arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

Greeneace centrales energeticsValoraciones preliminares al informe de la Comisión de Expertos de Transición Energética.

  • El informe de la Comisión deja sin resolver la incógnita nuclear, cuyo cierre es fundamental para la transición energética 
  • El carbón no tiene viabilidad económica ni ambiental y no puede formar parte del mix eléctrico 
  • Greenpeace coincide en la necesidad de llevar a cabo gran cantidad de reformas de calado, como el fin del “impuesto al sol” 
  • Las propuestas para reducir la demanda energética y aumentar la flexibilidad deben trasladarse a la Ley de Cambio Climático y Transición Energética

Tras conocer el resumen ejecutivo del informe Comisión de Expertos de Transición Energética: Análisis y propuestas para la descarbonización, y a la espera de analizar el informe completo, Greenpeace coincide con los expertos en que el carbón no tiene lugar en un sistema energético sostenible. También está de acuerdo en la necesidad de llevar a cabo gran cantidad de reformas de calado, como el fin del “impuesto al sol”, imprescindibles para la transición hacia un sistema 100% renovable, eficiente e inteligente. Sin embargo, considera fundamental abordar también el fin de la energía nuclear.

Aunque Greenpeace ha demostrado la viabilidad técnica del cierre simultáneo para 2025 de todas las centrales de carbón y nucleares, conclusión con la que coincide el informe del Observatorio Crítico de la Energía con diferente metodología, la Comisión de expertos deja sin resolver la incógnita nuclear, lo que confirma la necesidad ineludible de una decisión política sobre el cierre nuclear.

“La gran decisión política que hay que tomar, sobre la base de los informes técnicos disponibles, es si cerrar las nucleares a la vez que el carbón o alargarles la vida. Las diferencias de coste entre una y otra opción no justifican asumir el riesgo de mantener en funcionamiento centrales nucleares viejas y peligrosas. Ni el carbón ni la energía nuclear tienen cabida en la transición energética”, ha declarado José Luis García Ortega, responsable del programa de Cambio Climático de Greenpeace España.

Greenpeace destaca que los expertos consideran en un “análisis a 2050” que “el mix energético estará dominado por las energías renovables”, que “podrían suministrar la práctica totalidad de la generación eléctrica” (Greenpeace demostró ya en 2011 la viabilidad técnica y económica de un sistema energético, no solo eléctrico, eficiente, inteligente y 100% renovable). Esta importante conclusión despeja el horizonte de largo plazo y concentra el debate en la transición en el corto plazo (2025-2030), en el que Greenpeace considera que España no puede perder la oportunidad histórica de decidir un cierre simultáneo de las dos tecnologías eléctricas más problemáticas en términos de seguridad y cambio climático (nuclear y carbón), evitando así riesgos y retrasos innecesarios para alcanzar un sistema energético respetuoso con el medio ambiente y las personas.

La diferencia entre el informe de la Comisión de Expertos y el de Greenpeace sobre el abandono simultáneo de carbón y nuclear no es técnica, pues ambos concluyen que el impacto en emisiones entraría dentro de los límites que se deben cumplir en 2030 y que el coste no es decisivo, sino que se trata de una decisión política. Greenpeace considera que no es necesario asumir el riesgo nuclear cuando existen soluciones mejores, algunas de las cuales ya están contempladas en el mismo estudio de la Comisión de Expertos. Según el estudio de Greenpeace, las emisiones de CO2 en un escenario sin carbón y nuclear en 2030 (en año medio) serían de entre 14 y 16 millones de toneladas métricas (MTm), mientras que los escenarios de referencia de la Comisión de Expertos tienen un rango de emisiones de entre 12,5 y 16,2 MTm, a pesar de mantener las nucleares y prescindir solo parcialmente del carbón.

Sin embargo, una vez que se considera cómo alcanzar un sistema 100% renovable para 2050, sí se evidencia que la energía nuclear es una clara barrera para la entrada adicional de energías renovables y para la reducción de la demanda por lo que su cierre definitivo, junto al carbón, es clave para conseguir el objetivo de la forma más eficiente y efectiva posible. Greenpeace ha demostrado en su informe como la inflexibilidad de la energía nuclear supone un peor aprovechamiento de la producción de energías renovables en sistemas de alta penetración de energías limpias, algo en lo que coincide el informe de la Comisión de Expertos.

