arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

Reunión

...POLÍTICAS DE ESTADO

La patronal ha presentado a todos los partidos políticos con representación parlamentaria, un documento para que incluyan el desarrollo tecnológico y la innovación en sus programas electorales.
Madrid, Diciembre de 2007.- ASIMELEC, patronal que agrupa a las empresas del macro sector TIC español, ha hecho llegar a todos los partidos políticos con representación parlamentaria que concurren a las próximas elecciones generales de marzo, un documento en el que solicitan a los líderes políticos que contemplen políticas de innovación tecnológica introduciendo en sus programas electorales, medidas de fomento de la innovación y de desarrollo de la sociedad de la información como políticas de estado.

ASIMELEC ha tomado esta iniciativa al considerar, según palabras de Martín Pérez, presidente de la asociación, “que la innovación constituye el factor esencial para asegurar que España continúe en la senda del crecimiento económico y el bienestar social en la que nos encontramos, al representar el instrumento más eficaz para mejorar la productividad, los servicios a los ciudadanos y luchar contra las desigualdades sociales y territoriales”. 

Según ASIMELEC, la innovación y el desarrollo tecnológico son la única manera de mantener a medio plazo el nivel de vida del país y ocupar, en la nueva economía del conocimiento, el puesto que le corresponde a España en un mundo global, y teniendo en cuenta la eclosión de las economías emergentes.

A lo largo del documento, ASIMELEC analiza las ocho áreas fundamentales que habrían de tener en cuenta los partidos políticos: la educación y la relación universidad/empresa, la incorporación de las TIC (Tecnologías de la Información y las Comunicaciones) a las PYMES, el apoyo a la creación de empresas innovadoras y de base tecnológica, un segundo proceso de liberalización de las telecomunicaciones y el desarrollo de nuevas redes de banda ancha, implantación de servicios audiovisuales avanzados, impulso de la e-administración, potenciación de la seguridad, y la protección del capital intelectual y el software legal.

ASIMELEC cree que la educación es el factor clave de cara al futuro, y alerta sobre el déficit actual de profesionales de alto nivel que demandan las empresas. Para poder corregir este problema a medio plazo, la patronal propone una reforma inmediata de la formación profesional, una revisión de las relaciones entre la universidad y la empresa, programas eficaces para la captación de talento en el extranjero, y una reorientación de los recursos públicos hacia las universidades más evaluadas con el objetivo de convertir las universidades españolas en un referente internacional que sirva de foco de atracción para empresas y centros de I+D+i, tanto públicos como privados.

En cuanto a la incorporación de TI a las pymes, la patronal aboga por una mayor sensibilización de este tipo de empresas hacia el uso de tecnología, asegurar la disponibilidad de soluciones innovadoras y de calidad, y el aumento del actual porcentaje de deducción en la cuota del Impuesto sobre Sociedades de las PYMES, para el fomento de las nuevas tecnologías, hasta el 50%.

ASIMELEC también propone en el documento lanzar un programa ambicioso que facilite la financiación de empresas tecnológicas en sus fases iniciales (por debajo de los 3 millones de euros), a través de préstamos participativos, garantías para obtener financiación bancaria o instrumentos de capital riesgo. En este aspecto, ASIMELEC cree que debe buscarse la excelencia y la especialización, por lo que sería conveniente focalizar los esfuerzos en un número de tecnologías determinado.

Respecto a las Telecomunicaciones, la Asociación reclama una segunda liberalización del sector de las telecomunicaciones y el desarrollo de nuevas redes de banda ancha que permitan velocidades de 100Mbit/s. Para ello, ASIMELEC cree imprescindible establecer un marco favorable para la realización de las inversiones que este despliegue requiere.

Otro punto a destacar del documento, es la implantación de los servicios audiovisuales avanzados. En este sentido, ASIMELEC reclama para este sector un marco legal y estable que ofrezca confianza, así como facilitar soluciones para el denominado “hogar digital”, que permita disponer de una normativa y de la tecnología necesaria para desplegar las redes de ocio digital en las viviendas españolas.

En cuanto a la e-administración, ASIMELEC cree que la reciente Ley de Acceso Electrónico de los Ciudadanos a los servicios públicos, es una excelente plataforma para iniciar la transformación de las A.A.P.P. españolas. Para ahondar en ello, la patronal cree necesario asegurar la aplicación del principio de neutralidad tecnológica y de libre elección de tecnologías, así como crear plataformas neutras de intercambio de información.

