arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

Fundación irsiCaixa
Fundació Lluites contra SIDA

- La Fundació irsiCaixa estudia el diseño de regímenes de tratamiento, en los que se incluye raltegravir, un antirretroviral de la nueva clase terapéutica de los inhibidores de la integrasa, que podría actuar en los reservorios virales.
- Una hipótesis de trabajo es poder erradicar el virus administrando el tratamiento al poco tiempo de la infección.
Barcelona, 27 de noviembre de 2008. La posibilidad de erradicar el VIH y, por tanto, conseguir la curación en el  sida, podría estar más cerca utilizando combinaciones de fármacos que incluyan un nuevo medicamento antirretroviral, raltegravir, perteneciente a la clase terapéutica de los inhibidores de la integrasa.

Esta es la hipótesis sobre la que están trabajando diversos investigadores de todo el mundo reunidos hoy jueves en Barcelona con motivo del simposio Pensando en la erradicación: ¿Es posible ahora? Uno de estos especialistas es el doctor Bonaventura Clotet, jefe del Servicio de SIDA y del Laboratorio de Retrovirología de la Fundación Irsicaixa del Hospital Germans Trías i Pujol, de Badalona, coordinador de la reunión.

Aunque los tratamientos disponibles contra el VIH/Sida consiguen reducir la carga viral hasta niveles casi indetectables, lo que permite que la enfermedad llegue a considerarse “crónica”, si se abandona el tratamiento el virus prolifera de nuevo, lo que se atribuye a la cantidad de virus que se mantiene en los conocidos como reservorios virales, unos depósitos de células latentes en los que se almacena el VIH y que no respondían ni a las terapias existentes hasta ahora ni al sistema inmune del organismo. Sin embargo, la hipótesis en la que trabaja el doctor Clotet es que se puedan diseñar regímenes de tratamiento, en los que se incluye raltegravir, que puedan actuar en estos reservorios.

Raltegravir es el primer representante de una nueva familia de fármacos, los inhibidores de la integrasa, que fue aprobado el pasado mes de febrero en España. En estos momentos, raltegravir está indicado, en combinación con otros fármacos,  para el tratamiento de la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH-1) en pacientes adultos tratados previamente y que presentan signos de replicación del VIH-1 a pesar de estar recibiendo tratamiento antirretroviral. El uso de raltegravir en pacientes naïve –no tratados previamente- está en investigación.

“Se ha visto que raltegravir actúa frente a la integración del código genético del virus en el ADN humano. Estamos investigando si en combinación con otros tratamientos antirretrovirales de gran actividad (TARGA), podemos evitar que los reservorios virales se vayan rellenando con células infectadas y progresivamente desaparezcan”, explica el doctor Clotet. Un trabajo publicado el pasado año en The Journal of Infectious Diseases apuntó la posibilidad de que un TARGA  desde el inicio de la infección podría hacer desaparecer esos reservorios en tan solo 7 años.

Para comprobar esta hipótesis se está trabajando en el desarrollo de activadores celulares, que muestren la presencia del virus en la superficie de las células latentes del VIH y, de este modo, poder eliminarlas.

Actuar inmediatamente

Otra de las líneas de investigación para erradicar el VIH es poder actuar antes de la creación de los depósitos virales. “Lo ideal sería poder comprobar qué ocurre al administrar una combinación muy potente en la que participe raltegravir desde el inicio de la infección, antes de la afectación linfática y de la creación de los reservorios (en 2  semanas), pero no es usual que los pacientes sepan inmediatamente que se han infectado”, añade este experto.

Raltegravir bloquea una de las tres enzimas que el VIH utiliza para replicarse e infectar nuevas células. Los fármacos existentes hasta entonces actuaban sobre otras dos enzimas, la transcriptasa y la proteasa. Sin embargo, muchos pacientes eran resistentes a esas familias de fármacos, por lo que la infección avanzaba.

Un estudio en fase III publicado el pasado mes de julio en la revista New England Journal of Medicine en el que participaron el Hospital Clínic y la Fundació Irsicaixa demostró que raltegravir obtenía una importante reducción en la carga viral y un aumento de linfocitos en pacientes resistentes a tratamientos anteriores al cabo de 48 semanas de administración.

Los investigadores compararon la combinación de raltegravir junto con lo que se conoce como tratamiento de base optimizado (TBO), con respecto a un régimen que incluía placebo más TBO en 699 pacientes que no habían respondido a al menos un fármaco de cada una de las tres clases de tratamientos antirretrovirales disponibles hasta ahora. Al cabo de 48 semanas de tratamiento, la combinación de raltegravir más TBO redujo las concentraciones del material genético del virus (ARN) hasta niveles indetectables (por debajo de 50  copias/ml) en el 63 % de los pacientes en uno de los ensayos clínicos realizados y 64 % en el otro, frente al 35 % y el 38 %, respectivamente, del régimen de placebo más TBO. En ambos ensayos el recuento de linfocitos CD4 aumentó en 120  y en 98 células/mm3, con la combinación de raltegravir más TBO, frente a 49 y 40 células/mm3, respectivamente, en el régimen de placebo y TBO.

En los estudios también se observó una importante diferencia de raltegravir con respecto al resto de fármacos: su rapidez de actuación contra el VIH. Así, al añadirlo a TBO más del 75 % de los pacientes alcanzaron cargas virales indetectables e incrementaron las células CD4 del sistema inmune en 16 semanas (frente a un 40 % de la combinación con placebo). Esta disminución en la carga viral “es la más rápida observada hasta ahora con ningún antirretroviral”, destaca el doctor Clotet; “en tan solo cuatro semanas de tratamiento, frente a los 3  meses de otros fármacos”.