arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

GP control plasticos

  • El PE ha aprobado hoy fortalecer un plan para su reducción y ahora la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, debe seguir esta senda con leyes encaminadas a la erradicación de plásticos de un solo uso en España
  • La UE prohibirá, entre otros, objetos plásticos de un solo uso como bastoncillos de algodón, pajitas, platos y cubiertos
  • Algunos de los principales contaminadores de plásticos, como Coca-Cola, Nestlé, PepsiCo o Danone, están presionando a los ministerios de medio ambiente de los países miembros para debilitar la Directiva
  • Las negociaciones a tres bandas entre los gobiernos, el Parlamento Europeo y la Comisión Europea para finalizar la ley, podrían comenzar a principios de noviembre.
  • Madrid, 24 de octubre de 2018.- Una gran mayoría en el Parlamento Europeo ha aprobado hoy fortalecer el plan de la Comisión Europea que pretende reducir la contaminación por plásticos de un solo uso. El Parlamento ha votado a favor de prohibir algunos de los productos desechables más problemáticos, como los envases de poliestireno, y de garantizar que las compañías y productores que venden plásticos de un solo uso paguen el coste de las limpiezas. Respecto a las artes de pesca, que también contribuyen a la contaminación por plásticos, se desarrollarán estándares y se establecerán objetivos mínimos de recolección y reciclaje a nivel de la UE.

    Sin embargo, no todo son buenas noticias. El Parlamento no ha adoptado la prohibición para bolsas de plástico de un solo uso muy ligeras, que fue apoyada por el Comité de Medio Ambiente.

    “El Parlamento Europeo ha hecho historia votando para reducir los plásticos de un solo uso y reducir la contaminación por plásticos en nuestros ríos y océanos” afirma Alba García, responsable de la campaña de plásticos en Greenpeace España. “La ciudadanía de toda Europa quiere ver el fin de la contaminación por plásticos. Teresa Ribera debe ahora resistir la presión de las empresas para continuar con la cultura del usar y tirar, y mantener unos objetivos ambiciosos para reducir en nuestro país la contaminación por plásticos”, añade García.

    Y es que, efectivamente, la presión de las grandes corporaciones es muy fuerte. Tal y como publica el diario británico The Independent, los principales contaminadores de plásticos, Coca-Cola, Nestlé, PepsiCo y Danone, están presionando a los ministerios de medio ambiente de los países miembros para debilitar la Directiva.

    Se espera que los representantes de los gobiernos de los países miembros se reúnan a finales de esta semana para acordar su posición conjunta. Las negociaciones a tres bandas entre los gobiernos, el Parlamento Europeo y la Comisión Europea, para finalizar la ley, podrían comenzar a principios de noviembre.

     

    Las medidas adoptadas hoy por el PE incluyen:

    – Una prohibición para toda la UE de bastoncillos de algodón, pajitas, platos y cubiertos de plástico de un solo uso (con excepciones hasta 2023), removedores para bebidas, palos de globos, plásticos oxo-degradables, y envases y vasos de poliestireno expandido.

    – Una obligación para los países miembros de la UE de adoptar medidas para lograr una reducción del 25% en el consumo de envases de alimentos y vasos para bebidas.

    – Una obligación para los países miembros de la UE de reducir en un 50% para 2025 y un 80% para 2030 los residuos de post-consumo de los filtros de productos de tabaco que contienen plástico.

    – Estrategias de Responsabilidad Ampliada del Productor (RAP) que incluyen el coste de las limpiezas y medidas de sensibilización.

    – Estándares y estrategias de RAP para las artes de pesca, así como un objetivo de recolección del 50% y un objetivo de reciclaje del 15% de esas artes para 2025.

    – La obligación de recolectar por separado el 90% de los envases de bebidas y asegurar que se produzcan con un 35% de contenido reciclado para 2025.

    – La obligación de evitar el uso de productos químicos peligrosos en la composición de los artículos sanitarios.

