arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

tension arterial

Los expertos de DosFarma explican a qué se deben y cómo evitarlas
La presión o tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre al circular por las arterias. Mantenerla dentro de unos niveles adecuados es indispensable para una buena salud cardiovascular. Sin embargo, hay personas propensas a la hipotensión o tensión arterial baja. Para ellas, en el verano aumentan las probabilidades de sufrir una bajada de tensión, que supone mareos, vértigos, taquicardias e incluso desmayos.

 

Para medir la presión arterial, se tienen en cuenta dos valores, uno máximo que es la presión sistólica y se mide durante el latido de corazón, cuando la presión es máxima y otro mínimo, la presión diastólica, que se mide con el corazón en reposo entre latidos, cuando es mínima. Los valores normales de tensión arterial suelen situarse entre los 120 mmHg (milímetros de mercurio) de máxima y los 80 mmHg de mínima. Por encima, ya se habla de presión alta y de hipertensión. Y, por debajo de 90 mmHg de tensión sistólica, hablamos de hipotensión.

 

Los expertos de www.dosfarma.com, la farmacia online española líder del mercado, explican que hay personas que pueden tener valores bajos de tensión arterial sin sufrir ninguna molestia. Sin embargo, cuando se produce una caída brusca de la tensión, pueden aparecer mareos, desorientación y desmayos. La hipotensión se puede producir por motivos muy diversos. Sus expertos nos muestran algunos de los más frecuentes:

 

1. Causas genéticas
Tener hipotensión por motivos genéticos es más frecuente entre las mujeres y las personas delgadas.

 

2. Pérdidas bruscas de sangre
Si hay una lesión que produzca una bajada en el nivel de sangre, caerá la presión arterial. Al haber menos sangre circulando por las arterias, esta generará menos fuerza. Además, las pérdidas grandes de sangre pueden producir anemia, una condición que hace que la sangre tenga menos glóbulos rojos de lo normal. En ese caso, se produce una caída en la cantidad de hierro, el nutriente necesario para fabricar glóbulos rojos.

 

Este es otro de los motivos por los que las mujeres son más propensas a la hipotensión que los hombres. En la menstruación, se pierde gran cantidad de sangre, de forma lenta pero durante varios días, lo que produce una caída en el nivel de hierro y en la tensión.

 

3. Levantarnos muy rápido
En este caso, se denomina hipotensión ortostática o postural. Ocurre cuando nos incorporamos después de haber estado bastante tiempo sentados o tumbados. Puede producir mareos, visión borrosa o desorientación. Esto se debe a que, al cambiar de posición, la sangre se acumula en las piernas y el abdomen, lo que reduce la cantidad que vuelve al corazón. Por lo general, se trata de molestias que no duran más que unos segundos.

 

4. Deshidratación
La sangre contiene una gran cantidad de agua. Si no se mantiene un nivel adecuado de líquidos en el cuerpo, disminuye el volumen de sangre.

 

5. Alcohol
El alcohol, aunque sea un líquido, favorece la deshidratación. Las bebidas alcohólicas afectan a la producción de la hormona antidiurética o ADH, que interviene en el equilibrio de los líquidos del cuerpo. Esta hormona controla la cantidad de agua que reabsorben los riñones. Sin embargo, el alcohol bloquea la ADH, por lo que el agua no se reabsorbe y se elimina más a través de la orina.

 

6. Comidas copiosas
Después de comer, la sangre viaja hasta el aparato digestivo para ayudar en la digestión, con lo que se reduce la cantidad en el resto del cuerpo y cae la presión.

 

7. Infecciones generalizadas por el cuerpo: shock séptico
Cuando se produce una infección grave, las bacterias dejan la zona infectada y entran en el flujo sanguíneo, pudiendo causar daño tisular y disminuir la presión arterial. En este caso, el descenso es muy severo y puede ser mortal. Hay diversos factores de riesgo de sufrir un shock séptico, como tener diabetes, leucemia o haber recibido un trasplante recientemente.

 

8. Ciertas enfermedades
Las personas con insuficiencia cardíaca, diabetes, pericarditis, hipotiroidismo o arritmias cardiacas son más propensas a la hipotensión. También una reacción alérgica grave puede provocar una bajada peligrosa.

 

9. Algunos medicamentos
La ingesta de ciertas medicinas puede afectar a los niveles de presión arterial. Es el caso, por ejemplo, de los ansiolíticos o diuréticos.