En cuanto a las renovables, Greenpeace advierte que los escenarios analizados por la Comisión de Expertos no cumplen el objetivo de renovables propuesto por el Parlamento Europeo.

Por otro lado, en la mayoría de las cuestiones analizadas, Greenpeace ha encontrado importantes coincidencias con la Comisión de Expertos. Entre ellas, Greenpeace destaca cómo la misma Comisión asume lo que desde hace muchos años defiende la organización ecologista: un sistema renovable, eficiente, inteligente y manos de la gente. En especial, la organización destaca estas claves para la transición energética expresadas por la Comisión:

  • Es imprescindible hacer un esfuerzo para reducir la demanda final de energía.
  • Una mayor introducción de renovables produciría una reducción muy significativa de los costes de generación.
  • Los consumidores han de tener un papel central: en caso de disponer de las señales adecuadas de precios o regulatorias que permitan reducir la demanda de servicios energéticos mediante cambios de comportamiento, pueden lograr una mayor reducción de emisiones y facilitar el cumplimiento de objetivos de ahorro energético, así como aumentar la participación de renovables.
  • La electrificación de la demanda final es clave para aumentar la penetración de renovables y configurar un sistema energético flexible.
  • Es necesario abordar una transición justa, con la elaboración de planes estratégicos para proteger a las comunidades afectadas por los cierres de instalaciones.

Otras conclusiones y propuestas destacables, que deberían trasladarse sin dilación a la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética y a los planes y normativas, incluyen:

  • Se necesita un nuevo Plan General de Residuos Radiactivos.
  • Se propone una reforma fiscal energético-ambiental que grave el CO2 y emisiones contaminantes (SO2, NOx, partículas). Greenpeace considera que también deben gravarse las emisiones de radiactividad y la generación de residuos radiactivos. Con estos recargos, aplicados a todas las instalaciones de generación emisoras y a los consumos directos de combustibles, se financiarían las renovables del pasado (las del futuro probablemente no lo necesiten). Es importante ajustar la fiscalidad para evitar beneficios sobrevenidos a las nucleares e hidroeléctricas existentes.
  • El escenario de menos emisiones se obtiene con un precio al CO2 de 50 €/Tm
  • Las subastas de capacidad firme y flexible deben abrirse a instalaciones de generación, consumo y almacenamiento.
  • Se debe mantener la prioridad de despacho a igualdad de coste para instalaciones renovables.
  • Los nuevos recursos flexibles (renovables, almacenamiento y demanda) deberán participar en los servicios de ajuste.
  • Es necesario el desarrollo de una regulación específica de la generación distribuida, incluyendo los mecanismos de agregación que faciliten la participación en los servicios de balance del sistema eléctrico.
  • Se ha de facilitar el autoconsumo compartido y suprimir el “impuesto al sol”.
  • Para facilitar una transición eficiente a vehículos con energías alternativas (Greenpeace considera que deben ser eléctricos con renovables), se ha de incrementar el tipo aplicable al gasóleo (extendiendo la señal ambiental a los impuestos locales – IVTM) y financiar renovables eléctricas más que mezclar biocombustibles.
  • Debe someterse a fiscalidad ambiental las emisiones de los buques en los puertos y el transporte aéreo.
  • Es necesario concretar la normativa de los edificios de consumo casi nulo.
  • La descarbonización de la edificación debe provenir de reducir el consumo y de la electrificación, de la mano del autoconsumo eléctrico y la introducción de renovables.
  • Las instalaciones renovables térmicas deben poder participar y ser retribuidas por los servicios que presten al sector eléctrico, en igualdad con otras alternativas.
  • Las redes de distribución eléctrica tendrán que pasar a ser bidireccionales como consecuencia del desarrollo de la generación distribuida y el autoconsumo.

rumbo gaza bandera palestinaEn el Día de la Tierra, el 30 de marzo, miles de mujeres, hombres y niños palestinos pacíficos, esperanzados y desarmados se reunieron en las fronteras de Gaza para la Gran Marcha del Retorno. Los informes iniciales indican que al menos 16 palestinos han sido asesinados, y más de 1.400 personas resultaron heridas a consecuencia de los disparos de las Fuerzas de Ocupación israelíes contra la multitud con munición real y gases lacrimógenos.