    – La obligación de etiquetar correctamente para informar a los consumidores sobre la presencia de químicos preocupantes en ciertos productos de plástico de un solo uso.

    Estas medidas también se aplicarán a los bioplásticos y los plásticos biodegradables.

     

GP salvemos planeta

  • Las emisiones globales de CO2 deben reducirse a la mitad para el año 2030

     

  • Para alcanzar el objetivo de 1,5 ºC, el consumo mundial de carbón tendría
    que reducirse al menos en dos tercios para 2030 y caer hasta casi cero para 2050

     

  • Para 2030, el uso de petróleo debería reducirse a la mitad y el de gas en un tercio

     

  • La protección de los bosques y la reforestación son esenciales para evitar tanto un calentamiento de 1,5 ºC como de 2º C

Incheon, Corea, 8 de octubre de 2018 –. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC) reveló esta madrugada la enorme y urgente tarea de limitar el calentamiento de la Tierra y proporcionar un plan claro para lograrlo. El Informe Especial del IPCC sobre 1,5 ºC alertó de que el calentamiento global superaría los 1,5 ºC entre 2030 y 2052 si continúan los ritmos actuales de emisiones de CO2. Por ello, las emisiones globales deben reducirse a la mitad para el año 2030, antes de disminuir a emisiones netas cero a más tardar a mediados de siglo. Greenpeace ha analizado las principales conclusiones de este informe.

“El mundo está en llamas. Para evitar más trágicos incendios, fenómenos meteorológicos extremos y pérdidas de vidas, debemos reducir a la mitad las emisiones mundiales en la próxima década. Este es un gran desafío, pero es factible y los costes de no seguir el camino correcto son una cuestión de vida o muerte para millones de personas, en particular quienes tienen menos recursos”, ha declarado Jennifer Morgan, directora ejecutiva de Greenpeace International.

Para alcanzar el objetivo de 1,5 ºC, el consumo mundial de carbón tendría que reducirse al menos en dos tercios para 2030 y caer hasta casi cero para 2050. El petróleo y el gas también tendrán que disminuir rápidamente. Un camino que no dependa de tecnologías de absorción de CO2 necesitaría que el uso de petróleo se redujera a la mitad para 2030 y el de gas en un tercio.

“Este es el informe de ciencia climática más singular e importante hasta la fecha. Los líderes gubernamentales y empresariales no tienen dónde esconderse y deben demostrar que entienden la ciencia actuando con la urgencia que exige. Pero todos tenemos un papel. Cada persona tiene que hacer todo lo que esté a su alcance para cambiar de rumbo y seguir el plan que se incluye en el informe del IPCC”, ha añadido Morgan.

Las soluciones climáticas naturales, como la protección de los bosques y la reforestación, tienen el potencial de proporcionar más de un tercio de la mitigación económicamente rentable de CO2 necesaria hasta 2030 para un objetivo de 2 ºC, lo que implica un alto potencial para 1,5 ºC también.

“¿Llegaremos a tiempo? Nadie lo sabe. Nos dirigimos a un territorio inexplorado. Lo que importa ahora es que decidamos intentarlo y lo convirtamos en nuestra prioridad absoluta. Sólo entonces tendremos la oportunidad de protegernos de los devastadores impactos que, según la ciencia, comenzarían a acelerarse después de 1,5 °C”, explica Morgan. Los que aseguran que no es realista nos están diciendo que abandonemos a la gente, a las especies, a nuestro asombroso planeta. No aceptaremos esto. Nunca nos daremos por vencidos”, ha declarado Kaisa Kosonen, asesora de políticas de la oficina nórdica de Greenpeace.

Respecto a la situación concreta en España, Greenpeace añade: “El Gobierno de España tiene que tomar buena nota del informe del IPCC y presentar una ley de cambio climático y transición energética que asegure que alcanzamos un sistema energético eficiente, inteligente y 100% renovable antes de 2050, empezando con el cierre de las centrales de carbón y nucleares en 2025”, ha declarado Tatiana Nuño, responsable de la campaña de cambio climático de Greenpeace España. “El paso dado de suprimir el impuesto al sol, que tiene que ratificar el Congreso, es una señal muy positiva para facilitar la participación de la sociedad en la transición energética a través del autoconsumo”.

