TOSHIBA

Barcelona, 26 de marzo de 2008.- Toshiba se ha convertido en el nuevo líder del último ranking ecológico de empresas de TI realizado por Greenpeace. La compañía, que ha recibido una puntuación de 7,7 sobre 10 por su política medioambiental, comparte el primer puesto con Samsung.  Esta clasificación ordena a las 18 empresas tecnológicas más importantes del mundo basándose en el uso de sustancias químicas en la elaboración de los productos y el reciclado de los residuos electrónicos cuando se quedan obsoletos.

Toshiba ha pasado de ocupar el sexto puesto en el ranking de 2006 a la primera posición gracias a su compromiso de eliminar totalmente las sustancias químicas tóxicas en el proceso de fabricación de sus dispositivos. De hecho, será en 2009 cuando destierre de sus fábricas el uso del PVC y los BFR (materiales ignífugos con bromo), unos contaminantes orgánicos persistentes en el medioambiente. Además, dado que la compañía no produce la totalidad de las piezas de sus equipos, ha editado además una guía para que sus proveedores acaben con las sustancias tóxicas, y así incidir en su compromiso medioambiental.

En cuanto a la gestión de productos electrónicos usados, Toshiba ofrece información porcentual sobre los residuos tecnológicos que recoge y recicla sobre el total de ventas. Además, participa activamente en programas colectivos medioambientales. En este sentido, destaca la instalación de puntos de reciclaje para portátiles y televisiones en Canadá, Australia, Corea del Sur, Nueva Zelanda, China y Singapur.

Tras Toshiba y Samsung, las compañías de telefonía móvil y ordenadores, Nokia, Sony, Dell y Lenovo ocupan la tercera posición en el ranking con 7,3 puntos sobre 10.

Según Pablo  Romero, Director de Marketing de Toshiba, “Estamos muy satisfechos de los logros que hemos conseguido gracias a nuestras políticas de Responsabilidad Social Corporativa y este reconocimiento de Greenpeace supone certificar que nuestro compromiso con el medio ambiente es serio y decidido. Vamos a seguir avanzando y acabamos de renovar algunos de nuestros principales compromisos en este campo en nuestra Nueva Visión Medioambiental para 2025, que a grandes rasgos suponen seguir reduciendo nuestras emisiones de CO2 y avanzar en la ecoeficiencia de nuestros productos y nuestros procesos industriales”.