arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

ICOMP

Muchos en Estados Unidos y Europa se sorprendieron cuando un funcionario alemán consiguió la admisión, por parte de Google, en relación a que la compañía  – sistemáticamente, a lo largo de más de tres años- había recopilado información privada de consumidores, empresas y gobiernos sobre redes Wi-Fi inseguras. En su blog oficial, Google admitió que esto había confundido a los usuarios y a las agencias de protección de datos.

A pesar de afirmaciones previas en sentido contrario, Goolgle admitió que durante su recorrido por Europa (y también por Estados Unidos) para hacer fotografías para su aplicación “Street View”, Google también recogió muestras de datos relevantes (ej. e-mails y documentos) desde redes Wi-Fi abiertas (ej. sin protección con contraseña). Las declaraciones de Googgle afirmando que se hicieron “por error” y que “nunca se usaron estos datos en ningún producto de Google” dejan muchas preguntas sin respuesta.

Algunas de estas preguntas han sido ahora remitidas a la Comisión por un miembro del Parlamento Europeo, Alexander Alvaro (ALDE, Germany). Tras haber señalado que muchos de los datos interceptados pueden ser personales, según la Ley Europea, y que fueron interceptados sin el conocimiento o consentimiento de los usuarios afectados y como consecuencia muchas reglas de los estados miembros en la implementación de la Directiva sobre Protección de Datos y la Directiva sobre Privacidad online pueden ser infringidas, Mr. Alvaro pregunta al respecto:

1.¿Qué acciones llevará a cabo la Comisión para asegurar que ningún dato personal sea destruido lo que seria una evidencia potencial en cualquier procedimiento criminal o civil?

2.¿Ha contactado la Comisión con las autoridades de Protección de Datos en Alemania u otros estados miembros para determinar qué acciones están llevando a cabo y qué infracciones en las reglas de Protección de Datos han ocurrido en sus respectivas jurisdicciones?

3.¿Actuará la Comisión para apoyar a las autoridades de Protección de Datos de los estados miembros en las investigaciones al respecto y asegurar que las normas de privacidad europeas son reforzadas y los ciudadanos europeos protegidos?

4.Si se confirma que Google ha infringido las reglas europeas sobre Protección de datos, ¿de qué manera actuará la Comisión?

Peter Schaar, el funcionario de la oficina federal de protección de datos de Alemania que sacó las prácticas de Google a la luz, junto con el Profesor Johannes Gaspar de la agencia de protección de datos en Hamburgo, se preguntan cómo una compañía de estas dimensiones puede usar un producto que recopila una gran cantidad de información privada sin darse cuenta de su actuación. Schaar fue más lejos, preguntado como esto queda reflejado en el compromiso de Google en relación a la protección de datos. Como ha señalado, el “error” de Street View se une a otros ejemplos en los que Google lanzó productos o servicios que tenía serias carencias de privacidad y no han respetado las reglas mínimas de protección de datos. Unos días después del lanzamiento de su buscador Chrome, Google ajustó la privacidad de sus productos tras las protestas de consumidores y reguladores.  Aún así, Google lanzó Buzz- de nuevo, un producto no preparado para cumplir con las obligaciones legales de salvaguardar la información personal de sus clientes.

En su “Agenda Digital para Europa” que se lanzó ayer, la Comisión Europea reiteró que los derechos de privacidad y protección de datos personales son derechos fundamentales en la Unión Europea. Se debe aplicar de manera efectiva con el máximo de significados posibles. Según la Comisión, esto significa que debería abarcar de forma amplia la aplicación del principio de “Privacidad por Diseño” en tecnologías ICT relevantes con sanciones disuasorias, si fuera necesario. Si la sucesión de los desastres de privacidad mencionados antes muestra una cosa, es que a pesar de las declaraciones públicas de Google, la privacidad todavía dista de ser una de las mayores preocupaciones de Google. Parece que como si la invasión en la privacidad fuera una intención en muchos de los productos Google lanzados últimamente.
 
Como en casos anteriores, el CEO de Google, Eric Schmidt no parece que piense mucho en los problemas actuales.  En situaciones anteriores, Schmidt negó que fuera una falta de Google, culpando a los usuarios en su lugar. “Si quieres mantener tu privacidad, quizá no deberías hacerlo”  es el consejo que da a los usuarios cuyos datos han sido apropiados por Google. En relación a este último caso de Google en cuanto a la falta de privacidad en sus prácticas, se hizo un argumento similar. Si la gente deja sus redes Wi-Fi sin protección, que no se sorprendan si una entidad corporativa los espía.

Mr. Schmidt ha preferido, esta vez, un acercamiento desde una perspectiva más legal. Desde su punto de vista, el tema no es que se haya recopilado datos privados si no el daño que se ha hecho. Como el apunta en sus comentarios al diario británico The Guardian, “nadie puede probar ningún daño (causado por estos datos). Si no hay daño no hay falta” es la línea de defensa de Google. Esperemos que Johannes Caspar, a la espera de la respuesta oficial de Google a sus muchas preguntas, no se deje influir por tales declaraciones de carácter general y mantenga presión sobre Google hasta que haya respuestas sobre los discos duros instalados en las furgonetas que recorren Alemania, y garantice que la evidencia no se destruya.  Y si no lo hace, quizás habrá tiempo para las “sanciones disuasorias” de las que habla la Comisión Europea.

Auke Haagsma
ICOMP Director