

Los datos hablan por sí solos. El curriculum vitae-padding (mentiras en el currículum) se ha generalizado y, a día de hoy, es un hábito bastante frecuente en nuestro país. Y a pesar de no parecer algo demasiado grave y de no tratarse de un asunto ilícito, sí puede tener consecuencias severas. Más aún cuando la mentira se lleva demasiado lejos.

 

Pese a ello,  no existe ninguna ley que prohíba expresamente mentir en un currículum vítae.

 

reclamador.es recoge a continuación las principales mentiras que pueden encontrarse en un currículum vítae y sus respectivas consecuencias.

 

Las 5 mentiras más comunes en un currículum

1. Manifestar una experiencia laboral que se adecúe a las exigencias de la oferta de empleo. Es decir, afirmar que se ha trabajado en alguna empresa o sector para acreditar que se tiene la experiencia exigida por el ofertante.

2. Exagerar las funciones de trabajos anteriores. Esto es, añadir en el currículum más responsabilidades de las asumidas en anteriores empleos. Se trata de una de las mentiras más fáciles de detectar, pues durante una entrevista de trabajo, el empleador tratará de profundizar en las tareas y logros conseguidos en un  puesto.

3. Nivel de estudios y formación académica. Maquillar un currículum con títulos universitarios, másteres o cursos de formación complementarios es otra práctica habitual. Sin embargo, se trata de una operación arriesgada, ya que muchas empresas solicitan como prueba de ello, los títulos físicos obtenidos.

4. Nivel de idiomas. Elevar el nivel de la lengua que se detalla en el documento es también algo común entre la sociedad. Eso sí, hacerlo supone una serie de riesgos: tener que justificarlo con un título que no se tiene, o enfrentarse a conversaciones en las que, rápidamente, se detectará la carencia del idioma.

5. Empresas en las que nunca se ha trabajado. Aunque se de con menos frecuencia, existen casos de currículums en los que se mencionan empresas ficticias o ya disueltas.

Las consecuencias de cualquiera de estas mentiras dependerán de hasta dónde se hayan llevado las mismas, así como de los argumentos que se hayan empleado para ellas. Las sanciones serán diversas, e irán desde un despido disciplinario a, incluso, meses de cárcel en aquellos casos en los que, el engaño, haya supuesto la falsificación de documentos oficiales, como títulos de estudios o de idiomas.

Despidos disciplinarios

Mentir en el currículum o durante una etapa laboral, puede ser justificación suficiente para que la justicia declare como procedente un despido disciplinario. Esto se debe al Artículo 54 del Estatuto de Trabajadores, que considera que un despido es disciplinario cuando se produce una “transgresión de la buena fe contractual, así como el abuso de confianza en el desempeño del trabajo”.

 

Un ejemplo de ello fue lo ocurrido en Extremadura en el año 2011. Sucedió que, tras un año y medio de empleo, una constructora descubrió que el jefe de obra había mentido acerca de su título en arquitectura técnica: no lo tenía. El trabajador fue despedido y, además, tuvo que hacerse cargo de los perjuicios económicos derivados de sus propios fallos a lo largo de la construcción debido a su falta de cualificación.

 

Cuando la mentira se convierte en delito: el intrusismo profesional

El delito de intrusismo profesional es aquel que se comete cuando una persona ejerce una profesión sin poseer el correspondiente título académico expedido o reconocido en España. Este delito se encuentra tipificado en el artículo 403 del Código Penal y está penado con multas de 12 a 24 meses, y prisión de seis meses a dos años (en caso de que el intruso se atribuya públicamente la cualidad de profesional amparada por el título referido o si tiene un local abierto al público en el que anuncie servicios propios de la profesión).

 

Falsedad documental

Por lo general, las ofertas laborales se muestran orientadas a un perfil concreto de trabajador. Por ello, es habitual que, en ellas, se destaquen requisitos excluyentes y se soliciten credenciales y títulos que acrediten que, quien opta al puesto, cumple con las condiciones que se piden. El problema aparece cuando, esos certificados, son fraudulentos. Es decir, falsificados.