Como últimos puntos, ASIMELEC demanda la potenciación de la seguridad y la confianza en las TI y menciona el nuevo DNI como una oportunidad inmejorable para la potenciación de servicios y tecnologías seguras. ASIMELEC, también cree necesario divulgar y difundir los problemas de seguridad asociados a los servicios de la Sociedad de Información.

Para la patronal, es necesario estimular la creación de capital intelectual aplicable a la innovación y la adecuación de la legislación española a la europea en materia de patentes.

Por último, ASIMELEC, cree que el modelo de canon digital no es la mejor opción para asegurar el cumplimiento de la Ley de Propiedad Intelectual en España, y promueve la colaboración y el desarrollo entre la industria TIC y la industria cultural, para posibilitar modelos de negocio que desarrollen contenidos digitales que permitan la compensación legítima de los autores.

ASIMELEC, la Asociación Multisectorial de Empresas Españolas de Electrónica y Comunicaciones, se constituye en 1984 como una asociación de importadores de productos de la electrónica. En la actualidad, ASIMELEC ha evolucionado hasta abarcar el mercado de la
electrónica y comunicaciones, convirtiéndose en la única Asociación del sector electrónico que agrupa a fabricantes, comercializadores, distribuidores y en el caso del sector de Telecomunicaciones, a instaladores.

Su finalidad es fomentar y apoyar el desarrollo de las empresas de la electrónica y comunicaciones en España, mediante la defensa de sus asociados y desarrollo del sector. ASIMELEC representa a más de 2.000 empresas que dan trabajo directo a 300.000 personas y su facturación supone casi el 3% del PIB de España.

PROPUESTAS DE ASIMELEC PARA LOS PROGRAMAS ELECTORALES ELECCIONES GENERALES 2008


CONSIDERACIONES GENERALES

Si bien España es la octava economía mundial, en materia de tecnología y de la nueva economía del conocimiento, estamos muy por detrás de los países de nuestro entorno. A fin de ocupar el puesto que nos corresponde en el ámbito europeo, no solo basta hacer una regulación adecuada y aumentar las inversiones en desarrollo tecnológico, hace falta “converger,” es decir, hacer las inversiones extraordinarias y reformas estructurales que sean precisas para “adelantar” o, al menos, igualar a los países que, teniendo niveles de desarrollo económico iguales o menores que los nuestros, están más avanzados tecnológicamente que España. En el actual mundo globalizado esa es la única manera de mantener a medio plazo el actual nivel de vida del país y ocupar en la nueva economía del conocimiento el puesto que nos corresponde como país, especialmente teniendo en cuanta el resurgir de las economías emergentes.

La innovación constituye el factor esencial para asegurar que España continúe en la senda de crecimiento económico y bienestar social en la que nos encontramos, al representar el instrumento más eficaz para mejorar la productividad, mejorar los servicios a los ciudadanos y luchar contra las desigualdades sociales y territoriales. ASIMELEC considera por ello necesario elevar la prioridad y atención que se concede a las políticas de innovación tecnológica y de fomento de una I+D de calidad y útil para las empresas y la sociedad en general. Dentro de las políticas de I+D+i ha de resaltarse la especial importancia de las tecnologías de la información a las que ha de concederse un status prioritario especial, teniendo en cuenta que, al margen de su propia relevancia económica, constituyen un input de primer orden para el resto de los sectores productivos.

Como planteamiento inicial, ASIMELEC cree condición fundamental que las políticas de fomento de la innovación y de desarrollo de la sociedad de la información se planteen como Políticas de Estado, buscando un acuerdo entre los partidos para establecer los objetivos generales a alcanzar en el futuro, dar continuidad a los trabajos realizados y conceder una elevada prioridad al desarrollo de la Sociedad de la Información en España y a eliminar la brecha digital con otros países de nuestro entorno.