Esta acción pacífica, no partidista, se celebra cada año el 30 de marzo para poner en evidencia una injusticia que los palestinos experimentan todos los días: la pérdida de sus tierras por la ocupación colonial ilegal. En la tradición de Gandhi y Martin Luther King, la población palestina se manifestó de forma no violenta en su propia tierra en un intento por corregir una grave injusticia y se encontraron con disparos de francotiradores.

En la Resolución 194 (1949) de la ONU, la Asamblea General de las Naciones Unidas resolvió claramente que "los refugiados que deseen regresar a sus hogares y vivir en paz con sus vecinos deberían poder hacerlo en la fecha más cercana posible". https://www.unrwa.org/content/resolution-194

La sociedad civil palestina planea continuar sus acciones pacíficas todos los días, hasta el 15 de mayo, el día en que el pueblo palestino conmemora la Nakba (catástrofe) y el día en que el gobierno de los EE. UU. planea trasladar su embajada a Al-Quds / Jerusalén.

La Coalición de la Flotilla de la Libertad (Freedom Flotilla Coalition), compuesta por organizaciones de la sociedad civil de catorce países, entre ellas Rumbo a Gaza, condena la matanza por parte del gobierno israelí­ del pueblo palestino mientras ejercí­a su legí­timo derecho a protestar contra ocupación ilegal y el derecho universal a la libertad de movimiento. Una vez más, las Fuerzas de Ocupación Israelíes (IOF) han demostrado su desprecio por la vida humana: no se les debe permitir hacerlo con impunidad. Los responsables de estos crímenes de guerra deben ser llevados ante la justicia.

COMPARTE ESTE MENSAJE Y MENCIONA SUS NOMBRES

Es importante nombrar a los asesinados por las Fuerzas de Ocupación israelíes el viernes. No son "bajas" anónimas, son jóvenes con familiares y amigos, personas que tenían futuro, pero lo arriesgaron por Palestina y por la libertad de movimiento.

Naji Abu Hajir – 25 años
Mohammed Kamal Al-Najjar
Wahid Nasrallah Abu Samour – 27 años
Amin Mansour Abu Muammar
Mohammed Naeem Abu Amr
Ahmed Ibrahim Ashour Odeh – 16 años
Jihad Ahmed Fraina
Mahmoud Saadi Rahmi
Abdel Fattah Abdel Nabi – 18 años
Ibrahim Salah Abu Shaar – 22 años
Abd al-Qader Marhi al-Hawajri - 25 años
Sari Walid Abu Odeh
Hamdan Ismail Abu Amsha
Jihad Zuhair Abu Jamous – 30 años
Bader al-Sabbagh – 22 años
Mus' ab Zuhair Essaloul – 23 años

La Coalición de la Flotilla de la Libertad seguirá navegando mientras continúen la ocupación y el bloqueo, instando a los gobiernos a no ser cómplices de estas violaciones de los derechos humanos.

Rumbo a Gaza

greenpeace dia agua

  • Greenpeace pone a disposición de la ciudadanía la plataforma Fíltrala para denunciar de forma anónima y confidencial la existencia de pozos ilegales

  • La sobrexplotación ilegal e indiscriminada del agua para regadíos y desarrollo urbanístico ha provocado la proliferación de pozos ilegales que, incluso tras las lluvias de estas semanas, contribuyen a agravar la sequía

  • La falta de transparencia de la administración contribuye a la situación de impunidad en torno al robo del agua

  • Greenpeace estima que en la actualidad podría haber más de un millón de pozos ilegales

Madrid, 22 de marzo de 2018-. La impunidad y la falta de transparencia por parte de las administraciones públicas en torno al robo de agua a través de pozos ilegales podría poner en riesgo el futuro abastecimiento de la población. Los últimos datos públicos son de 2006, cuando el Gobierno admitió la existencia de 510.000 pozos ilegales que podrían llegar a extraer hasta 3.570 hectómetros cúbicos de agua al año, el equivalente al consumo medio de 58 millones de habitantes; esto supondría que la mitad del agua bombeada de los acuíferos se extraería al margen de la legalidad. En la actualidad, se estima que podría haber más de un millón de pozos ilegales.

