arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

Con F.I.A.S.
...y Trastornos de la Conducta
LA MAYORÍA DE LOS TRASTORNOS PSIQUIÁTRICOS ESTÁN RELACIONADOS CON DISFUNCIONES CEREBRALES VISIBLES EN LA INFANCIA MEDIANTE TÉCNICAS DE NEUROIMAGEN.
- Estudios con neuroimagen presentados en este Congreso confirman esa teoría ya planteada en los años 70.
- La gran mayoría de las enfermedades psiquiátricas irrumpen en la infancia y en la adolescencia.
- En el caso del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, las disfunciones se detectan fundamentalmente a nivel de la corteza cerebral.
Madrid, Enero de 2008.- Un retraso en la maduración del cerebro, bien sea de una u otra región cerebral: aquí se encuentra el origen de la gran mayoría de los trastornos psiquiátricos que, por tanto, se desarrollan desde la infancia (trastorno por déficit de atención e hiperactividad, autismo, trastorno obsesivo-compulsivo o depresión). Así lo puso de manifiesto la doctora Katia Rubiá, del Instituto de Psiquiatría King’s College de Londres en el marco del III Congreso Internacional Multidisciplinar sobre el Trastorno por Déficit de Atención y Trastornos de la Conducta que ha congregado a 600 especialistas el pasado fin de semana en Madrid. Las investigaciones llevadas a cabo por el equipo de la doctora Katia Rubiá, mediante técnicas de neuroimagen  “vienen a confirmar una teoría presente desde los años 70 que atisbaba la falta de maduración cerebral como origen de esos trastornos”.

De este modo, dice la doctora Rubiá, “sabemos por estudios funcionales y estructurales sobre las principales enfermedades neuropsiquiátricas que podrían tener su origen en la infancia. En el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad hay un retraso en el crecimiento de la corteza cerebral que puede variar de entre tres a cinco años. En el autismo, hemos observado un sobrecrecimiento de la sustancia gris y blanca mientras que en la esquizofrenia se produce un deterioro progresivo de la sustancia gris. Es importante conocer –explica- dichas anomalías biológicas, que nos van a permitir desarrollar soluciones y fármacos adecuados para cada una de ellas. En el caso del TDAH -dice esta experta-, hasta el 60% de los casos puede controlarse con abordaje farmacológico y terapias conductuales, y, de esta manera, el desarrollo del cerebro en este tipo de pacientes, se ‘corrige’ y normaliza con la edad”.

Técnicas “amables”

La Resonancia Magnética y la Tomografía por Emisión de Positrones (PET), son las técnicas más adecuadas para identificar este tipo de trastornos. Sin embargo, por cuestiones éticas, el PET no se usa en niños. Por este motivo, los especialistas en neuroimagen optan por la imagen óptica, una técnica cómoda y poco invasiva (algo muy importante en el caso de los niños) y que ofrece buenos resultados. “Estudiar estas patologías en niños, explica Katia Rubiá, es muy importante, al tratarse de cerebros que aún no han recibido ningún tipo de medicación y que, por tanto, ofrecen múltiples ventajas para los investigadores”.

Estos temas han sido, por tanto, objeto de debate y discusión en la III Edición del Congreso Internacional Multidisciplinar sobre el Trastorno por Déficit de Atención y Trastornos de la Conducta, que, organizado por la Fundación CON F.I.A.S en el Hospital Ramón y Cajal, ha dado cita a profesionales de la psiquiatría, neurología pediátrica, la psicología, la pedagogía, la sociología, la política y el periodismo. Tal y como ha apuntado el presidente de dicha Fundación, el psiquiatra infantil Javier San Sebastián, “esta reunión científica ha pretendido analizar todos los aspectos relacionados con las patologías psiquiátricas que se presentan en la infancia, o los trastornos  generalizados del desarrollo que, pese a ser poco frecuentes, resultan muy invalidantes”. Para este especialista, este encuentro ha permitido poner sobre la mesa, en torno a un programa científico al más alto nivel, aquellos temas que ocupan y preocupan a los profesionales, los padres y los propios pacientes”.

En esta línea, el doctor San Sebastián, apuntó “la necesidad de desarrollar estructuras educativas adecuadas para los niños afectados por algún trastorno psiquiátrico, que en ocasiones les convierte en colectivos desfavorecidos. Ejemplo de esto, es el caso de los niños autistas que no siempre habrían de estar escolarizados en centros de educación especial puesto que hasta un 25% de ellos tiene una inteligencia normal”.

Una Fundación al servicio de niños y adolescentes

Creada hace dos años, la Fundación CON F.I.A.S. (Fundación para una Infancia y Adolescencia Saludables), persigue difundir y fomentar la defensa de los derechos del menor y promover una educación dirigida hacia el civismo, la tolerancia y los hábitos saludables. Según detalla el doctor Javier San Sebastián, “CON F.I.A.S. realiza actividades de formación, sensibilización e investigación con el fin último de ofrecer soluciones a los problemas que atañen a niños y adolescentes”.