 

La falsificación de documentos oficiales es un un delito condenado con prisión de tres a seis años, multas, e inhabilitaciones por tiempos de dos a seis años. Está recogido en los artículos 390 y siguientes del Código Penal e incluye la falsificación de documentos públicos, oficiales, mercantiles, privados y certificados.

 

Un ejemplo de delito de falsificación documental fue el ocurrido en el año 2016. La Audiencia Provincial de Lleida condenó a una mujer por falsificar un certificado oficial de monitora de patinaje artístico para conseguir ser contratada por el Ayuntamiento de la localidad. ¿La consecuencia? Seis meses de cárcel.

No obstante, puede darse el caso de que a pesar de incurrir en este delito, un empleado conserve su puesto de trabajo. Esto sucede cuando el trabajador lleva muchos años ejerciendo sus labores y, se entiende, que está lo suficientemente cualificado para continuar con ellas, a pesar de no tener un título que lo acredite.

reclamador.es asesora a quienes necesiten ampliar información sobre estos temas y, además, presta servicios legales de forma online en el área laboral, sin costes iniciales y estudiando cada caso al detalle.

Sobre reclamador.es

reclamador.es es una compañía online de servicios legales de reclamaciones creada en 2012 por el emprendedor Pablo Rabanal con el objetivo de utilizar la tecnología para defender los derechos de las personas frente a las empresas de manera sencilla y transparente. Con 50.000 casos resueltos y 25 millones de euros de indemnizaciones conseguidos hasta el momento, trabaja con una tasa de éxito del 98% y bajo un modelo No Win, No Fee, es decir, solo cobra si gana sin que el cliente tenga que asumir costes iniciales.

La compañía ofrece todos sus servicios online y ha gestionado ya 160.000 reclamaciones con 95 millones de euros reclamados. Cuenta con más de 100 profesionales que integran un sólido equipo de desarrolladores y abogados en toda España.

reclamador.es ganó el prestigioso concurso de startups seedrocket en 2012 y se ha proclamado ganadora en South Summit 2017 como mejor servicio en la categoría b2c. Tiene en su accionariado a la red de inversores Faraday, a Martin Varsavsky (VAS Ventures), al fondo Cabiedes & Partners, y relevantes inversores del mundo online como Francois Derbaix (fundador de Toprural), Yago Arbeloa (presidente de la AIEI), Carlos Blanco (ITnet) o Making Ideas Business (xISDI Venture Club), entre otros. Cuenta con financiación de ENISA y EMPRENDETUR (Ministerio de Economía, Industria y Competitividad). Desde 2018 es miembro fundador de APRA.

diversion ytrabajo

La compañía tecnológica Energy Sistem aprecia el buen ambiente laboral; sostiene que aumenta el rendimiento y fortalece las relaciones entre los compañeros: un equipo feliz puede ser hasta un 30% más productivo y su salud puede mejorar todavía en un 20% más si crece la felicidad percibida.

 

Madrid, 06 de abril de 2018. - Pasarlo bien mientras se trabaja mejora la creatividad y aumenta la felicidad. Si para algunos puede parecer un disparate, para otros es la manera más eficaz de rendir en el puesto de trabajo. Cada 1 de abril se celebra el Día Internacional de la Diversión en el Trabajo -a nivel nacional, se organiza el 6 de abril-, una iniciativa creada por la consultora norteamericana Playfair en 1996 para hacer del trabajo un lugar agradable y reivindicar los beneficios que ofrece el humor para el quipo humano de una organización.

 

En España, Energy Sistem despunta moviendo esta iniciativa entre su plantilla. En la compañía, mantienen la filosofía de que el trabajo ni tiene por qué ser gris ni estresante, sino que la diversión y el buen ambiente laboral aumentan la productividad y fortalece las relaciones entre los empleados. Por ello ha preparado para el viernes un día diferente al resto, una jornada alegre, divertida y entretenida con actividades lúdicas para que entre reunión y reunión la plantilla pueda divertirse.

 

Tres de cada cuatro trabajadores españoles dicen ser felices en su trabajo (76,6%), según la VII Encuesta Adecco sobre felicidad laboral. Y esto aporta ventajas: el blog Contunegocio.es, de Movistar, plantea que los trabajadores felices en sus puestos de trabajo pueden ser hasta un 30% más productivos. Y su salud puede mejorar todavía en un 20% más si crece la felicidad percibida.