 

10. Embarazo
El sistema circulatorio se va expandiendo durante la gestación, lo que puede provocar una caída de la tensión arterial. No obstante, se recuperan los niveles habituales después del parto.

 

Aunque, como se ha visto, son muchas las posibles causas de una eventual bajada de tensión, no todas se pueden evitar, como la propensión genética, perder sangre bruscamente, tener una enfermedad o sufrir una infección grave. Sin embargo, hay otras que sí se pueden prevenir, especialmente en verano. Los expertos de DosFarma dan una serie de consejos para reducir el riesgo de sufrir una bajada de tensión en verano:

 

Levantarse despacio
En vacaciones, es habitual pasar tiempo descansando en una misma postura. Nos echamos la siesta, nos tumbamos en la playa o en la piscina, pasamos tiempo en una terraza con los amigos o descansando en el sofá... Eso puede motivar la hipotensión postural, es decir, que haya una descompensación entre el volumen de sangre de la parte inferior del cuerpo y el de la superior y nos mareemos al levantarnos. Por ello, hay que hacerlo despacio. Además, si es posible, es mejor no pasar mucho tiempo en posición horizontal; por ejemplo, se puede dormir la siesta con una almohada bastante alta, para incorporarse con menos esfuerzo.

 

Beber líquidos con frecuencia
En verano, la deshidratación es la causa de bajadas de tensión que más hay que controlar. Las altas temperaturas aumentan la sudoración y hacen que se elimine una mayor cantidad de líquidos, que se deben reponer. Asimismo, el calor puede dilatar los vasos sanguíneos, lo que hace que la sangre no ejerza tanta fuerza al pasar a través de las arterias.

 

Es imprescindible beber agua con regularidad y no esperar a tener sed. Puede compaginarse con muchas otras bebidas, como infusiones. La sequedad en la boca, el pulso acelerado o la desorientación son algunos de los síntomas de la deshidratación. Si se notan algunos de ellos, hay que actuar con rapidez para evitar una bajada de tensión. Es conveniente tumbar o acostar a la persona cuando antes para evitar que se caiga si se marea o desmaya. Poner los pies en alto, por encima de la altura del corazón y beber líquidos, por si fuera causada por una deshidratación.

 

Comer poco y cada pocas horas
Las vacaciones suelen ir acompañadas de comidas copiosas. Nos reunimos con familiares y amigos, salimos a cenar a restaurantes o bufets... Sin embargo, una digestión pesada obliga a desplazar más sangre al aparato digestivo, por lo que es mejor opción tomar pequeñas raciones y con cierta regularidad.

 

Tomar alimentos que ayuden a subir la tensión
La sal es la fuente principal de sodio, un nutriente esencial para el organismo que influye en la presión arterial. Las personas que sufren hipertensión deben llevar una dieta pobre en sodio, pero quienes tienen unos valores bajos pueden utilizarlo para equilibrarlos. Sin embargo, es muy importante no superar los 5 g diarios recomendados de sal. Aunque sirva para subir la tensión, también puede tener efectos nocivos en grandes cantidades, como la retención de líquidos.

 

Así pues, cualquier alimento en salmuera, como los encurtidos, puede ayudar, así como el jamón o las anchoas. También el regaliz es un alimento adecuado y se puede tomar en infusiones, por ejemplo. Pueden ser snacks perfectos para picar entre horas o ayudar a reponer líquidos. En cuanto al café, se ha demostrado que su efecto para subir la tensión dura apenas unos minutos. Solo produce un pico que cae rápidamente, por lo que es un remedio de muy corto plazo.

 

No tomar alcohol
Las bebidas alcohólicas disminuyen la tensión arterial hasta 12 horas después de su ingesta y, como hemos mencionado anteriormente, inhiben la acción de la hormona antidiurética y hace que entren más ganas de orinar. Por ello, hay que vigilar la combinación de altas temperaturas y bebidas alcohólicas, muy típica de las vacaciones de verano.

 

Evitar las horas de mayor calor
Las altas temperaturas favorecen la sudoración excesiva y la pérdida de líquidos. Por eso, es importante evitar cualquier actividad física intensa o estar al aire libre entre las 12:00 y las 17:00 horas. Igualmente, es mejor no utilizar saunas ni darse duchas muy calientes.

 

Si se notan los primeros síntomas, poner las piernas en alto
Cuando comiencen a aparecer las señales de una bajada de tensión, hay que elevar las piernas para favorecer que la sangre de la parte inferior llegue rápidamente al corazón.

