arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

Luis Fernández

...Control de Calidad de los Aplicativos Software
- Subraya el amplio margen de mejora, donde los fallos en aplicativos todavía no están suficientemente penalizados y muchas de las técnicas de calidad no se están implantando en el día a día de los proyectos de desarrollo.
-Para un control eficiente de la calidad del software, recomienda aplicar un conjunto de diferentes métodos, ya que el testeo de aplicativos a posteriori –el método más utilizado - puede llegar a identificar sólo un 70% de los problemas.

Madrid8  de septiembre de 2008. ATI (Asociación de Técnicos de Informática), la asociación decana en España en el ámbito de los profesionales de las TIC, considera al mercado español poco maduro aún en el Control de Calidad de los aplicativos software, tanto desde el punto de vista de la oferta, como de la demanda.

En una encuesta realizada por el Grupo de Calidad de Software de la ATI, llevada a cabo entre profesionales de TI de diferentes sectores, más del 70% de los expertos consideraron que no existe una actitud de petición o exigencia de calidad madura por parte de las compañías usuarias de TI, tanto grandes empresas, como PYMEs, y que los fallos en los aplicativos no están todavía suficientemente penalizados por el mercado.

En el lado de la oferta, y a pesar de la poca disponibilidad de datos, también existe un amplio margen para la mejora, afirman desde la ATI, dado que muchas de las técnicas de calidad aplicables no se están implantando en la vida cotidiana de los proyectos de desarrollo por la falta de formación específica de los profesionales de TI, la actitud o la mala imagen que tienen las tareas de testeo desde el punto de vista profesional.

La implantación de las prácticas de calidad de software se inició en las empresas TI en España hace ahora unos 10 -12 años y algunas de estas organizaciones ya han alcanzado los máximos niveles en su aplicación, siempre según datos extraoficiales, donde además cada vez más empresas acceden a un nivel medio en la aplicación de dichas prácticas.  “En la actualidad están en marcha, además, varias iniciativas como la del Ministerio de Industria para impulsar el que las PYMEs españolas de TI certifiquen la calidad de sus procesos de software”, explica Luis Fernández.

En España, y según datos del INE de 2006, el sector de empresas proveedoras de servicios de consultoría y suministro de software abarca 14.497 organizaciones, con una facturación global de 17.667 mlln. de Euros, donde un 95% de estas compañías son

PYMEs- muchas de ellas microempresas. Según datos del MITYC de 2007, sin embargo, en los servicios de desarrollo de software, la cuota de mercado de la empresa líder y del grupo de las 10 primeras, respectivamente, es del 15,7% y del 46,4% del total

Según estimaciones de la ATI, estas compañías en España incurren, anualmente, en un gasto (no necesariamente facturable) de 1060 Mlln. de Euros en testing, lo que no garantiza necesariamente la efectividad de las pruebas de software llevadas a cabo.

Según el Estudio sobre Implantación y Eficacia de Pruebas de Software, basado en el cuestionario del QAI (Quality Assurance Institute) y que el Grupo de Calidad de Software de la ATI hizo público recientemente, en el sector TI español se aplican como promedio sólo 8 de las 20 prácticas contempladas; un 42,76% de las empresas todavía confía su depuración de software a las habilidades particulares de sus profesionales y sólo un 32,24% de las compañías cuenta con un proceso de pruebas definido en sus aspectos básicos.

Las nuevas tendencias marcan la evolución del concepto de calidad

La definición de CALIDAD del Software, entendida como la satisfacción de las necesidades del cliente en el plazo y presupuesto adecuado, evoluciona cada vez más, desde las características puramente técnicas, hacia un concepto de valor global aportado al cliente en términos de servicio: una evolución claramente influenciada por tendencias tan actuales como el SAAS o el uso de programas en modo ASP.

“Si bien, y dada su complejidad, los aplicativos informáticos nunca llegarán a ser 100% fiables, la clave de las exigencias del mercado en términos de calidad reside en el establecimiento de un control de riesgos normalizado, donde los fallos más graves para el negocio deben haber  sido controlados”, explica Luis Fernández.

Existen casos flagrantes de fallos en la calidad del software con consecuencias desastrosas, como la explosión del cohete Ariane 5 en el ’96 o la sobredosis radiológica con varios muertos en el Instituto Nacional de Cáncer de Panama City en el 2000 y muchos más, pero la falta de calidad de los aplicativos software además ya ha pasado a formar parte del día a día de las empresas, donde se considera que 1€ invertido en calidad puede ahorrar hasta 50€ en reparaciones, problemas, pérdida de imagen, etc.

La Calidad de Software, de este modo, está adquiriendo cada vez una mayor importancia, ya que crece el número de contratos que incorporan cláusulas de penalización para el proveedor TI en caso de fallos y también el número de compañías que exigen a sus proveedores de TI el cumplimiento de determinadas normativas y certificaciones (como CMMI, ISO 9000 o ISO 15504) en la adjudicación de proyectos.

