Jorge Vazquez

La agilidad y la disponibilidad empresarial se convertirán en el tema prioritario en 2017.

El pasado año ha subrayado la importancia de la disponibilidad, tanto de los datos como en los servicios. Debido a sucesos como el desastre del censo australiano o el número de interrupciones temporales del servicio de sistemas destacados en todo el mundo (pensemos en el turismo), el público ahora entiende la importancia de contar con acceso a información precisa y servicios esenciales bajo demanda.

Ahora que estamos a punto de iniciar el año 2017, las empresas se encontrarán cada vez más con que tienen que asumir y hacer frente a las expectativas de los clientes, así como garantizar una prestación de servicios sin interrupciones. Desde el punto de vista TI, existen cuatro tendencias clave que las empresas deben aceptar y adoptar para poder superar las expectativas de los clientes y partners:
Desdibujar las fronteras entre las nubes públicas, privadas e híbridas: Hasta hace pocos años, la idea de ampliar la infraestructura del data center a una nube híper pública habría parecido una tarea estéril entre la conexión, la seguridad y una mezcla de sorpresas desconocidas. Sin embargo, el mercado ya está preparado para aceptar la adopción de las arquitecturas de la nube híbrida desde el punto de vista de la infraestructura y de las aplicaciones. Ya está sucediendo y se producirá una adopción generalizada mucho mayor a medida que las empresas quieran mejorar la agilidad y fiabilidad operativa, garantizando al mismo tiempo la disponibilidad de los datos y aplicaciones en todo momento y desde cualquier lugar.

La explosión de la infraestructura definida por software. No es un secreto que una de las grandes tendencias de estos últimos años ha sido la de los data centers definidos por software, gracias en parte a la popularidad de la virtualización. Ejecutar aplicaciones en un entorno virtualizado aporta múltiples ventajas a las empresas para mejorar la eficiencia, proporcionar fiabilidad y una infraestructura TI flexible que facilite la gestión y libere tiempo y recursos. A medida que evolucione la empresa, cada vez se les pedirá más a los fabricantes que proporcionen software y servicios que cumplan con las expectativas de la siguiente generación de innovadores.

Ir un paso por delante de los hackers. Las amenazas de los hackers, así como la proliferación de botnets y malware (especialmente software malintencionado como el ransomware) mantendrá ocupados a los encargados de la gestión TI durante todo 2017. Hemos visto la carga que han tenido que asumir las empresas si querían mantener la disponibilidad en 2016 y los importantes ataques a los servicios DNS que han sufrido y que han causado que no fuera posible conectar con algunas de las principales empresas y servicios durante momentos críticos. Ahora que un número cada vez mayor de empresas quiere ofrecer servicios digitales, los hackers no van a perder la oportunidad de aprovechar esta tendencia. Por eso, ahora más que nunca, las empresas tienen que hacer un mayor hincapié en la seguridad, backup y recuperación de datos integral, para así garantizar la disponibilidad de los servicios para partners y clientes.

Más datos, más posibilidades: Los data centers actuales y, sin lugar a dudas, los del mañana, albergarán cada vez más datos, tanto históricos como datos clave para el negocio. Ya sean datos que provengan del Internet de las cosas, de sistemas de negocio más complejos o cantidades crecientes de conjuntos de datos ya existentes, lo cierto es que la inundación de datos va a continuar. Lo positivo de todo esto es que aportará beneficios a las empresas que aprovechen los análisis avanzados para perfeccionar las operaciones con las que ya cuentan y para ofrecer nuevos servicios a los clientes. A las puertas del 2017, las empresas serán capaces de obtener más información de los datos que han recopilado y que les permitirán tomar decisiones y basar las estrategias de negocio en esa información. Sin embargo, las capacidades de análisis solo aportan algo cuando se cuenta con datos sólidos y disponibles. En el caso de las empresas que se basan en los análisis avanzados para impulsar las operaciones, el más mínimo tiempo de inactividad no solo frena su capacidad para realizar transacciones con los clientes y proveedores, sino que además obstaculiza la toma de decisiones informada. Las empresas tendrán que centrarse en mantener la disponibilidad de los sistemas clave para el negocio que respaldan los análisis.


Hacer predicciones concretas siempre es un reto, pero el paisaje que nos dibuja la tecnología hoy en día proporciona unas posibilidades infinitas para que las empresas puedan ofrecer grandes servicios basados en los data centers y en la información que un data center puede alojar y aportar. Se espera que los datos estén disponibles bajo demanda. Atrás han quedado los días en los que el tiempo de inactividad era considerado algo “normal” en las empresas. En 2017, el data center será protagonista, una pieza crucial de la infraestructura tanto para almacenar información como para prestar servicios a los clientes, empleados y partners. Tener un plan para garantizar la disponibilidad será fundamental para conseguir que las operaciones de negocios cumplan e, incluso, superen las expectativas.


Por Jorge Vázquez, Country Manager de Veeam Iberia.