Dentro de este contexto planteáremos sólo algunos de los posibles objetivos prioritarios, que ASIMELEC cree, que se deben tener en cuenta para la próxima legislatura:



1.- LA EDUCACION CLAVE PARA EL FUTURO DEL PAÍS

La primera fase de una transformación educativa es la educación primaria y secundaria. Si bien sería fácil decir que simplemente poniendo más tecnología en las aulas la educación mejoraría, no sería cierto si esa inversión tecnológica no viene acompañada de un esfuerzo aun mayor en la formación del profesorado, en situaciones muy heterogéneas, en relación a su grado de utilización de nuevas tecnologías aplicadas a la educación. Ese esfuerzo tiene que ser mayor en el caso de aquellos profesores que por razón de edad u otras circunstancias, no tiene actualmente ninguna relación con la tecnología.

Otro aspecto importante es el de la necesaria potenciación y profundización de la Formación Profesional. Sería necesario emprender una reforma inmediata de la formación profesional, con fin de que el sistema educativo produzca los titulados medios que la economía del conocimiento necesita.
La educación universitaria igualmente necesita de una profunda reforma que por una parte vincule a la misma con el mundo de las empresas y por otra parte sea capaz de generar cuantitativa y cualitativamente los titulados que la economía del conocimiento necesita.

Más grave aún es la carencia de profesionales en los sectores de alta tecnología o en puestos que requieran un alto contenido de especialización tecnológica, causada por una preocupante falta de graduados debidamente preparados que puedan ocupar los puestos de trabajo que las empresas demandan.
Ante la creciente falta del personal especializado que están experimentando las empresas tecnológicas o que hagan uso intensivo de la tecnología, se debería fomentar la promoción urgente de programas para la formación tecnológica que supla las deficiencias del sistema educativo actual de cara a cubrir las necesidades de empleo de las empresas TIC. Se tendrían que poner en marcha de manera inmediata programas eficaces para la captación de talento en el extranjero, con facilidades regulatorias, permisos de trabajo especiales, etc.

Mejorar la adecuación entre la universidad y la empresa

En gran medida la I+D desarrollada en las universidades no esta en línea con las necesidades de las empresas y el mercado. También se aprecia un desajuste entre la formación académica y la demanda del mercado laboral. Es necesario adecuar las titulaciones universitarias y los contenidos académicos de los estudios relacionados con las nuevas tecnologías. Por otra parte hay que favorecer los procesos de transferencia de tecnología, entre cuyas principales barreras se encuentra la aplicación de la ley de incompatibilidades a los profesores e investigadores, o mecanismos burocráticos y onerosos de intermediación de las universidades en los contratos entre las empresas y los departamentos o el personal investigador.

Se deberían reasignar los recursos públicos hacia las universidades mejor evaluadas y que mayor retorno científico y económico sean capaces de generar, para la sociedad civil de la que se nutren, de manera que se prime la especialización y la excelencia internacional en campos específicos, y así las universidades españolas empiecen a ser referentes internacionales y se conviertan en polos de atracción de empresas y centros de investigación públicos y privados.

Formación continúa de trabajadores

Hay que desarrollar las medidas que faciliten a los trabajadores la posibilidad de adquirir y acrecentar los conocimientos necesarios para el mejor desempeño de su puesto de trabajo así como adquirir una “cultura digital” por el aprendizaje permanente por medio de las nuevas tecnologías.


2.- POTENCIAR LA INCORPORACIÓN DE LAS TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN A LAS PYMES

Más del 85% de PIB de este país proviene de las PYMES, por lo que el esfuerzo en este sector es crítico para la convergencia con Europa en productividad y competitividad.  Si bien la utilización de las nuevas tecnologías no es el único factor que interviene en la innovación, más del 50% del crecimiento económico empresarial se explica por el uso intensivo e innovador de las TIC en el proceso productivo.

El primer paso para crear PYMES más competitivas consiste en la creación y expansión de una cultura sobre la necesidad de la innovación y competitividad en ese entorno empresarial. Si no existe conciencia de la necesidad de cambio y la consideración entre ese sector del empresariado sobre la innovación y las nuevas tecnologías, es muy difícil que los cambios se produzcan antes de que el sector o la empresa que corresponda entre en crisis. Los poderes públicos tienen en su mano múltiples recursos para concienciar a las PYMES y el empeño de crear esta conciencia, debiera estar presente entre las prioridades, por su tremenda relevancia en la economía del país. Es necesario fomentar programas que sirvan para aumentar la sensibilización sobre las ventajas que el uso de las nuevas tecnologías por las empresas como factor determinante para mejorar la productividad de una manera significativa y sostenible en el futuro.