El informe del IPCC se incorporará ahora directamente al Diálogo de Talanoa, que concluirá en las conversaciones anuales de la ONU en la Cumbre Internacional del Clima de este año (COP24) y guiará a los gobiernos para acelerar sus planes de acción contra el cambio climático.

Notas:
Greenpeace ha elaborado un informe detallado sobre el informe del IPCC disponible aquí.

GP autoxonsumo INFO 02 ES M

-  Greenpeace cuantifica el valor de los autoconsumidores: además de pagar impuestos y costes del sistema como el resto de usuarios, aportan 59 euros por cada MWh producido a la sociedad

- El autoconsumo podría reducir 10 millones de toneladas de CO2 al año

-  El retorno de la inversión en autoconsumo sería el doble de rápido si se eliminara el impuesto al sol y se remunerase la electricidad excedentaria teniendo en cuenta un análisis de costes y beneficios justo

-  Los beneficios del autoconsumo superan con creces los costes incurridos en la red eléctrica o la moderación de ingresos a través de la factura eléctrica

Madrid, 2 de octubre de 2018-. Tras un septiembre que se ha convertido en el mes con el tercer recibo de la luz más caro de la historia, Greenpeace cuantifica el autoconsumo en hogares y pymes y revela que este ahorraría al sistema eléctrico español y a la ciudadanía 1.770 millones de euros en costes de combustible, CO2 y redes eléctricas al tiempo que reduciría anualmente 10 millones de toneladas de gases de efecto invernadero (1). Así lo señala en su nuevo informe “Desmontando el impuesto al sol: El valor de la energía solar fotovoltaica en España”, elaborado por la consultora ecoSynergies.

El estudio demuestra que las personas que se autoabastecen de electricidad renovable, además de pagar impuestos y costes del sistema como el resto de usuarios, aportan a España un valor neto adicional de 59 euros por cada MWh producido, independientemente de que este se inyecte a la red o se autoconsuma. Lo hace aplicando la metodología “valor de la energía solar” (Value of Solar, en inglés), que ya se usa en Estados Unidos y que Greenpeace aplica por primera vez en un contexto europeo tomando Andalucía y Cataluña como casos de estudio extrapolables a toda España.

El estudio de Greenpeace pretende aportar información de interés para la elaboración de las medidas clave del Gobierno frente la subida de la factura de la luz y para la lucha contra el cambio climático que podrían ver la luz en el próximo Consejo de Ministros.

“Cuando las personas luchan contra el cambio climático, deberían ser premiadas, no penalizadas. El impuesto al sol nunca tuvo sentido y lo hemos demostrado con números. Ahora hay que reconocer de forma justa el valor de la electricidad generada por los autoconsumidores para acelerar la lucha contra el cambio climático y reducir la factura de la luz para todos los hogares”, señala Sara Pizzinato, responsable de la campaña de Energía y Cambio Climático de Greenpeace.

En este sentido, el retorno de la inversión en autoconsumo sería el doble de rápido si se eliminara el impuesto al sol y se remunerase la electricidad excedentaria teniendo en cuenta un análisis de costes y beneficios justo; esto también sería un incentivo para que las administraciones públicas invirtieran en instalaciones de autoconsumo para ayudar a familias en riesgo de pobreza energética.

Esto adquiere especial urgencia en la semana en la que se publicará el informe especial del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de Naciones Unidas que se espera contundente sobre la necesidad de acelerar la velocidad a las que se deben reemplazar los combustibles fósiles por energías renovables.

El informe también revela que la contribución del autoconsumo supera con creces los costes incurridos en la red eléctrica o la moderación de ingresos del Gobierno y el sistema eléctrico a través de la factura eléctrica debida a la reducción del consumo de electricidad, incluso en el caso estudiado, de elevada penetración del autoconsumo (2).