 

Amanda Dutruc, farmacéutica de DosFarma explica: "Las personas que tienen de forma habitual la tensión baja deben extremar las precauciones durante el verano. Desde DosFarma recomendamos tener un tensiómetro en casa para poder llevar un mejor control de los niveles de presión a lo largo del día, y especialmente en esta época del año. No obstante, hay que tener en cuenta que cualquier persona puede sufrir una bajada de tensión, ya que sus causas son muy diversas: desde anemias hasta deshidratación o factores genéticos. Es importante recordar estos consejos para reducir el riesgo de sufrir sus molestos síntomas".

 

Sobre DosFarma
Dosfarma es la farmacia online líder del mercado español. Ofrece la posibilidad de comprar online y de forma segura, medicamentos OTC y productos de parafarmacia, enviándolos a domicilio en un tiempo muy reducido. Dosfarma nace en el año 2015 con un claro propósito: ayudar a las personas a cuidar de su salud y la de los suyos de manera segura y accesible, sin importar el lugar o el momento. Su fundador y CEO, Juan Desmonts, es un farmacéutico que entendió la necesidad de construir sobre las bases del sector, evolucionando al compás de la sociedad y apoyándose en las nuevas tecnologías para responder a las necesidades del paciente. 
Dosfarma se ha basado en la digitalización para crear una comunidad de salud completa, contribuyendo a la sostenibilidad del sistema de salud y siendo impulsores de un modelo de farmacia en el que el bienestar del paciente se sitúa siempre en el eje central. 
 
A día de hoy, Dosfarma cuenta con más de 40.000 referencias de productos de farmacia y parafarmacia en su catálogo y un equipo humano que supera las 260 personas. La farmacia online ha dado servicio a más de 25 millones de usuarios, cerrando su año fiscal (2020) con un volumen de facturación de 52 millones de euros, lo que supone un aumento del 174% de su volumen de negocio respecto al periodo anterior.

arrugas cerebro david matos xtLIgpytpck unsplash

Vivimos más y nos preocupamos por hacerlo mejor.  Vigilamos el peso, el estado de nuestra piel y tratamos, sobre todo, de mantener a raya las enfermedades cardiovasculares y las degenerativas. La lucha del hombre occidental en este siglo –con la gran excepción que ha supuesto el coronavirus– es por envejecer mejor. La pregunta que nos planteamos es si esa preocupación se extiende al órgano que nos dirige, el cerebro. 
Desde luego, no parece que el paso de los años sobre esta parte misteriosa de nuestro organismo, tenga la misma relevancia social que la pérdida de tono muscular, la aparición de las arrugas de expresión o la falta de colágeno.
Sin embargo, el cerebro es el director de orquesta y su manera de mover la batuta puede incluso influir en si nos vemos o sentimos jóvenes. Y, desde luego, si enferma o envejece prematuramente arrastra consigo al cuerpo más en forma. Se sabe que las enfermedades neurodegenerativas se han convertido en una de los problemas médicos de los países desarrollados. Enfermedades como el Alzheimer o el Parkison preocupan por sus efectos devastadores sobre los pacientes, por su prevalencia y por su falta de tratamiento definitivo.
Un cerebro en forma y en consonancia con el incremento de la esperanza de vida es ahora el objetivo, y, como siempre, la prevención es la clave. Recientes estudiosprofundizan en el efecto de la alimentación sobre el envejecimiento cerebral , que comenzaría en torno a los 40 años. La última noticia al respecto nos llega desde la Amazonia boliviana, donde la tribu de los Tsimane, de vida activa y dieta rica en verduras, pescado, fibra y carne magra, ve reducida su atrofia cerebral (síntoma de envejecimiento) en un 70% con respecto a los individuos occidentales.
Desde Neolife, clínica especializa en gestión médica de la edad, aluden al ensayo clínico PREDIMED, Prevención de la Dieta Mediterránea,  que sugiere que la adherencia a esta dieta disminuye los eventos cardiovasculares incluido el ictus, lo que directa e indirectamente influye en el desarrollo de demencia.
Dieta saludable= cerebros más grandes
Más aún, quienes siguen una pauta de comida saludable, explica desde la Unidad de Nutrición de esta clínica Alejandro Monzó, tienen cerebros de mayor tamaño que quienes se alimentan de forma insana. Esto se traduce en una mayor capacidad de pensamiento y de gestión de las herramientas que nos ofrece el cerebro: cálculo, razonamiento, memoria, deducción, etc..
Así, la mejoría general del patrón metabólico conllevaría un menor deterioro cardiovascular, a la vez que la ingesta de antioxidantes ralentizaría el estrés oxidativo. Es también
relevante el papel   protector de la membrana celular que ejercen los ácidos grasos monoinsaturados.
Estos se encuentran presentes en el aguacate, las nueces, el aceite de oliva y en pescados como  la sardina y el atún. Los altos niveles de omega3 de estos alimentos tienen efectos antitrombóticos, vasodilatadores, 
antiinflamatorios, antiarrítmicos y mejoran el metabolismo lipídico. Dado que se ha descrito una relación directa entre la enfermedad cardiovascular y la aparición de demencia, tanto de tipo Alzheimer como vascular, especifica Monzó, la reducción del riesgo cardiovascular podría disminuir el riesgo de demencia. 
Qué comer para mantener joven el cerebro
 