Retos y oportunidades para la mejora de la Calidad de Software

Desde el punto de vista de los retos y oportunidades para la mejora de la calidad del software en el mercado español, la ATI y su Grupo de Calidad del Software inciden en primer lugar en la necesidad de mejorar y sistematizar la comunicación entre proveedores y clientes, con el fin de que las necesidades de las empresas puedan ser adecuadamente identificadas, propiciando una negociación clara del proyecto.

En segundo lugar, y desde el punto de vista del control de la calidad de los aplicativos, la postura de los proveedores de TI debe ser la de proporcionar información detallada acerca de los controles que se hayan realizado en el proceso de desarrollo, para dar más confianza al cliente y demostrar que el aplicativo realmente cumple sus requerimientos.

“Los grandes proveedores de TI con recursos propios deben formar especialistas en el testeo de programas y pueden crear hasta estándares de calidad propios, mientras que para los desarrolladores de software en el ámbito de la PYME resulta mucho más rentable invertir en la mejora de sus procedimientos y procesos de trabajo desde el mismo inicio del desarrollo, ya que depurar defectos en los aplicativos a posteriori les resultará siempre mucho más costoso”, explica el coordinador del Grupo de Calidad de Software de la ATI. Estudios recientes de INTECO indican que es una necesidad adaptar los modelos y certificaciones como CMMi al ámbito de las PYMES de TI, ya que sólo el 0,67% de las mismas están dispuestas a adoptar los modelos en su configuración actual.

Las posibilidades, en cuanto al control de la calidad del software por parte de la demanda son similares. Y es que, mientras las grandes compañías usuarias de TI pueden y deberían dotarse de especialistas propios que auditen y controlen determinados parámetros a la entrega del aplicativo desarrollado, para las PYMEs, según la ATI, resulta más eficaz exigir que sus proveedores de TI cumplan determinados estándares o especificaciones, como garantía adicional de que los posibles fallos en los aplicativos están suficientemente controlados. De hecho, según INTECO el 75% de los clientes valoran la posesión de certificaciones del proveedor, aunque mayoritariamente sólo exigen este requisito los grandes clientes.

“El problema de control de calidad de los aplicativos software en el ámbito de la PYME es especialmente significativo”, explica Luis Fernández, “y las exigencias de las empresas usuarias resultan claves para la mejora de este control. Ya existen en apoyo varias iniciativas de mercado, como la española CAYSER, promovida por la Asociación Española de Dirección Informática y que pretende crear un compendio de elementos para el control de los proveedores de TI que pueda servir como herramienta para las PYMEs”, explica Luis Fernández.

Métodos de control para garantizar la calidad

En cuanto a los métodos para garantizar un eficiente control de la Calidad del Software, existen según la ATI metodologías muy variadas, la más utilizada de las cuales hoy consiste en la prueba y testeo de los aplicativos, una vez concluido su desarrollo.

“La experiencia sin embargo ha demostrado que, para llegar a controlar hasta un 90% de los posibles fallos del aplicativo, es recomendable combinar varios métodos después y durante el proceso de su desarrollo, como auditorías, inspecciones, la gestión de configuración y métricas, etc., ya que incluso las más eficientes pruebas de software tienen un límite y les resulta difícil sobrepasar el 80% de fallos detectados, incluso en el caso de las pruebas más eficientes, requiriendo además un esfuerzo mayor en la detección frente a otros métodos de identificación más temprana”, concluye Luis Fernández.


La Asociación de Técnicos de Informática (ATI) identifica los principales factores que inciden negativamente en las pruebas de software en España

- Un lugar importante entre los mismos ocupa la consideración de las tareas de testeo como un trabajo poco atractivo y de reducida proyección profesional.

Madrid,8 de septiembre de 2008. ATI (Asociación de Técnicos de Informática) presenta su análisis de los factores que inciden más negativamente en las pruebas de software en el mercado español.

El estudio, basado en encuestas con profesionales de TI que se dedican al desarrollo y gestión de software pertenecientes, tanto a empresas proveedoras de TI, como a compañías de otros múltiples sectores y de las Administraciones Públicas, muestra una cierta actitud negativa hacia las pruebas de software, consideradas como una tarea poco creativa, de escasa consideración dentro de las organizaciones y de poca proyección profesional. A ello se suma la falta de formación específica en pruebas de los profesionales dedicados a estas tareas junto a otros factores de índole más corporativa, como su menor importancia dentro de los proyectos al tratarse de un servicio no siempre facturable y el calendario escaso dedicado a las mismas, en los proyectos que se salen de tiempo y donde estas pruebas están destinadas al último lugar.

Pruebas de software y desarrollo profesional

El Grupo de Calidad de Software de la ATI ya había detectado, con anterioridad, varias carencias tanto en las prácticas corporativas sobre Pruebas de Software, como en el desempeño de los profesionales a la hora de diseñarlas. La presente encuesta fue planteada, una vez realizado un Estudio sobre la Implantación y Eficacia de las Pruebas de Software en el mercado español que, basado en un cuestionario QAI, mostró que en el sector TI español se aplican como promedio sólo 8 de las 20 prácticas contempladas; un preocupante 42,76% de las empresas todavía confía sus pruebas y depuración de software a las habilidades particulares de sus profesionales; sólo un 32,24% de las compañías cuenta con un proceso de pruebas definido en sus aspectos básicos.

