arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

Niño en Gaza

Jerusalem, Martes 6 de Diciembre de 2009 – “La situación ha alcanzado niveles críticos para los niños que están expuestos a la violencia y que experimentando miedo e incertidumbre”, declaró Annie Foster, que lidera el equipo de Save the Children de respuesta a la emergencia. “Los padres se enfrentan a retos enormes para proteger y cuidar de sus hijos. O bien no pueden abandonar sus casas para conseguir productos que cubran sus necesidades básicas por miedo al fuego cruzado – o bien se han visto obligados a abandonar sus casas y encontrar un refugio”.

Los asaltos y la lucha por tierra continúan y ponen en peligro a las familias y los niños de Gaza. A pesar de esta continúa violencia en Gaza, el pasado domingo el personal de Save the Children comenzó a distribuir paquetes de alimentos a 641 familias – casi 6.000 personas, incluyendo a más de 3.000 niños – en la ciudad de Gaza, al este de Jabaliyah, Beit Lahia, Beit Hanoun y Um Al Nasser.

Los recursos cada vez son más escasos en los hogares de Gaza y ello incrementa la vulnerabilidad de los niños al igual que el colapso de las infraestructuras de electricidad y saneamiento. Save the Children advierte que la falta de electricidad para las calefacciones por la noche constituye una amenaza de hipotermia para los niños, especialmente para los bebés y los recién nacidos.

“El frío se añade al estrés y las amenazas a la salud – incluyendo la escasez de alimentos y agua potable y la falta de saneamiento – que soportan los niños de Gaza y sus padres”, explicó Annie Foster. “Las familias deben dejar las ventanas abiertas por la noche para que no estallen los cristales a causa de la onda expansiva de los bombardeos. Esto significa que los niños, la mayoría de ellos con malnutrición, pasan la noche expuestos al frío”.

Incluso antes del último estallido de violencia, 50.000 niños de Gaza padecían malnutrición, más de dos tercios de todos los niños tenían deficiencia de vitamina A y casi la mitad de los niños menores de dos años padecían anemia. La falta de acceso a alimentos, agua potable y suministros médicos incrementan las amenazas a la salud de los niños y a su bienestar.

Save the Children pide una solución pacífica a la actual crisis que pone en peligro las vidas de los niños de Gaza y las vidas de los niños Israelíes en las áreas sujetas a ataques. Save the Children pide el cese de hostilidades a todas las partes, los ataques por aire, tierra y mar de Israel y los ataques de cohetes de Gaza. La ONG pide también libre acceso a la ayuda humanitaria que permita a las agencias distribuir una ayuda muy necesaria a los niños más vulnerables.
 
Según los funcionarios de sanidad de Gaza y los principales medios de comunicación, más de 60 niños han muerto desde que comenzó el conflicto armado. La Agencia de la Naciones Unidas para los refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA) informa de que más de 2.000 familias de Gaza han sido desplazadas. Muchas familias han sido acogidas por familiares o vecinos, lo que añade una carga más a los hogares y al estrés de padres y niños.
 

Una vez que se abra el corredor humanitario, Save the Children podrá distribuir también kits de higiene para bebés y kits para los bebés.

Save the Children lleva trabajando en el área más de 30 años.