 

"En Energy Sistem hacemos lo posible por crear un buen clima laboral y que haya buen rollo entre los compañeros por eso fomentamos la diversión en el trabajo todos los días con pequeños detalles. Para el viernes queremos que el equipo pueda rememorar su infancia, y entre reunión y reunión hemos organizado un almuerzo nutritivo en colaboración con Nocilla para reponer fuerzas. También hemos incluido sesiones de petanca y partidas al billar.” señala Noemi Climent, directora de comunicación internacional en Energy Sistem.

 

En la compañía, a la hora de compartir felicidad con los demás en una encuesta realizada internamente alrededor del 75% se considera más receptor de felicidad que emisor y un 80% se siente bien frecuentemente. Además, un 90% de la plantilla cree que la felicidad diaria está en los pequeños detalles más que en los grandes momentos, así como en las situaciones improvisadas o inesperadas (un 53%) en lugar de en los momentos planificados.

 

"Nuestras instalaciones hacen posibles momentos de desconexión, diversión y relax en el día a día contribuyen a que nuestros compañeros estén más felices y sanos, con lo que aumenta la productividad y se fortalece nuestro compromiso. Todos somos conscientes de la importancia de la diversión en el trabajo y la felicidad de los empleados, y sus efectos en la productividad laboral. Por eso prestamos atención a la creación de un ambiente de trabajo que conduzca a la satisfacción de todos y fomente la creatividad", apunta Climent.

 

imf businness school

- Según un estudio realizado por IMF Business School, el número de alumnos mayores de 50 años cursando un máster es superior al de millennials.

-  Marketing Digital, Big Data y Ciberseguridad, las 3 áreas que más han incrementado su demandada en los últimos años.

- 8 de cada 10 matriculados trabaja, siendo el 75% profesionales de la empresa privada, el 3% trabajadores públicos y un 2% autónomos.

Madrid, 14 de febrero de 2018. ¿Se puede estudiar un máster con 50 años? Parece que la respuesta es sí a tenor de las cifras que arroja el I Informe sobre el perfil del estudiante de postgrado realizado por IMF Business School, a partir de las más de 16.000 matriculaciones realizadas en los dos últimos años en la escuela de negocios. De acuerdo con este estudio, el 47% de los alumnos de postgrado tiene más de 40 años. Y lo que es aún más curioso, el número de alumnos FaB (Fifty and Beyond) es mayor que el de millennials, un 13% frente a un 12%. Una pequeña diferencia muy significativa.

Las cifras hablan por sí solas. En la próxima década la mitad de los españoles tendrá más de 50 años, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Cada vez es mayor el número de personas centenarias en el mundo y la edad de jubilación actual no se parece en nada a la de décadas anteriores. Por ello, el período formativo ha dejado de tener fecha de caducidad y las escuelas de negocios han abierto la puerta de la formación a generaciones vinculadas años atrás al cuidado de los nietos o las tardes de bingo y bailes de salón: los Baby Boomers.

Esta generación, también conocida como FaB (fifty and beyond) -aquellos nacidos entre los años 1945 y 1970-, se ha desmarcado de los típicos estereotipos y ha demostrado tener una enorme capacidad de adaptación: ha vivido el nacimiento de Internet -aunque su primer contacto con un teclado fue con una máquina de escribir-, han pasado de la cámara de careta a la digital, de la televisión de dos canales y a la televisión inteligente, han dejado a un lado su teléfono fijo para lanzarse al mundo de los smartphones y tablets que manejan a la perfección los nativos digitales, sus nietos. Estamos ante un grupo de edad que mayoritariamente vive en pareja y ya no tiene cargas familiares, por lo que muchos de ellos poseen un alto poder adquisitivo.

Por sexos, mientras la diferencia de sexo no es demasiado significativa antes de los 50 años: 57% hombres y 43% mujeres, en el caso de los FaB la diferencia es mucho mayor, pues en esa franja de edad 7 de cada 10 matriculados en un curso de postgrado son hombres.