Con motivo del Día Mundial del Agua, la organización ecologista inicia una investigación para la que solicita la colaboración ciudadana y de profesionales que dispongan de información relevante. A través de su plataforma de denuncias y filtraciones online, Greenpeace pide ayuda a la ciudadanía para que aporte información y le haga llegar, de forma anónima y confidencial, aquellos documentos que puedan probar la existencia de pozos ilegales.

“Ante la falta de transparencia del Ministerio de Agricultura con este asunto, necesitamos del apoyo de la sociedad para acabar con estas prácticas irregulares que ponen en peligro nuestro abastecimiento futuro. Hay muchos ciudadanos y ciudadanas que tienen acceso a información relevante para esta investigación. Se trata de colaborar entre toda la ciudadanía para no poner en riesgo un bien común y tan necesario como el agua”, asegura Julio Barea, portavoz de Greenpeace.

La herramienta online funciona en colaboración con la plataforma Fíltrala, una entidad de reconocido prestigio que garantiza el anonimato y la seguridad de las personas que realizan la filtración. La organización ecologista ha adoptado esta resolución ante la falta de datos públicos sobre el número de pozos ilegales y la impunidad en torno al robo del agua, que no permite conocer la verdadera dimensión del problema.

La sequía persiste a pesar de la lluvia

A pesar de las lluvias de las últimas semanas, la sequía todavía persiste en España. Los niveles previos de agua en los embalses eran tan escasos que todavía continúan por debajo de la media. España sigue siendo el país más árido de Europa y el 75% de su territorio es susceptible de sufrir desertificación. Sin embargo, en los últimos años, la sobreexplotación ilegal e indiscriminada del agua para regadíos y desarrollo urbanístico -muy especialmente del agua subterránea- ha provocado la proliferación de pozos y sondeos ilegales.

La extracción ilegal es un delito tipificado en el Código Penal con multas e incluso penas de prisión, pero la falta de información y de medios de las fiscalías para perseguirlo contribuye a la impunidad. “Necesitamos que las autoridades competentes cuenten con los recursos necesarios para perseguir uno de los delitos medioambientales que más se comete en España. De no ser así, en época de sequía puede haber un efecto llamada que agrave la situación”, apunta Barea.

El robo de agua no sólo afecta a la cantidad, también a la calidad. La reducción continua del nivel del agua y la profundidad cada vez mayor de los pozos pueden aumentar la concentración en sales y reducir la calidad de su agua, e incluso contaminarlo. Según datos oficiales del Instituto Geológico y Minero de España (IGME), actualmente el 44% de las masas de aguas subterráneas se encuentra en mal estado cuantitativo y/o químico (321 de 761). Una cifra que, de no controlarse, podría seguir aumentando y poner en grave peligro nuestras reservas de aguas subterráneas para el futuro cercano.

“En zonas del interior de la península, donde la desalación no es posible, cuando el agua embalsada sea insuficiente y no se hayan producido suficientes precipitaciones, se deberá abastecer a las poblaciones con aguas subterráneas. Sin embargo, de seguir el descontrol en las extracciones ilegales de aguas del subsuelo, podríamos encontrarnos con acuíferos sobreexplotados y/o contaminados. No podemos permitirnos llegar a ese punto”, concluye Barea.

Documento de preguntas y respuestas aquí

dia agua 2018

Sólo el 0,007% del agua existente en la Tierra es potable, y esa cantidad se reduce año tras año debido a la contaminación

En motivo del Día Mundial del Agua, TAPP Water lanza un concurso en Facebook bajo el hashtag #CuídalaSiempre, donde anima a los usuarios a compartir sus trucos y consejos para ahorrar agua

Barcelona, 21 de marzo 2018 – Desde 1993, El Día Mundial del Agua se celebra anualmente el 22 de marzo como un medio de llamar la atención sobre la importancia del agua dulce y la defensa de la gestión sostenible de este recurso. Actualmente el 97% del agua se encuentra en los océanos, y el 2% permanece congelada. Sólo el 2,5% del agua que existe en la Tierra es agua dulce. Por su parte, sólo el 0,007% del agua existente en la Tierra es potable, y esa cantidad se reduce año tras año debido a la contaminación.

