arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

Schering-Plough

- Uno de cada 5 pacientes con enfermedades hematológicas de alto riesgo sufre una infección fúngica invasiva.
- Dos estudios recientes han demostrado que el antifúngico posaconazol administrado como profilaxis, disminuye las infecciones fúngicas, reduce la mortalidad asociada a éstas y mejora la supervivencia de los pacientes hematológicos de alto riesgo.

Granada, 13 de marzo de 2009. Uno de cada cinco pacientes con enfermedades hematológicas de alto riesgo (como quienes reciben quimioterapia, tratamientos inmunosupresores o un trasplante de progenitores hematopoyéticos) sufre una infección fúngica invasiva. De ellos, entre un 50 y un 90 % morirá por esa causa. Para abordar este realidad, los expertos reunidos en el simposio “Actualización del manejo de antifúngicos en las infecciones fúngicas invasivas”, que se celebra en Granada con la colaboración de Schering-Plough, proponen la utilización de antifúngicos como medida preventiva.

“Los pacientes que están inmunodeprimidos son más susceptibles a infecciones fúngicas. Esto sucede en trasplantes de órganos, inmunodepresiones de diferente origen y en particular en los pacientes hematológicos con enfermedades malignas y los que se someten a trasplante de médula ósea. La quimioterapia, los agentes inmunosupresores y la neutropenia severa (defensas bajas) bloquean los sistemas de defensa que nuestro organismo tiene para luchar contra estas infecciones”, según explica el coordinador del simposio, el doctor Manuel Jurado, del Hospital Virgen de las Nieves de Granada.

Uno de los medicamentos más eficaces cuyos resultados se presentan en esta reunión es posaconazol. Para el doctor Jurado, este fármaco “es el antifúngico con un espectro de acción más amplio, por lo que esta particularidad lo hace especialmente atractivo como medicamento a utilizar en la profilaxis”.

Debido a la reducción de la mortalidad gracias al uso de los antifúngicos, es recomendable administrarlos cuanto antes en pacientes de alto riesgo, destaca el doctor Rafael Duarte, director del Programa de Trasplantes del Instituto Catalán de Oncología (ICO) en el hospital Duran i Reynals de Barcelona, que participa en el simposio. “La tendencia actual es hacer una intervención precoz en el manejo de los pacientes de alto riesgo, sin esperar a tener infección probada, porque en este estadio más tardío la mortalidad es alta a pesar del tratamiento”, afirma.

En este sentido el doctor Duarte destaca los resultados de posaconazol, “cuya eficacia en la profilaxis de enfermedades causadas por hongos en pacientes de alto riesgo es superior a la de otros azoles convencionales”, según un estudio del Programa de Trasplantes del ICO y en el que analizaron sus resultados en pacientes receptores de un trasplante de progenitores hematopoyético.

“Ya hay evidencia del beneficio clínico del uso de posaconazol como profilaxis en pacientes con leucemia aguda y en enfermedad injerto contra el huésped, pero no existían estudios que analizaran su uso en la prevención de infecciones fúngicas invasivas durante la fase precoz de riesgo post-trasplante”, explica el doctor Duarte. Los primeros resultados de su investigación indican que “la tolerancia a posaconazol es muy buena y no existen complicaciones de toxicidad añadidas”. Aunque el estudio aún no se ha cerrado, “la mejora en la eficacia nos parece ya evidente y de hecho hemos encontrado un aumento estadísticamente significativo de la supervivencia libre de infección fúngica invasiva en los pacientes que reciben profilaxis con posaconazol”, subraya el doctor Duarte.

Para este especialista, cada centro hospitalario debe evaluar el riesgo de infecciones fúngicas para poder consensuar el tratamiento profiláctico. “Se establece como un posible punto de consenso que, si es necesario hacer tratamiento preventivo en menos de 20 pacientes para prevenir una infección fúngica, esta actuación se considera adecuada”, comenta.

También se ha realizado un análisis coste-beneficio con recogida de costes directos del trasplante en los pacientes incluidos en el estudio. “Aunque el coste por día de tratamiento del posaconazol es superior al de los azoles convencionales, el coste total se reduce como consecuencia de su mayor eficacia y de la reducción de la necesidad de tratamiento antifúngico,  lo que evita el consiguiente coste adicional de hospitalización”, añade.

Schering-Plough

Schering-Plough es una compañía farmacéutica global dedicada al cuidado de la salud mediante la innovación científica. A través de la investigación propia y de la colaboración con sus socios, Schering-Plough investiga, desarrolla, fabrica y comercializa avanzadas terapias farmacológicas para ayudar a salvar vidas y mejorar la calidad de vida de muchas personas en todo el mundo.  Para ello la compañía aplica su capacidad de investigación y desarrollo en productos de prescripción, salud animal y consumo. La misión de Schering-Plough y de los profesionales con los que cuenta en todo el mundo es "Ganar la confianza, día a día" de médicos, pacientes y clientes. La Compañía tiene su base en Kenilworth (Nueva Jersey, Estados Unidos). Su página web en España