Según el I Informe sobre el perfil del estudiante de postgrado, 8 de cada 10 estudiantes está trabajando, siendo el 75% profesionales de la empresa privada, el 3% trabajadores públicos y un 2% autónomos. Del número de alumnos matriculados en situación de desempleo, el 43% son adultos entre 30 y 39 años de edad, frente al 23% de alumnos millennials.

Los motivos por los que estudiar un curso de postgrado son diferentes para cada generación:   responder a las demandas del mercado, encontrar el primer empleo, poder ascender o incluso cambiar de puesto de trabajo. Cinco generaciones muy diferentes conviven en un mismo mercado laboral en plena transformación, en el que la especialización es una de las claves del éxito. De hecho, el 85% de los trabajos que habrá en 2030 aún no se han inventado, según una estimación del Institute for the Future (IFTF). No es de extrañar, por tanto, que, según los datos de IMF Business School, el número de matriculaciones en áreas como Marketing Digital, Big Data y Ciberseguridad se haya multiplicado en los últimos años.

 Ante este panorama, las escuelas de negocios se han visto obligadas a reinventarse y ampliar su oferta educativa a un público cada día más variado. Para Carlos Martínez, presidente de IMF Business School, “la imagen de estudiante recién licenciado que acude a una escuela de negocios para especializarse y ampliar sus posibilidades de acceder al mercado laboral ha dado paso a una gran variedad de estudiantes que quieren seguir formándose en su edad adulta, no sólo por ascender o buscar otro puesto mejor, sino por aumentar su conocimiento sobre nuevas áreas, que obviamente pasan por lo digital y conllevan, sobre todo, un proceso de reciclaje, adaptación y crecimiento. Un nuevo perfil con ganas de reinventarse, flexibles, con gran capacidad de adaptación y sin miedo al cambio. Se trata de un cambio de mentalidad que todos debemos asumir”.

 

colabora Logo8 de Marzo. Día Internacional de la mujer

Casi el 60% las mujeres renuncia a su carrera profesional al ser madre y el trabajo en remoto haría posible la conciliación.

- El 90 % de las familias españolas solicita flexibilidad laboral para poder conciliar

- En 2020 el60 % de los empleados trabajará en remoto en el mundo.

- El concepto de  “nueva empresa” favorable para la mujer es posible estabilizarlo en nuestro país

- Los Gobiernos ya están tomando medidas al respecto ofreciendo beneficios fiscales a las empresas que fomenten los nuevos sistemas de trabajo.