Greenpeace pide al Gobierno que comience a dar ejemplo en la lucha contra el cambio climático y la pobreza energética devolviendo a las personas la posibilidad de controlar su propia energía. También le anima a empezar por aplicar el autoconsumo a los tejados de los edificios públicos de su propiedad.

Gracias al mapeo social que lanzó la organización ecologista el pasado mes de mayo y que ha contado con la colaboración de más de 600 participantes desde entonces, ha sido posible estimar el potencial solar de 900 edificios de la administración pública central (10% del total). En ellos hay una superficie disponible para paneles solares equivalente a 57 campos de fútbol que, de ser instalados, podrían producir unos 92 GWh/año de electricidad limpia.

Según estimaciones de Greenpeace ligadas a este mapeo, a cambio de una inversión de unos 100 millones euros, la administración ahorraría en 25 años unos 258 millones de euros, una vez descontada la inversión, en sus facturas de la luz. Ese ahorro de dinero público se elevaría a unos 300 millones de euros si se eliminara el impuesto al sol.

Adicionalmente, si se aplicara la metodología del “valor de la energía solar”, además de un ahorro para el presupuesto de la administración, estas instalaciones aportarían un valor añadido a toda la sociedad, el medio ambiente y el sistema eléctrico de 5,4 millones de euros al año durante su vida útil (en torno a 25 años).

Más información:

Informe completo aquí

ai3

Bueno, ha sido como el parto de los montes pero ¡por fin! la Unión Europea (el ECOFIN, sus ministros de Economía y Finanzas) ha dado luz verde al IVA reducido (incluso al 0% en determinados casos) a las publicaciones digitales, idealmente libros y revistas, pero cualesquiera, en general. Una medida esperada durante largo, larguísimo tiempo por la ciudadanía en red y reclamada ad nauseam por todas las asociaciones y empresas europeas implicadas. Por una vez, la Asociación de Internautas y la industria editorial estamos de enhorabuena simultáneamente y por una misma razón.

Teóricamente.

La industria editorial lleva años clamando para que a la edición digital se le aplique el IVA reducido, al mismo tipo que a la edición física, cosa que debería ser una obligación de coherencia para los poderes públicos, pero éstos siempre se habían excusado en la prohibición europea. Ahora ésta no existe, pero para que los ciudadanos podamos disfrutar de esta reducción en el tipo impositivo tienen que pasar dos cosas:

    Que el Gobierno implemente esa reducción, cosa que puede hacer... o no, porque la Unión Europea autoriza a hacerla pero no obliga  ello
    Que la industria editorial no haga como los exhibidores cinematográficos, que después de pasarse años implorando por la reducción del tipo del IVA, cuando lo consiguieron no lo repercutieron en el importe final de la entrada bajo el falsario pretexto de que, cuando el tipo subió, no tocaron los precios y el aumento se absorbió a su costa.

¿Seremos, pues, felices los lectores digitales si llegamos a ver cumplidos ambos requisitos?

Pues a medias. Primero hay que ver cómo influye en los precios finales esta rebaja del IVA, pero es de temer que, aún aplicándola, los libros digitales sigan teniendo precios excesiva e injustificadamente altos.

Y aún así, aún suponiendo que el precio de los libros digitales fuera realmente justo (tanto para autores como para lectores), queda el dichoso tema del DRM, es decir, la tecnología que impide que un archivo sea copiado más allá de un determinado (y sumamente escaso) número de veces. Precisamente en una época en la que todos saltamos, en cuestión de horas, del PC al teléfono móvil y de éste a la tableta, de modo que si una obra se instala en todos estos dispositivos, a la que éstos se cambian -lo que sucede con harta frecuencia porque envejecen muy deprisa- el usuario se ha quedado sin esa obra y se ve obligado a pagarla de nuevo o a perderla. En otras palabras: la industria editorial no nos permite tener nuestra propia biblioteca en modo digital.