El experto añade al omega3 otros micronutrientes que no pueden faltar en esta dieta para un cerebro joven y sano:
Vitamina A : contribuye a la plasticidad de las sinapsis en el hipocampo, la parte del cerebro vital en la consolidación de la memoria.  Presente en los huevos y  en la carne magra
Hierro: importante en la regulación del desarrollo cerebral. Lo encontramos en las legumbres.
Zinc : implicado en el desarrollo cognitivo. Podemos obtenerlo a través del consumo de mariscos y almendras.
Vitamina  C: antioxidante por antonomasia. Los cítricos, la remolacha o la espinaca tienen cantidades importantes de esta vitamina.
Vitamina B6 : la piridioxina participa en la síntesis de los reguladores bioquímicos. Se encuentra en el pollo, el plátano, el salmón y la patata.
Son sólo algunos ejemplos con los que Neolife quiere destacar la importancia de la prevención en el deterioro cognitivo. La dieta personalizada, con suplementación según necesidades, edad y estado físico y psicológico, se perfila como compañera imprescindible de una actividad mental en constante y permanente evolución.
Neolife es la clínica pionera en gestión médica de la edad.
Alfonso Monzón pertenece a su Unidad de Nutrición

atenzia

Atenzia ha organizado una jornada online sobre la necesidad de la Teleasistencia Avanzada para mejorar los cuidados a domicilio

- Los ponentes han coincidido en destacar la necesidad de humanizar y personalizar el servicio aprovechando las oportunidades que ofrece la tecnología

- Raquel Millán: “Detrás de los datos y la información hay personas”

26 de febrero de 2021. La jornada online Teleasistencia avanzada en las estrategias para el cuidado en el domicilio, ¿solución definitiva? organizada por Atenzia, se ha centrado en la unión de tecnología y humanización como forma de mejorar los cuidados. Para ello el acto ha contado con la participación de cuatro expertos que han abordado el tema desde diferentes perspectivas

El acto ha sido inaugurado por Esperanza Vidal, directora territorial de Atenzia, que ha querido destacar la idea principal sobre la que ha girado la jornada: la necesidad en la Teleasistencia Avanzada de que la tecnología venga acompañada del valor humano. Para desarrollar esta idea, los ponentes han intervenido en tres bloques diferentes.

Alfredo Alday, coordinador del proyecto de Historia Sociosanitaria Electrónica de Euskadi, ha sido el encargado de iniciar el primer bloque sobre la heterogeneidad de personas mayores y dependientes. En este sentido, ha querido profundizar en la necesidad de un servicio de teleasistencia personalizado frente a la generalización de prestaciones porque “no todas las realidades son iguales”, ha explicado Alday.

En referencia a esta personalización y adaptación del servicio, el ponente también ha querido señalar la importancia de la coordinación sociosanitaria y el buen uso de los datos, así como la introducción de las nuevas tecnologías también en los Centros de Atención.

En el segundo bloque David Rosa, Subdirector de Las Naves, centro de Innovación Social y Urbana del Ayuntamiento de Valencia, ha abordado precisamente esta transformación tecnológica. El experto ha querido exponer las múltiples posibilidades que la innovación y herramientas como el Big Data nos ofrecen no solo para atender sino también para prevenir y anticiparse a las necesidades de las personas. “Los objetivos de los avances tecnológicos están claros: prolongar la permanencia en el hogar”, ha añadido.

El experto además ha querido destacar la utilidad de las tecnologías como amplificadoras del servicio de teleasistencia, pero nunca como sustitutas. “Las tecnologías no humanizadas no cuidan, no piensan y no hacen las cosas que haríamos los humanos”, ha explicado.