Se trata de un problema complejo en el que algunas de las claves más importantes son, por el lado de la oferta: asegurar la disponibilidad de soluciones innovadoras y de calidad (con apoyo a las empresas de base tecnológica), garantizar un adecuado servicio de mantenimiento y de atención al cliente, y apoyarse en prescriptores, agentes o instituciones que colaboren con los proveedores de tecnología para su venta a las PYMES. Por el lado de la demanda es necesario ofrecer información a las PYMES sobre las ventajas inmediatas de implantar soluciones concretas, ofrecer formación y asesoramiento gratuito a los empresarios y generar confianza en el uso de las nuevas tecnologías. Se deberían realizar Campañas de información y ofertas de Formación a través de prescriptores del Sector TIC, Cámaras de Comercio y Asociaciones empresariales.

Dado que el aspecto más complejo, pasa por el proceso de generar el conocimiento e interés de las PYMES por las soluciones existentes, convendría una política que centre los incentivos fiscales en la adopción de las nuevas tecnologías por la PYME y destine los recursos públicos directos a los canales y procesos de comercialización y marketing de las soluciones disponibles.

Entre las medidas que se deberían adoptar debe estar el aumento del actual porcentaje de deducción en la cuota del Impuesto sobre Sociedades de las PYMES para el fomento de las nuevas tecnologías hasta un 50% en función del tipo de empresa de que se trate y la capacidad de inversión que posea, con el fin de reasignar recursos hacia las empresas más productivas e innovadoras, en la seguridad de que en ellas descansa una buena parte del futuro económico del país. Revisar la legislación fiscal y financiera, estableciendo la libertad en el plazo de amortización para las inversiones en Tecnologías de la Información y Telecomunicación, de conformidad a la obsolescencia real de este tipo de inmovilizado material de las empresas.


3.- FACILITAR LA CREACIÓN Y CONSOLIDACIÓN DE EMPRESAS INNOVADORAS Y DE BASE TECNOLÓGICA

El Estado y las CCAA ofrecen cuantiosas ayudas al desarrollo de la I+D+i. Sin embargo el principal problema de los emprendedores y de las empresas innovadoras es conseguir la financiación necesaria para su expansión y para la comercialización de los nuevos productos y servicios que pretenden lanzar al mercado. Es necesario lanzar un ambicioso programa que facilite la financiación de empresas tecnológicas en sus fases iniciales (por debajo de 3 M€) a través de préstamos, préstamos participativos, garantías para obtener financiación bancaria, o instrumentos de capital riesgo.

Estas iniciativas deben de ponerse en marcha en colaboración con entidades financieras e inversiones de fondos de capital-riesgo, con el objetivo de que ningún emprendedor con una idea o proyecto innovador viable, vea paralizada su iniciativa por falta de financiación. A ello habría de añadir, incentivos fiscales como los existentes en el resto de países para inversores privados y business angels que inviertan en Start-ups. La financiación ha de estar acompañada por facilidades para la constitución de empresas, bonificaciones fiscales en los 3 primeros años de actividad, asesoramiento y apoyo a la gestión, apoyo a la internacionalización, demanda temprana por parte de las AAPP (que las AAPP compren productos y servicios a las empresas innovadoras). Estas políticas no deben de seguir desarrollándose de manera aislada si no mediante una gestión coordinada y con objetivos unitarios.
Por último debe de buscarse la excelencia y la especialización. Para ello es conveniente focalizar los esfuerzos en un limitado número de tecnologías concretas en las que nuestro país tenga ventajas competitivas o bien cuente con empresas líderes o universidades punteras, y orientar dichos esfuerzos desde una perspectiva de concentración geográfica.



4.- SEGUNDO PROCESO DE LIBERALIZACIÓN DE LAS TELECOMUNICACIONES. DESARROLLO DE LAS NUEVAS REDES DE BANDA ANCHA


Tras un periodo de 10 años desde el inicio de la liberalización bajo un modelo regulado, es necesario acometer una segunda liberalización del sector, eliminando en lo posible la regulación específica y permitiendo que actúe como cualquier otro sector económico, de manera que se facilite una innovación más rápida. Al mismo tiempo hay que eliminar los elementos de tributación singulares que afectan a los operadores de telecomunicaciones.