Las inundaciones, sequías y la contaminación del agua se agravan cuando descuidamos los ecosistemas con la degradación de la cubierta vegetal, los suelos, los océanos, ríos y lagos. Para dar respuesta a estos desafíos todos podemos poner nuestro granito de arena dentro y fuera de casa, reduciendo la cantidad de agua que dilapidamos, aumentando su reciclaje, y evitando la contaminación por plásticos de estos ecosistemas. Hace tan sólo una semana, la Organización Mundial de la Salud ha lanzado una alerta tras una investigación en la que se han encontrado micro-plásticos en el 90% del agua embotellada. En este estudio, realizado en 9 países diferentes, de 259 botellas analizadas, sólo 17 estaban libres de estas micro-partículas. Desde TAPP Water nos dan algunos consejos:

Gastar menos agua en el cuarto de baño

Más de dos tercios del agua consumida en el hogar se utilizan en el baño. Para evitar su uso excesivo, podemos seguir algunos de los siguientes consejos:  

  • Reparar instalaciones defectuosas que originan pérdidas o fugas de agua.
  • Cortar un par de minutos antes el grifo de la ducha y ahorrar hasta 560 litros por mes.
  • Actualizar baños antiguos con modelos de bajo flujo o de doble descarga.
  • No dejar correr el agua mientras realizamos otras actividades como cepillarnos los dientes.
  • Introducir una botella en la cisterna de nuestro WC para reducir la cantidad de agua al tirar de la cadena.
  • Recuperar con un cubo el agua que se deja correr en la ducha hasta que sale caliente, y utilizarla para regar, fregar u otras actividades.

Gastar menos agua en la cocina

La cocina es uno de los puntos de la casa donde más usos diferentes le damos al agua. Algunos consejos que nos pueden ayudar a gestionarla de forma más eficiente son:

  • Poner aireadores o sistemas de ahorro en los grifos, como Altered Nozzle.
  • Instalar un calentador de agua instantáneo cerca del fregadero.
  • Aislar las tuberías de agua caliente para reducir el tiempo que necesita en calentarse.
  • Dejar en remojo ollas y sartenes en lugar de gastar agua mientras las limpiamos.
  • No dejar correr el agua mientras enjabonamos los platos a mano. Utilizar un fregadero para el  lavado y llenar el otro para el enjuague.
  • Lavar frutas y verduras en un recipiente con agua en vez de bajo el grifo.
  • Reutilizar el agua rica en nutrientes de alimentos cocidos o al vapor para sopas.
  • Poner lavadoras y lavavajillas sólo con cargas completas para ahorrar hasta 3.700 litros al mes.
  • Utilizar un filtro de grifo como TAPP 1 para no desechar plástico innecesario de botellas de agua y que de otro modo puede acabar en los océanos, nuestra principal fuente de agua, en forma de plásticos o micro-plásticos. Además, para fabricar 1 litro de agua hacen falta 4 litros de este recurso.

Gastar menos agua en el patio y jardín

Césped, piscinas y plantas implican incrementan sustancialmente nuestro gasto de agua. Podemos seguir algunos trucos para evitar su desbaratamiento: 

  • Considerar alternativas al césped como plantas tolerantes a la sequía.
  • Utilizar barriles de lluvia para recolectar agua y utilizarla para regar.
  • Lavar el coche en el césped para regarlo al mismo tiempo.
  • Mantener limpia y con los químicos necesarios el agua de piscinas durante el año para evitar llenarla de nuevo.
  • Colocar sensores de lluvia en los sistemas de riego automáticos para interrumpir su accionamiento.
  • Regar temprano por la mañana o a última hora del día para evitar que el agua se evapore.

Gastar menos agua fuera de casa

Fuera de casa también podemos seguir algunas recomendaciones que nos ayuden a tener un consumo más responsable y sostenible:

  • Pedir agua del grifo siempre que sea posible. A partir de este jueves diversos bares y restaurantes de Zaragoza, en colaboración con el Ayuntamiento, ya ofrecerán agua de grifo filtrada para promover un consumo más sostenible.
  • Rechazar plásticos innecesarios como pajitas o vasos de un solo uso que puede acabar en los océanos. Comprar a granel con envases propios también reduce en gran medida el consumo de plásticos de un solo uso.
  • Llevar una botella reutilizable para poder rellenarla cuando sea necesario.