En esta línea ha girado también la ponencia de Sacramento Pinazo, presidenta de la Sociedad Valencia de Geriatría y Gerontología, quien ha inaugurado el tercer y último bloque del encuentro. Pinazo ha destacado también la importancia de la personalización de los cuidados coincidiendo con Alday y Rosa en la utilidad de la tecnología como ayuda, pero no como sustituta del cuidado humano.

Así, la académica ha puesto sobre la mesa los innegables beneficios de las tecnologías en la prevención y en la atención, pero matizando que siempre ha de ir acompañada por el factor humano. “Somos seres sentipensantes, la inteligencia es más que una combinación de algoritmos”, ha finalizado.

Para cerrar la jornada, Raquel Millán, Vocal del Consejo General de Trabajo Social, ha explicado la necesidad de las tecnologías y los servicios personalizados para complementar y mejorar el acceso a los cuidados. “No todas las personas mayores son iguales y no todas las personas con discapacidades tienen las mismas limitaciones”, ha aclarado.

Para que el uso de las tecnologías sea lo más adaptado posible a las necesidades de los más mayores, Millán ha destacado tres soluciones principales: potenciar los servicios domiciliarios coordinar transversalmente la protección social y las tecnologías y promocionar la autonomía personal en la vejez.

La experta también ha destacado la necesidad de generar espacios que posibiliten que las personas puedan hablar de cómo quieren ser cuidadas y acompañadas en cada momento de su vida. Porque, “nunca nos podemos olvidar que detrás de los datos y la información hay personas, toda una vida”, ha puntualizado Millán que ha finalizado su intervención agradeciendo a todos los profesionales de Trabajo Social por su labor en unos meses especialmente difíciles marcados por la pandemia.

Puedes ver el vídeo de la jornada íntegro aquí: https://bit.ly/37P7lMq

Sobre Atenzia

Atenzia es una empresa especializada en el ámbito social y de la salud, con 25 años de experiencia en servicios de teleasistencia, tanto a nivel público como privado. La actividad de Atenzia se centra en la gestión de programas de prevención y atención permanente que incluyen atención de emergencias, apoyo psicosocial, promoción de hábitos saludables, adherencia terapéutica y monitorización de constantes vitales. Atenzia cuenta con 13 centros territoriales que dan cobertura a nivel nacional y atienden a más de 140.000 clientes.

alergia 2

Los expertos de DosFarma explican sus síntomas y dan pautas para quienes sufren algunas de ellas

 

Hay ciertos alimentos que provocan una reacción adversa en algunas personas. Náuseas, diarrea o dolor abdominal son varios de los síntomas que sufren quienes tienen una intolerancia alimentaria. Sin embargo, también son posibles síntomas de una persona con alergia a algún alimento. Por eso, es frecuente confundir intolerancia y alergia, aunque sus causas y gravedad sean muy distintas.

 

Los expertos de www.dosfarma.com, la farmacia online española líder del mercado, explican que las alergias digestivas son relativamente poco frecuentes. Solo el 2 % de los adultos y entre el 3 y el 7 % de los niños tienen alergia a algún alimento. Mientras que el 25 % de la población padece algún tipo de intolerancia alimentaria. Para saber detectar cuándo nuestro cuerpo nos manda señales de que algo no nos está sentando bien, primero hay que diferenciar entre alergia o intolerancia y conocer sus síntomas. La clave está en la participación o no del sistema inmunitario; en las alergias sí que interviene, mientras que en las intolerancias no, ya que se trata de un problema metabólico y digestivo.

 

¿Qué es una alergia alimentaria?
La alergia es una respuesta excesiva del sistema inmunitario ante una sustancia (alérgeno) que es inofensiva. Siempre se producen frente a las proteínas de los alimentos. Por ello, los problemas con azúcares o aditivos, como la fructosa o los sulfitos, son intolerancias, no alergias.

 

Algunas de las alergias más frecuentes son a la leche de vaca, el huevo, los frutos secos o el marisco. Los síntomas son muy variados, desde digestivos (vómitos, diarrea...) y cutáneos (urticaria, dermatitis, hinchazón de labios y párpados) hasta respiratorios (asma, rinitis). La reacción más grave es el shock anafiláctico, que puede ser mortal. También puede producirse alergia alimentaria inducida por el ejercicio por lo que, como medida de prevención, se recomienda no comer un par de horas antes de realizar algún tipo de actividad física, sobre todo, aquellas personas que ya hayan padecido algún síntoma cuando hayan realizado ejercicio después de las comidas.