El rápido despliegue de las redes de nueva generación fijas y móviles, que permitirán velocidades de 100 Mbit/s, es un factor clave de competitividad de nuestro país y un elemento decisivo para atraer proyectos empresariales que desarrollen los servicios innovadores multimedia de la futura sociedad del conocimiento. Habrá que establecer un marco favorable para la realización de las inversiones que este despliegue requiere.


5.- IMPLANTACIÓN DE LOS SERVICIOS AUDIOVISUALES AVANZADOS

El sector audiovisual necesita de un marco legal estable y que ofrezca confianza. En los próximos años los retos serán: el apagado de la TV analógica y la correcta implantación de la TDT, la introducción de la televisión de alta definición, el desarrollo de la televisión móvil, la televisión a través de Internet y la televisión a la carta, con servicios interactivos y de alto valor añadido, ofrecidos a través del televisor o el ordenador.

Asimismo se debería de afrontar la transición de la radio analógica a la radio digital. Las empresas radiofónicas llevan soportando un doble coste de emisión desde hace años y sin horizonte de solución.
Por otra parte es imprescindible facilitar soluciones para el denominado hogar digital de manera que se disponga de la normativa y las tecnologías necesarias para desplegar las redes de ocio digital en las viviendas. La industria española ya está liderando la implantación de la televisión digital terrenal y conviene mantener el posicionamiento para los nuevos servicios audiovisuales.

Hay que Impulsar proyectos de digitalización y difusión del patrimonio cultural de España, estimulando la producción de nuevos contenidos digitales, elaborando un inventario de iniciativas digitales y publicaciones electrónicas, todo ello en colaboración con las respectivas Comunidades Autónomas, para reforzar las iniciativas que puedan adoptar en este sentido con relación a sus culturas y lenguas propias.


6.- LA E-ADMINISTRACIÓN COMO PALANCA PARA AVANZAR HACIA LA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN

España debe basar su desarrollo en la construcción de una economía de servicios innovadora y competitiva. Las administraciones públicas, tienen un papel muy relevante en la puesta a disposición de servicios online innovadores que sirvan para familiarizar a los ciudadanos en el uso de las nuevas tecnologías, para aumentar la productividad de los servicios públicos, y favorecer la del sector privado, ayudando simultáneamente al desarrollo del sector TIC mediante la compra pública innovadora.

La reciente Ley de Acceso Electrónico de los Ciudadanos a los servicios públicos supone un excelente comienzo en la transformación de las AAPP españolas. Además de asegurarse  la debida implementación de la Ley, es necesario seguir trabajando y acometer las reformas legales que sean necesarias y las inversiones adecuadas para que las AAPP implanten sistemas de administración electrónica eficaces en el plazo más breve posible, no solo de cara al acceso de los ciudadanos, sino también en cuanto a su funcionamiento interno, introduciendo los conceptos de productividad y eficacia como algunos de los principios inspiradores del funcionamiento de las AAPP españolas.

Es necesario asegurar la aplicación del "Principio de neutralidad tecnológica" y de “libre elección de tecnologías” en cualquier regulación impositiva de las actividades y servicios relacionados con las nuevas Tecnologías (telecomunicaciones, software, hardware), de manera que ninguna opción tecnológica sea objeto de discriminación.

Se deben crear plataformas neutras de intercambio de información sanitaria (o administrativa en otros campos como justicia, policía, etc.) que sirvan eficazmente a las necesidades reales del ciudadano, facilitando la interoperabilidad de los distintos sistemas de información.

La Administración Pública debe igualmente aprovechar su papel como prescriptor e impulsor social poniendo en marchas medidas y programas que fomenten la utilización de las compras públicas en el fomento del desarrollo tecnológico, con estricto respeto a los principios de neutralidad tecnológica.
El acercamiento de la Administración al ciudadano.

Se debe continuar con la implantación progresiva del concepto de e-administración proactiva, por la que la administración pública se adelanta e informa de los trámites a que deben ser realizados por los ciudadanos (vacunas, reserva de plaza colegios, trámites que son consecuencia del cambio de domicilio…etc.).

