arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

Turrones

Según la Asociación Española del dulce, en Navidades el 85% de la población afirma consumir dulces navideños, algo que, llevado al extremo, aumenta nuestro riesgo cardiovascular, especialmente el de los que ya padecen otros factores de riesgo como la hipertensión, la diabetes u otra enfermedad cardiovascular.
De los turrones y mazapanes típicos de estas fiestas, los más beneficios para nuestra salud cardiovascular son los que contienen una alta base de almendra (el turrón de Jijona está compuesto por un 64% y el turrón de yema por un 45%). Por contra, los mantecados, polvorones y el turrón de chocolate, debido a su alta carga en grasas saturadas, son los menos recomendables.

La Fundación Española del Corazón (FEC) recomienda, para las comidas de estas fechas, tomar alimentos bajos en grasa y sal, además de cocinar preferiblemente pescado, pavo o pollo, intentado evitar así el cordero o el cerdo

Asimismo, sugiere que nos fijemos en la composición de los alimentos y no caigamos en el error de pensar que los productos etiquetados como “sin azúcar” o “sin azucares añadidos” son beneficiosos para la salud, ya que éstos, a su vez, pueden ser altos en grasas saturadas y aumentar nuestros niveles de colesterol.

Madrid, Diciembre de 2011-. Se acercan las fechas navideñas, y con ellas un gran número de celebraciones que conllevan un sinfín de comidas familiares y reuniones con los amigos en las que nunca faltan los típicos dulces navideños. Según la Asociación Española del dulce, en Navidades el 85% de la población afirma consumir turrones, mazapanes y otros productos propios de estas fechas, sin pensar en las consecuencias que pueden suponer para nuestra salud.

Consciente de la realidad, la Fundación Española del Corazón (FEC) recomienda leer detenidamente la composición de estos alimentos antes de consumirlos, pues, dentro de los denominados dulces navideños, los turrones o mazapanes con base de almendra son los menos perjudiciales ya que ésta contiene una grasa beneficiosa para nuestra salud cardiovascular. Así, el turrón de Jijona está elaborado con un mínimo del 64% de almendras, mientras que el de yema sólo contiene el 45%. Por el contrario, los turrones de chocolate, mantecados y polvorones contienen una alta dosis de grasas saturadas que favorecen la obesidad y la elevación del colesterol.

De este modo, durante la época navideña es habitual incrementar la grasa visceral, la que se deposita en el abdomen. Esta grasa tiende a aumentar mucho el riesgo de enfermedad de los vasos del corazón y del cerebro. Por ello conviene mantener a raya el perímetro abdominal, de modo que no se superen los 102 centímetros en el caso de los hombres o los 88 centímetros en el de las mujeres.
El consumo irresponsable de dulces puede ocasionar, además, el descontrol de los niveles de glucosa en pacientes diabéticos, empeorando o generando un riesgo de enfermedad cardiovascular.

En cuanto a los platos principales, es aconsejable evitar los excesos de sal y utilizar aceite de oliva en la cocina, puesto que éste, además de ayudar a disminuir los niveles de colesterol, beneficia el control de la hipertensión arterial, a diferencia de otros aceites vegetales como el de palma. Aún así, es preferible recurrir a la comida al vapor, al horno, a la parrilla o a la plancha antes que frita, aunque sea con aceite de oliva. Asimismo, conviene tomar alimentos bajos en grasa como el pescado, el pavo o el pollo, intentado evitar el cordero o el cerdo.

Tal y como indica la Dra. Petra Sanz, miembro de la SEC y cardiólogo del Hospital Fundación Alcorcón: “Es muy importante mirar la composición de los alimentos y no caer en el error de pensar que los productos etiquetados como “turrón sin azúcar” o “sin azucares añadidos” son beneficiosos para nuestra salud, ya que éstos evidentemente no llevan azúcar pero pueden ser altos en grasas saturadas y aumentar así los niveles de colesterol”.

Aunque se trate de una época festiva donde la comida y la bebida son las protagonistas, la FEC recuerda, especialmente a aquellos que sufren de hipertensión arterial, insuficiencia cardiaca, cardiopatía isquémica, diabetes o angina de pecho, que es esencial controlar los excesos, para evitar descompensaciones o problemas mayores.

Acerca de la SEC y de la FEC
La Sociedad Española de Cardiología (SEC) y la Fundación Española del Corazón (FEC) constituyen una organización cuyo impulso vital es velar por la salud cardiovascular de la población a través de la excelencia clínica e investigadora, así como educativa y divulgativa. Ambas entidades se han convertido en el referente en castellano de la lucha contra la enfermedad cardiovascular, primera causa de muerte en nuestro país.

La SEC cuenta con más de 4.000 socios, entre cardiólogos y profesionales relacionados con las enfermedades cardiovasculares, españoles procedentes del ámbito europeo, latinoamericano e internacional.

La FEC cuenta con más de 4.000 miembros, entre los que se incluyen los cardiólogos de la SEC, profesionales de enfermería en cardiología, asociaciones de pacientes, entidades privadas y socios particulares.

Para más información: www.secardiologia.es