 

En las alergias, el sistema inmunitario puede reaccionar de varias formas. La más habitual es aquella en la que el cuerpo crea un número excesivo de anticuerpos, llamados inmunoglobulina E (IgE). En ese caso, la reacción es inmediata (menos de 1 o 2 horas después de ingerir el alimento) y una cantidad muy pequeña del alérgeno ya puede desencadenar los síntomas. La otra forma de alergia, menos frecuente, es la tardía o no inmediata, en la que el sistema inmunitario no crea IgE. En ella los síntomas tardan más en aparecer y pueden ser crónicos, y suele hacer falta tomar más cantidades del alimento para que surjan. Igualmente, eso hace que puedan ser difíciles de diagnosticar.

 

En cualquier caso, el principal tratamiento es evitar de forma estricta consumir los alimentos que generen la reacción inmunitaria. Sin embargo, hay otros consejos que se pueden tener en cuenta, tanto para evitar el contacto con el alérgeno como para reaccionar mejor ante los síntomas. Los expertos de DosFarma explican los más importantes:

 

1. Leer siempre las etiquetas
Por ley, se debe informar de 14 alérgenos diferentes, entre ellos la leche, los huevos, la soja o los cacahuetes. Siempre hay que leer muy bien el etiquetado porque algunos productos contienen ingredientes que no esperaríamos. Por ejemplo, los embutidos suelen llevar gluten, leche o trazas de frutos secos.

 

2. Cuidado con la contaminación cruzada
Siempre hay que manipular por separado el alimento al que se tiene alergia. Pero, a veces, un alimento entra en contacto con otro al que tenemos alergia. Por ejemplo, al usar el mismo tenedor para cocinar. Una buena forma de evitarlo es hacer la comida de la persona alérgica primero o, directamente, eliminar el alérgeno de la dieta de toda la familia.

 

3. Especial precaución al comer fuera
La contaminación cruzada es más probable cuando se come en un restaurante o un bar. Por ejemplo, reutilizar el aceite para distintas frituras ya supone un riesgo para un alérgico. Por este motivo, es recomendable evitar los bufets libres, en los que se usan los mismos utensilios para servir comidas diferentes, o los establecimientos de sírvase usted mismo (tiendas de golosinas, por ejemplo).

 

4. Informar a los demás y llevar una chapa identificativa
Será mucho más difícil que haya contaminación cruzada si las personas del entorno conocen el riesgo. Así pues, al llegar al restaurante, es aconsejable avisar a quienes vayan a manipular la comida. En los casos más graves, resulta útil llevar siempre encima una pulsera o chapa identificativa con todos los datos de la alergia.

 

5. Apoyarse e informarse en las asociaciones
Hay multitud de grupos que ofrecen asesoramiento y guías para las personas alérgicas. Por ejemplo, la Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex (AEPNAA), la Asociación Extremeña de Alérgicos a Alimentos (AEXAAL) o la Asociación Andaluza de Alergia a Alimentos (AVANZAX).

 

¿Qué es una intolerancia?
Por su parte, se produce una intolerancia cuando el cuerpo no puede asimilar correctamente un alimento o alguno de sus componentes. A diferencia de las alergias, no interviene el sistema inmunitario, sino que se trata de un problema metabólico y digestivo y sus síntomas más frecuentes son náuseas, diarreas, gases, dolor abdominal, irritabilidad, nerviosismo y dolor de cabeza. Además, es posible consumir pequeñas cantidades del alimento o el componente sin que haya síntomas. En este caso, la intolerancia puede ser a distintos nutrientes y no solo a las proteínas: azúcares, aditivos...

 

Los expertos de DosFarma nos muestran cuáles son las intolerancias más habituales y nos dan una serie de consejos para convivir lo mejor posible con ellas:

 

1. Intolerancia a la lactosa
La lactosa es el principal azúcar presente en la leche y en los derivados lácteos, ya sea de vaca o de otro animal. Cuando ingerimos lactosa, esta se degrada en el intestino mediante una enzima llamada lactasa. La intolerancia se produce cuando no se genera suficiente lactasa, pues el intestino no puede absorber la lactosa. Sus síntomas son digestivos: diarrea, dolor abdominal, gases...