Marzo 2018.- Se está pidiendo a gritos, es necesario y lo mejor, es que es posible. En el día Internacional de la mujer es clave analizar la situación actual  laboral que vivimos   y ver las posibilidades que se pueden ofrecer y que son factibles, a través a las nuevas tecnologías, pero que hoy en día, ni empleados, ni empresas lo conocen. Ahora es posible y facilitan la posición de la mujer en la España laboral. Las mujeres son el 45% de los estudiantes universitarios y  son claves en la sociedad económica, ya que toman el 80% de las decisiones de compra. Sin embargo, el sueldo es menor, y son un porcentaje mínimo las que ocupan puestos en los consejos de administración. Además, en varias ocasiones, muchas mujeres se han visto obligadas a parar su carrera profesional si han decidido  madres, eligiendo con presión entre familia o trabajo. Algunas se ven obligadas a elegir entre su trabajo y su familia (un 58% de las mujeres renuncia a su carrera profesional en favor de su vida familiar.  “Un grave error, ya que las mujeres en puestos directivos ofrecen un gran retorno de inversión a la empresa, tan sólo hay que ofrecer sistemas donde todos ganen”. Afirma Fernnado de Águeda, Experto Colaboraciones Unificadas, un sistema tecnológico para empresas (comunicaciones unificadas) que ofrece miles de posibilidades, entre ellas, facilitar el trabajo en remoto y así mejorar la flexibilidad laboral.
Los datos lo avalan, el cambio laboral debe realizarse. Los ciudadanos lo reclaman, fuera de nuestras fronteras lo implantan con éxito y los pronósticos lo predicen. El cambio laboral enfocado al trabajador y a la conciliación debe hacerse y es posible, además, creando beneficios en el sector empresarial y generando felicidad entre los empleados.
Los nuevos sistemas laborales, beneficios para la mujer y para la conciliación familiar
Según el «VII Barómetro de la familia TFW», realizado mediante preguntas telefónicas a 600 familias españolas lo demuestran, ya que el 90 % de los encuestados solicitan flexibilidad laboral para conciliar.  También las familias con hijos con discapacidad solicitan esta necesidad con fuerza. Según el último informe sobre Discapacidad y Familia de la Fundación Adecco, España es uno de los países de la Unión Europea donde menos empleados ejercen el teletrabajo, y sólo el 10 % de los empleados con hijos con discapacidad ejercen esta alternativa labora que permite compaginar vida personal y profesional. Según los datos, el 75% de los empleados con hijos con discapacidad tiene problemas para conciliar. Y de todos ellos,  el 91% destaca que los sistemas de horario flexible como teletrabajo, smartworking etc, serían solución a los citados problemas de conciliación.
Los españoles solicitan este cambio y ahora parece que  los gobiernos están siendo conscientes de estos beneficios, ofreciendo bonificaciones fiscales a las empresas que lo instauren. Como el caso del Ayuntamiento de Madrid, quien ha confirmado hace unos días que estudiaba con grandes empresas impulsar el teletrabajo con bonificaciones fiscales. El área de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento de Madrid está estudiando con importantes compañías, ofrecer incentivos fiscales entre las sociedades que promuevan  el teletrabajo o los modelos que fomenten mayor libertad al trabajador. De este modo se brindaría apoyo fiscal a través del Impuesto de Sociedades, el de Actividades Económicas (IAE) y en la Seguridad Social, además de acceso preferente a través de la subvención y el crédito y el apoyo a la compra pública por medio de la concurrencia competitiva. Parece ser que esto es  realidad cada día más cercana y que ya posible de instaurar en toda empresa con futuro de éxito.
“Es una gran noticia, ya que no sólo  hay que afirmar que esta forma de trabajo obtiene beneficios para el mercado laboral total ( trabajadores y empresas) ahora también los gobiernos han descubierto esto y apoyarán este cambio. Con estos sistemas laborales los empleados aumentan su calidad de vida, pudiendo conciliar y reduciendo sus costes de desplazamientos y las empresas amplían resultados, reducen sus costes y aumentan su efectividad. Está demostrado, un mayor bienestar en los trabajadores se transforma en mejores resultados y cumplimiento de objetivos. Debemos conseguir que toda empresa no tenga miedo al cambio que, gracias a las nuevas tecnologías, es posible implantarlo ya. No debemos quedarnos atrás de la evolución de los demás países, ya que en el 2020 el 60% de la población trabajará en remoto. Además, los trabajadores son hasta un 25 % más productivos  que si trabajan desde el espacio de la oficina, según afirman consultoras“. Comenta Fernando de Águeda, fundador de Cola-Bora, empresa de Colaboraciones Unificadas, una necesidad que toda empresa necesita implantar para conseguir esta evolución laboral.
 
“El trabajo en remoto es el futuro, permite compaginar otras actividades profesionales o personales, ampliando  la oferta de empleo fuera de nuestras fronteras. Son muchas las ventajas de estos sistemas laborales y  poseer una buena plataforma de comunicación e intercambio de datos entre los trabajadores es clave. El nuevo concepto de centralita, la unificación de todos los sistemas comunicación es el futuro presente, ya que se puede implantar a día de hoy y con grandes resultados, además de obtener una reducción significativa del coste que actualmente invierten las empresas en sistemas de comunicaciones. Todos salimos ganando.” Concluye Fernando de Águeda.
Cola-bora ofrece la oportunidad de usas las herramientas de comunicación desde una sola plataforma, en cualquier dispositivo y en cualquier lugar del mundo.
 

Unknown

El concepto de  “nueva empresa” que solicitan los españoles es posible estabilizarlo en nuestro país.

Los Gobiernos ya están tomando medidas al respecto ofreciendo beneficios fiscales a las empresas que fomenten los nuevos sistemas de trabajo.
 
