arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

Ami

...CONTRAVIENE LA REFORMA DE LA LEY DE PROPIEDAD INTELECTUAL QUE ENTRÓ EN VIGOR EL 29 DE JULIO DE 2.006.
El alcance de las tarifas que han establecido conjuntamente los Ministerios de Cultura e Industria contraviene lo que la Reforma de la LPI les obliga a “tener en cuenta”.

La LEY 23/2006, de 7 de julio, por la que se modifica el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, deja absolutamente claro que “los Ministerios de Cultura y de Industria, Turismo y Comercio, a los efectos de aprobación de la orden conjunta a que se refiere la regla anterior, deberán tener en cuenta, entre otros, los siguientes criterios:

a) El perjuicio efectivamente causado a los titulares de derechos por las reproducciones a que se refiere el apartado 1 (reproducciones para uso privado), teniendo en cuenta que si el perjuicio causado al titular es mínimo no podrá dar origen a una obligación de pago.” (LPI artículo 25.4ªa)

Los Ministerios de Cultura e Industria han hecho oídos sordos al articulado de la Reforma de la LPI y nos sorprenden con una orden conjunta que contempla unas tarifas sin excepciones, sin distinguir cuando se causa perjuicio o no a los titulares de los derechos de los autores y artistas, asociados a Entidades de Gestión.

¿Qué derecho tiene un artista para pedir a un ciudadano que le pague por copiar sus fotos en un soporte CD, DVD o memoria USB? En este caso el perjuicio no es "mínimo", sino nulo.

¿Qué derecho tiene un artista para pedir a un ciudadano que le pague cuando felicita las Navidades a sus amigos o familiares por su móvil? Igualmente, ningún perjuicio se está causando al artista.

Menos justificación tiene aún que tengamos que pagar 9 € de canon en un escáner o equipo multifunción, lo que representa el 10% de su precio medio, equipos que las empresas y administraciones públicas utilizan para todo menos para la copia privada a la que se refiere la Ley de Propiedad Intelectual.

La justificación del canon indiscriminado no se sostiene y va contra toda lógica y sentido común. Es por ello que la AMI (Asociación de Música en Internet) manifiesta:

1º) Que el canon por copia privada perjudica considerablemente a todos los consumidores, especialmente a los que no consumen ni graban productos de los autores representados por las Entidades de Gestión y que están pagando el canon injustificadamente. Que el Gobierno obligue a pagar a los ciudadanos por algo que no hacen o por grabar su trabajo o sus fotos, es una imposición que supone una grave injusticia.

2º) Que el canon perjudica especialmente a los consumidores de música en Internet que se ven sometidos a una múltiple imposición por el mismo hecho, ya que las plataformas respaldadas por las discográficas cobran un precio extra en las descargas que son aptas para ser grabadas en el disco duro y exportadas a otros soportes, pagando por este mismo hecho al comprar cualquier producto de grabación ya sea equipo o soporte. Mayor perjuicio se irrogaría al consumidor de música online legal si además se aprueba para la nueva LPI el canon en el ADSL y Discos Duros, algo que las Entidades de Gestión ya están proponiendo.

3º) El canon perjudica gravemente a los músicos que trabajan con licencias copyleft que quieren que la difusión y distribución de su música sea gratuita con el objetivo de que la venta de entradas en sus conciertos sea mayor. Su medio de financiación es a través de los ingresos que consiguen en los conciertos en directo y la penalización que supone el canon para la copia de sus obras supone un freno a la libre difusión de su música, lo que conlleva una menor asistencia a sus conciertos. No olvidemos que este colectivo está constituido por más de cuatro millones de músicos según los datos indexados por AMI en Marzo de 2.007.

4º) La imposición del canon está motivada por una compensación del perjuicio que sufren los autores cada vez que se copia su obra. Por ello su recaudación ha de hacerse exclusivamente por aquellos que resultan perjudicados, grabándolo en los productos originales de venta al público, fonogramas y videogramas, que las editoriales y productoras de creaciones intelectuales utilizan para distribuir éstas y no cargándola a sectores ajenos o a consumidores que no consumen sus productos. De esta forma se evitaría la actual discriminación, dejando a voluntad de cada artista el encarecimiento de su obra por este concepto.

AMI / ASOCIACIÓN DE MÚSICA EN INTERNET /