 

Para convivir con esta intolerancia, es importante añadir alimentos ricos en calcio a la dieta, ya que no se puede obtener de los lácteos. Las sardinas, las espinacas o el brócoli son buenas opciones, al igual que algún suplemento nutricional. Asimismo, hay que exponerse a la luz solar para conseguir vitamina D, que es imprescindible para absorber el calcio.

 

2. Intolerancia a la fructosa
La fructosa es el azúcar natural de ciertos alimentos, como las frutas o la miel, y se utiliza también para elaborar productos procesados (refrescos, zumos, golosinas...). La intolerancia a la fructosa se produce cuando hay una malabsorción en el intestino delgado porque falta alguna de las enzimas que descomponen la fructosa. En ese caso, se producen síntomas digestivos: dolor abdominal, gases, diarrea...

 

Algunos consejos para quienes sufren esta intolerancia son cocer las frutas y las verduras (el calor elimina gran parte de la fructosa), optar por frutas poco maduras y evitar los guisos con ajo, puerro o cebolla, que poseen fructanos (polímeros de fructosa).

 

3. Intolerancia a la sacarosa
La sacarosa es lo que comúnmente denominamos azúcar de mesa, que se obtiene de la remolacha azucarera o la caña de azúcar. Es la combinación de dos carbohidratos: una molécula de fructosa y una de glucosa. Las personas con esta intolerancia tienen un déficit de sacarasa, la enzima encargada de metabolizar la sacarosa. Sus síntomas son digestivos: vómitos, diarrea, gases, inflamación abdominal..., pero también pueden aparecer bajadas de azúcar o deshidratación.

 

La sacarosa es muy común y está presente en frutas, verduras, pan, embutidos... Por ello, el principal consejo para convivir con esta intolerancia es revisar muy bien el etiquetado. De igual forma, hay que tener en cuenta que habrá que desterrar los endulzantes (la miel o los siropes también tienen un alto contenido en sacarosa) y tener cuidado con la comida rápida, pues la sacarosa se usa tanto para endulzar como para conservar alimentos.

 

4. Intolerancia al gluten
Los celiacos deben llevar una dieta estricta en la que no esté presente el gluten, una proteína que se encuentra en la semilla de muchos cereales, como el trigo, el centeno o la cebada. Aunque es habitual llamar a esta enfermedad intolerancia al gluten. Sin embargo, es una alergia alimentaria no mediada por IgE, es decir, en la que el sistema inmunitario no reacciona creando anticuerpos.

 

Sus síntomas no son exclusivamente digestivos y son muy variados: pérdida de peso, de apetito y de masa muscular, fatiga, náuseas y vómitos, anemia, alteraciones del carácter... No obstante, también es posible no tener síntomas, lo que hace difícil diagnosticarla. Algunos consejos extra para los celiacos tienen que ver con los fritos y las salsas. Al comer fuera de casa, hay que estar seguros de que no puede haber contaminación cruzada con los aceites para freír. Igualmente, deben tener cuidado con las salsas ligadas con harina, ya que muchas de ellas contienen gluten.

 

José Manuel Martín Maldonado, farmacéutico de DosFarma, ha comentado: "Las alergias y las intolerancias se confunden con mucha frecuencia, aunque sean muy diferentes en cuanto a síntomas y gravedad. Las alergias, en los casos más severos, pueden llegar a ser mortales, mientras que las intolerancias suponen malestar y problemas digestivos. Por supuesto, en todos los casos hay que contar con el asesoramiento y el diagnóstico de profesionales médicos, no es necesario eliminar de la dieta ningún nutriente si no hay muestras de que exista una intolerancia o alergia. Hay que saber detectar cuándo el cuerpo reacciona de forma extraña ante ciertos alimentos y solo entonces tomar medidas. Desde DosFarma hemos querido intentar arrojar un poco de luz sobre ambos problemas y dar algunos consejos para ayudar a quienes conviven con restricciones alimentarias."

 

Disponemos de imágenes para ilustrar el artículo. Si las necesitas, puedes descargártelas hasta el 26 DE MAYO en este enlace: https://we.tl/t-orLfmk5Pzi o solicitarlas a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Sobre DosFarma
Dosfarma es la farmacia online líder del mercado español. Ofrece la posibilidad de comprar online y de forma segura, medicamentos OTC y productos de parafarmacia, enviándolos a domicilio en un tiempo muy reducido. Dosfarma nace en el año 2015 con un claro propósito: ayudar a las personas a cuidar de su salud y la de los suyos de manera segura y accesible, sin importar el lugar o el momento. Su fundador y CEO, Juan Desmonts, es un farmacéutico que entendió la necesidad de construir sobre las bases del sector, evolucionando al compás de la sociedad y apoyándose en las nuevas tecnologías para responder a las necesidades del paciente. 
Dosfarma se ha basado en la digitalización para crear una comunidad de salud completa, contribuyendo a la sostenibilidad del sistema de salud y siendo impulsores de un modelo de farmacia en el que el bienestar del paciente se sitúa siempre en el eje central. 
 
