arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

Intervida

- La alfabetización de la mujer es una de las piezas clave para su desarrollo personal
- Intervida trabaja para fomentar la igualdad de oportunidades y la normalización de la participación femenina en todos los ámbitos de la vida
Madrid (08/03/09). Con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, Intervida remarca que, de los 867 millones de adultos analfabetos, 550 millones son mujeres. Esta circunstancia provoca que las mujeres se encuentren en situación de desigualdad, puesto que saber leer y escribir es uno de los principales requisitos para el desarrollo de la persona y el disfrute de sus derechos.

La vulneración de un derecho tan fundamental como el de la educación tiene, además, graves consecuencias para su vida como personas, ya que, carecer de una educación básica limita el conocimiento de hábitos de higiene y la adopción de medidas mínimas en la prevención de enfermedades. Por otro lado, tienen menos opciones para acceder a trabajos bien remunerados o para poner en marcha iniciativas empresariales propias.

Pese a los esfuerzos realizados para lograr la escolarización universal, 113 millones de menores entre 6 y 11 años siguen sin acceder a la escuela. La mayoría de estos son niñas, al igual que el 60% de los jóvenes no escolarizados, son mujeres.

Intervida desarrolla programas de alfabetización de mujeres para que tengan más y mejores oportunidades en un futuro a corto plazo. En Malí, sólo el 12% de las mujeres saben leer y escribir, por lo que la organización cuenta con programas de alfabetización destinados a las mujeres, como paso previo al apoyo que se les presta en la constitución de asociaciones en las que se promueva la generación de ingresos.

El analfabetismo en las mujeres es uno de los causantes de su dependencia del hombre, pero la capacitación es sin duda una pieza fundamental para conseguir que las mujeres sean independientes y se sientan con plenitud de derechos. Según el Informe 2008 sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio, casi dos tercios de las mujeres empleadas en el mundo en desarrollo, trabajan en empleos precarios por cuenta propia o en una empresa familiar.

Por lo tanto, el siguiente paso, tras la alfabetización, tiene que ver con la capacitación de las mujeres para que accedan a mejores empleos que les permitan incrementar sus ingresos. Éste es el objetivo de los proyectos de microempresas, autoempleo y empleo por cuenta ajena que desarrolla Intervida.

En el África Subsahariana, el papel de la mujer es fundamental para el desarrollo de la comunidad, ya que es ella quien aporta entre el 60 y el 80% de la producción de alimentos, bien para su consumo en el hogar o bien para su venta, según estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

En este contexto, Intervida, consciente del potencial de las mujeres como motor económico, trabaja en Malí con las mujeres desarrollando proyectos que les ayuden a mejorar la producción y a incrementar sus ingresos. Para ello, aparte de capacitarles en técnicas productivas, se apuesta por la creación de cooperativas y asociaciones que puedan ser autónomas en su funcionamiento, lo que les permite diversificar e incrementar sus ingresos. Así, en el contexto de crisis que vive la zona, se ha apostado por productos como el fonio o la manteca de karité por su potencial económico.

También en Bangladesh, donde el 60% de las mujeres mayores de 15 años son analfabetas, porcentaje que en algunas zonas supera el 80%, Intervida lleva a cabo un programa formativo en el que las mujeres de las comunidades de Lalpur, Gangatian y Babor Jaigah aprenden a leer y escribir. En la misma línea, en El Salvador, también se desarrollan proyectos de alfabetización para adultos en los que, en algunos casos, el 75% de las personas participantes son mujeres.

Por otro lado, el asociacionismo supone un impulso para el desarrollo de la mujer. Existen numerosos ejemplos que ponen de manifiesto cómo el asociacionismo es una práctica efectiva para luchar contra la discriminación femenina. Bajo esta premisa, Intervida trabaja en Nicaragua desarrollando un proyecto de prevención de violencia de género. Su objetivo es concienciar a las víctimas y a la sociedad sobre la importancia de la denuncia ante los abusos, a la vez que se fortalecen las redes de ayuda. Y es que compartir experiencias y buscar soluciones de manera conjunta es la clave para lograr el cambio.

Esta fórmula también se aplica en El Salvador, donde existen asociaciones vecinales que impulsan proyectos para mejorar la comunidad. En el caso de la comunidad de Morazán, esta Asociación Comunal de Desarrollo está formada exclusivamente por mujeres.

Sobre Intervida

Intervida es una ONGD aconfesional, apartidista e independiente, con estatus consultivo especial en el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas. Su objetivo es contribuir al desarrollo humano y sostenible para que las poblaciones más vulnerables mejoren sus condiciones de vida. En la actualidad, Intervida está presente en diferentes países de América Latina, África y Asia, dando apoyo a casi cinco millones de personas.