Coincidiendo con el Día Mundial del Agua, TAPP Water lanzará este jueves 22 y hasta el próximo día 29 un concurso en Facebook bajo el hashtag #CuídalaSiempre, donde anima a los usuarios a compartir sus trucos para ahorrar agua dentro y fuera del hogar. La startup sorteará entre los participantes un filtro para el grifo de la ducha y otro para la cocina. Con esta campaña, la compañía quiere concienciar de que no sólo el  22 de Marzo debemos reparar en la importancia del agua dulce y la defensa de la gestión sostenible de este recurso, sino que con pequeños gestos diarios todos podemos contribuir a un uso responsable del agua que nos queda.

Acerca de TAPP Water

TAPP Water diseña soluciones de filtrado asequibles, cómodas y sostenibles para el agua del grifo. La idea nace en Barcelona en el año 2015 de la mano de cinco socios con un objetivo común: ofrecer un agua del grifo más limpia, sana y con el mínimo impacto medioambiental.

Para más información, puede visitar la web de TAPP Water: tappwater.co 

Greenpeacce sin carbon nucleares

- Es posible técnicamente sustituir las nucleares y el carbón, incluso considerando el peor caso de sequía extrema y poco viento.

- La diferencia de costes entre algunas opciones con o sin carbón y nuclear sería solo de 186 millones de euros, diez veces menos que Castor.

-Con este informe Greenpeace invalida la pretensión del ministro Nadal de impedir por ley el cierre de centrales.

- Por primera vez, el prestigioso Instituto de Investigación Tecnológica analiza la viabilidad técnica de eliminar carbón y nuclear simultáneamente.

13 de marzo de 2018.- Greenpeace ha presentado hoy su informe Único sentido: 2025 sin carbón ni energía nuclear en el que demuestra que es viable técnicamente sustituir la potencia nuclear y de carbón en 2025, tanto desde el punto de vista de cobertura de demanda, como del de la estabilidad de frecuencia. Existen varias opciones, que se diferencian en términos económicos y de emisiones, sin que las diferencias sean grandes como para basar en ellas la decisión política de cuándo cerrar nucleares y carbón.

Este estudio demuestra que el cierre simultáneo del carbón y las nucleares no es un problema técnico, ni tampoco económico, es solo una decisión política. En las peores condiciones posibles la seguridad de suministro está garantizada, y en todos los casos la alta penetración de renovables y el ahorro energético disminuyen los costes”, ha declarado Raquel Montón, responsable de la campaña de Energía de Greenpeace.

El documento hecho público hoy recoge las principales conclusiones de un informe más amplio: Estudio técnico de viabilidad de escenarios de generación eléctrica en el medio plazo en España, realizado para Greenpeace por el Instituto de Investigación Tecnológica (IIT) de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la Universidad de Comillas de Madrid.

Con este estudio, Greenpeace demuestra que se termina el falso dilema entre carbón o nuclear: ambos pueden desaparecer simultáneamente y la futura ley de cambio climático tiene que establecer el fin de ambos en 2025. Este es el primer paso imprescindible para encaminar el país hacia un sistema 100% renovable, eficiente e inteligente. Es imprescindible elaborar un plan de cierre de las energías sucias y su sustitución por renovables, y no la cadena perpetua al carbón y la nuclear que quiere imponer por ley el Gobierno ”, ha añadido Montón.

En el análisis (1) se han construido escenarios de demanda eléctrica, de generación convencional y de inversión en energías renovables, para 2025 y 2030, respetando como mínimo el cumplimento de las directivas europeas. Se ha realizado con parámetros de seguridad y, por tanto, teniendo en cuenta los casos más desfavorables de producción hidroeléctrica o eólica (2).

Una primera parte del estudio ha analizado la viabilidad del sistema de generación eléctrico sin ninguna inversión adicional en centrales convencionales, utilizando distintos instrumentos de flexibilidad, entre ellos el efecto de la carga inteligente de los vehículos eléctricos o de la gestión de la demanda. Ambos instrumentos por sí solos en determinadas condiciones podrían conseguir que el sistema fuera viable en estas condiciones de estrés (3).