A día de hoy, Dosfarma cuenta con más de 40.000 referencias de productos de farmacia y parafarmacia en su catálogo y un equipo humano que supera las 260 personas. La farmacia online ha dado servicio a más de 25 millones de usuarios, cerrando su año fiscal (2020) con un volumen de facturación de 52 millones de euros, lo que supone un aumento del 174% de su volumen de negocio respecto al periodo anterior.

dia enfermedades raras

Este domingo se celebra el Día Mundial de las Enfermedades Raras, una denominación que contempla más de 6.000 patologías “minoritarias”; es decir, que afectan a menos de cinco de cada 10.000 habitantes. Sin embargo, solo en España hay más de tres millones de personas que padecen alguna de ellas. Por desgracia y tal y como apunta el comparador de seguros de salud Acierto.com, el colapso sanitario ocasionado por la COVID-19 no ha hecho más que agravar su situación.

En concreto, hasta 9 de cada 10 personas con enfermedades raras o en búsqueda de diagnóstico han visto interrumpida su atención social y sanitaria como consecuencia de la pandemia, según FEDER. El retraso y cancelación de pruebas, y la suspensión de terapias de recuperación se han convertido en un habitual. Algo que no nos extraña si tenemos en cuenta la situación actual de la sanidad española que, un año después, sigue sobrepasada.

Esto no hace más que sumarse a los principales problemas de quienes conviven con enfermedades poco frecuentes que, ya de por sí, no lo tienen fácil a la hora de recibir un diagnóstico y tratamiento adecuado (en términos generales el 47% se siente insatisfecho con la atención sanitaria que recibe). De media, se tarda unos 4 años en ser diagnosticado (en el 20% de los casos pasan más de 10) y en más del 29% de los casos el paciente no recibe tratamiento o recibe uno inadecuado (18%).

La falta de investigación, el desconocimiento que rodea a estas enfermedades, la dificultad de acceso a la información y a profesionales especializados complican el diagnóstico y, consecuentemente también, el tratamiento. Además, la cobertura de productos sanitarios por la sanidad pública es muy escasa. Se estima que el desembolso medio por familia se sitúa en los 350 euros, que se destinan a los medicamentos, tratamientos alternativos, asistencia en la vivienda, etcétera.

1 de cada 5 pacientes prefiere acudir a la sanidad privada

Dada la situación y según las cifras que maneja el comparador de seguros de salud Acierto.com, no sorprende que 1 de cada 5 pacientes prefieran acudir a la sanidad privada, donde los tiempos de espera son menores.

Contar con un seguro privado puede constituir una buena opción en estos casos. Para empezar permiten un rápido acceso a los especialistas y a las pruebas diagnósticas e incluso muchos incluyen una segunda opinión médica -clave en estos casos y fundamental para la salud del enfermo. Y también hay pólizas de reembolso de gastos farmacéuticos que cubren precisamente una parte del coste de los medicamentos (con un límite, por lo general, de 200 euros y entre un 50% y 80% del precio del fármaco).

Otra de las prestaciones interesantes de los seguros de salud es la de la asistencia psicológica. Sobre todo si tenemos en cuenta que muchos enfermos y sus familias sufren aislamiento social; y que hasta el 75% han sido víctimas de algún tipo de discriminación como consecuencia de su enfermedad. Eso sí, la mayoría de aseguradoras suelen limitar las visitas a este especialista en función de la patología o por número de consultas anuales. Lo más recomendable es consultar las condiciones de lo que hemos contratado.

También cabe comentar que muchas aseguradoras no estarán dispuestas a cubrir una enfermedad rara cuando esta ya se haya detectado (o pueden encarecer la prima). De hecho, los cuestionarios de salud previos son algo habitual y sirven para detectar si existen preexistencias (cuyo tratamiento se excluye). No es así si se diagnostica una vez contratada la póliza. También hay entidades que carecen de este tipo de cuestionarios y aseguradoras que directamente sí cubren las enfermedades más graves con pólizas específicas.