“Estos datos nos hicieron plantear una nueva encuesta con profesionales de TI, con el fin de descubrir las causas de este bajo nivel de implantación y eficacia de las pruebas de software en el mercado”, explica Luis Fernández, coordinador del Grupo de Calidad de la ATI y responsable de la encuesta.

La encuesta fue estructurada en tres bloques, el primero de ellos enfocado en la percepción que los profesionales de TI tienen de las tareas de testeo y depuración de software. En este apartado, un 68,4% de los encuestados afirmaron considerar al trabajo

de testeo como una labor interna y poco reconocida dentro de la empresa; un 44,2% describieron las tareas de testeo como poco creativas y un 41,1% valoraron al área de pruebas de software como un área sin carrera profesional o promoción. Un 49,5% de los empleados, asimismo, afirmó que no son raros los casos en los que especialistas en QA y pruebas ven desaparecer su puesto y pasar a la plantilla de desarrollo.

Influencia de la formación y de la actitud profesional

Otro de los grupos de factores que, según la ATI, influye negativamente en la implantación y eficacia de las pruebas de software es la formación de los profesionales. Así, más del 80% de los encuestados afirmó que en que muchos titulados en TI no tienen formación específica en pruebas; que en las Universidades, y a pesar de ser un tema comentado, pocos entienden su filosofía y la manera adecuada de realizarlas, y que los profesionales tampoco reciben esta formación en pruebas en la empresa en la que trabajan. Un dato importante en este apartado ha sido, asimismo, el que 84% de los encuestados destaque que la falta de formación en pruebas por parte de los directivos también influye negativamente en la consideración de su interés y potencial para la eficiencia y la calidad.

La aplicación de las pruebas en las organizaciones

La encuesta del Grupo de Calidad de Software de la ATI ha identificado asimismo, varias carencias en la actitud hacia las pruebas de software en un nivel corporativo. Según el 92,6% de los encuestados, las pruebas de software quedan atrapadas al final del ciclo y muchas veces con un calendario escaso, por lo que suelen sufrir los retrasos de las fases anteriores de desarrollo. Un 68,4% cree que el mercado es poco serio y no se penalizan ciertos problemas de calidad del software entregado. Un 55%, asimismo, afirma que se tiende a las pruebas por agotamiento de recursos, creyendo que si se prueba mucho, aunque sea de manera descontrolada, al final se terminarán cubriendo y controlando todos los aspectos del sistema.

“La encuesta arroja unos datos preocupantes, identificando factores de percepción y actitud que afectan de manera importante el nivel de implantación y la eficacia de las pruebas de software en el mercado español, teniendo en cuenta su importante coste y su papel clave para garantizar la calidad de los aplicativos de gestión”, explica Luis Fernández.

Una de las principales vías para neutralizar estos factores, según la ATI, es la formación de los profesionales, tanto desde la Universidad, como desde las empresas, y la divulgación de las ventajas de la Calidad y, sobre todo, de los perjuicios de la No Calidad de los aplicativos informáticos para las empresas, en un mundo donde el día a día de cualquier compañía está íntimamente ligado con los sistemas de información.

Una labor de divulgación a la que el Grupo de Calidad de la ATI se suma con sus diversas acciones, entre ellas, con sus Jornadas sobre Innovación y Calidad de Software, cuya X edición tendrá lugar los próximos 24 y 25 de Septiembre en Madrid.

Información corporativa

ATI  es una asociación decana en España en el ámbito de los profesionales de las TI, que tiene como objetivos promover el desarrollo de las tecnologías de la información y la capacitación profesional de sus miembros. Fundada en 1967, cuenta con más de 4.500 socios de todos los ámbitos y está implantada en todo el país a través de sus Capítulos Territoriales en Barcelona, Madrid, Sevilla, Valencia, Zaragoza y Galicia. ATI es miembro y mantiene colaboración con múltiples organismos nacionales e internacionales, como IFIP (International Federation for Information Processing), CEPIS (Council for European Professional Informatic Societies) o CLEI (Centro Latinoamericano de Estudios en Informática).

Creado en 1997, el Grupo de Calidad de Software de la ATI   tiene como objetivo la difusión y el debate sobre todos los aspectos relacionados con la calidad del software y de los sistemas, así como la promoción de buenas prácticas entre toda la comunidad profesional y universitaria. Entre sus principales actividades destacan la organización de las Jornadas sobre Innovación y Calidad del Software JICS y de otros múltiples seminarios, tutorías y sesiones técnicas, además de la realización de estudios e informes sobre la Calidad del Software y las pruebas de software en el mercado español. Elabora y edita la única revista especializada en calidad e ingeniería del software de España: REICIS , Revista Española de Innovación, Calidad e Ingeniería del Software.