Se debería facilitar a todos los ciudadanos que puedan ser notificados de los actos administrativos a una dirección de correo electrónico y/o de mensajería instantánea de su elección.

Fomentar un mejor servicio a los ciudadanos, proporcionando una mejor y más rápida atención, favoreciendo que puedan recibir la información y realizar las gestiones que desean de manera más fácil, ágil y económica y a través del canal de comunicación que deseen, equiparando la e-administración con el canal telefónico, y garantizando una progresiva convergencia y consistencia de servicios en los distintos canales telemáticos, a través de una integración de los mismos.


7.- POTENCIAR LA SEGURIDAD Y CONFIANZA EN LAS TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN

La resolución de El Consejo de la Unión Europea del 18 de Febrero de 2003 sobre un enfoque europeo orientado hacia una cultura de seguridad de las redes y de la información, entre otras cuestiones de gran trascendencia, subraya que los Estados miembros y las instituciones europeas deben procurar alcanzar «una cultura de la seguridad» y la importancia de desarrollar esta cultura de la seguridad, invitando a los estados miembros a que promuevan la seguridad como componente esencial del buen gobierno público y privado, y proporcionen una formación general y profesional adecuadas, procurando una mayor toma de conciencia de los aspectos de la seguridad.
El despliegue del nuevo DNI electrónico ofrece una oportunidad inmejorable para que desde la Administración Pública se potencie el uso de servicios y tecnologías seguras. El hecho de que todos los ciudadanos dispongan de un elemento que garantice la autenticación de los mismos frente a los servicios de la Sociedad de la Información abre un amplísimo abanico de oportunidades para potenciar el uso seguro de los sistemas.

Alineado con el despliegue del DNI electrónico, se debe aprovechar la ocasión para apoyar decididamente la implantación de tecnologías seguras, tanto en el marco del sector público, como privado.

Como línea asociada, es fundamental apoyar las acciones de divulgación y difusión orientadas a dar a conocer a los ciudadanos los problemas de seguridad asociados al uso de los servicios de la Sociedad de la Información, y las herramientas y buenas prácticas disponibles para mitigar estos problemas y potenciar el uso seguro y confiable de estos servicios.


8.- PROTEGER EL CAPITAL INTELECTUAL Y EL SOFTWARE

En economías como la europea, que dependen de forma cada vez más importante del conocimiento como fuente de creación de riqueza, debe existir formas de regular el derecho a utilizar dicho conocimiento. Si se carece de un sistema eficaz de protección de los derechos de propiedad industrial e intelectual, la comercialización de las creaciones e innovaciones intelectuales se dificulta enormemente.
De forma adicional a una mejora en su protección, es necesario estimular la creación de capital intelectual aplicable a la innovación (como por ejemplo, patentes) que es notablemente más baja en España que en las economías de nuestro entorno.
El uso ilegal de software supone una barrera para la plena adopción de las tecnologías de la información en las empresas.
Se debe modificar la legislación de manera que se armonice el régimen legal europeo en materia de patentes, simplificando y abaratando los procedimientos para la obtención de patentes, ofreciendo ayudas y asesoramiento a las PYMES en la materia.
Fomentar campañas de concienciación social para dar a conocer los beneficios del software y derechos de Propiedad Intelectual legales y en general aumentar el respeto, creación y comercialización de los derechos “intangibles” que constituyen el llamado “capital intelectual”, en cuanto aporte de riqueza nacional, empleo altamente cualificado, generación de inversión en I+D, desarrollo de una industria de nacional, así como el incremento de la productividad.


9.- SOBRE EL CANON DIGITAL

Desde ASIMELEC abogamos por una defensa y justa compensación de los derechos de autor, aunque creemos que el modelo de canon digital que consagra la Ley de Propiedad Intelectual en España, no es la mejor opción para esta compensación.
Se deben estudiar medidas que faciliten la colaboración y desarrollo entre la Industria TIC y Cultural, que posibilite modelos de negocio que desarrollen contenidos digitales, y que permitan la evolución de nuevos modelos en el mundo digital que faciliten la compensación legitima de los autores.
Es necesario tomar medidas que impidan que la implantación abusiva del canon digital encarezca de forma importante determinados equipos y dispositivos TIC, afectando a la demanda de dichos productos y por tanto a los medios para desarrollar la economía del conocimiento.