Febrero 2018.- Los datos lo avalan, el cambio laboral debe realizarse. Los ciudadanos lo reclaman, fuera de nuestras fronteras lo implantan con éxito y los pronósticos lo predicen. El cambio laboral enfocado al trabajador y a la conciliación debe hacerse y es posible, además, creando beneficios en el sector empresarial y generando felicidad entre los empleados.

Según el «VII Barómetro de la familia TFW», realizado mediante preguntas telefónicas a 600 familias españolas lo demuestran, ya que el 90 % de los encuestados solicitan flexibilidad laboral para conciliar.  También las familias con hijos con discapacidad solicitan esta necesidad con fuerza. Según el último informe sobre Discapacidad y Familia de la Fundación Adecco, España es uno de los países de la Unión Europea donde menos empleados ejercen el teletrabajo, y sólo el 10 % de los empleados con hijos con discapacidad ejercen esta alternativa labora que permite compaginar vida personal y profesional. Según los datos, el 75% de los empleados con hijos con discapacidad tiene problemas para conciliar. Y de todos ellos,  el 91% destaca que los sistemas de horario flexible como teletrabajo, smartworking etc, serían solución a los citados problemas de conciliación.

Los españoles solicitan este cambio y ahora parece que  los gobiernos están siendo conscientes de estos beneficios, ofreciendo bonificaciones fiscales a las empresas que lo instauren. Como el caso del Ayuntamiento de Madrid, quien ha confirmado hace unos días que estudiaba con grandes empresas impulsar el teletrabajo con bonificaciones fiscales. El área de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento de Madrid está estudiando con importantes compañías, ofrecer incentivos fiscales entre las sociedades que promuevan  el teletrabajo o los modelos que fomenten mayor libertad al trabajador. De este modo se brindaría apoyo fiscal a través del Impuesto de Sociedades, el de Actividades Económicas (IAE) y en la Seguridad Social, además de acceso preferente a través de la subvención y el crédito y el apoyo a la compra pública por medio de la concurrencia competitiva. Parece ser que esto es  realidad cada día más cercana y que ya posible de instaurar en toda empresa con futuro de éxito.

“Es una gran noticia, ya que no sólo  hay que afirmar que esta forma de trabajo obtiene beneficios para el mercado laboral total ( trabajadores y empresas) ahora también los gobiernos han descubierto esto y apoyarán este cambio. Con estos sistemas laborales los empleados aumentan su calidad de vida, pudiendo conciliar y reduciendo sus costes de desplazamientos y las empresas amplían resultados, reducen sus costes y aumentan su efectividad. Está demostrado, un mayor bienestar en los trabajadores se transforma en mejores resultados y cumplimiento de objetivos. Debemos conseguir que toda empresa no tenga miedo al cambio que, gracias a las nuevas tecnologías, es posible implantarlo ya. No debemos quedarnos atrás de la evolución de los demás países, ya que en el 2020 el 60% de la población trabajará en remoto. Además, los trabajadores son hasta un 25 % más productivos  que si trabajan desde el espacio de la oficina, según afirman consultoras“. Comenta Fernando de Águeda, fundador de Cola-Bora, empresa de Colaboraciones Unificadas, una necesidad que toda empresa necesita implantar para conseguir esta evolución laboral.
 
“El trabajo en remoto es el futuro, permite compaginar otras actividades profesionales o personales, ampliando  la oferta de empleo fuera de nuestras fronteras. Son muchas las ventajas de estos sistemas laborales y  poseer una buena plataforma de comunicación e intercambio de datos entre los trabajadores es clave. El nuevo concepto de centralita, la unificación de todos los sistemas comunicación es el futuro presente, ya que se puede implantar a día de hoy y con grandes resultados, además de obtener una reducción significativa del coste que actualmente invierten las empresas en sistemas de comunicaciones. Todos salimos ganando.” Concluye Fernando de Águeda.


Cola-bora ofrece la oportunidad de usas las herramientas de comunicación desde una sola plataforma, en cualquier dispositivo y en cualquier lugar del mundo.
 
cola-bora.com