El pretexto es el habitual: la piratería. Siempre están igual, cuando está demostrado hasta la saciedad -y ya se había demostrado antes con la música y con el cine- que el DRM no detiene, para nada, el tráfico no autorizado de obras con copyrighty que lo único que se consigue con ese estúpido invento es irritar, precisamente, al que sí paga por la obra y llevarlo derechito a la adquisición por la mano izquierda. No sabemos en qué máster habrán aprendido los directivos de la industria que la mejor forma de fidelizar al cliente es tocarle las narices bien tocadas. Precisamente al que paga, insistimos, porque el que no paga, señores, no tiene problemas de DRM. Más inteligible, ni una película de Cantinflas.

En fin, debemos estar contentos por esta rebaja del IVA para la edición digital y lo estamos, claro que sí (aunque más lo hubiéramos estado muchos años atrás), pero no descorchemos aún el cava, porque todavía pueden pasar (o no pasar) muchas cosas y acabar nuestro gozo en un pozo.

Como tantas y tantas veces ha sucedido.

Asociación de Internautas

https://www.internautas.org/html/10094.html

GP nuclear no bienvenidos26 septiembre, Día Internacional para la Eliminación Total de las Armas Nucleares

  • Hoy se espera que varios Estados firmen o ratifiquen el tratado en Nueva York, donde se encuentra Pedro Sánchez

Hoy 26 de septiembre, día Internacional para para Eliminación Total de las Armas Nucleares, Greenpeace se ha dirigido por carta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pidiéndole que ratifique el Tratado Internacional sobre la Prohibición de las Armas Nucleares de Naciones Unidas.

Después de muchos años de trabajo impulsado por varios países y por la Campaña Internacional para abolir las armas nucleares (ICAN) con la que colabora Greenpeace, el 7 de julio de 2017 se aprobaba en el seno de Naciones Unidas el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares con el voto de 122 países. El Tratado es una hoja de ruta para lograr la prohibición y eliminación total de estas armas y para que entre en vigor, debe ser ratificado por 50 países. Hasta la fecha, 60 Estados han estampado su firma en el tratado, pero solo se han registrado 15 ratificaciones, muy lejos todavía de la media centena necesaria.

Mientras el tratado no sea ratificado, cerca de las 15.000 armas nucleares que conforman el arsenal nuclear mundial continuarán en manos de Estados Unidos, Rusia, Francia, Reino Unido, China, Israel, India, Pakistán y Corea del Norte. Cada una de ellas puede provocar una catástrofe y cambiar permanentemente la sociedad en la que vivimos y conocemos hoy.

Hoy, 26 de septiembre, Día Internacional para la Eliminación Total de las Armas Nucleares, se llevará a cabo una ceremonia en la sede de la ONU en Nueva York, donde se espera que varios Estados firmen o ratifiquen el tratado. El presidente del Gobierno, que se encuentra allí, tiene una oportunidad única para apostar por un futuro en paz”, ha declarado María José Caballero, portavoz de Greenpeace.

¿Qué defensa puede brindar una bomba atómica contra las principales amenazas de nuestra era, como el cambio climático, el terrorismo o los ciberataques? Las armas nucleares son totalmente obsoletas e ineficaces ante los desafíos de hoy en día. Por el contrario, lejos de mantener la paz, alimentan los temores y la desconfianza entre países.

España se ha unido a los tratados internacionales que prohíben las armas biológicas, las armas químicas, las minas terrestres antipersona y las bombas de racimo basadas en el impacto inhumano e indiscriminado de estas armas sobre la población civil. Como miembro responsable de la comunidad internacional, debería unirse sin dilación al tratado de la ONU que prohíbe las peores armas de todas: las armas nucleares.

La existencia de armas nucleares es una cuestión de decisión política. Es hora de poner fin a este peligro y formalizar la prohibición de las armas nucleares, poner fin a la proliferación nuclear y fortalecer la seguridad internacional”, ha concluido Caballero.