Una segunda parte del estudio ha ido introduciendo inversión adicional, sin las medidas de flexibilidad anteriores, y estas son algunas de las conclusiones:

  • La diferencia entre el coste total de un escenario sin carbón ni nuclear (con un crecimiento de la demanda eléctrica contenido y alto porcentaje de renovables), frente a uno con nucleares y carbón (con crecimiento de la demanda elevado y el mínimo porcentaje de renovables para el cumplimiento de las directivas europeas) es del 1,8%. Lo que supone 186 M€, sólo la mala gestión de Castor ha costado a los usuarios 1.755 millones, sin contar los intereses.
  • La retirada del carbón supone un ahorro de emisiones de CO2 para el sistema y su coste disminuye en los escenarios de baja demanda y alta penetración de renovables (4).
  • El cierre ordenado de las centrales nucleares en 2025 supone sólo un aumento de coste del sistema de entre 800 y 1.200 millones de euros al año, esto es entre un 6 y un 20% del coste total del sistema de generación. Hay que decir que el coste externo de otros contaminantes (SO2, NOx y partículas) o los asociados a los residuos radiactivos, no están considerados, por tanto, estos cálculos deben ser considerados como grandes subestimaciones del coste social.
  • Cuando se consideran valores medios para la producción hidráulica y eólica, los costes absolutos de operación y las emisiones se reducen, y aumenta el porcentaje de energías renovables, a igualdad del resto de circunstancias, entre un 5 y un 8% según los escenarios.

Aunque los resultados muestran la necesidad, en determinadas circunstancias, de incorporar centrales que complementen la producción de las renovables, en la mayoría de las ocasiones (como sería en un año promedio de agua y viento) esas centrales adicionales de gas no llegarían a funcionar nunca, con lo que no producirían emisiones (5).

Con una mayor producción hidroeléctrica o eólica que es lo probable, además de bajar el coste de operación (lo que cuesta que el sistema funcione), dada la actual configuración de precios del mercado, se abaratará el precio mayorista. A su vez si utilizamos instrumentos de flexibilidad tales como la gestión de la demanda, la carga y descarga inteligente de vehículos, etc. se va a facilitar el mayor aprovechamiento de las renovables, y consecuentemente abaratar el precio mayorista.

Greenpeace pide a los partidos políticos que van a elaborar la Ley de Cambio Climático y Transición Energética que:

  • Se garantice el cumplimiento del Acuerdo de París.
  • Se transforme el sistema energético actual en un sistema inteligente, eficiente y 100% renovable.
  • Se establezca el 2025 como fecha límite para el cierre del carbón y no se concedan nuevas licencias de explotación nuclear. Y se abandone cualquier nueva normativa que obstaculice los cierres de dichas centrales
  • Se facilite la participación democrática en el sector energético.
  • Se establezca un marco jurídico definido, previsible y estable para las renovables y la eficiencia energética, para favorecer las inversiones y asegurar el cumplimiento de los objetivos.
  • Se asegure que la transición a este sistema energético limpio y sostenible es justa e inclusiva.

NOTAS

  1. El estudio se ha realizado con el modelo ROM, un modelo suficientemente contrastado y que permite representar el funcionamiento horario del sistema eléctrico.
  2. Se ha utilizado el año peor de la serie histórica de producción hidráulica (13.700 GWh) y eólica.
  3. Se ha considerado una gestión activa de la demanda en unos 13.000 MW diarios. La gestión de la demanda agrupa un conjunto de diferentes medidas que persiguen influir en el consumidor para que modifique “cuanto y cuando” consume, con el fin de lograr no sólo el ahorro neto de energía y el desplazamiento del consumo a horas más baratas, sino también un uso más eficiente de la misma obteniendo ventajas económicas con ello. Para 2025, se ha supuesto una flota de 500.000 vehículos eléctricos, que tendría un consumo aproximado de 1,5 TWh (0,6% de la demanda de referencia del 2015).
  4. El coste de las emisiones de CO2 han sido valoradas a 8 €/tCO2, el coste implícito de estas emisiones evitadas con la retirada del carbón se sitúa entre 40 y 56 €/tCO2
  5. La generación de respaldo necesita ser muy flexible, por lo que se ha calculado considerando grupos de gas, que pueden ser ciclos combinados (más eficientes) o turbinas de gas (más económicas y recomendables, dado que funcionarían muy poco tiempo). El gas que utilicen estas centrales puede ser gas natural o gas renovable (biogás o hidrógeno).