arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

OnVida

Según se ha puesto de manifiesto en el marco del Congreso de Cuidados Continuos de la Sociedad Española de Oncología Médica, en Palma de Mallorca
- Se estima que en torno al 80 por ciento de los enfermos con cáncer de pulmón tienen niveles bajos de hemoglobina.
- Las estimaciones preliminares del Estudio EPICOST demuestran que tratar este trastorno con eritropoyetinas es coste-efectivo.
 
Palma de Mallorca, 28 de octubre de 2008.- Aunque la anemia es un trastorno que aparece con mucha frecuencia en los pacientes oncológicos y que les deteriora sensiblemente la calidad de vida, la realidad es que aproximadamente la mitad de ellos no reciben tratamiento. Así lo asegura el doctor Carlos Camps, jefe del Servicio de Oncología del Hospital General Universitario de Valencia, quien atribuye esta circunstancia al desconocimiento del médico de los tratamientos, a dudas respecto a su eficacia, o a considerar que quizás es demasiado tarde. “Estas variables pueden explicar una situación que no es adecuada”, sostiene.

Precisamente este experto presentó, en el marco del Congreso de Cuidados Continuos de la Sociedad Española de Oncología Médica, los resultados preliminares del estudio EPICOST, que está analizando el coste-efectividad de tratar la anemia con eritropoyetinas en  estos acientes.  Este estudio se engloba en las investigaciones que se están realizando en el marco del proyecto ONVida, y que tienen como objetivo analizar y trabajar en las variables que influyen en la calidad de vida del paciente con cáncer. “Aunque tenemos estudios internacionales que avalaban que el uso de eritropoyetinas en pacientes oncológicos con anemia es coste-efectivo, en España hasta el momento no se ha investigado nada al respecto”, asegura el doctor Camps.

La anemia es un trastorno con un notable impacto en la calidad de vida de los enfermos con cáncer al aumentar sensiblemente la sensación de debilidad y cansancio. Según explica el doctor Camps, su incidencia varía mucho en función del tipo de tumor, la fase en la que se encuentre y el tratamiento que se esté aplicando. En líneas generales, aparece en el 80 por ciento de los enfermos con cáncer de pulmón, cabeza o cuello a los que se está aplicando una quimioterapia basada en cisplatinos, y en 30-40 por ciento de las enfermas con un tumor de mama. Las eritropoyetinas son un grupo de fármacos que estimulan la producción de glóbulos rojos y que corrigen la anemia “a las cuatro semanas de tratamiento en un 50% de los  casos”, explica el doctor Camps.

Consideración global

De manera previa a la puesta en marcha del estudio EPICOST, se ha hecho una exhaustiva revisión de la literatura sobre el tratamiento de estos enfermos. “Con el análisis nos dimos cuenta de que las transfusiones de sangre no son tan baratas como en un principio podría pensarse, puesto que acarrean un coste de enfermería, de estancia en hospital de día y de incluso pequeños efectos secundarios que hay que valorar”, explica este especialista.

Sobre este último aspecto, asegura que aunque los efectos secundarios graves son muy infrecuentes en las transfusiones, sí son más habituales las reacciones febriles u otras alteraciones, “que también tienen su coste”. En el caso de las eritropoyetinas, para evitar sus efectos indeseados, subraya la importancia de ajustarse a los objetivos de 12 g. de hemoglobina por dl. de sangre y no salirse de ellos.

“Al final, se observó que optar por la transfusión o una eritropoyetina tiene una diferencia de coste por paciente, dentro de lo que se considera internacionalmente como costo-efectiva”, asegura el doctor Camps. El objetivo es medir lo que cuesta conseguir un AVAC (años de vida ajustados por su calidad), que en el caso de las eritropoyetinas y la anemia, es muy inferior a la cifra ante la que se cuestiona el coste-efectividad de un tratamiento. “Todo tratamiento que cueste menos  de 30.000 euros por AVAC es claramente coste-efectivo y en el caso de las eritropoyetinas, en este supuesto hablamos de una media aproximada de unos 13.000 euros”, asegura.